A AMLO no le interesa Chetumal, aseguran dirigentes del Morena en la...

A AMLO no le interesa Chetumal, aseguran dirigentes del Morena en la entidad, quienes afirman que la quiebra y la poca rentabilidad política de la capital provocarán que proyectos como la instalación de la Sectur terminen en Cancún

229
0
Compartir

Para muchos, la llegada de Andrés Manuel López Obrador a Chetumal el próximo 24 de febrero será para poner orden en el Municipio de la capital del Estado (que cada vez más exhibe que el Ayuntamiento del partido del presidente de la República es el peor de su historia -considerando que ha habido de pésimos a peores- y que la expectativa del cambio ha sido un rotundo fracaso), así como para garantizar la llegada de la Secretaría de Turismo (Sectur) a la capital quintanarroense, donde reinan la inmovilidad económica y política, la ausencia absoluta de proyectos productivos, la incompetencia empresarial y laboral, la lumpenización y el precarismo masivos, la inercia de la ingobernabilidad y la inexistencia de toda iniciativa de desarrollo. Pero personas cercanas a la dirigencia estatal del Movimiento de Regeneración Nacional afirman que tal visita es sólo de cortesía, una parada protocolaria y sin mayores compromisos de agenda, sólo para intentar equilibrar el programa presidencial para el Estado, donde las negociaciones fundamentales, los tratos políticos y el traslado de la Sectur a la entidad tienen por objetivo a Cancún, que es más redituable, política y económicamente hablando, aunque Cancún ya no resiste la saturación y la anarquía poblacionales, inmobiliarias y urbanas, y más que seguir estimulando las patologías del crecimiento y la aglomeración lo que demanda son mecanismos de ordenamiento y de contención de las tendencias al agotamiento de la sustentabilidad. Vale más una ciudad que aporta el 1.7 por ciento del PIB nacional, que un Municipio completamente quebrado desde hace años, aunque lo que en justicia tendría que ser, por un imperativo de equilibrio, es acotar y regular el espacio cancunense y procurar el sometimiento de la violencia que padece, y diversificar y derivar la inversión hacia los territorios abandonados del Sur. De otra manera se seguirá fomentando el gigantismo donde es menester evitarlo, y se seguirá contribuyendo a precipitar la descomposición total del entorno de la capital del Estado.

Javier Ramírez

“Al presidente no le interesa Chetumal”, fue la declaración de uno de los principales colaboradores de la dirigencia estatal del Morena en Quintana Roo. “La realidad es que no representa una aportación importante para sus intereses: no posee una actividad económica estratégica; sólo posee dos de los 15 distritos electorales del Estado, por lo que no garantiza el control del Congreso local para las reformas que necesitan ser ratificadas por las Legislaturas estatales, y los casi 80 mil votos que aporta su población los puede conseguir en casi cualquier otra ciudad mediana del centro o del norte del país”.

Cuestionado sobre la visita de Andrés Manuel López Obrador a Chetumal, el próximo 24 de febrero, el entrevistado (quien optó por declarar desde el anonimato) afirma que se trata de una simple visita de cortesía, pues Chetumal viene siendo, al fin y al cabo, la capital de Quintana Roo, y el Plan Nacional de Turismo que supuestamente será presentado ese día también será replicado en Cancún, pero con una mayor logística.

Lo dicho por el morenista pareciera no tener sentido, considerando que, durante el carnaval de promesas de Andrés Manuel, una vez que tomó posesión, dos de las que más eco tuvieron fueron aquella que mencionaba a la ciudad chetumaleña como la primera capital en recibir a una dependencia federal -la de Turismo, y la de ser sede de los talleres del ‘Tren Maya’.

La promesa incumplida

Pero lo cierto es que, a casi ocho meses de tan alegres declaraciones, hasta el momento no existe un solo proyecto, programa o intención de concretar, por lo pronto, la mudanza de la Sectur, según ha revelado la regidora Cinthya Millán Estrella.

“Sólo tenemos las entrevistas esporádicas del secretario de Turismo, Miguel Torruco, de que la ciudad no cuenta con la infraestructura para recibir a los mil 500 funcionarios de la dependencia a su cargo, además de que quiere darle certidumbre a las familias de esos empleados”, dice la concejal.

“Es curioso que ofrezca esa justificación, pues el Gobierno federal no pareció preocuparse por los miles de trabajadores despedidos del Servicio de Administración Tributaria, del IMSS y de las estancias infantiles”.

En efecto, el 15 de julio pasado, apenas unos días después de conocerse el ascenso del Morena a la Presidencia de la República, Miguel Torruco Marqués, quien ya desde entonces se vislumbraba como el próximo secretario de Turismo, se apresuró en declarar a los medios que ya estaban en proceso de la mudanza de la dependencia federal, y que en la segunda semana de diciembre ya empezaría a despachar desde la ciudad caribe.

Pero no se volvió a tocar más el tema, al menos desde la parte oficial. Torruco era más visto en Cancún, reuniéndose con empresarios y hoteleros, que operando los cambios hacia Chetumal. Su hija, Gloria Torruco de O’Farrill, fue nombrada titular del DIF municipal de Benito Juárez, por la alcaldesa morenista, María Elena Lezama.

Pasaron los días de diciembre, y ante los cuestionamientos de la prensa, Torruco declaró que era complicada la descentralización de la Sectur hacia Chetumal, en tanto no “contaba con la infraestructura para recibir a los mil 500 trabajadores de la dependencia y sus familias, así como la movilidad aérea para operar, y hacer los cambios necesarios requeriría millonarias inversiones que no van de acuerdo con el presupuesto de austeridad que se está planteando”.

Incluso, en los primeros días de 2019 varios empresarios del sector hotelero del norte del Estado advirtieron que, en reuniones privadas, Torruco Marqués les había asegurado que sería Cancún la sede de la Sectur, para aprovechar la importancia turística de la ciudad.

El 25 de enero, asediado de nueva cuenta por los medios de comunicación, el secretario de Turismo federal volvió a decir que es un hecho el traslado de la dependencia federal a Quintana Roo, aunque no había fecha, además de plantear que el proceso se lleve a cabo por etapas.

Pero de acuerdo con la regidora Cinthya Millán, hasta el momento no se ha realizado ningún tipo de acercamiento entre el titular de la Sectur y el Ayuntamiento de Othón P. Blanco para analizar este tema, aún tomando en cuenta que el Gobierno municipal es del mismo partido que el del presidente de la República.

“No se nos ha presentado ningún proyecto, programa ni plan de trabajo sobre este proceso de descentralización; ni siquiera para analizar posibles lugares donde podría estar la dependencia, o en qué podría apoyar el Gobierno municipal para la mudanza de la Sectur. Todo lo que sabemoses por las declaraciones del secretario de Turismo a la prensa”, dice la regidora Millán, encargada de la Comisión de Turismo del Ayuntamiento.

Cancún vence a Chetumal

“Es cierto que Andrés Manuel ha ganado en Othón P. Blanco en cada elección federal que ha participado, obteniendo entre 60 mil y 70 mil votos cada vez. Pero eso no es tan considerable si lo comparas con otras ciudades, como Tabasco, que le otorga 200 mil votos, o la Ciudad de México, donde son más de 4 millones de votantes los que están con él”, dice en entrevista la fuente cercana a la dirigencia estatal del Morena en Quintana Roo.

“Por eso no es tan importante Chetumal para Andrés Manuel. Electoralmente hablando, tienen mayor relevancia Playa del Carmen y Cancún. De hecho, en las elecciones de 2018, Cancún le otorgó 220 mil votos a López Obrador, casi tres veces más que Chetumal.

Y en cuestiones locales es más conveniente tener el control del Municipio de Benito Juárez, porque te genera el 7.1 por ciento del Producto Interno Bruto turístico de México, y 1.7 por ciento del PIB nacional. Othón P. Blanco, por otra parte, es un Municipio en quiebra, que cuesta más de lo que logra contribuir”, dice.

Y añade que también existe un mayor interés en los ocho distritos electorales locales que corresponden a Cancún, en lugar de los dos que ofrece Chetumal, ya que el primero garantiza un mejor paso para lograr la mayoría en el Congreso local, algo primordial para las reformas que requieran la ratificación de las entidades.

“Por eso la llegada del presidente de la República a Chetumal debe ser vista con muchas reservas. No viene a garantizar que se le dará un mayor apoyo a la capital, sino más bien es una visita de cortesía, obligada, para cumplir con el protocolo. Saldrá a la explanada y dará un discurso emotivo; pero las verdaderas negociaciones, lo más importante económica y políticamente hablando, será tratado en el norte del Estado”.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta