Con victoria contundente, AMLO hizo historia, mientras sus rivales en el PRI...

Con victoria contundente, AMLO hizo historia, mientras sus rivales en el PRI y en el PAN quedaron rotos y reducidos a una minoría en el Congreso

24
0
Compartir

La tercera fue la vencida para Andrés Manuel. Finalmente, luego de más de 15 años de lucha, el 1 de julio pasado resultó ganador de la contienda presidencial, y de la manera más contundente posible: para el corte de las 21:00 horas del 2 de julio, y con el 93.5 por ciento de las actas capturadas, el total de votos para el candidato del Morena era de 52.9 por ciento, más del doble que tuvo su competidor más cercano, el ‘frentista’ Ricardo Anaya, quien consiguió 22.4, seguido de José Meade, con 16.4, y Jaime Rodríguez con 5.1. Y es que a diferencia de la anterior elección presidencial de 2012, cuando las encuestas ‘fallaron’ al prever una victoria aplastante de Enrique Peña Nieto sobre Andrés Manuel cuando en realidad la diferencia fue de apenas siete puntos porcentuales, en esta ocasión prácticamente fueron fiel reflejo de los resultados, pues, con excepción de aquellas mandadas a hacer para favorecer a tal o cual aspirante, la mayoría le daba una ventaja de arriba de 45 por ciento a López Obrador mientras el resto se quedaba muy atrás, sin posibilidad alguna de repuntar y alcanzarlo, como algunos ilusamente esperaban. Pero la victoria fue más allá de la eleciónPresidencia. La coalición Juntos Haremos Historia, conformada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), consiguió la mayoría en el Congreso de la Unión, al obtener 23 senadurías, más una obtenida por Morena en solitario, mientras que la alianza Por México al Frente, de PAN-PRD-MC, ganó seis, y Todos por México, de PRI-PVEM-Panal, sólo obtuvo una. En cuanto a las diputaciones, Juntos Haremos Historia arrasó con 210, más ocho del Morena. Por su parte, el Frente alcanzó 62 más 5 del PAN, y Todos por México apenas ganó 14, más una del PRI. Esto significa que a diferencia de las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes no pudieron llevar a buen término todas sus propuestas de Gobierno debido a que estuvieron maniatados por un Congreso dominado por el PRI, Andrés Manuel tendrá la capacidad de hacer las adecuaciones que considere pertinentes para sacar adelante todos sus planes, algo que posiblemente él mismo no imaginó, pero que consiguió gracias a que la gente, más allá de los candidatos, votó por la imagen de Andrés Manuel López Obrador, por la marca del Morena, y, por supuesto, de reprobar el Gobierno de Enrique Peña. El Morena también se haría con la victoria en varias gubernaturas, Presidencias Municipales y en la Ciudad de México, pero posiblemente ninguna resultó tan humillante para Peña Nieto como la que consiguió en la llamada ‘patria chica’ de su grupo político: Atlacomulco, otrora centro político del priismo nacional, como residencia de algunas de las familias más emblemáticas del poder de ese partido, como la familia Hank. Así las cosas, todo salió a pedir de boca para Andrés Manuel López Obrador. Sus contrincantes, mostrando civilidad política, desde temprana hora reconocieron su derrota y lo felicitaron, mientras que Enrique Peña Nieto dirigió un mensaje a la nación para hacer lo propio. Esto ayudó a borrar cualquier posibilidad de conflicto postelectoral y a mantener estables los mercados. En los últimos días, el virtual presidente se ha reunido con la gente, con el presidente y con los empresarios, y ha recibido llamadas de felicitación de otros jefes de Estado, como el estadounidense Donald Trump y el canadiense Justin Trudeau. Restan varios meses para que López Obrador asuma la Presidencia, pero si las cosas continúan como hasta ahora se espera una transición de Gobierno tranquila y exitosa, con la que desde el primer día de su mandato pueda poner en marcha varios de las propuestas que ha hecho. Al final, los mexicanos votaron por el cambio que esperan, y queda en manos de López Obrador y de sus aliados cumplir con las expectativas.

Javier Ramírez

El proceso electoral más reñido y sangriento de la historia de México llegó a su conclusión el pasado 1 de julio, cuando desde temprana hora la gente salió a votar de manera ordenada y masiva, demostrando una civilidad como nunca antes, al grado de que fueron muy poco los reportes de violencia u otras irregularidades, en comparación con comicios de otros años. Las votaciones, que se llevaron a cabo de manera pacífica, auguraban la victoria de Andrés Manuel López Obrador. Sondeos dados a conocer horas después del cierre de las casillas ya lo daban por ganador, por lo que finalmente los otros candidatos no tuvieron de otra más que aceptar la derrota.

Candidatos reconocen la derrota

El primero en salir fue el candidato de Todos por México, José Antonio Meade, quien en un mensaje en el que no aceptó preguntas dijo que tocó a la ciudadanía tomar sus decisiones y resaltó que siempre ha defendido la ley y las instituciones. Tras afirmar que cree en la democracia, reconocía que la tendencia del voto no le favorecía a él sino al candidato Andrés Manuel, a quien deseó “por el bien de México, el mejor de los éxitos”.

Posteriormente, Ricardo Anaya, de Por México al Frente, salía a informar que minutos antes se había comunicado de manera telefónica con Andrés Manuel para reconocer el triunfo y desearle éxito. Sin embargo, aclaró que en las coincidencias el nuevo presidente contará con apoyo, pero en las diferencias encontrará “una oposición tan firme y frontal, como institucional y democrática”.

Casi al mismo tiempo, Jaime Rodríguez hizo lo propio, pero con su estilo, al asegurar que los mexicanos “decidieron seguir con la pata en el pescuezo”, aunque era una decisión que él respetaba.

Confirma INE la victoria

Fue pasadas las 23:00 horas cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) presentó los primeros resultados de su conteo rápido para la elección presidencial. Así, el consejero presidente del instituto, Lorenzo Córdova, dio a conocer que el candidato de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, tenía entre el 53% y el 53.8% de los votos, mientras que Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente contaba con entre el 22.1% y el 22.8% de los votos. Le seguían José Antonio Meade, de la coalición Todos por México, con entre el 15.7% y el 16.3%, y el candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, ‘El Bronco’, con entre el 5.3% y el 5.5%. El funcionario electoral destacó también que la participación de la ciudadanía en estos comicios había alcanzado entre el 62.9 y el 63.8 por ciento.

El anuncio de Peña

En un mensaje en cadena nacional, el presidente Enrique Peña informó que los resultados presentados por el INE daban como ganador de la contienda electoral a Andrés Manuel López Obrador, por lo que le deseó una gestión exitosa en beneficio del país. Indicó que lo felicitó vía telefónica y le expresó su felicitación, asegurándole que “él y su equipo de trabajo contarán con el apoyo del Gobierno de la República para realizar una transición ordenada y eficiente”.

El mandatario destacó que la jornada electoral fue la más grande en la historia del país, por el número de electores y por el número de cargos públicos, en “una contienda que se realizó con normalidad, equidad y una amplia participación ciudadana”. Por ello expresó su reconocimiento a todos los candidatos que participaron en el proceso, por “su esfuerzo es testimonio de una clara voluntad de contribuir al desarrollo de México y confirma la vitalidad de nuestra democracia”.

“Hoy como ayer, las instituciones del Estado mexicano garantizaron que se cumpla la voluntad mayoritaria de nuestra sociedad”, y llamó a los ciudadanos para que “por encima de nuestras legítimas diferencias, nos unamos en torno a los valores que compartimos y de las instituciones que hemos creado para trabajar juntos en el bienestar de nuestro país”.

El primer mensaje

Tras el reporte del INE, finalmente Andrés Manuel ofreció una conferencia de prensa desde un hotel de la Ciudad de México, en la que llamó a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior y general.

En ese sentido, reconoció el comportamiento respetuoso del presidente Enrique Peña Nieto en este proceso electoral, y agradeció las muestras de solidaridad de distintas organizaciones sociales, políticas y religiosas. Indicó que ya había contestado las primeras llamadas de felicitación de jefes de Estado y de Gobierno de algunos países.

Manifestó que con el Gobierno de los Estados Unidos se buscará una relación de amistad y de cooperación para el desarrollo fincado en el respeto mutuo y en defensa de los paisanos migrantes que trabajan honradamente en aquel país, y en el ámbito económico destacó que se respetará la libertad empresarial, de expresión, de asociación y de creencias, así como la autonomía del Banco de México, y se mantendrá una disciplina financiera y fiscal, además se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros.

Sin embargo, advirtió que en caso de encontrar anomalías que afecten el interés nacional se acudirá al Congreso de la Unión y a tribunales nacionales e internacionales para conducirse siempre por la vía legal, y apuntó que no se actuará de manera arbitraria ni habrá confiscaciones o expropiaciones.

La celebración

 Luego de un primer mensaje que fue clave para dar una sensación de tranquilidad a los diversos sectores del país, finalmente el virtual presidente se trasladó desde el hotel ubicado en la Alameda hasta el Zócalo, en donde miles de personas ya lo esperaban. A su paso por las calles de la Ciudad de México la gente salió a saludarlo, en un escenario nunca antes visto con alguno de los últimos presidentes que ha tenido el país.

Una vez en la plancha del Zócalo, ofreció una transición con armonía, anunció acciones desde el primer día de Gobierno y mencionó los nombres de quienes ocuparían las principales carteras de su próxima administración.

Detallo que su equipo para la transición en materias económica y financiera estará conformado por quien tiene propuesto para ocupar la titularidad de la Secretaría de Hacienda, Carlos Urzúa, y por quien será encargado de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. De los asuntos internacionales se encargarán Héctor Vasconcelos y Marcelo Ebrard; de los asuntos políticos internos estarán a cargo Olga Sánchez Cordero, propuesta para la Secretaría de Gobernación, y quien fuera su coordinadora de campaña, Tatiana Clouthier, mientras que la relación con los medios de comunicación será responsabilidad de César Yáñez.

Asimismo, prometió que el primer día de su Gobierno aumentará la pensión de los adultos mayores. “No les voy a fallar, no se van a decepcionar, soy muy consciente de mi responsabilidad histórica”, dijo.

Finalmente, indicó que dedicará el tiempo para trabajar con los miembros del nuevo gabinete, para elaborar los proyectos que se van a llevar a la práctica, y hará una gira por todo el país como presidente electo para mantenerse cercano a la gente, “porque no habrá divorcio”.

Los mensajes de Trump y Trudeau

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, felicitó a López Obrador vía Twitter la noche del domingo, para luego hablar con él por teléfono al día siguiente. De acuerdo con lo indicado por el virtual presidente, Trump “fue muy respetuoso. Eso es lo que vamos siempre a procurar en la relación con el Gobierno de EU, que haya respeto mutuo: nosotros nunca le vamos a faltar el respeto porque queremos que nos respeten”.

Explicó que su equipo es consciente de la necesidad de mantener buenas relaciones con Estados Unidos debido a aspectos como la frontera común, la estrecha relación económica y comercial, y los millones de mexicanos que viven en ese país, por lo que actuarán con mucha prudencia en caso de que, en otro de sus arranques, Trump lance algún mensaje agresivo contra México.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, habló por teléfono con Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la elección presidencial del 1 de julio para felicitarlo por su triunfo electoral y conversar sobre la relación de mutuo beneficio económico entre Canadá y México.

Ambos enfatizaron su deseo de trabajar en temas importantes para ambos países, como crear un crecimiento económico que funcione para todos, promover los derechos de los pueblos indígenas y forjar un futuro mejor para los canadienses y los mexicanos por igual.

La reunión con Peña

Finalmente, la reunión esperada entre Andrés Manuel y el presidente Enrique Peña ocurrió la mañana del martes 3 de julio en Palacio Nacional. Se trató de una conversación privada que duró una hora y cuarenta y cinco minutos, luego de la cual el virtual presidente dio a conocer los pormenores.

Andrés Manuel indicó que el encuentro reflejó que hay responsabilidad de las partes, “que estamos poniendo por delante el interés general, el poder de la Nación, independientemente de nuestras diferencias que son notorias”. Destacó que el presidente Peña Nieto actuó de manera respetuosa y responsable durante el proceso electoral y reconoció que “las elecciones fueron en lo general libres y limpias”.

Expuso que hablaron de temas como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, la reforma energética, el presupuesto y seguridad, pero que llegaron a la conclusión de que a propuesta del mandatario federal, el proceso de transición habrá de iniciar una vez que el Tribunal Electoral federal emita el fallo de presidente electo.

Mencionó que el presidente Peña Nieto tuvo una actitud muy abierta y de cooperación en todos los temas, al grado de se acordó que el próximo secretario de Hacienda se ponga en comunicación con el actual titular de la dependencia para la elaboración del presupuesto 2019, pues “es un presupuesto que nosotros vamos a ejercer”, por lo que se debe elaborar de forma conjunta.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta