Como hace 13 años, el imprudente Vicente Fox sigue obsesionado con Andrés...

Como hace 13 años, el imprudente Vicente Fox sigue obsesionado con Andrés Manuel López Obrador, a quien como entonces sigue atacando y a quien con cuyas injurias no hace sino fortalecer, justo como cuando hace más de dos sexenios lo quiso encarcelar

103
0
Compartir

El escándalo provocado por la Procuraduría General de la República al exhibir a finales del mes pasado al candidato presidencial de la coalición PAN-PRD-MC, Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, en un video grabado en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), en lugar de ser un golpe demoledor resultó beneficioso para los integrantes de la referida coalición, quienes aprovecharon la circunstancia para intentar evadir ante la opinión pública las graves implicaciones criminales por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero integradas por la fiscalía contra Anaya y acusar, en cambio,al Gobierno federal priista, de iniciar una guerra sucia para ‘sacar de la jugada’ al exdirigente del PAN. Sin perder tiempo, el asesor jurídico de Anaya, Diego Fernández de Cevallos –a quien algunos medios de comunicación acusan de representar también en esa candidatura al grupo oligárquico del expresidente Carlos Salinas en contra del puntero de las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, pero también del presidente de la República, Enrique Peña, con quien habría roto la sociedad de intereses y se habría apartado en favor del panista-, salió a dar entrevistas en las que recordó que algo parecido había pasado con Andrés Manuel López Obrador en 2005, cuando, recordó, él mismo había evitado que el Gobierno del entonces presidente Vicente Fox Quesada presionara a Gustavo Ponce Meléndez, exencargado de Finanzas de la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal y detenido en 2004 por lavado de dinero, para que declarara en contra del tabasqueño y lo incriminara en diversos delitos. Lo anterior fue confirmado por el mismo Andrés Manuel López Obrador, quien expresó que el exgobernador quintanarroense, Mario Villanueva Madrid, en ese entonces preso en el penal del Altiplano junto con Ponce de León, le mandó decir lo que el Gobierno panista estaba planeando en su contra. Sin embargo, la renuncia de Rafael Macedo de la Concha como procurador general de la República ocasionó que Fox diera marcha atrás y saliera a decir que las investigaciones continuarían y que su Gobierno a nadie impediría participar en la contienda electoral. Y aunque hoy niega lo dicho por Fernández de Cevallos y acusa a López Obrador de difamación, está claro que, trece años después, el encono de Vicente Fox hacia López Obrador está más vivo que nunca, pues nunca ha dejado pasar la oportunidad de calificar de populista, mesiánico y todo tipo de defectos denigrantes al exjefe de Gobierno capitalino, al grado de asegurar que sería él quien se encargaría de que nunca llegue a ser presidente de la República. Pero mientras el empresario guanajuatense que irónicamente llegó a la Presidencia con una populachera imagen de populista, continúa con su campaña en favor del candidato del PRI, José Antonio Meade, a López Obrador le importan bastante poco los dichos foxistas –por lo menos en sentido negativo, porque lo dicho por Fox en contra de alguien funciona como calumnia en favor del objetivo de la misma-, pues continúa como favorito en las encuestas y está a sólo unos meses de asumir como presidente de la nación, de no ocurrir algo extraordinario.

Como hace 13 años, el imprudente Vicente Fox sigue obsesionado con Andrés Manuel López Obrador, a quien como entonces sigue atacando y a quien con cuyas injurias no hace sino fortalecer, justo como cuando hace más de dos sexenios lo quiso encarcelar

Javier Ramírez

El tiro le está saliendo por la culata al Gobierno federal del Partido Revolucionario Institucional, que quiso exhibir la visita de Ricardo Anaya Cortés, Santiago Creel, Diego Fernández de Cevallos y otros importantes integrantes de la coalición Por México al Frente a las instalaciones de la SEIDO como complemento mediático de las acusaciones penales instrumentadas por la PGR en contra del candidato panista para bajarlo de la contienda presidencial; acusaciones muy sólidas en términos penales, pero muy debilitadas en términos de opinión pública debido al evidente y torpe manoseo propagandístico de un mandato y un partido tan desacreditados e impopulares como los de Peña Nieto.

Para la opinión pública, el descrédito de Peña y el PRI contra la imagen de corrupción de Anaya –cierta e incuestionable, y cuyas evidencias procesadas sin accesorios publicitarios por la vía judicial hubieran podido sacarlo del curso electoral- juegan en favor del segundo, por lo que el acto grabado en la SEIDO fue convertido por los panistas en el inicio de una ‘guerra sucia’ del Gobierno de Peña, que tuvo que hacer comparecer al procurador general y al secretario de Gobernación para dar explicaciones ridículas acercadegarantizar que las instituciones gubernamentales no tienen las manos metidas en el proceso electoral.

Durante varios días, los dimes y diretes continuaron, pero fue una declaración de Diego Fernández de Cevallos la que provocó mayor polémica y trajo, de nueva cuenta, a Vicente Fox, a los reflectores.

En una entrevista ofrecida a Radio Fórmula el pasado 1 de marzo, el ‘Jefe’ Fernández de Cevallos declaró que, en el último día de la campaña electoral de 2006, la Procuraduría General de la República iba a tomar la declaración a un procesado“por el asunto de los dineros de Bejarano y los dineros de Las Vegas”, para que al día siguiente se informara que estaba involucrado el entonces candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador.  Esa vez, aseguró, él se “cruzó” con la PGR y con el presidente Vicente Fox Quesada, porque “le estaban haciendo una felonía a López Obrador”, que no se consumó gracias a su intervención.

Desde Tijuana, Marcelo Ebrard, coordinador de campaña de Andrés Manuel, reveló que “el procesado” al que se refirió Fernández de Cevallos, era el exsecretario de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México.

Cuestionado al respecto tras un evento realizado en Guadalajara, Andrés Manuel López Obrador también confirmó que el exgobernador quintanarroense, Mario Villanueva Madrid, le informó que Gustavo Ponce, secretario de Finanzas durante su Gobierno en la Ciudad de México, se había negado a incriminarlo en delitos de corrupción, pese a las ofertas que le habían llegado por parte de allegados a Fox y el mismo Fernández de Cevallos.

“Yo me enteré por el exgobernador de Quintana Roo, que está preso todavía, Mario Villanueva.Me mandó decir, porque estuvo en prisión con Ponce, y él me mandó decir que estaban viendo a Ponce para pedirle que declara en contra mía. Ésos que ahora se rasgan las vestiduras son tremendos”, comentó el tabasqueño, refiriéndose desde luego a los integrantes de Por México al Frente. “El pueblo es mucha pieza y sabe cuándo es una injusticia. En mi caso, cuando fue el desafuero, la gente salió a la calle. En este caso, él (Anaya) tiene que convencer que no lavó dinero, que no recibió ‘moches’”, aseveró.

Gustavo Ponce Meléndez, quien fuera secretario de Finanzas de la Ciudad de México, fue videograbado en el 2004 mientras jugaba en un casino de Las Vegas, hecho por el cual fue destituido. Ese mismo año fue encarcelado por su presunta participación en un fraude por 31 millones de pesos en la Delegación Gustavo A. Madero, de la que ya se venía investigando. El 14 de marzo de 2014, abandonó finalmente el reclusorio al haber recobrado su libertad mediante un amparo.

Habla Villanueva

Entrevistado en radio por el periodista Ciro Gómez Leyva, el exmandatario confirmó lo dicho por Andrés Manuel en el sentido de que la administración del entonces presidente Vicente Fox Quesada promovió una estrategia para denostar y criminalizar la imagen del entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con el fin de sacarlo de la contienda presidencial.

Refirió que por medio de amigos le hizo saber al tabasqueño que Gustavo Ponce era compañero suyo en el penal del Altiplano. “Gustavo Ponce y yo vivimos en la misma celda y me comentó que a él le fabricaron un expediente porque se negó a declarar en contra de López Obrador”, expuso.

“Le dije que Gustavo Ponce es un hombre honesto, íntegro y muy valiente; que la verdad me sorprendí porque estaba en la cárcel injustamente por negarse a declarar en contra de López Obrador con mentiras y acusaciones falsas. Yo pude confirmar todo esto por la forma en que trataron a Ponce, que lo llevaron al área de castigo, que lo tenían todavía más sometido de lo difícil que era la forma de trato a los internos en Almoloya y además de que se fueron contra su mujer, y me sorprendió la forma en que él había decidido que de ninguna manera aceptaría declarar con mentiras para que pudieran ensuciar a López Obrador. A mí me pareció muy importante que López Obrador lo supiera, yo tenía los contactos para hablar con él, porque había sido parte de su equipo y le estaba siendo leal”, comentó el exgobernador.

Sobre el dicho de Andrés Manuel, de que el propio Fernández de Cevallos estuvo involucrado en esta estrategia, Villanueva aclaró: “Lo de Diego Fernández no me consta, él me dijo que era el presidente Fox, a través de la Procuraduría, porque a él se lo anunciaron de esa manera. Como él había sido un alto funcionario, a él le hablaron, como se dice, ‘en plata’, y le dijeron, ‘necesitamos que colabores’, y como estaba en una situación económica difícil pensaron que lo podrían convencer con dinero y otros beneficios”.

Responde Fox

Tras darse a conocer este episodio, Fox rechazó haber presionado al excolaborador de López Obrador, quien, dijo, únicamente busca culpables para protegerse. “Yo no tuve absolutamente nada qué ver, ésos son los lavaderos del Distrito Federal, donde esta mafia ha estado por mucho y que ahora construyen historias aprovechando que anda de mal en peor el candidato ‘Lopitos’ en este momento y buscando votos”, comentó.

“López Obrador lo que debe de dar es la cara y decir cómo le hizo, por qué le robó el dinero el señor Ponce para irse a Las Vegas, cuánto le dio de tajada al propio ‘Lopitos’, qué hizo con el dinero aquel de Bejarano y todo aquel otro historial”.

Aseguró que pese a los resultados de algunas encuestas mantiene su apoyo hacia el exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade, en la carrera presidencial, pues, dijo, “José Antonio Meade es el único que puede ser un verdadero buen presidente, con experiencia, con conocimientos, con madurez”.

Recordó que a López Obrador “le valen madre las instituciones, porque es un dictador en potencia que tiene contacto con el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro”, y reiteró que México no necesita falsos mesías, falsos profetas. “No necesitamos de esos que vestidos de color Morena antes fueron priistas a rajatabla. Dejemos que ‘Lopitos’ siga soñando que va a ser presidente, que se divierta con eso, seguramente sueña en las noches con su toma de posesión”, arremetió.

“Sólo le pido a los mexicanos que pongan en tela de juicio las declaraciones de este mesías, que se contradice en sus propios discursos por su obsesión enfermiza de controlar el país que no se merece”, dijo.

Interrogado sobre el ‘Jefe’ Diego, dijo: “No tengo ni idea de lo que está diciendo Diego. No sé de dónde sacó eso ni cuál es la relación conmigo. Yo lo que te puedo decir, bajo juramento, es que no tuve nada que ver con eso y creo que la Procuraduría tampoco”, y aseguró que nunca usó las instituciones con fines políticos: “Intenté que se cumpliera la ley en un delito flagrante, comprobado por un juez, con sentencia de que invadió un predio. Yo le jugué franco, me dijo chachalaca. Jugué dentro de la ley, se dice que yo usé el poder, que me prueben algo”.

Fernández de Cevallos le respondió que “aquí no es cuestión de juramentos, aquí es cuestión verbal. Si el ahora expresidente ya lo olvidó, lo lamento”, pero reafirmó que Fox estaba enterado de lo que se le iba a hacer a Andrés Manuel.

Fox Vs.Clouthier

El último de los exabruptos de Fox -salvo los que se hayan acumulado- se registró la tarde del 7 de marzo, cuando la coordinadora de campaña de López Obrador, Tatiana Clouthier, dejó entrever en su cuenta de Twitter que Fox había sido contratado como vocero de Meade, mortificado porque perdería su pensión. “Vicente Fox, el hombre que pasó a la historia como quien tumbó al sistema, ahora quiere ser recordado como quien perdió la razón”, destacó.

Minutos después Fox le contestaría: “Mi querida tatiana que dira tu padre verte sumada a ese equipo d delincuentes.Que verguenza al apellido CLUTHIER,sumandote a un caudillo con CERO principios.Que diran los ciudadanos a quienes nos inspiró y movilizó el MAQUIO.Me pregunto quien ha perdido la razón” (sic).

Tatiana le reviró burlándose de su ortografía: “Vicente querido ya ni Clouthier puedes escribir bien; por eso ni parar la corrupción del hijo de tu señora etc.” (sic).

Un roto para un descocido…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta