Continúa en juego la gubernatura en Puebla, al ordenar el TEPJF el...

Continúa en juego la gubernatura en Puebla, al ordenar el TEPJF el recuento total de votos tras las graves y decisivas irregularidades obradas por el gobernadorpanistade esa entidad,incondicional impuesto por el exgobernador Rafael Moreno Valle, para que a su vez legara el poder a la esposa de este último, Martha Érika Alonso

17
0
Compartir

El resultado de la elección de gobernador en el Estado de Puebla estaría a punto de cambiar, luego de que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dio la razón al partido Movimiento de Regeneración Nacional y ordenó que se contaran de nuevo todos los votos, debido a una serie de irregularidades denunciadas tanto por el candidato morenista, Miguel Barbosa, como por asociaciones civiles. La decisión de los magistrados es justa, pues de acuerdo con reportes dados a conocer el pasado 1 de julio, 70 paquetes electorales fueron robados a punta de pistola por grupos de choque en diversos puntos de la capital y comunidades de esa entidad; varios de estos casos estuvieron bien documentados con videos y fotografías. Además, hubo decenas de ‘errores’ en los conteos distritales, lo que habría provocado que la candidata de la coalición del PAN, el PRD y el MC, Martha Érika Alonso Hidalgo, esposa del exgobernador Rafael Moreno Valle, repuntara en las últimas horas del conteo, pese a que Miguel Barbosa estuvo todo el tiempo en primer lugar. Al final, la diferencia que le dio la victoria a Alonso fue de 122 mil 36 votos, que representaron el 4.04 por ciento de los sufragios emitidos. Pero si bien la alianza del PRI, el PVEM y el PT, decidió no impugnar –sobre todo porque su candidato, Enrique Doger Guerrero, no logró gran cosa-, la coalición de Juntos Haremos Historia no dejó de insistir ante las autoridades electorales locales y federales, pues la gubernatura fue lo único que no logró conseguir en esa jornada. El recuento de los votos comenzaría este lunes 24 de septiembre en una sesión pública que se llevaría a cabo en las salas regionales del TEPJF en la capital del país y en Toluca, Estado de México. De resultar ganador el candidato del Morena, no sólo se sentará un precedente en materia electoral, sino también se caerá el plan de Moreno Valle de gobernar nuevamente Puebla por medio de su esposa, lo que habría sido su ‘premio de consolación’ luego de que Ricardo Anaya le cerrara el paso a la candidatura presidencial del PAN el año pasado.

Javier Ramírez

Pese a que muchos auguraban posibles brotes de violencia durante la celebración de los comicios del pasado 1 de julio, éstos transcurrieron con relativa tranquilidad en la mayor parte del país. La excepción más grande fue la jornada en Puebla, donde desde temprana hora comenzaron a reportarse robos de urnas, coacción del voto y otras serias irregularidades. Sin embargo, el Instituto Electoral del Estado de Puebla pasó por alto las impugnaciones de la Coalición Juntos Haremos Historia, conformada por el Morena, el PT y el PES, y validó la victoria de Martha Alonso Hidalgo en la gubernatura.

Elección de dos

Durante casi siete décadas, el Estado de Puebla fue un bastión del Partido Revolucionario Institucional (PRI), teniendo como gobernadores a personajes como Rafael Moreno Valle –padre-, Manuel Bartlett Díaz y Melquiades Morales Flores. Sin embargo, la mala administración y los escándalos en los que se vio envuelto el último de ellos, Mario Marín Torres, ‘el gober precioso’, al brindar protección a empresarios aparentemente ligados con la pedofilia, como Kamel Nacif y Jean Succar Kuri, ocasionaron que la gente le diera la espalda al partido y decidiera votar en 2011 por el candidato del Partido Acción Nacional, Rafael Moreno Valle, hijo del referido exgobernador. Durante su Gobierno, Moreno Valle afianzó su poder político pese a que también se vio envuelto en acusaciones de espionaje de adversarios políticos, como documentó el diario estadounidense The New York Times en 2017.

Con el apoyo del entonces presidente nacional panista, Ricardo Anaya Cortés, Moreno Valle impulsó a su incondicional José Antonio GaliFayad para gobernador en las elecciones del año pasado, las cuales ganó al obtener el 45 por ciento de los votos. Sin embargo, su administración sería sólo de 22 meses, debido a una reforma del Congreso local que homologó los tiempos electorales locales con los federales.

De esta manera, Moreno Valle comenzó a planear su sucesión mediante su esposa, Martha Érika Alonso Hidalgo, licenciada en Diseño Gráfico y con nula experiencia en el ámbito político, pues sólo había ocupado la Presidencia del DIF estatal.

Una vez planteado el escenario, que evidentemente permitía la victoria de la alternancia, el Movimiento de Regeneración Nacional y sus aliados apostaron por una de sus figuras más fuertes para competir por la gubernatura. El expresidente nacional del PRD, exsenador y exdiputado federal Miguel Barbosa Huerta, quien se había caracterizado por sus enfrentamientos verbales con Miguel Ángel Mancera, Rafael Moreno Valle y Manuel Bartlett, fue postulado entonces por la Coalición Juntos Haremos Historia, con la que se posicionó como favorito.

Por su parte, el Partido Revolucionario Institucional, ya en franca decadencia en esa entidad y en todo el país, designó a José Enrique Doger Guerrero como su candidato a la gubernatura. Pero a pesar de su intachable trayectoria académica (fue dos veces rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla) y en el servicio público como presidente municipal de Puebla de Zaragoza y diputado federal, su campaña nunca pudo despegar debido a la mala imagen del partido y sus dirigentes nacionales, empezando por el presidente Enrique Peña Nieto.

La violenta jornada del 1 de julio

Desde muy temprano comenzaron a llegar los reportes: Sujetos armados habían llegado a varias casillas instaladas en la capital y en algunas comunidades para robar las urnas. Se registraron balaceras y hasta dos involucrados habían sido detenidos luego de que la unidad en la que escapaban con los votos volcara. En total, 62 personas fueron detenidas.

Pese a todo, las encuestas de salida daban como ganador al Morena en la gubernatura, obteniendo también la mayoría de diputaciones federales, el Congreso local y el Ayuntamiento de la capital. Sin embargo, los resultados preliminares del Instituto Electoral local arrojaron que la gubernatura había sido ganada por Martha Érika Alonso por una diferencia de cuatro puntos.

Al oficializarse el resultado, Santiago Nieto Castillo, extitular de la Fepade y asesor del Morena, afirmó que los resultados de la elección favorecían a Barbosa Huerta, por lo que encabezaría al grupo de asesores jurídicos que defendería su triunfo.

En el Morena, Barbosa Huerta y sus abogados se pusieron en pie de guerra, pues la ventaja del PAN, el PRD y el MC en la gubernatura no se reflejaba en las votaciones a otros cargos, pues la Coalición Juntos Haremos Historia había obtenido la mayoría en el Congreso local, al ganar 16 diputaciones de mayoría relativa de un total de 26, y los ocho Ayuntamientos principales, incluido el de la capital. Asimismo, calcularon que podrían alcanzar hasta 20 de las 41 curules del Congreso estatal, con la asignación de cuatro diputaciones plurinominales.

Pero de acuerdo con los voceros de la campaña de Alonso Hidalgo, el triunfo de ésta era la muestra de que en Puebla se votó diferenciado. Además, minimizaron los sucesos violentos con los que cerró la jornada electoral y aseguraron que a los únicos a los que les interesaba “manchar el proceso” era a quienes iban perdiendo -refiriéndose a la coalición del Morena-, y dijeron que Barbosa estuvo anunciando desde hacía dos semanas que perdería.

Por su parte, el PRI adelantó que no impugnaría o no iniciaría algún tipo de proceso jurídico por el resultado de la elección, luego de que Doger Guerrero declarara que el partido ganó en 79 de los 217 Municipios poblanos, lo que representaba el 36% de las alcaldías.

Piden anular la elección

Días después, Martha Érika Alonso recibió su constancia de mayoría, pese a que el Consejo local del Instituto Nacional Electoral corroboró que fueron robadas 70 casillas, de un total de 7 mil 547 instaladas. El representante del Partido del Trabajo, José Germán Elvira Rayón, pidió al presidente del Consejo local, Marcos Rodríguez del Castillo, estudiar la posibilidad de anular la elección en los Municipios donde el robo impedía tener certeza sobre los resultados, pero éste respondió que la decisión sobre una posible anulación de los comicios correspondía al Tribunal Electoral del Estado y a su homólogo federal. Expresó que la cifra de urnas robadas representaba menos del 1% del total de los 7,547 paquetes que fueron entregados, lo que no era suficiente para anular el resultado.

Horas antes, la gente había salido a las calles para marchar en contra del resultado, acusando que se había concretado un fraude electoral.

En un video en su cuenta de Twitter, Miguel Barbosa calificó de fraudulenta la elección y afirmó que no negociaría ni con Rafael Moreno Valle ni con el Gobierno que pudiera encabezar su esposa, ya que impugnarían los resultados, primero en el Tribunal Electoral local, al que acusó de estar controlado por el grupo de Moreno Valle. “Ahí no espero que se haga justicia. Donde espero que se haga justicia es en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”, aseveró.

TEPJF ordena recuento total

Dos meses y medio después, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tomó una decisión con respeto a la elección de gobernador en Puebla. Por unanimidad, los magistrados ordenaron el recuento total de votos al coincidir en que se registraron ‘inconsistencias’ que impedían dar certeza en los recuentos realizados en los 20 Consejos Distritales del Estado, lo cual era relevante por la diferencia de 4.04 por ciento entre el primero y el segundo lugar.

En el proyecto de sentencia, elaborado por el magistrado José Luis Vargas, se señala que el Tribunal de Puebla dejó pasar 53 días para resolver las impugnaciones del Morena, toda vez que las impugnaciones fueron presentadas el 8 de julio y fueron resueltas hasta el 3 de septiembre, a pesar de que aún hay dos juicios pendientes de resolución.

El recuento de las siete mil 174 casillas iniciaría este lunes 24 de septiembre y estaría a cargo de la Sala Regional de la Ciudad de México, con el apoyo de la Sala de Toluca, en sesiones que se realizarían de manera ininterrumpida.

Tras el anuncio, Martha Érika Alonso ‘celebró’ la decisión del TEPJF, pues dijo estar convencida de que dicha resolución dará certeza a su triunfo.

Por su parte, Miguel Barbosa aplaudió también la decisión del Tribunal pero se mostró cauteloso al indicar que el material que se va a abrir ha estado bajo la custodia del Instituto Electoral de Puebla, instancia que, aseguró, ha estado bajo el control del exgobernador Mario Moreno Valle, “por lo que yo no puedo esperar más que manipulación”.

Comentó que estaría presente durante el recuento y que exigiría el cumplimiento de la ley, esperando que quedara en evidencia toda la manipulación de lo que ocurrió antes, durante y después de la jornada electoral en Puebla.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta