Carlos Orvañanos Rea, onerosa ‘cuota’ panista que pesa sobre Carlos Joaquín

Carlos Orvañanos Rea, onerosa ‘cuota’ panista que pesa sobre Carlos Joaquín

150
0
Compartir

Carlos Orvañanos Rea es un hombre con suerte. Ligado al grupo de quien fuera presidente panista de la República, Felipe Calderón, incursionó en la política en la Ciudad de México, donde llegó a ser un muy cuestionado delegado de Cuajimalpa por su poca transparencia y productividad. Llegó a Quintana Roo en 2014 como empresario y dueño de la Cervecería Tulum. Su amistad con el entonces gobernador ahora preso, Roberto Borge, le valió que su producto cervecero -de elaboración casera y escasas calidad y aceptación comercial- fuese la única marca de bebida alcohólica autorizada en el estadio de fútbol Andrés Quintana Roo, de Cancún, durante los partidos del equipo de Primera División, Potros del Atlante, propiedad del que fuera accionista de Televisa (25 por ciento), Alejandro Burillo Azcárraga, alias el Güero, y patrocinado con incontables y oscuros recursos del erario estatal. Su cercanía con la esposa de Calderón y ahora candidata presidencial independiente, Margarita Zavala, le permitió colarse al gabinete del gobernador, Carlos Joaquín, como una cuota del PAN, como director del recién constituido Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del Estado (Idefin, organismo público descentralizado de la administración estatal), pero de cuyas acciones institucionales –del Idefin y de su titular- casi nada se conoce más allá de la creación, a su vez, de la llamada plataforma PRO Quintana Roo –una derivación estatal de ProMéxico, el fideicomiso del Gobierno federal orientado de manera específica a desarrollar determinado tipo de estrategias de participación en los mercados globales de empresas establecidas en el país-, de la cual se conoce aún menos, salvo que consume muchos millones de pesos del gasto público, más de 20 al año, sin que se sepa o se explique el para qué de esas grandes erogaciones presupuestarias, puesto que la rentabilidad social de las mismas no se deja ver en el tan saqueado reino del Caribe mexicano.

Carlos Orvañanos Rea, onerosa ‘cuota’ panista que pesa sobre Carlos Joaquín

Javier Ramírez

“PRO Quintana Roo”, la plataforma ‘insignia’ del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento de Quintana Roo (Idefin) para promocionar inversiones en la entidad, no ha ofrecido ningún resultado de verse a un año de su creación, en un entorno inversor conocido en el mundo entero por los valores globales de su mercado turístico, y cuyas rentabilidad y plusvalía se publicitan solas.

El director general del Idefin y representante de PRO Quintana Roo, Carlos Orvañanos Rea (cuyo sueldo neto es de 72 mil pesos mensuales), revira asegurando que los casi cinco millones de pesos que se han invertido en la plataforma sí han logrado posicionar a Quintana Roo como destino de inversiones públicas y privadas.

Lo cierto, sin embargo, es que las supuestas funciones que debe desempeñar PRO Quintana Roo ya las realizan otras dependencias y/u organismos descentralizados del Gobierno estatal, como la Secretaría de Desarrollo Económico, además de que no existe rastro alguno de ningún convenio o acuerdo concretado con empresas o grupos de inversionistas, ni programas o estudios que hayan emanado de dicha ‘plataforma’.

Y son cada vez más las voces de la opinión pública que señalan que PRO Quintana Roo no es más que un “elefante blanco” para mantener ocupado a Carlos Orvañanos Rea, excandidato perdedor del PAN a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México para el periodo 2012-2018, y cuya amistad con el exgobernador preso, Roberto Borge Angulo, le permitió asentarse como empresario en Quintana Roo con su cerveza artesanal marca “Tulum”, única autorizada para venderse en el estadio de futbol Andrés Quintana Roo.

No es el único negocio con el Gobierno estatal del que se ha beneficiado el director general del Idefin; también ha figurado como uno de los principales inversionistas del equipo de béisbol Tigres de Quintana Roo, mismo que ha recibido apoyos gubernamentales de millones de pesos al mes.

PRO Quintana Roo, sin resultados

El pasado 20 de febrero, en el Hotel Fiesta Inn, de Chetumal, Carlos Orvañanos Rea organizó un desayuno con funcionarios estatales, municipales y empresarios, con el motivo de festejar el primer aniversario de la plataforma más importante del Idefin: PRO Quintana Roo.

Sin embargo, no presentó ningún resultado concreto o mensurable que permitiera dimensionar su éxito o su fracaso, como nombres de empresas o empresarios que hayan decidido invertir en Quintana Roo gracias a su convocatoria, o alguna cifra de fondos y proyectos concretos de respaldo financiero a firmas locales que se hayan obtenido mediante su gestión, o programas estratégicos novedosos y fiables tendientes a incrementar y diversificar la actividad económica, el empleo y la productividad del Estado en términos regionales y sectoriales, más allá de las eternas promesas incumplidas de todos los tiempos y todos los mandatos, que no han pasado nunca de referir los éxitos turísticos de siempre como conquistas propias de cada cual.

No se vio ni se ha visto nada distinto de lo que hay y de lo que se ha dicho y hecho en las estructuras institucionales prexistentes al Idefin y a PRO Quintana Roo.

Y, de hecho, el propio Orvañanos admitió que, a un año de su creación, muchos funcionarios y empresarios desconocen cuál es la función de la ‘plataforma’, y para ello presentó un video de casi dos minutos que sólo repasaba algunos datos geográficos y estadísticos de la entidad; un costoso material, tan gravoso e innecesario como los costos nominales y de sostenimiento de lo que más bien no es otra cosa que un impresentable caño presupuestario.

Luego, con toda la pompa y la circunstancia de una exposición ejecutiva dio paso al que sería el programa estelar de Pro Quintana Roo: una solicitud ‘en línea’donde el empresario interesado en invertir en la entidad ingresa su nombre o la razón social de su empresa y su proyecto, y si cuenta o no con capital para el mismo, luego de lo cual, y una vez llenado el formulario de escasas siete preguntas, aparece el mensaje: “Gracias por su interés. Le contactaremos en un futuro”.

Acorralado por el escepticismo y la manifiesta censura de los presentes, Orvañanos se apresuró a adelantar que AT&T “desplegaría infraestructura tecnológica a las principales ciudades del Estado”, además de anunciar el proyecto de las torres SLS Cancún: dos estructuras residenciales de lujo en las que se invertirían mil millones de dólares.

Sin embargo, lo que no dijo es que la compañía telefónica AT&T viene operando el mismo proyecto en diferentes partes del país dentro de un plan integral de expansión de su mercado y no a partir de la convocatoria inversora de algún Gobierno local. Tampoco mencionó que el proyecto de las torres SLS Cancún tiene más de dos años en fase de planeación y en realidad pertenece a la sociedad de Inmobilia, Related Group y U-Calli.

Por tanto, el papel de PRO Quintana Roo en ambos proyectos no es el publicitado por Orvañanos.

Un “elefante blanco”

Estosdías solicitó ante Transparencia la información sobre convenios o acuerdos concretados entre PRO Quintana Roo y empresas o grupos de inversionistas, o cualquier programa o idea que justifique su existencia.

Como respuesta se obtuvo no más de un par de datos insustanciales contenidos en también no más de un par hojas, pero, por lo mismo, muy reveladores de lo insignificante que es y de lo tanto que cuesta esa blasfemia institucional: catorce viajes del director del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento de Quintana Roo, en el último cuatrimestre de 2017, hacia la Ciudad de México, Guadalajara y otras partes del país y del propio Estado, “para promocionar y fomentar las inversiones en el Caribe mexicano”.

Dichos viajes significaron un gasto con cargo al erario por 97 mil 456 pesos por concepto de viáticos (sin contar el costo de los boletos de avión) para Orvañanos Rea, y otros 134 mil 980 pesos para funcionarios de menor nivel, como el secretario técnico, Guillermo Uriel Robles; la ejecutiva de Inversión, Jessica Salinas; el director financiero, Eduardo Roberto Ruiz, entre otros.

También se presentaron extractos de tres boletines de prensa que trataban sobre la presentación de la plataforma en noviembre de 2016, así como su dirección electrónica en la web.

Al acceder a dicho sitio, se pudo constatar que la última actualización data de 10 meses atrás, con un boletín de prensa titulado “Firma Carta Intención SESA-Nicklaus Children´s Hospital”.

En general, la información en su página web es sumamente escasa, por no decir inexistente: sólo incluye cuatro boletines de prensa, seis párrafos con estadísticas generales de Quintana Roo, y tres líneas con la Visión, Misión y Beneficios de PRO-Quintana Roo, además del video ya mencionado.

Ni siquiera está en funcionamiento el formulario ‘presentado’ por Carlos Orvañanos en febrero pasado, ni mucho menos se ofrecen variables que permitan medir o valorar su productividad.

¿Cuánto se ha invertido en esta plataforma?:cinco millones de pesos en el último año, de acuerdo con la información recabada a través de Transparencia, lo que representa casi una cuarta parte del presupuesto asignado al Instituto del Desarrollo y Financiamiento del Estado de Quintana Roo, que es de 21 millones 997 mil 762 pesos para este año.

El pasado de Orvañanos Rea

¿Qué quién es Carlos Orvañanos Rea, responsable del ‘elefante blanco’ llamado PRO Quintana Roo?…

Carlos Ovañanos tuvo una participación activa en la campaña presidencial de Felipe Calderón en 2006, lo que le valió ser premiado luego como secretario particular del entonces secretario de Economía calderonista, Gerardo Ruiz Mateos.

En el periodo 2009fue jefe delegacional de Cuajimalpa, Distrito Federal, y en 2012 contendió por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México y perdió.

En 2014 llegó a Quintana Roo como empresario, dueño de la Cervecería Tulum. Su amistad con el entonces gobernador, Roberto Borge,le permitió obtener la exclusividad para la venta de alcohol en el estadio de futbol Andrés Quintana Roo, en Cancún, ‘casa’ del equipo de Primera División, Potros del Atlante, propiedad de quien fuera uno de los mayores accionistas de Televisa, Alejandro Burillo Azcárraga, alias el Güero.

Se mantuvo ligado al grupo cercano al expresidente Felipe Calderón. Fue el principal enlace en el Estado de la esposa del exmandatario, Margarita Zavala, en su búsqueda por la candidatura panista por la Presidencia de la República para el proceso electoral 2018, lo cual le valió ser parte del ‘equipo de transición’ del entonces gobernador electo, Carlos Joaquín González, durante el cambio de Gobierno en septiembre de 2016, y después fue nombrado director general del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del Estado de Quintana Roo, organismo descentralizado y sectorizado en la Secretaría de Planeación y Finanzas.

Y a través de su empresa, Cervecería Tulum, fue uno de los tres socios mayoritarios que adquirieron el equipo de béisbol de la Liga Mexicana, Tigres de Quintana Roo, junto al exestrella de las Grandes Ligas, Fernando Valenzuela, y al empresario José Luis Guillén, de la empresa FixIn, a principios de 2017.

Pero en junio de 2017, Orvañanos vendió su parte a Fernando Valenzuela luego de que el equipo enfrentara un déficit de 238 millones de pesos, al perderse una gran parte del subsidio gubernamental que mantuvo el Gobierno de Roberto Borge y suspendió el de Carlos Joaquín –por no ser una prioridad de interés público y gravitar en cambio sobre un enorme déficit presupuestario de la administración legado justamente por Borge Angulo-, y al perderse, asimismo, con ello, un importante sector de patrocinadores, como lo confirmó a Proceso, en entrevista, el abogado de la Cervecería Tulum, Enrique Benet Gregg, quien explicó al semanario que la separación obedecía a que el proyecto no era financieramente viable.

En las últimas semanas, por cierto, han surgido versiones, no confirmadas hasta ahora, de que Carlos Orvañanos ha adquirido propiedades de gran valor en la zona costera de Tulum, y tales especulaciones han incrementado el pernicioso clima de conjeturas, sospechas y escenarios de alta corrupción que se confabulan contra el país y el Estado en días cruciales rumbo a los comicios de julio venidero.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta