En el Estado de México hay un nuevo mapa político por primera...

En el Estado de México hay un nuevo mapa político por primera vez en 90 años

16
0
Compartir

La elección de gobernador del Estado de México concluyó con una victoria más para el PRI, gracias a que las autoridades de los tres niveles de Gobierno trabajaron para apuntalar la candidatura de Alfredo del Mazo mediante el uso de programas sociales y el desvío de cantidades astronómicas de recursos públicos –no consignados por las autoridades electorales porque las leyes del caso son en buena medida ambiguas e inoperantes, y las estrategias fundamentales de malversación del erario con fines proselitistas son parte de los usos y costumbres impunes de la corrupción gubernamental-, como hacen todos los Gobiernos de la era de la democracia y como ha sido siempre en la historia electoral del país. Aun así, para quien manda en Los Pinos fue un triunfo con sabor amargo: obtuvieron un millón de votos menos con respecto a los comicios del 2011 y perdieron 24 Municipios -22 de ellos fueron para el Morena y el resto para el PRD y el PAN-. Nunca antes el Revolucionario Institucional había perdido tantos distritos electorales como ahora. Este logro de la izquierda lópezobradorista representada por la candidata a gobernadora, la maestra Delfina Gómez, es también, sin embargo, un punto de inflexión y de reflexión sobre el futuro político y democrático del país. Andrés Manuel López Obrador, quien manteniendo la serenidad anunció la impugnación de lo que llamó una “elección de Estado”, deberá pensar muy seriamente su proyecto electoral a partir del significado y el peso ulterior de los votos perredistas que le negaron una holgada victoria a su partido el pasado 4 de junio y en cambio lo condenaron a una improbable victoria en los tribunales, lo que pudiera poner en entredicho su ventaja y su victoria en los comicios del próximo año. El PRD y el PAN también anunciaron impugnaciones, en lo que más bien parecen ‘patadas de ahogado’, principalmente de los panistas, quienes tal vez se dieron cuenta de que Josefina Vázquez Mota ya no tiene capital político que sea de utilidad. Con todo, el PRD salió bastante bien librado y hasta con un posible nuevo dirigente nacional que puede vender cara una alianza de su partido para las presidenciales. La victoria pírrica de Del Mazo representa una dura derrota moral y estratégica para el PRI, que más allá de las complicidades y las premeditadas cegueras de las instituciones electorales en torno de la gran inversión ilegal de los Gobiernos priistas para hacer ganar a su partido a toda costa, quedó exhibido mundialmente como el partido de la cleptocrática revolución institucionalizada que es, y cuyo triunfo en los comicios del 2018 tendrá que depender de la misma trama de corrupción y malversación de recursos públicos con la que ha ganado en el Estado de México.

En el Estado de México hay un nuevo mapa político por primera vez en 90 años

Javier Ramírez

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) y su candidato Alfredo del Mazo obtuvieron finalmente la victoria en la pasada elección a gobernador del Estado de México, en medio de decenas de denuncias por presuntas irregularidades y la intromisión del Gobierno federal en los comicios. Sin embargo, los resultados arrojaron un dato muy interesante: mientras que en la elección de gobernador del 2011 sólo en un Municipio no ganó el PRI, en las de este año el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) obtuvo la victoria en 22, y los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) se quedaron con solo uno por bando.

El nuevo mapa electoral

El Morena arrasó en los Municipios de Atizapán de Zaragoza, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla y Naucalpan, que junto con Huixquilucan se caracterizaban por ser bastiones del PAN -razón por la cual dicha zona era conocida como el ‘corredor azul’-. De acuerdo con datos del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), en esos cinco Municipios uno de cada tres votantes optó por Delfina Gómez. Así, Josefina Vázquez Mota, la candidata del PAN, fue ignorada en su propio territorio, en donde la gente ni siquiera la consideró como segunda opción. La diferencia más grande se registró en Cuautitlán Izcalli, donde la panista obtuvo 30 mil 123 votos, mientras Delfina consiguió 76 mil 768. El único Municipio donde el PAN logró ganar fue Soyaniquilpan de Juárez, con apenas 215 votos más que el PRI.

Incluso Ecatepec, Municipio que el actual gobernador Eruviel Ávila gobernó dos veces, y que representa un ‘botín político’ gracias al millón 202 mil 259 posibles votantes, fue ganado por el partido de Andrés Manuel López Obrador. De acuerdo con Fernando Dworak Camargo, licenciado en Ciencias Políticas de la UNAM, al elegir a Josefina Vázquez Mota como su candidata, el PAN demostró su nula capacidad para reclutar cuadros e impulsarlos, es decir: no cuenta con dirigentes jóvenes que le den proyección. Esta decisión le costó cara: en la última medición de intención del voto, Josefina aparecía con 14 puntos, pero el día de la elección sólo tuvo 11, es decir que perdió cuatro puntos en cuestión de unos tres días.

‘Patadas de ahogado’ del PAN

Ante la fuerte derrota, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN anunció que presentaría un juicio de inconformidad contra los resultados, pues, considera, durante la campaña presentó más de 20 denuncias penales por la compra de votos, la intervención de los Gobiernos estatal y federal, así como la utilización de recursos públicos para beneficiar a Del Mazo. Lo más grave, detalló, es que se utilizaron las instituciones del Estado mexicano para afectar la reputación de la candidata Vázquez Mota y su familia.

Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, más preocupado por los resultados de Coahuila, aseguró que tanto el PRI como el Morena desviaron recursos públicos para beneficiar a sus respectivos candidatos, por lo que buscaría anular la elección.

La impugnación del Morena

En un video difundido en redes sociales, el líder del Morena, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su partido presentó ante el IEEM impugnaciones en los 45 distritos electorales del Estado de México con la finalidad de que se reconozca la victoria de Delfina Gómez. Comentó que fue en los Municipios de mayor pobreza y marginación, como Valle de Bravo, Ixtlahuaca, Tejupilco y Atlacomulco, donde el PRI se esmeró en falsificar el resultado de las elecciones.

El representante del Morena ante el instituto electoral local, Horacio Duarte Olivares, detalló que se pidió la nulidad de resultados en los Municipios de Tejupilco, Valle de Bravo, Atlacomulco, Ixtlahuaca, Chimalhuacán, Jilotepec y Ciudad Adolfo López Mateos, porque en ellos se utilizó el padrón de beneficiarios de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para favorecer a la coalición PRI-PVEM-PANAL-PES. La anomalía detectada por el partido y por el cual se pidió anular dos mil 274 casillas fue porque se impidió el ejercicio del derecho de voto a los ciudadanos. Con la anulación de esos siete distritos, dijo, se reconocerá el triunfo de Delfina Gómez a la gubernatura de la entidad.

Mientras esto sucede, Delfina Gómez arrancó el pasado 14 de este mes una gira denominada “La esperanza se defiende”. En Ecatepec, la candidata expresó que el Morena le ganó al PRI y al sistema corrupto, por lo que no se dejará de señalar el rechazo a la imposición de Del Mazo ni se reconocerá a un gobernante producto de la compra de votos.

Zepeda, ¿principal ganador?

Aunque de igual manera afirmó que se impugnarían los resultados de los comicios para poder dar certeza a los mexiquenses de quién ganó la elección, es claro que para el candidato del PRD, Juan Zepeda, sus objetivos son otros ahora. Luego de haber terminado su campaña con números fuertes que lo llevaron a colocarse en el tercer lugar de las preferencias electorales, el exalcalde de Nezahualcóyotl ahora es el favorito de muchos para dirigir al ‘sol azteca’.

Sin embargo, entrevistado al respecto, Zepeda asegura que prefiere ser un factor de unidad y no de desunión en el partido. En ese sentido, aseveró que “no vengo a pisar callos de nadie”, porque él es realmente un actor “más local”, mientras que para dirigir al PRD en el país se requiere de alguien con un perfil más consolidado. Además expresó que una de las lecciones que dejaron los comicios es que “las izquierdas se ven como enemigas, cuando deberían estar unidas”.

Varias son las figuras perredistas que han ‘destapado’ a Zepeda como aspirante a la dirigencia nacional, entre ellas la misma presidenta nacional, Alejandra Barrales, y el coordinador del partido en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri. Pero también tiene detractores: el líder del ‘sol azteca’ en la Ciudad de México, Raúl Flores, pidió a los militantes evitar “endiosar” al exedil de Nezahualcóyotl, porque “podrían cometer el error de apostar a una sola persona, que luego se sienta con el poder de destruirte”.

En el Estado de México se mostró el brazo fuerte del PRI: Del Mazo

El virtual ganador, Alfredo del Mazo, aseguró que los comicios pusieron a prueba el futuro del Estado de México, en una democracia más participativa que la de años anteriores. Cuestionado ante la batalla legal que iniciará el resto de los partidos políticos, Del Mazo afirmó que en el Revolucionario Institucional están muy tranquilos porque se cumplió con estricto apego a la ley. En ese sentido, pidió a las fuerzas políticas reconocer los resultados, pues, dijo, a los mexiquenses no les conviene tener un proceso jurídico largo. Asimismo, exhortó a la oposición a trabajar en unidad e incluso tendió la mano a Juan Zepeda para que colabore con él en el nuevo Gobierno.

Con este mensaje, del Mazo intenta ocultar la debacle que sufrió el Revolucionario Institucional en el que ha sido su principal bastión desde hace 92 años. Hace seis que el PRI obtuvo en Edomex el 61.97 por ciento de las preferencias electorales, pero ahora sólo alcanzó a conseguir el 33.72 por ciento. Esa pérdida se convirtió en pura ganancia para la candidata del Morena, Delfina Gómez.

Si el PRI consiguió una leve ventaja fue gracias a los votos provenientes de las zonas pobres y rurales, además de un alto abstencionismo y el voto disperso entre los aspirantes.

Autoridades electorales y federales se hacen de la vista gorda

Pese a las múltiples denuncias interpuestas por ciudadanos y partidos políticos, el Instituto Electoral del Estado de México asegura que no cederá a presiones para abrir paquetes electorales. De acuerdo con el presidente del instituto, Pedro Zamudio, se atiende a procedimientos jurídicos y no a presiones políticas, por lo que no se abrirán paquetes sólo porque circulan en las redes sociales videos, “alterados por cierto (sic), de los funcionarios de casilla”.

Y mientras el representante del Morena en el IEEM, Sergio Gutiérrez Luna, insistió en que hay argumento jurídico de sobra para reabrir cuando menos los paquetes de 16 mil casillas, el representante del PRI, César Sánchez Millán, pidió que se respete la legalidad y el voto ya otorgado de los mexiquenses. Sin embargo, están a favor de dar certeza a todos los procedimientos.

Por su parte, el titular federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Luis Enrique Miranda Nava -por cierto mexiquense y uno de los colaboradores más cercanos y amigos del presidente Enrique Peña Nieto desde que formó parte del equipo del entonces gobernador Arturo Montiel-, aseguró que los resultados electorales del Estado de México son reflejo del ejercicio democrático de la población y no existió intervención alguna de los programas sociales federales porque éstos estuvieron “blindados”.

En ese sentido, comentó que él cumplió con el compromiso de no asistir a las entidades donde hubo elecciones, además de que se comprometió con “ciudadanos, gobernadores y legisladores” a ‘blindar’ los programas sociales para que no fueran utilizados en favor de algún partido político.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta