Calderón pone en aprietos a PEMEX (y al PAN), por asociar a...

Calderón pone en aprietos a PEMEX (y al PAN), por asociar a Pemex con Repsol, que perdió con Cristina

147
0
Compartir

El pasado lunes 16 de marzo la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, puso fin a meses de especulaciones y anunció la expropiación de la petrolera española Repsol YPF. Una de las razones que argumentó para tomar esta decisión es que durante cuatro meses advirtió a la empresa de hidrocarburos que tenía que aumentar la producción a través de más reinversión. Los candidatos presidenciales de México, el priísta Enrique Peña Nieto, la panista Josefina Vázquez Mota, el de la coalición de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, y el de los maestros Gabriel Quadri, sin que mediara un interés nacional se metieron a opinar al respecto, y salvo López Obrador los otros tres se sintieron con sobrada solvencia de estadistas hechos y derechos para dar clases a la mandataria sudamericana acerca de lo que eran y lo que no eran las expropiaciones, y sobre lo que era más conveniente para su país y para el mundo que hiciera en relación con los hidrocarburos de su país, más allá o más acá de que el pueblo que la eligió su presidenta y la reeligió de manera absoluta, avalara o no su decisión allá, en Argentina. Los tres coincidieron en que la expropiación no es el camino para el desarrollo del país. Pero fuera del discurso electoral está la realidad: Petróleos Mexicanos recién había aumentado a 10 por ciento el número de sus acciones de la empresa española. Y por la incertidumbre en torno a ella, el valor de éstas ha disminuido casi un 4 por ciento diario desde el lunes 16. Significa que la paraestatal mexicana ha registrado pérdidas que rebasan los 3 mil 515 millones de pesos, hasta ahora. Una mala decisión en un momento crucial podría ocasionarle un costo muy alto al partido del Gobierno federal. Calderón ha dicho que esa pérdida es pecata minuta, que el motivo de su inconformidad con la decisión -“proteccionista y populista”- de Cristina Fernández es lo que significa como obstáculo contra la competitividad y el intercambio global. De lo que no ha dicho nada es del alegato contra Pemex por la intención mexicana, dijo Repsol, de querer controlar el consorcio ibérico mediante la adquisición de esas acciones. La decisión de Cristina dejó al mandatario mexicano parado en una esquina como un perfecto imbécil. Y se puso a defender a los españoles que lo acusaron de tramposo. A él, a su Gobierno, a Pemex y a todos los mexicanos. Repartieron parejo. Pero ante el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, Calderón asumió el perfil de todo un hijo de la Madre Patria, solidario y comedido.

La expropiación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales -filial argentina de la petrolera Repsol-, anunciada el pasado 16 de abril por el Gobierno argentino, impactó de manera directa en Petróleos Mexicanos. La paraestatal cuenta con el 9.4 por ciento de acciones de la empresa española, cuyo valor se ha desplomado.

Extracto del reportaje que se publica en la edición 250 del semanario Estosdías. Suscribase aquí

No hay comentarios