Donald Trump y Kim Jong-un retoman sus conversaciones sobre desnuclearización, envenenamientos y...

Donald Trump y Kim Jong-un retoman sus conversaciones sobre desnuclearización, envenenamientos y alopecia

67
0
Compartir

Kim Jong-Nam, ‘El hombre que sabía demasiado’, pagó por su crimen de ir a Disneyland de Japón. Hace ahora un año fue asesinado en Malasia por su medio hermano. El ‘Querido líder’ utilizó a las ‘masajistas’ del agente nervioso VX, las bombas nucleares más terroríficas de su arsenal. Donald Trump y sus agentes del Servicio Secreto no lo han olvidado. Temen que en su histriónico peinado esconda varias dosis de VX.La imprevisibilidad ha vuelto a ser lo más previsible del marido de Melania. En apenas una semana mató su reunión del 12 de junio en Singapur, y la resucitó sin que le temblara el pulso…

Donald Trump y Kim Jong-un retoman sus conversaciones sobre desnuclearización, envenenamientos y alopecia

 Santiago J. Santamaría

“Veremos qué pasa; estamos hablando con ellos ahora mismo. Incluso podríaser el 12 de junio… A ellos les gustaría y a nosotros también”, afirmó el inquilino de la Casa Blanca, el rubio de pelo zanahoria. La sorprendente declaración llegó poco después de que los norcoreanos expresasen su voluntad de continuar el diálogo. “Reiteramos a Estados Unidos nuestra disposición de sentarnos cara a cara en cualquier momento y en cualquier forma para resolver el problema”, había dicho el viceministro de Exteriores, Kim Gye Gwan. El guante fue recogido por Trump en un tuit matinal: “Muy buena noticia recibir ese comunicado cálido y productivo de Corea del Norte. Veremos pronto a donde lleva, esperemos que a una larga y duradera prosperidad y paz. ¡Solo el tiempo (y el talento) lo dirá!”. Poco después, a preguntas de los periodistas, el presidente se olvidó de su carta del día anterior y volvió a poner sobre la mesa la reunión del 12 de junio. “Todos hacemos juegos”, comentó. La pirueta refleja más la voluntad de proseguir las negociaciones, destinadas a la desnuclearización completa de Corea del Norte, que la posibilidad real de celebrar la cumbre en las fechas previstas. Tras la cancelación, de hecho, los expertos de Washington revelaron que uno de los motivos de la ruptura, sin dar explicaciones, habían faltado a una reunión clave para preparar el cara a cara. Esta ausencia había vuelto prácticamente imposible materializarla el 12 de junio. En algunas medios online de ‘fakes news’ (noticias falsas) se filtraba que Kim Jong-un sufre de un proceso irreversible de alopecia o calvicie, perdiendo más de un centenar de pelos al día y decidió retrasar en lo posible el encuentro con el pelón estadounidense, mientras se aplica unos ungüentos de la medicina tradicional norcoreana.

Otras causas que, a juicio de Estados Unidos, precipitaron la cancelación, fueron el rechazo del ‘calvo’ a llevar expertos internacionales a la destrucción del centro de pruebas nucleares de Punggye-ri, las renovadas amenazas de choque nuclear y el silencio de Pyongyang a los múltiples intentos del Despacho Oval para comunicarse. Fue un arsenal de motivos que podría haberse superado si entre Trump y Kim Jong-un existiera un elemento esencial en cualquier negociación: confianza al hablar de los constantes implantes de cabello que se hacen ambos mandatarios. Algo que brilla por su ausencia en la extraña y zigzagueante relación. Kim, un tirano de 35 años, jamás ha llevado adelante una negociación internacional de este tipo y su máxima virtud política hasta ahora ha sido aferrarse al poder y eliminar a sus potenciales rivales, entre ellos su medio hermano y su tío.

Trump, por su parte, ejerce un estilo negociador basado en la exhibición de fuerza. Siempre ha sido así. Para él, como revelan sus propios libros, la asfixia previa es la mejor forma de empezar un diálogo. En el caso de Kim se suma, además, el riesgo de ridículo mundial. Un factor que aterroriza al presidente de Estados Unidos. Acudir a Singapur, estrechar la mano y compartir el tiempo con uno de los tiranos más oscuros del planeta sólo se justifica si obtiene a cambio la desnuclearización completa de Corea del Norte. Cualquier duda al respecto es vista como un paseo por el abismo. Y no es una opinión nueva. En las anteriores negociaciones con Pyongyang, ningún presidente de Estados Unidos dio el paso de entrevistarse con el líder norcoreano del turno. El peligro de legitimar la dictadura era demasiado elevado. El país, según un informe de la ONU de 2014, mantiene a 100 mil personas en campos de concentración, y practica la tortura y el asesinato masivo de rivales políticos. “El daño en Corea del Norte es casi como el del Holocausto”, llegó a decir un investigador especial de la ONU. Donald, en marzo pasado, hizo caso omiso a este riesgo. Buscando un éxito internacional que le diese réditos electorales, aceptó la invitación de Kim. Y con ella también una negociación viciada de principio. Los vaivenes de las últimas semanas, incluido el vertiginoso giro de hoy, así lo demuestran.

Kim Jong-Nam y su osadía de apostar por el mundo falso y de cartón piedra, reflejo del decadente capitalismo, viviendo en el verdadero parque temático de nuestro tiempo sobre el socialismo real en Pyongyang, terminó con su asesinato en el aeropuerto malasio de Kuala Lumpour. Una televisión nipona difundió un vídeo con la supuesta secuencia del ataque, apenas cinco minutos de imágenes que pudieran parecer rodadas por el director de cine británico y mago del suspense y el thriller psicológico, Alfred Hitchcock, en sus “Frenesí”, “Los pájaros”, “Psicosis”, “La ventana indiscreta”, “Recuerda”, “Rebeca” … . Dos mujeres se le acercaron por la espalda y, mientras una le sujetaba la cabeza, la otra rociaba veneno en su cara, no habrá beso de princesa que lo despierte. Kim Jong-un tiene cada vez más bombas atómicas y la suficiente inestabilidad como para utilizarlas. No nos debe sorprender que haya asesinado a su hermanastro, ni que diera la bienvenida a Donald Trump lanzando un misil balístico con capacidad nuclear de alcance medio. Kim Jong-nam sucumbió a los cantos de La Sirenita y a la simpatía de Los Aristogatos… En el paraíso de Corea del Norte no caben cuentos. El verdadero parque temático de nuestro tiempo no es Disneyland, sino el Parque Jurásico ideológico de Pyongyang.

“Yo tuve tres maridos y a los tres envenené con unas cuantas gotas de cianuro en el café”, cantaban en España Massiel y Terence Moix

De todas las formas de morir a manos ajenas, el envenenamiento es un continuo en la historia del mundo; lo sabía Massiel cuando cantaba a dúo con el escritor y egiptólogo Terence Moix en la Televisión Española, en plena transición democrática, sin la férrea censura del franquismo, aquello de “yo tuve tres maridos y a los tres envenené con unas cuantas gotas de cianuro en el café“. Lo supo, a su modo, una británica llamada Mary Ann Cotton que en la mitad del siglo XIX eliminó al menos a 20 familiares con arsénico: ocho hijos, siete hijastros, tres maridos, un amante y su madre; y lo sabe ahora mejor que nadie Adela Muñoz Páez, tanto por su condición de catedrática de Química Inorgánica de la Universidad de Sevilla como por ser autora del libro ‘Historia del veneno. De la cicuta al polonio’. La obra es pura inmersión venenosa, además de seguir la historia de los tóxicos ‘per se’, describe las cuitas de los vivos en cada tiempo y lugar, y consigue dejar pegado a la silla al lector con su relato de ese afán ancestral por hacer desaparecer al prójimo, y por razones varias, resumidas en tres: poder, dinero o amor

¿Pueden dos jóvenes asiáticas, que aparentemente soñaban con dejar su huella en el mundo del espectáculo, ser en realidad dos frías asesinas capaces de utilizar un arma de destrucción masiva para terminar la vida de un familiar del líder de una misteriosa nación, a la vista de todos, en uno de los aeropuertos más concurridos del planeta? El argumento podría sonar exagerado o poco creíble para una serie televisiva de espías o incluso para un vulgar programa de mujeres atractivas en bikini que llevan una doble vida. Pero esa es una de las hipótesis detrás del procesamiento en Malasia de Doan Thi Houng y Siti Aisyah como las asesinas de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder de Corea del Norte. Aunque exagerado, esta hipótesis no parece menos absurda que la versión que dan la joven vietnamienta y su “cómplice” indonesia: que alguien las contrató para realizar una broma inocente en el aeropuerto de Kuala Lumpur que sería filmada para un programa de entretenimientos.

Este “alguien” sería, según las especulaciones a nivel internacional, el Gobierno norcoreano. La Policía malaya ya ha detenido a un ciudadano de esa nacionalidad y busca a otros más, incluyendo un funcionario de la embajada y otro de la línea aérea estatal. El elemento clave de la supuesta broma -según el testimonio de una de las detenidas- era aceite para bebés, pero en realidad la sustancia que le costó la vida al hermanastro crítico del régimen de Kim Jong-un era todo menos inocente: el agente nervioso VX, un arma química prohibida a nivel mundial. Ri Ju U, un ciudadano norcoreano de 30 años también conocido como ‘James’, fue identificado por ambas detenidas como el hombre que las reclutó para la broma. Las acusadas del asesinato aparecieron esposadas ante un tribunal malayo protegidas, por las fuerzas especiales de ese país, para conocer los cargos en su contra. De ser encontradas culpables, ambas enfrentarían la pena de muerte.

¿Pero quiénes son Doan Thi Houng y Siti Aisyah? Las dos detenidas parecen tener algo en común, ambas provienen de hogares humildes que dejaron de muy jóvenes para ir a probar suerte en otros destinos. En este peregrinar, terminaron coincidiendo en Malasia. La Policía malaya describe a Huong, de 28 años, como la vaga definición de “empleada del sector entretenimiento” mientras que Siti trabajaba en la sala de masajes de un hotel. La página de Facebook de Huong, que ella utilizaba con el nombre de ‘Ruby Ruby’, es una de las más analizadas por los investigadores, pero el material encontrado está lejos de representar la imagen de un discreto asesino: fotos en bikini, imágenes glamorosas en fiestas y autorretratos lanzando besos a la cámara. Surgieron incluso rumores que la joven intentó participar de la versión vietnamita de Pop Idol, un programa para quienes quieren triunfar en el mundo de la música, pero no habría pasado de la primera vuelta. ¿Forman estas piezas una pantalla ideal para esconder a una homicida calculadora?

“Ella es una chica muy tímida, cuando ve una rata o una rana, grita”, indicó el padre de ‘Ruby Ruby’, veterano de la guerra de Vietnam

Su familia no lo cree así, aunque la joven apenas regresaba a su patria desde que se fue de su casa en la adolescencia y muchos se sorprendieron de saber que estaba en Malasia. Su madrastra, Nguyen Thi Vy, le dijo al servicio vietnamita de la BBC que estaban un poco cansados de la atención internacional que habían recibido en los últimos días. Declaraciones del padre de Huong, Doan Thi Huong, han aparecido en diferentes medios del mundo, incluyendo el New York Times, en las que duda de la culpabilidad de su hija. “Ella es una chica muy tímida, cuando ve una rata o una rana, grita”, indicó este veterano de la guerra de Vietnam. Luego de escuchar los cargos en su contra en Malasia, la joven vietnamita dijo que entendía la naturaleza del crimen que se le imputaba, pero afirmó que no era culpable.

Tras ser arrestada junto a su novio malayo por la muerte de Kim Jong-nam, Siti Aisyah dijo a los funcionarios de su embajada que le habían pagado unos 400 ringgit malayos (aproximadamente 90 dólares) para poner aceite para bebés en la cara de una persona en el aeropuerto. Siti Aisyah provenía de una pequeña villa en Indonesia. Su novio de 26 fue liberado bajo fianza pero ella no tuvo la misma suerte. Rebecca Henschke, de la BBC, visitó la villa indonesia donde Siti nació pero sus familiares se niegan a hablar con la prensa. Hensschke conversó con organizaciones de migrantes que piensan que la joven es en realidad una víctima, así como muchas otras jóvenes antes que ella utilizadas, por ejemplo, por los carteles asiáticos para traficar drogas. La noche anterior al asesinato Siti salió de fiesta con sus amigos. Uno de ellos, quien no quiso dar su nombre, dijo que estaban festejando el cumpleaños de Siti. En un video filmado supuestamente durante los festejos, ella aparece conversando con sus amigos sobre su futuro como estrella de Internet.

Pero los nombres de Doan Thi Houng y Siti Aisyah se han hecho famosos por motivos que estas dos jóvenes jamás imaginaron, o eso es lo que siempre quisieron que pensemos. Sea uno u otro argumento, el de asesinas adiestradas en armas químicas o jóvenes inocentes sutilmente utilizadas para cometer un crimen internacional, las dos versiones volverán a encontrarse el próximo 13 de abril cuando las acusadas regresen a los tribunales. Por ahora el misterio continúa…

 El VX es un químico de consistencia aceitosa y color ámbar que no tiene gusto ni olor, creado en Reino Unido a principios de la década de 1950

¿Qué es el agente nervioso VX? El VX es un líquido de consistencia aceitosa y color ámbar que no tiene gusto ni olor. De acuerdo con los Centros de Control de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, este químico creado en Reino Unido a principios de la década de 1950 forma parte de los agentes nerviosos. “Los agentes nerviosos son las armas químicas más tóxicas y de acción más rápida conocidos”, informan los CDC en su sitio web. Dentro de este grupo, donde se encuentra el sarín, por ejemplo, el más potente es justamente el VX. De acuerdo con los CDC, el efecto del VX puede desatarse en segundos, perturbando la transmisión de los impulsos nerviosos. La exposición a una dosis de VX por inhalación, ingestión o absorción de la piel puede causar síntomas como dolor ocular, visión borrosa, sudoración excesiva, opresión en el pecho, respiración agitada, náuseas, vómitos y la muerte. “Cualquier contacto con la piel, a menos que se lave inmediatamente, resultaría letal”, detallan los CDC.

Una de las sospechosas del ataque vestía una camisa blanca con el texto: “LOL”, sigla en inglés que significa “riendo a carcajadas”. En las imágenes de las cámaras de seguridad del aeropuertose ve que una mujer se acerca a Kim Jong-nam y le tira algún líquido en la cara. Luego, otra mujer lo embiste por detrás y le pasa un pañuelo por la cara. Por la consistencia aceitosa del VX, es probable que el líquido que primero le arrojaron fuera una distracción y que el tóxico estuviera en el pañuelo. Los autores del ataque deben de haber practicado para que la gota tocara a Kim Jong-nam y no a quien cargaba el pañuelo. En este sentido, desde Malasia se informó que el ataque fue “planeado” y que las mujeres estaban “bien entrenadas”.

¿Cómo llegó el VX a Malasia? Dado que la cantidad requerida para matar a una persona es realmente muy pequeña, explicó Bennett, es posible que el VX haya ingresado a Malasia en algo tan difícil de detectar como una lapicera. “Es poco probable que el VX haya sido fabricado en Malasia”, agregó el especialista en armas. “No es algo que se pueda hacer de forma segura en la bañera de una casa”. Bennett también maneja la posibilidad de que el producto haya sido comprado por Corea del Norte a un tercer país y explica que existe una versión estadounidense y otra rusa de este agente nervioso. “Se requiere de un análisis de laboratorio sofisticado para distinguirlos. Aunque quizás ya se hizo”, opinó.

¿Qué mensaje estaría enviando al mundo Corea del Norte si fuera responsable de la muerte de Kim Jong-nam?, se pregunta la BBC

Las autoridades de Corea del Sur fueron contundentes: agentes de Corea del Norte orquestaron la muerte de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder de ese país, Kim Jong-un. El Gobierno malasio, por su parte, informó que está buscando a un diplomático de la embajada de Corea del Norte para interrogarlo en relación a la investigación sobre el asesinato que ha conmocionado a Asia. Mientras tanto, Pyongyang -a quien ambos países apuntan como responsable de esta muerte- se ha limitado a reconocer el deceso en Malasia de uno de sus ciudadanos y a exigir a Kuala Lumpur la repatriación del cadáver. El embajador norcoreano llegó a decir que el gobierno malasio está conspirando con “fuerzas hostiles”.

Algunos analistas dicen queen Pyongyang, Kim Jong-un quizás no se siente muy respaldado, quizás se imagina que hay una amenaza a su liderazgo y siente que debe actuar frente a eso. Al mismo tiempo es un mensaje muy fuerte a todos los miembros del Gobierno que han desertado o que están pensando hacerlo: “No importa dónde estén, los vamos a atrapar’”. Corea del Norte recientemente realizó una prueba de una nueva turbina para un misil balístico intercontinental. Si llegase a comprobarse que el gobierno de Corea del Norte tiene responsabilidad en la muerte de Kim, las implicaciones en el ámbito internacional serían de alto impacto. Sería un acto de disuasión tan fuerte como la prueba de un misil, como una prueba de un arma nuclear.

Para muchos expertos, ese sería el mensaje que estaría enviando Pyongyang: “Más allá de la aspiración de tener un arsenal nuclear, tenemos armas químicas”. Y pareciera que es un recordatorio dirigido no sólo a China sino también al Gobierno de Estados Unidos. Los servicios de inteligencia de Corea del Norte tienen a agentes en varios países, principalmente en los del sureste asiático. La misteriosa muerte de Kim Jong-nam, el medio hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, ha generado muchas preguntas y pocas respuestas. No obstante, desde que Kim Jong-un tomó el poder se ha sabido de la ejecución de funcionarios de Pyongyang que han sido vistos como una amenaza a su autoridad, como el caso de su tío y mentor Chang Song-thaek. Además, la hermética nación asiática tiene un largo historial de empleo de agentes en el extranjero para llevar a cabo asesinatos, ataques y secuestros…

Adela Muñoz Páez, catedrática de Química Inorgánica de la Universidad de Sevilla, ha escrito el libro “Historia del veneno. De la cicuta al polonio”

El libro “Historia del veneno. De la cicuta al polonio” -me la recomendó mi sobrina Leyre, licenciada en Químicas, quien trabaja en un centro de investigación en San Sebastián, en el País Vasco, España- es pura inmersión venenosa. Adela Muñoz Páez, en su “Historia del veneno. De la cicuta al polonio” se hace un repaso desde los venenos de Estado para ejecutar a los condenados (como la cicuta empleada con Sócrates, el curare de los indios descrito por el conquistador Francisco de Orellana o el cloruro potásico del tiempo de los ayatolás en Irán) hasta el cianuro del que se sirvió, al parecer, el matemático Alan Turing para suicidarse; el talio en manos del asesino Graham Young en los años sesenta; o el polonio último de alta tecnología que mató a 2006 en Londres a Alexander V. Litvinenko, exagente del KGB. El ‘bardo’ de Vladimir Putin tuvo su dosis de protagonismo en esta historia para no dormir. Vean a Sócrates en el momento de ser ejecutado, contado por Platón: “Sócrates se palpó también y dijo: ‘Cuando el veneno llegue al corazón será el fin’. Pronto empezó a ponerse frío de las caderas, y descubriendo entonces la cabeza, que ya se había tapado, dijo: ‘Critón, ahora me acuerdo que debo un gallo a Esculapio’. ‘Se pagará, no lo dudes -díjole Critón- ¿Quieres algo más…?’. Pero Sócrates ya no respondió…”.

Cesare Borgia, defensor, junto a su padre el Papa Alejandro VI y sus hermanos Juan y Lucrecia, del poder supremo de la Iglesia

Y por medio, entre uno y otro tiempo, desfilan ensaladas de asesinatos a la carta durante el Imperio romano; la proliferación de venenos en la corte del Rey Sol durante el siglo XVII (tan usados eran por nobles y plebeyos, que se instauró un tribunal especial para investigar su uso con fines criminales); las mil fórmulas secretas de los alquimistas o las pócimas de cientos de hechiceras medievales, herederas de las curanderas de la antigüedad, que luego serían cazadas y/o quemadas. Pero también hay aquí anillos ‘último recurso’ atribuidos a los Borgia; mucho amor recurrente por el arsénico (el rey de los venenos), que además fue medicina contra la sífilis y aún lo es contra la enfermedad del sueño; el cianuro, que alcanzó su récord de empleo en las cámaras de gas durante la II Guerra Mundial exterminando a miles de personas en horas, o la estricnina, asequible, que usada con maña por amantes despechadas y criadas resentidas era herramienta fetén.

César Borgia, llamado duque Valentino por el vulgo, adquirió el poder con la fortuna de su padre, y con la de éste lo perdió, a pesar de haber empleado todos los medios imaginables y de haber hecho todo lo que un hombre prudente y hábil debe hacer para arraigar en un Estado que se ha obtenido con armas y apoyo ajenos. César Borgia (Roma, 13 de septiembre de 1475-Viana, 12 de marzo de 1507), de nombre original valenciano Cèsar Borja, en español César de Borja, italianizó su nombre a Cesare Borgia). Fue duque, príncipe, conde, condotiero, confaloniero, obispo de Pamplona, con dieciséis años, arzobispo de Valencia, con diecinueve años, capitán general del ejército del Vaticano y cardenal con casi veinte años de edad, durante el Renacimiento. Investido además como duque en Francia con unos veintitrés años de edad. Su divisa se hizo célebre: ‘O César o nada’. Defensor, junto a su padre Alejandro VI y sus hermanos Juan y Lucrecia, del poder supremo de la Iglesia, así como de la independencia política y territorial del Vaticano, además de un hábil negociador en cuestiones políticas y militares.

Su actividad de mecenazgo, en unión de sus familiares, fue muy importante y alcanzó a artistas tan famosos como Miguel Ángel, Pinturicchio, Bartolommeo Veneto, Tiziano o el Bosco, que fueron protegidos en algún momento de su vida artística por los Borgia. A esta protección debemos algunas de sus obras más conocidas. El mecenazgo más importante que realizó fue el del pintor, inventor y científico Leonardo da Vinci, el cual diseñó numerosas máquinas de guerra para el ejército papal.

Nicolás Maquiavelo, en su obra ‘El Príncipe’ escribe…: “El príncipe nuevo que crea necesario defenderse de enemigos, conquistar amigos, vencer por la fuerza o por el fraude, hacerse amar o temer de los habitantes, respetar y obedecer por los soldados, matar a los que puedan perjudicarlo, reemplazar con nuevas las leyes antiguas, ser severo y amable, magnánimo y liberal, disolver las milicias infieles, crear nuevas, conservar la amistad de reyes y príncipes de modo que lo favorezcan de buen grado o lo ataquen con recelos; el que juzgue indispensable hacer todo esto, digo, no puede hallar ejemplos más recientes que los actos del duque. Sólo se lo puede criticar en lo que respecta a la elección del nuevo pontífice, porque, si bien no podía hacer nombrar a un papa adicto, podía impedir que lo fuese este o aquel de los cardenales, y nunca debió consentir en que fuera elevado al Pontificado alguno de los cardenales a quienes había ofendido o de aquellos que, una vez papas, tuviesen que temerle. Pues los hombres ofenden por miedo o por odio. Todos los demás, si llegados al solio, debían temerle, salvo el cardenal de Amboise dado su poder, que nacía del de Francia, y los españoles ligados a él por alianza y obligaciones recíprocas. Por consiguiente, el duque debía tratar ante todo de ungir papa a un español, y, a no serle posible, aceptar al cardenal de Amboise antes que el de San Pedro Advíncula. Pues se engaña quien cree que entre personas eminentes los beneficios nuevos hacen olvidar las ofensas antiguas. Se equivocó el duque en esta elección, causa última de su definitiva ruina…”.

En España se utilizó más la navaja o las trancas de Federico García Lorca, en sus “Bodas de Sangre” o “Un poeta en Nueva York”

Mandrágora, acónito, belladona, beleño, estramonio, opio, morfina… plantas, sustancias químicas y farmacológicas, pruebas, experimentos, nombres de grandes y pequeños investigadores encerrados en sus cocinas o laboratorios, escenas del crimen, situaciones descritas todas con fruición… Un festín. Y con parada en un siglo XX brutal de manos de la ciencia unida a distintos ismos: “Veinte siglos después de la muerte de Cleopatra, al final de otra guerra, el veneno puso fin a la vida de los vencidos, aunque de una forma mucho menos poética que la elegida por la reina egipcia”. Muchos nazis se suicidaron con ayuda. También aparece en la obra de la andaluza la España más arcaica: “No abunda la literatura sobre envenenamientos y quizá eso tenga dos causas: que aquí se haya empleado más la navaja en la liga o la tranca en la esquina, que las inmortalizó el granadino Federico García Lorca, en sus “Bodas de Sangre”, “Yerma”, “La casa de Bernarda Alba”, “Romancero gitano” o “Un poeta en Nueva York”. Y no está tan arraigada la afición a la literatura recopilatoria de estos sucesos… aunque entre finales del XIX y primeros del XX aparecieron en “El Caso” -un periódico ‘romántico’ no distante a ‘De peso’ de Quintana Roo- asesinatos por envenenamiento que muestran un panorama de la España de la época bastante sórdido, con sirvientas resentidas, amantes despechadas, mujeres maltratadas…”.

Dice Adela Muñoz, la autora, que ha dejado fuera los gases de guerra: cloro (I Guerra Mundial), gas mostaza (Rif), sarín (Irak), napalm y agente naranja (Vietnam), y los envenenamientos accidentales. “No solo los del Primer Mundo, como el de Seveso, con dioxina, en la Italia de los setenta, que dio lugar a una legislación más restrictiva en la construcción de fábricas; o en Minamata por mercurio, en la bahía japonesa homónima, en los cincuenta, que originó la prohibición de su uso, sino, sobre todo, los del Tercer Mundo, terribles y desatendidos, como el de Bhopal, en India, por isocianato de metilo, con casi 6 mil víctimas mortales. O los pozos envenenados por arsénico en Bangladesh, Chile, USA o China”. Preguntada por otro tipo de tóxicos que no incluye, los químicos que han invadido nuestra alimentación, y de los que se ocupa otro libro reciente “Nuestro veneno cotidiano” de la francesa Marie-Monique Robin, dice: “Me preocupan no solo los venenos cotidianos, sino la información alarmista sobre ellos. Soy ardiente defensora del papel que la química juega en nuestras vidas, pero es evidente, es arma de doble filo. Somos los químicos y ciudadanos los que tenemos la responsabilidad de controlar sus efectos adversos”, asegura. Señala un dato incuestionable: la esperanza de vida se ha multiplicado por casi tres debido a los fármacos con los que contamos.

Además, la vida es más dulce. “A quien habla mal de la química le pido que imagine un dolor de muelas en el XIX sin más calmante que los opiáceos o una fractura abierta sin más anestésicos que el cianuro. Sin contar con que la mayor causa de muerte sigue siendo la transmisión de enfermedades por agua no potable: un poco de cloro bien usado cambiaría drásticamente la esperanza de vida en África y muchos países asiáticos”, indica. “Yo creo que un hombre debe morir en paz”, dijo Sócrates minutos antes de hacerlo contra su voluntad. Y de esta, de la voluntad, se ocupa el capítulo final, de la “buena muerte” y la eutanasia activa, a través de casos como el del Ramón Sampedro, gallego, inválido durante decenas de años, que pidió ser ‘envenenado’. Su caso fue llevado a la pantalla por el director vasco Alejandro Amenábar. El film, “Mar Adentro”, recibió un Oscar. Ramón fue interpretado por el actor español Javier Bardem, esposo de Penélope Cruz. Ahí la química también cuenta…

El inquietante legado de la Guerra Fría, los ‘chekistas’, funcionarios formados en el KGB, controlan los poderes fácticos rusos

El fallo del tribunal británico según el cual el presidente de Rusia, Vladímir Putin, podría estar involucrado en la muerte del exagente de Servicio Federal de Seguridad (FSB) Alexandr Litvinenko, se produce en un clima de confrontación acrecentado en los últimos años entre Rusia y Occidente. Pero, más allá de este asunto concreto, los poderes fácticos en Rusia están controlados hoy por los ‘chekistas’, los funcionarios formados en el KGB (Comité de Seguridad del Estado) de la Unión Soviética y su heredero, el FSB. Chekistas son Putin y la gente de su confianza, dedicada a la defensa de la patria frente a sus “enemigos”, siguiendo modelos acuñados en la época de la Guerra Fría. A los veteranos, que estudiaron o trabajaron con Putin en Leningrado o durante su época de espía en la República Democrática Alemana, se les han unido jóvenes deseosos de hacer carrera y méritos en cuerpos muy bien pagados, respetados y temidos, gracias a la sensibilidad del presidente. Los cuerpos de seguridad rusos siguen rigiéndose por inercias, métodos y patrones del pasado y no se someten al control de la sociedad, lo cual sería un problema si los dirigentes del Estado aspiraran a una democratización, entendida de acuerdo con los baremos del Consejo de Europa, en el que Rusia ingresó en 1996.

Un oficial del KGB de la URSS que pasara información al “enemigo” (y Occidente era el enemigo), hubiera sido considerado como un traidor en su antigua “casa madre” y muy probablemente condenado a muerte en secreto; ejemplos hay en la historia soviética, pues la pertenencia a los servicios de seguridad en aquel Estado no era una profesión de la que se pudiera abdicar, sino una condición de por vida. Desde esta lógica y si las tradiciones siguen vivas, la muerte de Litvinenko encaja en las leyes de un cruel género, todavía vigentes.

Ser espía en la antigua Unión Soviética era una profesión de la que no se podía abdicar, sino una condición de por vida

El enquistamiento de los órganos de seguridad en los viejos castillos de la Guerra Fría frena el desarrollo de la sociedad civil y la apertura de Rusia al mundo, al proyectar una sospecha generalizada sobre todo aquello que o bien es extranjero o no es controlado por quienes se atribuyen el monopolio de la seguridad del Estado, entendida de forma monodimensional. Los órganos de Seguridad controlan y vetan. Los contactos de los funcionarios rusos con extranjeros, incluso con representantes de las organizaciones humanitarias más transparentes, y deciden quién debe ser expulsado por “indeseable”. Los servicios de seguridad imponen su criterio a otras instituciones del Estado, como el Ministerio de Exteriores o los institutos de Investigación y las universidades, por ejemplo.

El comportamiento político de la “corporación” de los ‘chekistas del siglo XXI fue descrito por uno de ellos, Víctor Cherkésov, en 2007 en el diario Kommersant. Cherkésov, que fue el representante del presidente Putin en el distrito del Noroeste de Rusia, dibujaba tres posibles evoluciones del grupo corporativo llegado al poder en 2001. La evolución óptima, opinaba, era contribuir a desarrollar la sociedad civil. Otra posibilidad era un cambio gradual que entrañaba el riesgo de corporativismo negativo y el peligro de caer en “un nuevo feudalismo” y evolucionar como las “peores dictaduras” latinoamericanas. El tercer camino, “incompatible con la vida”, según Cherkésov, era “repetir los errores catastróficos” que precedieron al fin de la Unión Soviética.

El pasado es parte del presente hoy en Rusia y sus relaciones con el mundo. Prueba de ello es que los archivos de las instituciones de seguridad de la URSS, desde 1917 a 1991, seguirán cerrados treinta años más, según una decisión tomada en 2014 por la comisión intergubernamental de defensa de los secretos de Estado. Habrá que esperar pues para conocer todos los detalles de las ejecuciones en el extranjero.Vladímir Putin, de la cicuta al polonio. Un juez de Londres acusa a Rusia y a su presidente, eterno agente del KGB, por envenenar “probablemente” al exespía soviético disidente, Alexander Litvinenko, en 2006. John le Carré, a sus 84 años, nos advirtió en 1963, en su novela ‘El espía que surgió del frío’, que los relatos del agente 007, el héroe de ficción creado por otro escritor y periodista inglés, Ian Fleming, no tenían nada que ver con la realidad. El envenenado estaba investigando el asesinato de la periodista AnnaPolitkóvskaya, conocida opositora del ‘zar’ de Moscú.

El reputado médico estadounidense Harold N. Bornsteinaseguró que Trump toma ‘Finasteride’, una medicina para el crecimiento del pelo

Donald Trump y Kim Jong-un centrarán su ‘cumbre’ en lo que realmente les preocupa: su peinado diario. Mucho se ha hablado del pelo del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y de su famoso tupé. Desde que se convirtió en el mandatario ha estado en boca de todos y muchos han especulado sobre su cabellera. De hecho el pasado año, el reputado médico estadounidense Harold N. Bornstein, que tiene como cliente al magnate desde hace más de tres décadas, aseguró que Trump toma ‘Finasteride’, una medicina para el crecimiento del pelo. En su momento, también explicó que trata de controlar la rosácea, una enfermedad común de la piel, y una ‘Estatina’ para reducir el colesterol y los lípidos.

Unas declaraciones sobre su pelo que ahora cobran más sentido. Trump subía a bordo del Air Force One y, por culpa de una fuerte racha de viento, se desveló un pequeño detalle: una calva que recorre desde su coronilla hasta el cogote. De ahí que el mandatario se tratase la calvicie que tanto ha querido ocultar. Según los peluqueros entrevistados por la agencia de noticias francesa AFP, el presidente esconde su calvicie gracias a un ingenioso conjunto de mechones rizados poco rebeldes sujetos por un producto de fijación. El vídeo en cuestión que deja al descubierto el problema de Trump y que ya cuenta con más de tres millones de visualizaciones, ha generado en las redes sociales numerosas bromas y comentarios jocosos hacia el presidente estadounidense.

Además de su brutalidad a la hora de tratar a quienes no cumplen sus órdenes, el dictador norcoreano Kim Jong-un tiene otro rasgo distintivo: su corte de pelo. Tanto que hasta llegó a ser una cuestión de Estado. Los norcoreanos deben ser tan leales a su líder, Kim Jong-un, que tienen la obligación de llevar el mismo corte de pelo. Hace unos días, el régimen anunció los 28 estilos oficiales que deben lucir los ciudadanos, de los cuales hay 18 opciones para las mujeres y solo 10 para los hombres. Desde su llegada al poder, en diciembre de 2011, Kim Jong Un usa un peinado estilo militar: muy corto o casi rasurado a los lados y con un poco más de cabello en el área de la cima craneal, que en su país es conocido como ‘el corte del Querido Líder’. Según la prensa coreana, hasta poco antes de mediados de la década del 2000, este look era conocido como de ‘contrabandista chino’.

La propaganda capilar de Kim Jong-un fue reforzada con convocatorias en la prensa y radio para utilizar el ‘corte de cabello socialista’

La nueva regulación establece estrictas medidas sobre el largo del pelo. Las mujeres pueden elegir uno de los 14 estilos, pero quienes sean casadas tienen instrucciones de mantener sus cabellos cortos, mientras que a las solteras se les permite traerlo suelto más tiempo y/o más rizado. Por su parte, los hombres tienen prohibido llevar el pelo más largo de 5 centímetros, aunque los mayores pueden dejarlo crecer hasta 7 centímetros. En 2005, cuando el líder supremo era Kim Jong Il, padre del actual gobernante, la televisión estatal norcoreana lanzó una serie titulada “Vamos a cortamos el cabello de acuerdo con el estilo de vida socialista”, el cual promovía el casquete corto. La propaganda capilar también fue reforzada con convocatorias en la prensa y radio para utilizar el ‘corte de cabello socialista’.

La serie televisiva incluso salió a las calles con cámaras ocultas para detectar a los ciudadanos ‘rebeldes’ que rompían las normas, e incluso propagó la falsa idea de que una cabellera larga quita energía al cerebro. Meses atrás se informó que Kim Jong-un había ordenado a los hombres copiar su corte de pelo, con una longitud máxima de dos centímetros. Interesantes cuestiones para la estratégica cumbre de Estados Unidos y Corea del Norte. La imagen de ambos mandatarios dialogando de la desnuclearización, envenenamientos y problemas de alopecia será la foto que explicará a las generaciones venideras de las relaciones internacionales de finales de la segunda década del siglo XXI. La realidad supera a la ficción.

@BestiarioCancun

www.elbestiariocancun.mx

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta