El descarado robo gasolinero, la tolerancia de los robados y de quienes...

El descarado robo gasolinero, la tolerancia de los robados y de quienes deben impedirlo

145
0
Compartir

El robo de combustible a los automovilistas en las gasolineras es un abuso tan descarado y tan de sobra conocido, como muy poco denunciado. Cada año un solo consumidor pierde alrededor de 5 mil pesos en ese asalto que es la recarga de gasolina. Las autoridades, desde las que legislan hasta las que aplican las legislaciones de pacotilla, están confabuladas con los dueños de estas estaciones de servicio. Alegan que no pueden hacer nada para impedir el saqueo porque carecen de las herramientas necesarias para actuar, o porque el marco normativo que lo alienta es obsoleto y fácil de burlar. Lo de siempre, la comodina complicidad. Pero entonces, ¿para qué son autoridades?

Se estima que cada año a un automovilista promedio le son robados 5 mil pesos de gasolina. Es un hecho que se asume como común y corriente. Estamos en México: el robo es idiosincrasia y nada se puede hacer contra la costumbre y el modo de ser. Y no hay límites: las expendedoras de combustible por cada 10 litros se roban hasta dos. El 20 por ciento. Nada más. Poco más o menos. Con el visto bueno de las autoridades. Todas las que tienen que ver en el asunto. Porque también a las Policías las atracan. Con toda equidad. Y en días santos o no. No hay días feriados ni sacros para la estafa.

Extracto del reportaje que se publica en la edición 248 del semanario Estosdías. Suscribase aquí

No hay comentarios