Los maestros de la CNTE vuelven a utilizar el vandalismo y la...

Los maestros de la CNTE vuelven a utilizar el vandalismo y la extorsión política para imponer sus condiciones a un Gobierno y a un Congreso federales timoratos frente a las mafias magisteriales

26
0
Compartir

En marzo de este año, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) iniciaron una serie de manifestaciones en la Cámara de Diputados para evitar que se aprobara una nueva reforma educativa que, aseguraban, no respetaba sus derechos laborales. Durante varios días consiguieron paralizar la labor legislativa, pero luego de imponer sus condiciones la ley fue finalmente aprobada unas semanas después. Ahora que los diputados federales se preparaban para analizar las leyes secundarias de la referida ley, los maestros recurren nuevamente a los paros y bloqueos para tratar de evitarlo, afectando no sólo a los congresistas sino también a niños y personal administrativo que sin deberla ni temerla quedaron prácticamente atrapados en el Palacio Legislativo. En sus arengas, exigieron que no se omitan sus peticiones, que incluyen temas como la basificación, el pago de salarios atrasados y las plazas automáticas para los normalistas. La situación provocó el enojo de personajes como Porfirio Muñoz Ledo, quien les recriminó su actitud y les recordó que la CNTE tiene 40 diputados en la Cámara baja, mucho más que cualquier otra organización. A los manifestantes tampoco pareció importarles que el jefe del Ejecutivo federal confirmara el acuerdo para que todos los normalistas obtuvieran plaza de manera automática. Las amenazas de los maestros volvieron a surtir efecto y los diputados optaron por discutir el tema hasta finales de este mes, pese a que el 12 venció el tiempo constitucional que establecieron para aprobar las leyes secundarias, quedando claro nuevamente que el chantaje es la mejor arma de las mafias magisteriales frente a las autoridades, quienes parecen temer que se repitan situaciones como las registradas en Oaxaca y Michoacán en tiempos del presidente Peña, que no sólo dejaron millones de pesos en pérdidas sino también muertos y heridos.

Javier Ramírez

Lo que comenzó con un paro de labores en Michoacán por parte de integrantes de la llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), escaló rápidamente a un bloqueo en la Cámara de Diputados, donde decenas de personas quedaron retenidas varias horas.

Los maestros repitieron la misma estrategia utilizada en enero y marzo pasados, cuando cerraron vías federales y el Palacio Legislativo para impedir que se analizara una reforma que invalidaría la promulgada por el Gobierno de Peña Nieto en septiembre de 2013, pues aseguraban que no iba a poner fin a las evaluaciones obligatorias para los docentes.

En esa ocasión, los diputados cumplieron con los caprichos de los maestros para dar lugar a una reforma que eliminó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Sin embargo, aún quedaban por analizarse las leyes secundarias de la misma, lo que, por supuesto, generó una vez más la movilización de los grupos inconformes del magisterio para proteger sus derechos.

Protesta por falta de pagos

Los integrantes de la Coordinadora Nacional estuvieron relativamente tranquilos hasta el pasado 9 de septiembre, cuando a unas semanas de haber iniciado el ciclo escolar 2019-2020 decidieron comenzar un paro de labores de 72 horas en el Estado de Michoacán en protesta por la falta de pago de quincenas y prestaciones.

Los docentes, quienes tomaron las instalaciones de la Secretaría estatal de Educación Pública, indicaron que el Gobierno de esa entidad les adeuda el pago de 14 bonos de los últimos dos años, que asciende a casi 800 millones de pesos.

Mientras eso sucedía, una comitiva de líderes de la Coordinadora se reunió en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador para pedirle su apoyo con los pagos.

De acuerdo con lo mencionado por Genaro Martínez Morales, secretario de organización de la Sección 22 de Oaxaca, el mandatario se comprometió a que en dos meses se solucione el problema de los adeudos a los 32 mil maestros de Michoacán, y así ofreció iniciar una ‘mesa de diálogo’ con el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, para solucionar la presunta represión hacia el magisterio en esa entidad.

Según dijo Matínez Morales, el presidente se comprometió a que en dos meses la Federación asumirá el pago de la nómina de los trabajadores de Michoacán.

‘Secuestran’ San Lázaro

Cuando parecía que el problema con los maestros había finalizado, dos días después decenas de integrantes de la CNTE bloquearon todos los accesos a la Cámara de Diputados para evitar que los legisladores aprobasen las leyes secundarias de la reforma educativa.

Los maestros, que habían llegado días antes para armar un campamento en la zona, colocaron mantas, lonas y cuerdas para cerrar el paso, tanto de entrada como de salida de personas y vehículos, de la Cámara de Diputados, lo que ocasionó que 118 legisladores, cientos de trabajadores administrativos y varios niños de la guardería del Palacio Legislativo, quedaran atrapados.

Ante la situación, y para garantizar la integridad de todas las personas retenidas en el recinto, la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, anunció la suspensión de la Sesión Ordinaria, pese a que ese día se cumplía la fecha límite para discutir las leyes educativas secundarias.

En las rejas de San Lázaro, varios diputados discutieron con los manifestantes. Porfirio Muñoz Ledo los encaró y les preguntó por qué habían cerrado el lugar, exhortándolos a que mejor legislaran, debido a que la CNTE tiene a 40 integrantes como diputados federales, una ventaja que, dijo, no tiene ninguna otra organización social en el país, ni siquiera la CTM y el SNTE.

Los docentes no supieron responderle y únicamente atinaron a decir que no los conocen, puesto que sólo son sujetos que acudieron por el voto del magisterio y no los volvieron a ver.

Los quejosos se centraron nuevamente en exigir que se derogue la reforma educativa y que se aplique el llamado ‘plan de transformación de la educación de Oaxaca’.

Piden calma a los manifestantes

Ese mismo día, el presidente Andrés Manuel confirmó que se había reunido horas antes con los maestros, aclarando que no fue presionado por ellos para tocar el tema de las plazas para los normalistas. Explicó que no se deja intimidar y que fue él quien planteó que aquellos que salgan de las escuelas normales públicas tengan, de entrada, una plaza como maestros, “aunque no les guste a los conservadores”. Comentó que se debe dejar de decir que los maestros mexicanos no están capacitados, ya que sí lo están.

Por su parte, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, aseguró a los maestros que no existe motivo para que continuaran bloqueando San Lázaro, ya que de ese modo era imposible que ese día se votaran las leyes secundarias de la reforma educativa.

Pidió a los profesores que les dieran la oportunidad de trabajar, garantizándoles que no habría ningún “albazo”, pues no se legislaría a espaldas del magisterio.

Horas después, el legislador del Morena reconoció que no había acuerdos y que por lo tanto las leyes serían votadas hasta finales de este mes.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta