El mercado inmobiliario del Estado sigue creciendo, pero también la diferencia entre...

El mercado inmobiliario del Estado sigue creciendo, pero también la diferencia entre el norte y el sur, sobre todo en Bacalar, donde la avaricia ha traído riqueza pero también ecocidio

25
0
Compartir

No es nada nuevo que la compra-venta de terrenos y viviendas sea mayor en la zona norte que en el sur del Estado. Cancún y la Riviera Maya, gracias a sus playas y mayor desarrollo urbanístico, han sido desde hace más de 30 años los preferidos de los agentes de bienes raíces. Tampoco lo es que la zona sur, específicamente Chetumal, se encuentre entre los sitios más baratos para vender, comprar y rentar algún inmueble. Pese a ser la capital del Estado, nunca ha podido despegar económicamente y por eso mucha gente -al igual en la zona maya- decide migrar a otras ciudades con mayores posibilidades económicas. En cambio, sí sorprende que Bacalar, en cuestión de sólo unos años, se haya convertido en la mejor zona para invertir de la entidad. Aún está lejos de tener el estatus y los servicios de lugares como Playa del Carmen o Tulum -otra ciudad ‘joven’ que aumenta rápidamente-, pero su incomparable laguna lo han convertido en uno de los sitios predilectos de los millonarios. Los ejidatarios lo saben y por eso han comenzado a vender sus terrenos al mejor postor. Ese desarrollo, sin embargo, y como ya pasó en otros ‘paraísos’ de sol y playa, ya empezó a pasarle factura al ecosistema. Hemos dedicado varias ediciones a documentar el daño causado a la laguna, donde ya no sólo se vierten grandes cantidades de aguas negras sino también se realizan incendios de humedales con el afán de empezar a construir a orillas de la misma. Sin un plan de desarrollo urbano que proteja el ecosistema, el ‘boom’ inmobiliario de Bacalar será muy corto.

Emmanuel Martínez

El mercado inmobiliario en Quintana Roo es una montaña rusa dependiendo del lugar: en el norte del Estado, la venta y renta de propiedades es uno de los grandes negocios que parece ser indiferente a la desaceleración que enfrenta el sector en el resto del país. Pero en el centro y sur, la actividad registra una contracción de casi un 40% en los últimos tres años.

En un ejemplo claro de este vaivén, mientras que en Cancún y Playa del Carmen el promedio de venta es de 20 mil pesos por metro cuadrado (casi el doble de la media nacional), en Chetumal la cifra apenas alcanza los 6 mil pesos por metro cuadrado.

Solamente Bacalar escapa a esta situación en el extremo sur del Estado. De hecho, el mercado inmobiliario en esta zona se considera una de las mejores inversiones, pues para adquirir un predio cerca de la laguna, uno debe desembolsar casi 25 mil pesos por metro cuadrado, una de las cifras más altas de Quintana Roo.

Diferencia entre norte y sur

De acuerdo con la plataforma inmobiliaria Lamudi, entre 2017 y 2019 se reportó un incremento de 17% en el número de propiedades puestas a venta o renta en los Municipios de Benito Juárez, Tulum y Solidaridad.

En esos Municipios, las propiedades consideradas “media” y residencial”, con valor aproximado entre los 700 mil hasta los 2.9 millones de pesos, tienen una demanda tal, que una agencia de bienes raíces puede manejar entre 120 y 200 transacciones en un mes.

Sin embargo, en Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, una empresa de bienes raíces apenas realiza entre 16 y 20 transacciones de compra y venta de propiedades a terceros.

Lo anterior demuestra que cada vez menos personas en el sur adquieren una propiedad de construcción o terreno de valor medio o alto. En su lugar, optan por rentar casas de interés social con valor de entre 300 mil y 650 mil pesos; o rentarlas por mil 500 a 2 mil 400 pesos al mes, de acuerdo con el portal Lamudi.

Además, las estadísticas demuestran que dos meses es el tiempo que usualmente un propietario de inmuebles tiene que esperar para encontrar un comprador o un arrendatario en esa zona. Caso contrario a lo que sucede en el sur y centro del Estado, donde el tiempo de esperar para concretar un trato es de entre uno y dos años.

La economía de zonas, como se ha denominado a la implementada en Playa del Carmen, Cancún y Tulum, es considerada una de las más altas en zonas turísticas de la República Mexicana e incluso de América Latina. La demanda muestra una afinidad por la categoría Premium de vivienda en Cancún, Tulum y Bacalar, mientras que en Playa del Carmen, Chetumal y Cozumel es de interés económico medio.

En relación a los niveles de competencia interna, este destino turístico de placer ocupa tres lugares del Top 5 nacional: 2do Cancún, 4to Playa del Carmen y 5to Tulum.

El ascenso de Bacalar

Si bien aún Cancún y Playa del Carmen se mantienen como las principales opciones de compra para las personas que desean adquirir una casa o invertir en el sector inmobiliario, lo cierto es que poco a poco están perdiendo ante Tulum y Bacalar, los dos destinos turísticos emergentes de Quintana Roo.

Durante el 5to Foro Inmobiliario Playa del Carmen, realizado el pasado 27 de septiembre, Daniel Narváez, director de Marketing en Lamudi, reveló que el 95% de los compradores inmobiliarios inician el proceso de búsqueda en internet. Es decir, que 70 millones de mexicanos o extranjeros que desean adquirir una vivienda en el país, tienen como primer paso informarse a través de las búsquedas digitales.

Estos compradores en potencia han posicionado a Quintana Roo en el lugar número cinco como mejores Estados para adquirir una casa. Desglosando los datos aún más, se descubre que en 2015, Cancún y Playa del Carmen ocupaban la posición número 16 y 22, respectivamente, de búsqueda de casas por internet; en tanto que Tulum y Bacalar estaban relegados a la posición 34 y 95, respectivamente.

Para este 2019, Cancún y Playa del Carmen perdieron algunos lugares hasta encontrarse en las posiciones 34 y 41. Por su parte, Tulum escaló hasta el número 27, y Bacalar dio varios saltos hasta colarse al número 37.

Más playa, más caro

El crecimiento económico de Quintana Roo se ha visto reflejado también en los precios de los bienes raíces en Quintana Roo, los cuales se han incrementado en un 2 por ciento durante los últimos dos años. Aunque se observa una diferencia en Tulum, donde el alza ha sido del 10% y Bacalar, cuyo incremento ha sido del 14%, por lo que se le considera el crecimiento más acelerado durante este periodo de tiempo. Dichos aumentos colocan a Quintana Roo en el top 10 de los Estados con costos más elevados del país.

La radiografía de Lamudi demuestra que al realizar el análisis de los usuarios por rangos de edad, el 67% de quienes adquirieron una casa en Quintana Roo son de la generación X, nacidos entre los 60 y 80´s del siglo pasado. Mientras que un 70% de las personas que optaron por la renta se incluyen en la generación millenial, personas que al 2019 tienen entre 26 y 38 años de edad.

Esto significa que las personas de mayor edad prefieren comprar una casa, en tanto que los jóvenes optan por rentarla, lo que sin duda afectará al mercado inmobiliario en un futuro cercano.

“Los segmentos generacionales que representan a la mayoría en esta radiografía, se orientan por preferir las viviendas verticales construidas bajo criterios sustentables, vinculados al desarrollo consciente y responsable del entorno natural. En Tulum y Bacalar, los principales intereses son: la inversión y compra de casas para el descanso. Aquí la tendencia es por compra de propiedades residenciales de más de dos millones de pesos”, dijo Daniel Narváez.

En cambio, en Cancún, Playa del Carmen y Chetumal, así como en el resto del Estado, se continúa apostando por las viviendas de nivel medio o fraccionamientos de interés social.

En conjunto, se trata de un negocio que representa más de 2 mil millones de pesos al año en la entidad.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta