Desde las cumbres no se ve

Desde las cumbres no se ve

156
0
Compartir

Por José Enrique Velasco

El fin de semana se celebró la sexta  versión de la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias, Colombia, que resume diversos marcos, desde las malogradas iniciativas de integración continental a través de organismos como la OEA, el ALBA o Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América yla CELAC o Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Muchas rimbombancias y poca efectividad.

Esta América Latina liberada no ha tenido un liderazgo a lo largo de su corta historia, no se abrieron las coyunturas necesarias para que un Bolívar, un Juárez, o un Martí, por citar ejemplos, pudieran dirigir el camino para consolidar un territorio unido, identificado en sus intereses.

Admiramos la cohesión social y cultural que ha logrado el modelo propuesto por la Unión Europea. Sin embargo, las políticas tradicionales de las regiones se ven avasalladas por el inmenso poder de los tecnócratas, de ahí la desconfianza de los mercados, el castigo y la consabida pobreza a pueblos como el griego. Y muchos más.

Ahí están en la fila de los ‘emproblemados’ Islandia, Irlanda, España, Italia, Inglaterra o los Estados Unidos. Gracias a la mezcla tóxica de endeudamiento interno y burbujas inmobiliarias, la crisis va para otros cinco años según el FMI, Fondo Monetario Internacional.

El enfoque que se debe dar después de la Cumbre de las Américas, es el entendimiento sostenido de la diversidad que presentan sus miembros. Es tentador caer en los totalitarismos o en la imposición de doctrinas triunfadoras en cada nación que ha llegado a la Cumbre con puntos de interés y necesidades ‘regionales’. El fracaso de estas reuniones reside en la imposibilidad de hacer coincidir estos intereses locales con propuestas globales.

Entre los innumerables escenarios se encuentran los siguientes:

El presidente ecuatoriano, acicateado por Cuba y Venezuela, llamó a boicotear la Cumbre si Cuba no iba, desconociendo el decreto firmado por los países de la OEA: Cuba ha desistido de ser miembro de la organización, por lo tanto no puede ir a reuniones de este nivel.

El presidente colombiano Santos se ha comprometido a la inclusión de Cuba pero tendrá que trabajar su cancillería para que pueda ser consensuado con Estados Unidos y los demás integrantes de la Cumbre, es decir, de la OEA.

La legalización de la mariguana es otro punto clave de esta reunión. Tres expresidentes latinoamericanos, el brasileño Cardoso, el colombiano Gaviria y el mexicano Zedillo han presentado la propuesta que poco a poco gana adeptos entre los sureños aunque la asepsia norteamericana es el gran obstáculo. El poderoso círculo de la derecha estadounidense  la ve como una debilidad para el orgullo y quizás también para la seguridad nacional.

Chávez el venezolano, antepuso oraciones a las consabidas arengas. Entre lágrimas y por cadena televisiva obligatoria a todo el país dijo: “Dame tu corona Cristo, dámela, que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, pero dame vida porque todavía me quedan cosas por hacer por este pueblo y por esta patria; no me lleves todavía, dame tu cruz, dame tus espinas, dame tu sable, que yo estoy dispuesto a llevarlas, pero con vida, Cristo mi Señor”.

 

No hay comentarios