Drogas, despenalización y Justicia

Drogas, despenalización y Justicia

166
0
Compartir

El pedido fue muy claro, hacer lo que sea necesario para acabar con la violencia en México.

Y Doña Olga Sánchez Cordero, nominada para la próxima Secretaría de Gobernación, quiere despenalizar la mariguana y todas sus formas de producción y uso, como primera reacción.

En otras palabras, siembra, cosecha, trasiego y uso lúdico.

Doña Olga puso el dedo en el renglón, criticó acertadamente la supuesta guerra contra el narco que impuso Felipe Calderón al país, política que arremedó Peña con brutales resultados.

“No vamos a combatirla violencia con más violencia. Las fuerzas armadas se mantendrán en ciertos lugares muy específicos”. Señaló categórica.

                Critica el fracaso de la política anticrimen. Lo que ha dejado es sangre y dolor a las familias mexicanas. “Se ha criminalizado y combatido con el endurecimiento de sanciones, trayendo luto a miles de familias”.

                Hay que agregar a la lista de vicios e inequidad de la justicia mexicana, que la investigación para esclarecer los crímenes no se centra en llegar a la verdad, sino en encontrar a un culpable.

                Si los usuarios obtienen drogas de manera ilegal, de inmediato se beneficia y fortalece a las redes criminales. Durante la campaña presidencial, Sánchez Cordero dijo que la correcta impartición de justicia es la solución a la violencia y corrupción galopante.

                Se ha dejado de tener confianza en las instituciones que imparten justicia, el 95% de los delitos no son denunciados, la mitad de las denuncias no tienen respuesta institucional y sólo cuatro de cada diez carpetas de investigación son judicializadas.

                El centro de pensamiento y análisis México Evalúa y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), han señalado que los principales problemas de impartición de justicia son la corrupción, la injusticia y la desigualdad.

                El tema de la despenalización de la mariguana ya había sido tocado por el Secretario de Turismo de Peña, Enrique de la Madrid. Sorprendió al hablar de la necesidad de hacer más seguros los centros turísticos removiendo una de las mayores causas de la inseguridad: el violento mercadeo de las drogas, especialmente la mariguana.

                ¿De qué sirve, o a quién le sirve la prohibición, si es tan fácil adquirir drogas?

                Existen pruebas contundentes de las ventajas y virtudes de la legalización, en países que ya han avanzado en este camino. El consumo aumenta porque se transparenta el mercado; cuando el producto se estandariza y se mete al mercado abierto, disminuye la violencia y se crean puestos de trabajo y empresas asociadas.

                Sin embargo los casos de Holanda, Uruguay o California suponen un gobierno capaz que supervisa el mercado y mantiene la seguridad de la ciudadanía. El gobierno asume la supervisión que asegura la calidad del producto, los límites al consumo o la edad de los consumidores.

                En nuestro país ni siquiera se puede establecer una discusión seria sobre el consumo de las drogas de manera regulada, ya que la naturaleza de dicha discusión cae en el terreno de la moral por lo que sería impensable que el gobierno pueda ser árbitro de estas reflexiones.

                La doble moral, los prejuiciosy la ignoranciaque padecemos respecto a este tema –y otros varios- nos impulsa a creer que en el momento en que se despenalicen las drogas, se va a restablecer el orden público.

                Existen otros muchos factores que inciden en este fenómeno. La eliminación de las enormes utilidades de las que gozan las mafias reduciría su poder y habría balance entre policías y criminales.

                Controlar y legislar la mariguana, vigilar su consumo entre la ciudadanía y ser garante, son tareas del próximo gobierno.

Sin embargo, en la relación con Estados Unidos, el problema más importante no es el de la mariguana,que cada vez exportamos menos, sino el de las drogas más rentables para los carteles, como son la cocaína, heroína y metanfetaminas.

Seguramente la reciente reunión del próximo gobierno con Mike Pompeo trató este y otros urgentes temas que no se han dado a conocer todavía por cuestiones de privacidad en las relaciones bilaterales entre un gobierno constituido y la delegación que tomará el poder en nuestro país.

La delegación mexicana entregó una carta de intenciones a Pompeo, a partir de la cual, Trump parece suavizar su postura hacia México, y también parece vislumbrar que ahora sí habrá un gobierno fuerte que podrá ejercer liderazgos que pueden ser beneficiosos para ambas naciones.

Tenemos que reconocer que los problemas no resueltos han crecido por la falta de gobierno. Tenemos un sistema político viejo, centralizado, incapaz, en el que los gobernadores no han podido o no han querido construir las condiciones policiacas, judiciales y administrativas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

La falta de gobierno ha creado la corrupción, la impunidad y la inseguridad, pero se deben discutir la seguridad y la liberalización de las drogas como fenómenos separados.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta