El enemigo en casa y la pelea de perros del PES por...

El enemigo en casa y la pelea de perros del PES por la imagen de AMLO, el único activo posible de su oportunismo para competir por sus caros intereses con tan baratos candidatos propios

71
0
Compartir

La coalición conformada por los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), denominada Juntos Haremos Historia, se ha resquebrajado en varias partes del país por culpa de la repartición de las candidaturas: El PES acusa al Morena de haberse servido con la “cuchara grande” y acaparar todos los espacios, y por eso decidió inscribir a sus propios candidatos, pero manteniendo la alianza a nivel ‘nacional’ para poder colgarse de la redituable figura del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, lo que no es del gusto de los ‘morenos’. AMLO ha logrado elecciones récord en Quintana Roo, y es muy probable que arrase de nuevo en el Estado, de lo que no quiere permanecer al margen la dirección evangélica y mercenaria del PES en la entidad caribe.

El enemigo en casa y la pelea de perros del PES por la imagen de AMLO, el único activo posible de su oportunismo para competir por sus caros intereses con tan baratos candidatos propios

Javier Ramírez

Antes de que comenzaran las campañas por las Presidencias Municipales, Estosdías advirtió que el rompimiento a nivel local de la alianza Juntos Haremos Historia, de los partidos Morena-PT-PES, podría costarle la victoria a sus candidatos a la Alcaldía en Municipios que consideraba ganados, como Othón P. Blanco y Solidaridad.

Ahora, a unas semanas de iniciada la contienda por los Ayuntamientos, el presagio se cumple,dado que el Partido Encuentro Social (PES) lanzó a sus propios abanderados y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) está perdiendo valiosos puntos porcentuales rumbo a una final que se vislumbra cerrada con los candidatos de la coalición oficialista PAN-PRD-MC.

Morena y PES se están peleando incluso hasta la imagen de Andrés Manuel López Obrador. Los primeros aseguran que su partido tiene la exclusividad del candidato presidencial. Los segundos, por su parte, oportunistas de la peor especie y la más reprobable reputación –liderados en la entidad por un evangelista del más consumado perfil delictivo que ahora abandera a su cubana mujer, sin la mínima dote representativa ni administrativa ni popular, a defender sus muy particulares y nada ejemplares intereses en el Municipio turístico más importante del país que él presidió como un garito, y en un territorio electoral donde partidos como el suyo, ofensores del espíritu laico de la Constitución que juran respetar, no son más que negocios sectarios y de la más execrable ralea donde se tira en buena medida el erario nacional- acusan al dirigente estatal morenista, José Luis Pech Vargas, de entregar las candidaturas locales a priistas relacionados con el borgismo, y que al mantenerse la coalición a nivel federal tienen derecho de hacer proselitismo al amparo de Andrés Manuel; oportunistas tras la estela de López Obrador, que acusan a sus dirigentes locales de lo que no pueden acusarlo a él, un caudillo cuyas decisiones fundamentales y finales en su entorno son las suyas, como cualquiera bien puede saber. Oportunistas que, de no lograr su cometido, serán los primeros enemigos de mañana de su ídolo de hoy.

¿Cuál mano levantará Andrés Manuel cuando realice proselitismo en Quintana Roo junto con los candidatos a las Presidencias Municipales?¿La de los ‘morenos’ relacionados con el priismo, o la de los rebeldes de Encuentro Social?

Porque cuando visitó Playa del Carmen a inicios de mayo no podía pronunciarse por ningún favorito para evitar incurrir en promoción adelantada, y su llegada a Chetumal programada para este 29 de mayo fue cancelada, dicen los rumores, para evitar conflictos que pudieran dañar su imagen, pero en realidad por un encuentro con empresarios en la capital del país, con quienes tenía que aclarar ‘puntos de vista’, por decirlo así, puesto que cualquiera sabe que ese tipo de conflictos no son de ahora y son los mismos en todo el país; conflictos, por lo demás, que tendría que desarticular, en efecto, pero ante los cuales se le angosta el tiempo, porque esos conflictos se han multiplicado al socaire de alianzas más bien operadas de la peor manera en la cúpula nacional y sin medir las consecuencias en el tramo electoral más decisivo y en el primero, luego de asumir el poder si se le da, y donde los resentidos se convertirían en los peores enemigos de la causa a la que han dicho sumarse los oportunistas del PES, por el bien de la reconstrucción nacional.

La ruptura

Tal como mencionó Estosdías puntualmente en números pasados, la alianza Morena-PT-PES duró hasta la definición de las candidaturas presidenciales, y no fue por temas ideológicos sino ‘pragmáticos’, de mero oportunismo: un presunto reparto inequitativo de las ‘candidaturas pactadas’.

En Quintana Roo, los primeros signos de rompimiento entre el PES y el Morena se vislumbraron en el inicio formal de la repartición de candidaturas, luego de que el representante de Encuentro Social ante el Instituto Electoral del Estado, Octavio González Ramos, revelara que los ‘morenos’ estaban inscribiendo a sus militantes como si fueran del PES.

En Solidaridad, por ejemplo, la representación del Morena inscribió a Laura Beristáin Navarrete como candidata del Partido Encuentro Social, siendo que ella es morenista. Lo mismo hicieron en Puerto Morelos y José María Morelos, donde registraron a Juan Pablo Aguilera Negrón y a José Domingo Flota Castillo como militantes del PES, cuando en realidad ellos pertenecen a las filas del partido de López Obrador, todo para simular que su partido está respetando los espacios y el convenio de coalición.

¿Pero acaso el PES nada sin conocer ni entender esos modos de actuar, cuando ellos mismos, como los morenistas militantes y advenedizos, todos, se cuelgan de la figura de Andrés Manuel para ganar lo que puedan cuando puedan, y que sin él no son nada en ninguna parte?

¿No son, ésos, pleitos de comadres, donde ellas se pelean porque la sombra del patriarca los cobije más a unos que a otros y donde esa sombra no alcanza para todos?

Por tal motivo, por oportunismo de inconformes, el Partido Encuentro Social decidió inscribir a sus propios candidatos de a centavo. En Solidaridad impulsó a Luis Roldán, en Bacalar postuló a María Trinidad Guillén, en Benito Juárez contenderá la esposa cubana de Greg Sánchez -NiurkaSáliva (¿algo sabe la señora de administración pública y representación popular, más allá de los intereses de su marido que defiende porque los tiene que defender?; ¿hay causa democrática defendible en ello o no es la más bárbara de las expresiones del uso doméstico, particularizado y mafioso de la pésima democracia electoral y de sus leyes e instituciones arbitrarias y de pueblo africano incivil del inframundo?)-, en Cozumel va Salvador Rocha (policía del felixismo más atrabiliario y vulgar), en Felipe Carrillo Puerto lo hace Francisco Poot, en Isla Mujeres el premiado es Julio Osorio, en José María Morelos contiende Martha Eugenia Canul, Malena Ruiz Molina en Lázaro Cárdenas, Manuel Valencia en Othón P. Blanco, Eloísa Cetina en Puerto Morelos, y Wendy Ruiz en Tulum.

El dirigente del Morena en Quintana Roo, José Luis Pech Vargas, observó que ante la desbandada del PES se respetaría su decisión, pero adujo que no deberían realizar proselitismo “colgándose del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador”, porque ellos eran los inconformes contra el partido del tabasqueño.

Y desde entonces la pelea de perros dentro de la alianza Juntos Haremos Historia se recrudeció en el Estado, donde los candidatos del PES acusan a la dirigencia estatal del Morena de ‘vender’ las candidaturas a personajes relacionados con el borgismo, como Marybel Villegas Canché, quien encabeza la primera fórmula al Senado, y Jesús Pool Moo, que hoy es candidato ‘moreno’ a la diputación federal.

Pero los candidatos del PES y su evangélica dirigencia y erran, a propósito, el tiro de sus acusaciones: ¿de veras creen que la dirigencia estatal del Morena se manda sola? Acusan a su candidato presidencial, por supuesto, más que a nadie, de boicotearles la fiesta de sus intereses representativos particulares, pero tampoco tienen otro candidato presidencial del cual colgarse y de cuyo fenómeno puedan obtener algo de lo que creen que tienen en sus manos sin merecerlo porque en realidad sus candidatos son de paja vil y de escrúpulos del mismo peso. ¿No fue, su candidato al Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Manuel Valencia, secretario particular de Roberto Borge durante todo su sexenio, y antes jefe legislativo a las órdenes de quien hizo gobernador a Roberto Borge?

“AMLO es de nosotros”

“El Partido Encuentro Social tomó la decisión de romper la alianza y competir solo en las elecciones locales. Por tanto, no tiene el derecho de usar la imagen del candidato presidencial de la coalición”, aseveró Antonio Meckler Aguilar, representante del Morena ante el Consejo Municipal de Benito Juárez, en entrevista con este semanario.

“Es simple: si no quieren ayudar a los candidatos de la alianza, no tienen por qué beneficiarse de la figura de López Obrador, porque es un uso que no está autorizado”, sentencia.

¿Pero Andrés Manuel ya lo prohibió? Es decir, ¿no puede usar el PES su figura por mandato suyo? -le cuestiona Estosdías.

“El candidato Andrés Manuel ya tiene conocimiento de que el Partido Encuentro Social está utilizando su nombre para posicionarse en este proceso electoral. De hecho, la dirigencia nacional del Morena nos dio instrucciones para que el candidato Gregorio Sánchez, su esposa Niurka y los demás abanderados del PES, desistan de estos actos.

Raúl Anaya Rojas, coordinador nacional de Finanzas del Partido Encuentro Social, presentó un oficio donde le pide al PES retirar toda publicidad que lo relacione con Andrés Manuel en los 10 camiones y 25 minibuses que circulan en Benito Juárez, pues es un tema que afecta en materia de fiscalización a la alianza. Es decir, se supone que sólo podemos tener publicidad de AMLO junto con los candidatos de la alianza. Que el PES tenga también la imagen del candidato presidencial, duplica los gastos y nos puede afectar”, precisó.

La guerra interna

Por su parte, los candidatos del PES aseguran, desde luego,que aunque no van juntos en las candidaturas locales, a nivel nacional la coalición se mantuvo, por lo que afirman tener el derecho de promover el voto a favor de AMLO. Se tienen que agarrar de ahí, si no se caen con todo y su subsidiado peso.

Y mientras el Morena ha puesto denuncias en su contra por este tema, el PES se quejó ante el Instituto Electoral de Quintana Roo de que las candidatas Mara Lezama y Laura Beristain Navarrete incurrieron en actos anticipados de campaña al repartir volantes de ambas durante la visita de Andrés Manuel a Playa del Carmen, el 4 de mayo pasado. Es decir: hacen la guerra de bajo perfil, pero omiten alzar la voz contra el jefe de jefes el Morena, que es el que dice la última palabra y ya la ha dicho. Y los del PES, si no sacan nada de provecho, serán los primeros enemigos de su ídolo de a fuerzas una vez que parezca que le va mal. No morirán con él, si alguien pudiera creerlo.

Sería la segunda queja puesta por el PES en Quintana Roo en contra del Morena, ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

La primera fue presentada el 22 de abril pasado, precisamente porque el representante del Morena dentro de la coalición Juntos Haremos Historia registró ante el Ieqroo las planillas de los Municipios, incluyendo los tres que correspondían al Partido Encuentro Social, como lo especifica el convenio original, registrando en Solidaridad, Puerto Morelos y José María Morelos a candidatos que no son militantes del PES, por lo que se considera un registro espurio y falso en los espacios señalados, y de lo que acusan muy convenientemente sólo a la dirigencia estatal.

La ‘fuga’ de operadores políticos de segunda mano del Morena hacia Encuentro Social se dio en tres Municipios, sobre todo: En Solidaridad, el exprecandidato Arturo Castro y ‘agentes’ políticos como Norma Angélica Ríos, Francisco Cardeña, Gustavo Selvas y Laura Corrales, manifestaron haber sido marginados del equipo de Beristáin y se sumaron a la campaña del desconocido Luis Roldán.

En Othón P. Blanco, el abanderado del PES, Manuel Valencia, tiene en estos momentos el 9 por ciento de las preferencias electorales, puntos que fueron restados de la fuerza electoral del candidato del Morena, Hernán Pastrana, que con el 22 por ciento de la intención del voto se aleja de Fernando Zelaya, de la alianza PAN-PRD-MC, con 34 por ciento, y, en cuyo caso, de cualquier modo y de ser así, ni Valencia ni Pastrana llegarían a ninguna parte.

En Cancún, la locutora Mara Lezama (Morena) se mantiene en la delantera con el 37 por ciento de las preferencias, en tanto NiurkaSáliva, del PES, le sigue con 18 por ciento, a la sombra de la publicidad comprada por su marido y de la fama –más mala que buena, pero fama al fin- que su esposo y mánager tiene y en nombre del cual hace campaña.

La falta de un candidato para la alianza PAN-PRD-MC, luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechara la postulación de José Luis Toledo Medina, ha sido un duro golpe que parece que dejará a las dos mujeres solas en la contienda, ambas agarradas, a falta de una propia, de la imagen de Andrés Manuel López Obrador.

Esto ha favorecido que los ataques para los candidatos ‘arropados’ por Andrés Manuel no provengan del PRI ni del PAN, sino de los integrantes inconformes de su alianza, que no le dicen nada a él como su único activo que es, pero al que habrán de cobrarle las cuentas en cuanto puedan… si es que pueden, mercenarios que han sido y serán.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta