Involucra Hacienda a Marta Sahagún en presunto fondeo ilegal a los Legionarios...

Involucra Hacienda a Marta Sahagún en presunto fondeo ilegal a los Legionarios pederastas

23
0
Compartir

Sus hijos, en la mira como presuntos delincuentes tras haber hecho muy lucrativos negocios sucios durante el fatídico paso de su padrastro por la Presidencia de la República; su marido, el expresidente, haciendo mutis -tras las posibles implicaciones criminales que pudieran acreditarle los fiscales que acusan a García Luna en Nueva York-, luego de tanta piltrafa declarativa contra el actual mandatario federal; y ahora ella… Tras varios años de mantener un perfil bajo, Marta Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox, ocupó nuevamente los encabezados en la semana que acaba de terminar, luego de que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, ‘deslizara’ a reporteros que se había iniciado una investigación en su contra para determinar si había participado en la colecta de fondos ilegales para el colectivo cristiano-criminal de los pederastas Legionarios de Cristo, grupo delictivo que en diciembre pasado reconoció el abuso de 175 menores por parte de al menos 33 de sus integrantes, entre ellos quien fuera su líder, el fallecido Marcial Maciel. La también exvocera presidencial -quien desde Guanajuato continúa encabezando la fundación Vamos México A.C. y cuyo padre fue amigo de la infancia de Maciel-, rechazó la acusación, asegurando que se trata de un “engaño a la opinión pública”. Sus compañeros panistas en el Congreso apoyaron la indagatoria, pero pidieron al Gobierno federal no realizar juicios anticipados ni exoneraciones, sino respetar el ‘debido proceso’, al considerar que la Unidad de Inteligencia se está prestando para realizar ‘terrorismo fiscal’. Marta Sahagún logró sortear en el pasado varias acusaciones contra su fundación, la cual en algún momento sustituyó prácticamente las labores del DIF nacional durante el periodo foxista, obteniendo donaciones de hasta 300 millones de dólares sin informar en qué fueron utilizadas, mientras que sus hijos Jorge Alberto y Manuel Bribiesca Sahagún, también fueron investigados por beneficiarse con millonarios contratos con Pemex, por medio de la compañía Oceanografía. Ninguno de ellos fue perseguido por las autoridades gracias a la protección que les proveyó el Gobierno panista de Felipe Calderón, pero ahora mismo están bajo la lupa de Hacienda y de la FGR.

Javier Ramírez

A finales del año pasado, la organización religiosa de criminales pederastas conocida como Legionarios de Cristo presentó un informe en el que aceptó el abuso sexual en contra de 175 menores de entre 11 y 16 años de edad, por parte de 33 sacerdotes, incluido el ahora finado Marcial Maciel, quien fuera su fundador, líder y guía moral. La congregación presentó informes sobre la situación actual de los acusados y acusadores, destacando su compromiso por erradicar el abuso sexual a menores y la generación de una cultura de protección y cuidado del menor.

En su primera conferencia del año, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que su Gobierno no abordaría ese tema, porque no debe politizarse sino ser investigado.

Cinco días después, Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, acudió a una conferencia de prensa para confirmar que la referida congregación es investigada por presuntos delitos financieros, en los que estaría involucrada la exprimera dama Marta Sahagún de Fox.

Confirman investigación

El pasado 7 de enero, minutos antes de que empezara la conferencia matutina del presidente López Obrador, Nieto Castillo fue interrogado por reporteros sobre una presunta investigación en contra de los Legionarios de Cristo, confirmando que “a partir de la información de medios y el informe sobre abuso sexual se revisa si los instrumentos jurídicos utilizado por la Orden no incurrieron en lavado de dinero”.

Al ser cuestionado si ésta incluía a la esposa del expresidente Fox, Marta Sahagún, el funcionario simplemente aseveró que es “en general a toda la organización”.

Posteriormente, dentro de la conferencia, fue nuevamente abordado al respecto, a lo que contestó que existen denuncias contra la congregación religiosa por presunto lavado de dinero, pero que hasta ese momento ninguna investigación había comprobado algún caso.

La influencia de Sahagún

A finales del siglo pasado, Marta Sahagún fungió como tesorera de los Legionarios en el Estado de Guanajuato, donde incluso impartió clases en dos escuelas de la congregación. Sin embargo, fue tras el arribo de Vicente Fox a la Presidencia que ésta utilizó su influencia para incrementar el poder político y económico del grupo.

Al convertirse en pareja de Fox y dejar atrás la vocería del Gobierno federal, Marta Sahagún puso en marcha en 2001 una fundación denominada Vamos México A.C., que tendría como finalidad destinar fondos de ayuda a los pobres y a las organizaciones altruistas, entre ellas los Legionarios de Cristo.

En 2002, dicha orden donó un terreno en Cotija, Michoacán, Estado natal de Marta Sahagún, para construir la llamada Universidad de las Artes y Oficios, para lo cual los Gobiernos estatal y federal tuvieron que aportar 84 millones de pesos.

El Municipio de Cotija se había convertido entonces en baluarte de la organización religiosa, pues en él tenían varias propiedades, incluido un museo, una biblioteca, un centro cultural y un panteón exclusivo para sus integrantes.

El padre de Marta, Alberto Sahagún, había sido amigo de la infancia de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios, mientras que otros cuatro familiares eran sacerdotes en Michoacán.

Marta, quien promovía a Vamos México con polémicos eventos como un concierto de Elton John en el Castillo de Chapultepec, millonarias donaciones y una presencia constante en los medios de comunicación, había desplazado poco a poco al DIF Nacional en la tarea de apoyar a los menos favorecidos, al tiempo que, parecía, apuntalaba una eventual candidatura presidencial para 2006.

Sin embargo, se vio inmiscuida en varios casos polémicos, entre ellos una denuncia contra la periodista Olga Wornat y la revista Proceso, por la publicación de un libro que acusaba el tráfico de influencias de la familia Sahagún, por lo que terminó por declarar que no buscaría la Presidencia.

Rechazan acusaciones     

El 9 de enero, Marta Sahagún finalmente rompió el silencio y mediante un comunicado difundido por medio de la cuenta de su esposo Vicente Fox en Twitter rechazó los señalamientos en su contra asegurando que “en varios medios de comunicación ha circulado información sobre mi persona que es perversa y falsa. Niego categóricamente los hechos insinuados, son un verdadero engaño a la opinión pública y una calumnia a mi persona. Estoy a favor de la transparencia y rendición de cuentas y sé que quienes hemos trabajado en política corre (sic) el riesgo de ser calumniado”.

El mensaje concluye con “es importante defender la verdad, y recordar que cuando veas una injusticia, el siguiente puedes ser tú”.

Por su parte, el vocero del grupo criminal de los Legionarios, Pablo Pérez de la Vega, rechazó que la esposa de Vicente Fox tuviera injerencia en los asuntos financieros de la organización, pues su trabajo se limitaba a recoger las limosnas con las que se administraba una casa de oración en Celaya, Guanajuato.

“Fue un movimiento del apostolado que reúne personas, adultos, jóvenes, señores, señoras, y rezan el Rosario, tienen reuniones, leen la Biblia. Marta Sahagún era la encargada de cobrarle las cuotas a las señoras para poder pagar los gastos de la casa de Celaya -luz, agua, teléfono, todo eso-. Simplemente es como las personas que recogen las limosnas de la parroquia”, explicó, al tiempo que rechazó que existiera intercambio de favores o beneficios durante la administración foxista.

El asunto llegó hasta el Congreso de la Unión, donde senadores del PAN estuvieron de acuerdo en que se investigue a Marta Sahagún o a cualquiera que haya incurrido en alguna irregularidad, pero desaprobaron que el Gobierno federal haga juicios anticipados y “terrorismo fiscal” contra sus opositores.

La coordinadora de los diputados perredistas, Verónica Juárez, calificó de peligroso que Hacienda persiga a opositores pero proteja a funcionarios federales, como es el caso de Manuel Bartlett, titular de la CFE, quien hace unas semanas fue absuelto de las acusaciones de enriquecimiento ilícito.

Mientras tanto, el coordinador del Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, rechazó que la Unidad de Inteligencia Financiera esté operando con tintes políticos, afirmando que la oposición está en desacuerdo con las investigaciones porque está acostumbrada a la impunidad y a la corrupción con las que se cobijó durante décadas.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta