A los expresidiarios cubanos los recibieron con júbilo en España como apóstoles...

A los expresidiarios cubanos los recibieron con júbilo en España como apóstoles de la libertad, ahora les gritan que se larguen por mantenidos

151
0
Compartir

Entre julio de 2010 y abril de 2011 España acogió a 115 excarcelados políticos y a 647 familiares, según un acuerdo entre el Gobierno de Cuba, presidido por Raúl Castro, y el de España, por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. El Gobierno español estableció para esos asilados un plan de asistencia por un año para vivienda, alimentación, sanidad, transporte, material escolar y formación laboral. El programa se prorrogó por seis meses, cumpliéndose el plazo en enero de este año, cuando ya gobernaba el país el derechista Mariano Rajoy, en el poder desde diciembre. Los “disidentes” quieren que no se les quite el apoyo, pues los echarían a la calle. Pero los ciudadanos españoles se quejan de que su Gobierno no está para aguantar a mantenidos, que la condición crítica por la que atraviesa la economía del país ni siquiera permite ayudar a la población nativa. Se quejan de que los cubanos tuvieron un año y medio para buscar empleo y nada hicieron, porque pretenden buenos puestos y bien remunerados. Los expresidiarios cubanos, bandera de los derechos humanos de la izquierda y la derecha ibéricas, y aún de toda Europa y de medio mundo occidental, fueron tipificados como “presos de conciencia”. Para el Gobierno cubano eran delincuentes comunes metidos de apóstoles de la libertad con el financiamiento de las rabiosas organizaciones del exilio anticastrista que ha extendido su poder en los Estados Unidos, cuya cabeza de playa en la isla son ahora las llamadas “damas de blanco”. Una vez en España, los “presos de conciencia” defendidos a capa y espada por los españoles exigieron condiciones extraordinarias propias de su condición, dijeron, de asilados. Pero muy pronto enseñaron el cobre de lo que en realidad eran. “Entonces que se larguen a otro país. Nosotros no los vamos a mantener más”, dicen ahora quienes los rescataron de la tiranía y los recibieron con los brazos abiertos.

Entre julio de 2010 y abril de 2011 llegaron a España un total de 115 excarcelados cubanos y 647 familiares. España se comprometió a ayudarlos económicamente pero sólo por un año, con opción a una prórroga de seis meses, que finalmente expiró. El Ministerio de Exteriores del país ha asegurado que por el momento no se plantea una nueva ampliación del plan, por lo que los expresos formarán parte del colectivo de inmigrantes.

Las prestaciones incluían hasta 700 euros para alquiler de vivienda, y 180 euros mensuales por persona para manutención, transporte y cobertura médica.

Extracto del reportaje que se publica en la edición 249del semanario Estosdías. Suscribase aquí

 

No hay comentarios