La riqueza cultural de la entidad, en el olvido de las autoridades,...

La riqueza cultural de la entidad, en el olvido de las autoridades, incapaces de ver más allá del turismo de sol y playa

18
0
Compartir
Foto: Grupo Sipse

En la última década, al menos 80 casas de estilo anglocaribeño, características de la ciudad de Chetumal, se han perdido ante la falta de apoyo de las autoridades para darles mantenimiento. Esta misma situación se repite en otras ciudades de la entidad, donde cada vez son más las obras consideradas como patrimonio histórico que se quedan en el olvido. De igual manera, eventos como el Festival Internacional de Cultura del Caribe, uno de los escaparates artísticos más importantes de la región caribeña, han terminado cancelados debido a la falta de presupuesto. Y es que al parecer para las autoridades, la conservación y promoción de la cultura es menos importante que, por ejemplo, el cuidado de las playas, para el cual destinan millones de pesos al año. Como siempre, olvidan que el turismo no sólo busca sol y arena, sino también visitar obras, monumentos y espectáculos que les permitan conocer el pasado, presente y futuro de una sociedad como la nuestra, conformada por estilos, arte y costumbres provenientes de diversas partes del mundo.

Javier Ramírez

Los recortes presupuestarios y el desinterés de los encargados del Instituto de la Cultura y las Artes (ICA), ha relegado al abandono el patrimonio cultural del Estado.

Se estima que al menos 37 obras consideradas patrimonio histórico están en el olvido, deteriorándose, como el Mural del Chicle, ubicado a espaldas del Palacio Municipal de Benito Juárez, o las casas de estilo anglocaribeño tan características de la capital del Estado, cuyos dueños prefieren vendérselas a las grandes franquicias comerciales, ante el nulo apoyo otorgado por el ICA para su mantenimiento.

También los promotores y difusores culturales sufren este abandono: se han reducido en cinco veces los apoyos del Programa de Inversión Cultural Municipal y Comunitarios, lo que detiene ambiciosos proyectos como la distribución de libros infantiles para la enseñanza de la lengua maya en las escuelas primarias del Estado.

Y por supuesto, el principal indicador de esta omisión por parte de las autoridades es la cancelación por segundo año consecutivo del Festival Internacional de Cultura del Caribe, debido a que las autoridades no gestionaron a tiempo los recursos para su realización.

Se pierden obras

De acuerdo con el Catálogo de Obras Patrimonio Cultural del Estado, existe un censo de poco más de 470 expresiones artísticas de diferentes tipos: desde esculturas, murales, edificios históricos, etcétera.

Desde 2014 no se ha realizado una tarea de mantenimiento para ellas, lo que ha provocado su pérdida en muchos casos. Fabián Herrera, cronista de la ciudad de Chetumal, menciona en entrevista que ésta ha sido la principal razón por la que se han perdido varias piezas consideradas patrimonio histórico de la capital.

Cita como ejemplo que tan sólo en la última década desaparecieron al menos 80 de las 100 casas de estilo anglocaribeño, famosas por darle ese toque tan característico a la ciudad, para dar paso a gasolineras o tiendas de autoservicio.

Y es que pesar de que la Ley de Patrimonio Estatal establece claramente que el Gobierno del Estado, por medio del ICA, debe destinar un presupuesto para su conservación, en la práctica esto no se ha hecho en los últimos cinco años.

Esta situación se repite en diferentes partes de la entidad. En Cancún, los monumentos que están deteriorados son Ensoñación Caribeña, el auditorio Cecilio Chi y la Biblioteca Barocio.

De acuerdo con Tiziana Roma, exfuncionaria que trabajó en la Dirección de Cultura Municipal de Benito Juárez en 2010 y es una de las principales promotoras de la preservación del Patrimonio Histórico de la ciudad, refiere que hasta el momento se tiene un conteo de 27 obras perdidas o irrecuperables, producto de dejarlas a la intemperie sin el debido mantenimiento.

La culpa no la tiene el ICA

Por su parte, Jacqueline Estrada, titular del Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo, afirma que esta situación escapa de sus manos, y obedece principalmente al recorte presupuestario que sufre la dirección a su cargo.

Explica que para este 2019 le entregaron únicamente 59 millones de pesos para operar en todo el año, cuando en tiempos atrás la Secretaría de Cultura recibía más de 180 millones.

Para poner en contexto, cita que el Festival Internacional de Cultura del Caribe requiere un presupuesto de 25 millones de pesos para su organización, prácticamente la mitad de los recursos a su disposición.

De hecho ésta es la razón por la que se canceló por segunda ocasión consecutiva dicho evento, pues sólo cuentan con un millón de pesos.

Respecto al estado de abandono que guardan las obras que pertenecen al catálogo del Patrimonio Histórico del Estado, responde que si bien se ha dado un mantenimiento superficial a algunos edificios, la mayoría requieren trabajos especializados, para los cuales sería necesaria una bolsa mínima de 20 millones de pesos.

Sin apoyo a la cultura

En tanto, promotores y difusores culturales acusan la falta de apoyos por parte del Gobierno.

Como ejemplo mencionan el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias, que en años pasados entregaba recursos a más de 150 proyectos de manera anual, pero que en esta ocasión sólo aprobó una raquítica bolsa de 60 mil pesos para nueve proyectos.

Entre los rechazados se incluyen aquellos destinados a la difusión de la lengua maya en los centros de educación primaria de la entidad.

Porque Quintana Roo sólo tiene playa y arena que ofrecer, no cultura e historia, según más autoridades.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta