El ascenso de Pedro Joaquín Coldwell a la dirigencia nacional del PRI...

El ascenso de Pedro Joaquín Coldwell a la dirigencia nacional del PRI y sus efectos en Quintana Roo

162
0
Compartir

Por José Hugo Trejo

La posibilidad de que el exgobernador y senador por Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, se convierta en el presidente sustituto del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), luego de la forzada renuncia del coahuilense Humberto Moreira Valdez, puso en vilo a la clase política quintanarroense y despertó expectativas políticas en algunos que ya las tenían dormidas y temores en otros que ya sentían que lo suyo para las elecciones federales del próximo año, sólo era cuestión de tiempo y formalismo.

Pero lo único que es cuestión de días para que se formalice es la toma de protesta de Pedro Joaquín como dirigente nacional del priismo en esta semana, con lo que coronará una trayectoria política que comenzó como diputado constituyente en 1974 y a la que le ha sumado una diputación federal, la gubernatura de Quintana Roo, entre 1981 y 1987, una secretaría de Estado: la Secretaría de Turismo; la senaduría que todavía ostenta, varios cargos partidistas de relevancia, como la titularidad de las secretarías de Acción Social, de Organización, la General y la presidencia de la Comisión Nacional de Procesos Internos, en el CEN priista; además de haber sido Comisionado para la Paz en Chiapas y embajador de México en Cuba.

Difícilmente un político quintanarroense pueda obtener los logros cosechados por el senador Pedro Joaquín Coldwell a nivel nacional; aunque los mismos no le hayan representado mayores beneficios a Quintana Roo ni muchas oportunidades para el crecimiento y fortaleza de su clase política.

Sin embargo el senador Pedro Joaquín, siempre ha sido un referente para los políticos quintanarroenses desde que terminó la gubernatura en 1987 para incursionar con bastante éxito en la cosa pública nacional.

De ahí pues que su designación como dirigente nacional del PRI, despierte inquietudes y mueva a conjeturas, relacionadas todas en este momento con la asignación de las candidaturas que le corresponden al priismo quintanarroense para la Cámara de Diputados y para la de Senadores.

Hay quienes hacen cruces porque el arribo del senador quintanarroense a la dirigencia nacional del PRI, faculte el rescate los acuerdos que se establecieron siendo dirigente nacional del tricolor Beatriz Paredes Rangel de manera previa a la sucesión gubernamental de 2010. Sin embargo también los hay que aseguran que la ortodoxia de Pedro Joaquín, lo llevará a respetar el liderazgo que tiene sobre el priismo quintanarroense el gobernador Roberto Borge Angulo.

Lo cierto es que la responsabilidad del nuevo dirigente nacional del PRI, que es el de consolidar la ventaja que mantiene su partido en las preferencias electorales por la Presidencia de la República y llevar a su candidato al triunfo en las elecciones del primer domingo de julio del próximo año, seguramente estará muy por encima de los intereses políticos personales y familiares que tiene en Quintana Roo.

Pero, siempre hay peros, el fortalecimiento de la figura política de Pedro Joaquín con la dirigencia nacional del PRI en sus manos, seguramente dará pie a que sus seguidores o los que lo son de su hermano el diputado Carlos Joaquín González, agarren nuevos bríos para emprender la disputa de los espacios que sienten que pueden ser suyos:

En Benito Juárez por ejemplo, la dirigente municipal del PRI, Laura Fernández Piña, tendrá que redoblar sus esfuerzos para no quedarse en el ya merito por la candidatura a la diputación federal correspondiente al Tercer Distrito, como ya le ocurrió en el pasado proceso de designación de candidato a la Presidencia Municipal.

Y si en Solidaridad la disputa por la candidatura a la diputación del Primer Distrito Electoral, la dejaban todos en manos de los expresidentes municipales Román Quián Alcocer y Gabriel Mendicuti Loría, uno actualmente director de la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) y el otro titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural e Indígena (Sedari), dándole incluso serias posibilidades al secretario de Hacienda, Mauricio Góngora, con el cambio en la dirigencia nacional priista, las expectativas de que la candidatura tricolor no salga de la “Isla de las Golondrinas” se abrieron enormemente; y ahí el que lleva la mano es el presidente municipal, Aurelio Joaquín González, que anda con una euforia que no cabe por el sorpresivo ascenso de su tío a la presidencia del tricolor.

En el Segundo Distrito, con cabecera en Othón P.Blanco, el dirigente estatal del PRI, Raymundo King de la Rosa, tiene en las preferencias del gobernador Borge Angulo su mayor ventaja para encabezar una candidatura que ya parece tener amarrada con la alianza que estableció con las huestes del villanuevismo.

Sin embargo, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, los favoritos del Gobernador son los aspirantes más sacrificables cuando se trata de que su jefe obtenga una mejor ventaja en las negociaciones. Y a eso le apuestan políticos como Cora Amalia Castilla Madrid y Andrés Ruiz Morcillo, a los que cualquier apertura en las negociaciones les podría cambiar la suerte que hasta ahora se les mira.

En política, ya se ha dicho, las cosas cambian de un día para otro. Y eso es lo que está ocurriendo en Quintana Roo, y en el país entero, con la renuncia de Moreira Valdez y el ascenso de Pedro Joaquín a la dirigencia nacional del PRI…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta