El nuevo e inconcluso Parque Industrial de Chetumal, esperanza estratégica de revivir...

El nuevo e inconcluso Parque Industrial de Chetumal, esperanza estratégica de revivir la economía del sur del Estado, corre el riesgo de terminar como ‘elefante blanco’ merced a los recortes presupuestales impuestos por el Gobierno federal

34
0
Compartir

Anunciado con bombo y platillo hace ya tres años, el Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico está hoy en peligro de quedar inconcluso ante la falta de al menos 800 millones de pesos – el equivalente a todo el presupuesto anual del Ayuntamiento de Othón P. Blanco- necesarios para poder terminar la segunda parte del proyecto. Los recortes a las participaciones de los Estados, como parte del plan de austeridad implementado por el Gobierno federal, terminaron por afectar esta magna obra que, se proyectaba, traería a decenas de empresas maquiladoras que, a su vez, y aprovechando la ventaja geográfica de la capital del Estado para la exportación a Centro y Suramérica, generarían más de 8 mil empleos en la zona sur de la entidad, donde la economía vive en la parálisis permanente mientras la pobreza, la demanda y los rezagos sociales se expanden día con día, y los Gobiernos sólo producen más deudas y déficits fiscales. La secretaría estatal de Desarrollo Económico, Rosa Elena Lozano Vázquez, trabaja ahora a contrarreloj para poder atraer inversionistas que aporten los mil 200 millones de pesos necesarios para terminar el recinto. De lo contrario, se habrán tirado a la basura 350 millones de pesos. De modo que ‘cuando no es Juana es Chana’, reza la voz popular, y cuando hay para parque no hay fusiles ni realistas qué matar, diría el general Anaya. El caso es que a Chetumal y al sur, como el Coronel de García Márquez, no se cansan de esperar promesas.

Javier Ramírez

A tres años de haber sido anunciada como la magna solución al estancamiento económico del sur del Estado, el proyecto del Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico de Chetumal está aún más lejos de concretarse, y todo apunta a que se convertirá en el ‘elefante blanco’ de la actual administración.

36 meses y 350 millones de pesos más tarde, apenas y se concluirán cuatro de las 68 naves industriales con las que se planeaba contar, luego de que el Gobierno federal anunciara una serie de recortes presupuestales a las entidades, incluyendo Quintana Roo, lo que significaría la pérdida del 70 por ciento de la inversión pública que necesita el nuevo Recinto Fiscal Estratégico.

Si bien la titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado, Rosa Elena Lozano Vázquez, asegura que lograrán conseguir “en tiempo y forma” la inversión privada que supla el recurso federal, lo más seguro es que el proyecto del Parque Industrial no pase de ser un simple sueño presentado en maqueta en septiembre pasado.

El sueño imposible

Con una inversión inicial de mil 100 millones de pesos, desde 2016 se planeaba construir 68 naves del Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico, el cual albergaría a más de 200 empresas tanto nacionales como internacionales que generarían más de 8 mil empleos para la Zona Sur del Estado.

Las naves industriales del parque, que se ubica en el kilómetro 5.5 de la carretera Chetumal-Bacalar, tendrían diferentes dimensiones: desde los 300 hasta los mil 200 metros cuadrados.

Pero no fue sino hasta mayo pasado cuando se comenzaron a construir las primeras instalaciones. Hasta ese entonces, y durante dos años, sólo se había levantado una estructura metálica esférica que alude a la integración global.

Con una inversión de 62 millones de pesos, de los cuales el 80 por ciento eran recursos federales, empezaron los trabajos de las cuatro naves industriales ‘muestra’. De acuerdo con la titular de la Sede, ya se contaba con las primeras 40 empresas que empezarían a operar en ellas a partir de enero próximo, fecha en que serían concluidas las obras.

Se trataba en su mayoría de negocios nacionales dedicados a la manufactura y servicios digitales. Tan sólo en esta primera etapa, la funcionaria afirmó que se crearían más de 400 plazas laborales, en tanto que para la siguiente etapa se invertirían otros 500 millones de pesos destinados a construir otras 15 naves antes de mayo próximo.

Sin embargo, todo el panorama cambió en agosto pasado, luego de que el Gobierno federal confirmara el recorte de las participaciones federales, apenas un mes después de que el Gobierno estatal anunciara en una ceremonia con bombo y platillo la nueva etapa del Recinto Estratégico.

Una nueva estrategia

Sin la fuente del 70 por ciento de la inversión pública necesaria para concluirlo, la Secretaría de Desarrollo Económico tuvo que voltear hacia otros lados para conseguir los recursos.

Respecto a la construcción de las otras 64 naves que forman parte de la primera etapa del proyecto, Rosa Elena Lozano aseguró que ya están realizando gestiones para que la parte de los recursos federales por mil 200 millones de pesos para concluirla provengan del sector privado.

La funcionaria adelantó que en su mayoría son empresas nacionales, principalmente del ramo manufacturero, interesadas en utilizar la Zona Sur de Quintana Roo como un puente para exportar sus productos hacia Centro y Suramérica.

Sin embargo, advirtió que no puede dar mayor información respecto a los inversionistas que ya han accedido a invertir en el Parque Industrial, excepto que ya no serían firmas internacionales, como las de los empresarios chinos y sudamericanos que se había mencionado durante la presentación del Parque Industrial en 2016.

El reto es difícil: antes de que concluya este mes deberá recabar al menos 800 millones de pesos en inversión privada para no retrasarse con el proyecto y tener concluida la segunda etapa antes de que concluya la mitad del siguiente año.

Esta cantidad es equivalente a todo el presupuesto anual del Municipio de Othón P. Blanco.

La falta de comunicados oficiales sobre los avances que lleva el parque, así como la opacidad para hablar sobre los nuevos inversores, manda el mensaje de que aún está muy lejos de llegarse a la meta.

Al parecer siempre no llegará la tan esperada diversificación económica de la entidad.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta