El aumento en la llegada ilegal de personas a Cancún y la...

El aumento en la llegada ilegal de personas a Cancún y la Riviera Maya, y la complicidad de las autoridades migratorias, ubican a Quintana Roo entre las cuatro entidades del país con el mayor número de casos de trata de personas

100
0
Compartir

En días pasados, las autoridades estatales y de migración anunciaron el ‘rescate’ de un grupo de 51 mujeres extranjeras que trabajaban en un bar de Playa del Carmen. Casi al mismo tiempo, el presidente Andrés Manuel López Obrador señalaba la urgencia de “limpiar” el Instituto Nacional de Migración, por la corrupción que impera en la dependencia y que ha permitido el crecimiento de delitos como la trata de personas. No es una tarea fácil, sin embargo, debido al incremento en el número de migrantes procedentes de Centroamérica, principalmente, quienes voluntaria o de manera forzada, en muchos casos,terminan en las redes de grupos delictivos dedicados a la trata de personas, los cuales las mantienen en calidad de prisioneras, obligándolas a delinquir, a mendigar o –como en el caso- a prostituirse, asegurándoles que es la única manera en que podrán reunir el dinero para viajar a los Estados Unidos. Es un problema que parece no importarle a nadie, pues menos del 0.02 por ciento de las víctimas registradas cada año son rescatadas por las autoridades de la Fiscalía General del Estado.

Javier Ramírez

La delegada del Instituto Nacional de Migración (INM) en Quintana Roo, Aracely Fernández Santacruz, reconoció que existen ‘focos rojos’ en los Municipios de Benito Juárez y Solidaridad, por la existencia de células de la delincuencia organizada vinculada a la trata de personas y que han operado en complicidad con las anteriores autoridades de Aduana y Migración, razón por la cual en los últimos meses se ha renovado casi todo el personal de ambas dependencias.

Lo cierto es que Cancún -como paraíso turístico en declive y cada vez más víctima de la violencia, la inseguridad y la ingobernabilidad, lo que destruye toda posibilidad de promoción de imagen- es cada día un infierno peor para más de 70 mil personas que viven en situación de ilegalidad, explotadas laboral o sexualmente por alguna organización criminal, un tema que Estosdías ha manejado con anterioridad.

El infierno de Cancún

El problema es que la situación empeora.En febrero pasado, por ejemplo, el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, ubicó a Quintana Roo en la lista negra de las cuatro entidades con mayor tasa de víctimas de trata.

Según las estadísticas del más reciente reporte del Observatorio, Quintana Roo tiene una tasa de 78 víctimas por cada 100 mil habitantes, superando incluso a la Ciudad de México (cuya tasa es de 45 víctimas por cada 100 mil) y a Chiapas (cuya relación es de 56 por cada 100 mil), lugares que hasta hace cinco años eran considerados como los principales Estados donde se ubicaba este problema.

Sin embargo, todo indica que es un problema que a nadie parece importarle: cada año sólo se realizan un promedio de 15 investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado sobre personas explotadas, de las que fueron rescatadas 12 víctimas de trata en 2018, 21 en 2017, y 14 en 2016.

Es decir, menos del 0.02 por ciento de las víctimas son rescatadas al año en el Estado.

Mujeres, las principales víctimas

Se calcula que al menos existen 70 mil personas en esta condición en Quintana Roo, concentradas principalmente en los Municipios del norte del Estado.

De este grupo, el 80 por ciento son mujeres. Seis de cada 10 provienen del extranjero, en tanto que el otro grupo son indígenas de la zona de Chiapas, Michoacán y Tabasco.

El 30 por ciento de dichas personas serán utilizadas para el mercado sexual turístico, otro 15 por ciento en actividades de mendicidad, un 35 por ciento serán explotadas laboralmente, y el resto se unirá a las filas de la delincuencia organizada.

Explotadas en la industria turística

Más de 17 mil mujeres de entre 17 y 35 años llegaron de manera ilegal a Cancún y Playa del Carmen en los últimos cinco años, provenientes de países centroamericanos como Guatemala, Honduras y Nicaragua.

La mitad de ellas son explotadas como trabajadoras domésticas o afanadoras en los hoteles, con jornadas que rebasan las 14 horas diarias. El 63.4 por ciento tienen ‘suerte’ y reciben un sueldo de entre 700 y mil 500 pesos semanales.

Pero el resto no reciben dinero. Fueron traídas por ‘tratantes de blancas’, quienes les exigen entre tres y cinco años de trabajo sin paga, a cambio de la posibilidad de cruzar a Estados Unidos, donde supuestamente tendrían su libertad. Por eso aquí en Quintana Roo no reciben dinero: el pago lo recaudan sus explotadores, disfrazados como miembro de agencias de colocación de servicio doméstico, según lo reveló un estudio reciente del Instituto de Investigaciones Turísticas de la Universidad La Salle-Cancún y la Agencia Cimac, a solicitud del Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM).

De acuerdo con el documento, difundido en agosto pasado, estas mujeres son víctimas de chantaje para evitar la deportación, y suelen vivir en grupos de cuatro a cinco en casas abandonadas en alguno de los fraccionamientos de la periferia de la ciudad, como Villas Otoch Paraíso o Villas del Mar.

“En no pocas ocasiones, son víctimas de violaciones por parte de sus ‘cuidadores’, sin la opción de denunciar este delito puesto que temen ser deportadas de inmediato si acuden a alguna autoridad”, cita el estudio.

Se estima que el 18 por ciento de las trabajadoras domésticas en Cancún, son mujeres que viven en estatus de ilegalidad, y que el 24 por ciento de las empleadas de limpieza de la hotelería son contratadas a sabiendas de que no cuentan con documentos que acrediten su estadía en el país.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta