Atajar los derroches de la falsa transparencia democrática

Atajar los derroches de la falsa transparencia democrática

120
0
Compartir

Signos

La de apretar el financiamiento público a los partidos y reducir ese gasto a la mitad, será una de las mayores iniciativas del liderazgo político triunfante el pasado 1 de julio.

Y también tendrían que reducirse, cuando menos en esa proporción, los costos de todos los organismos autónomos de Estado, empezando por los electorales y de transparencia, e incluyendo al Tribunal federal electoral.

Las contribuciones sociales de tan numerosas y onerosas burocracias, no sólo son inexistentes, sino que sus saldos de productividad son ostensiblemente negativos, como lo son, del mismo modo, por supuesto, los de sus réplicas locales.

El país fue saqueado de manera miserable; y lo fue, como nunca en la historia, con el aval, la complacencia y la legitimación de esas instituciones, en favor de la corrupción pública que lo hizo posible, y que se desplegó como jamás había ocurrido en México.

La capacidad fiscal, degradada también como nunca por los productos electorales (gobernantes y parlamentarios rufianes) emergidos durante mucho tiempo -por lo menos el tiempo de la democracia en que fueron concebidas la mayoría de dichas instituciones autónomas y ‘ciudadanizadas’- de ese aparato democrático pervertido y letal, no puede seguir solventando tan desmedido dispendio, sin seguir agravando el peligroso déficit hacendario mexicano.

SM
estosdias@gmail.com

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta