El fracaso de la ‘manu militari’ de Enrique Peña Nieto contra los...

El fracaso de la ‘manu militari’ de Enrique Peña Nieto contra los delincuentes más buscados en México, evoca la ‘Operación Cóndor’

185
0
Compartir

Desde la toma del poder, el Gobierno priista decidió respaldar la ‘guerra’ del panista Felipe Calderón contra el crimen organizado y el narco, provocando una auténtica carnicería anunciada. La expresión latina ‘manu militari’ significa literalmente ‘con mano militar’, es decir, por la fuerza de las armas, sin contemplaciones. Como si del Lejano Oeste, ‘Far West’, se tratara, prepararon una ‘lista’ de objetivos humanos, con nombres y apellidos, y potenciales domicilios. Para ‘erradicar’la inseguridad pública las autoridades lograron capturar o matar a 109 de un listado de 122. Orgullosos de haber ‘neutralizado’ a ese más de un centenar de bandidos o forajidos, la utopía vendida por los ‘mass media’ afines a Los Pinos, a base de millonarios convenios de ‘incomunicación’ se convirtió en distopía: las calles de nuestro país, de nuestro Estado, Quintana Roo, y de nuestras ciudades y Municipios, como Cancún, Playa del Carmen, Chetumal…, están más ensangrentadas cada día que pasa, como lo fueron en sus ‘tiempos del cólera golpista’ las calles de Santiago con el dictador Augusto Pinochet tras su golpe de Estado contra el ‘movimiento socialista’ del doctor Salvador Allende, aquel 11 de septiembre de 1973. Los caídos no son todos contendientes. Hay muchos ‘daños colaterales’, eufemismo utilizado para referirse al daño no intencional o accidental producto de una operación militar o policial. No seamos ingenuos, no faltan tampoco otros ‘daños dirigidos’ contra la disidencia política, el periodismo de investigación, las relaciones personales o familiares deterioradas… No todos los muertos pueden ser ‘rematados’ con la frase nunca justificable en un Estado de Derecho y que describe una sociedad en la que la venganza se impone a la ley: “Estaba involucrado con el narco o la delincuencia organizada”.

Las cifras manejadas en México superan con creces las que se acumularon en los peores momentos de la ‘Operación Cóndor’ en Latinoamérica. El denominado también ‘Plan Cóndor’ es el nombre con que se conoce al operativo multinacional de coordinación de acciones y mutuo apoyo entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono Sur de América del Sur -Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y esporádicamente, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela-, con participación de los Estados Unidos, siendo Henry Kissinger señalado como su ideólogo. Fue llevado a cabo entre las décadas de 1970 y 1980, con el fin de instalar en la región un plan económico neoliberal, con el desmantelamiento de los Estados como articuladores de la vida pública y el desarrollo económico, más un fuerte endeudamiento externo. Esta coordinación implicó, oficial y directamente, ‘el seguimiento’, vigilancia, detención, interrogatorios con tortura, traslados entre países y desaparición o asesinato de personas consideradas por dichos regímenes como ‘subversivas del orden instaurado, o contrarias a su política o ideología’. Cóndor se constituyó en una organización clandestina internacional para la estrategia del terrorismo de Estado que instrumentó el asesinato y desaparición de decenas de miles de opositores a las mencionadas dictaduras, la mayoría de ellos pertenecientes a movimientos de la izquierda política. Los llamados ‘Archivos del Terror’ hallados en Paraguay en 1992 dan la cifra de 50,000 personas asesinadas, 30,000 ‘desaparecidas’ y 400,000 encarceladas.

La ciudadanía voto masivamente,el histórico primer día de este mes de julio que ahora acaba, por el histórico líder político y social izquierdista Andrés Manuel López Obrador. Todo un grito de esperanza donde se exige a Morena y a los hombres y mujeres del Gobierno de AMLO que devuelvan la paz a nuestro México, un deseo mayoritario entre la ciudadanía. El Gobierno federal de los Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio, Luis Videgaray Caso…, que  se ha negado a informar el proceso judicial que enfrentan o si los capturados continúan en prisión, cederán el poder en algo más de cien días, que auguran una eterna espera. Tras un litigio en materia de transparencia, la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) tuvo que informar al periódico español El País de la sentencia de los únicos cuatro delincuentes que cuentan con una pena definitiva. El resultado es que sólo uno de ellos ha sido sentenciado por delincuencia organizada y los otros tres por delitos contra la salud y portación de armas de fuego. Ninguno ha enfrentado cargos por lavado de dinero y uno de los abatidos tenía una sentencia absolutoria. ¿Qué paso al final con el autor o los autores con el atentado con explosivos en Playa del Carmen contra Barcos Caribe? ¿Por qué no se informa de las actuaciones de la Fiscalía contra quienes balean, rafaguean,  asesinando en nuestras calles y plazas, dando la sensación que lo hacen con impunidad? ¿Aunque hayamos logrado en el exterior que desaparezcan los ‘warning’ contra el turismo del Caribe mexicano, con un loable trabajo desarrollado por nuestra Secretaría de Turismo, es importante que nuestras autoridades gubernamentales y municipales hagan un esfuerzo para que la percepción de los que vivimos en Quintana Roo, frente a la violencia desatada, sea más amable? ¿No creen nuestro gobernador y alcaldes que no podemos seguir ‘refugiados’ en nuestros hogares muchos días y noches por miedo a estar en estar en el lugar y en el momento equivocado? ¿Por qué tenemos que seguir oyendo en muchas conversaciones y tertulias, frases reivindicadoras, no exentas de añoranza, del anterior equipo del exgobernador Roberto Borge Angulo, con quien no había tiroteos como los que sufrimos a diario, incluso en lugares como la Zona Hotelera, la Glorieta del Ceviche, la Fiscalía…, en Cancún? ¿Por qué mi nieto Marcelo, de dos años, llegó a casa preguntando por los tiros de un ametrallamiento ocurrido en las inmediaciones de la Casa de Cultura, donde fue asesinado otro ciudadano, este pasado 25 de julio? “Han sido unos fuegos artificiales del estadio de pelota, no te preocupes cariño…”

Santiago J. Santamaría

La organización más golpeada ha sido Los Zetas con 28 de sus integrantes detenidos y cinco “abatidos”. Le sigue el Cártel de Sinaloa con 20 de sus miembros aprehendidos y tres fallecidos. El Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerada la agrupación criminal de mayor expansión en este sexenio, ha sido una de las menos tocadas: apenas han capturado a tres de sus integrantes y uno más fue embestido a tiros. Juan José Esparragoza, hijo de uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa, es uno de los capturados que se han fugado de la prisión donde se les recluyó. Jaime Cabello Figueroa, capturado en enero de 2013, fue asesinado tres años después en el penal de Topo Chico, donde las facciones de Los Zetas que se disputaban el control del penal se amotinaron dejando medio centenar de muertos. ‘La Matraca’, como le apodaban, murió sin sentencia. Pablo Jaimes Castrejón, operador de la Familia Michoacana en el Estado de México, murió en agosto de 2013 en un enfrentamiento entre delincuentes y militares en Luvianos, una localidad de esa entidad. En un oficio de la PGR, entregado mediante la ley de transparencia, se lee que este presunto criminal contaba con una sentencia absolutoria sin especificar por qué delito. Pese a que en el listado figuran capos como Omar y Miguel Ángel Treviño Morales, líderes de Los Zetas; Héctor Beltrán Leyva, fundador de ese cártel; Vicente y Alberto Esteban Carrillo Fuentes, hermanos de ‘El señor de los cielos’, quien fuera el líder del Cártel de Juárez; Inés Coronel Barrera, el suegro de ‘El Chapo’ Guzmán; y Servando Gómez Martínez, fundador de los Caballeros Templarios, la Fiscalía no ha logrado que el Poder Judicial dicte sentencias definitivas en contra de ellos. Los únicos delincuentes juzgados son Arturo Vázquez Terrazas, Francisco Centeno Vela, Omar Javier Llamas y Melvin Gutiérrez -con 4, 6, 18 y 20 años de prisión-, quienes no tenían posiciones de liderazgo dentro de algún cártel de narcotráfico. Las sentencias que logró la PGR ante el Poder Judicial fueron entregadas tras un litigio en materia de transparencia mediante el recurso 1444/ 17. Posteriormente el Consejo de la Judicatura Federal entregó a El País  los expedientes de los únicos cuatro casos que fueron juzgados hasta la última instancia. Tras leer las sentencias se puede concluir que la Fiscalía general ha intentado fincar cargos por delincuencia organizada en contra de los cuatro, pero sólo lo ha conseguido con Melvin Gutiérrez, aunque en la modalidad de delitos contra la salud. Ninguno fue juzgado por lavado de dinero.

En febrero de 2015 el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, anunció en una conferencia de prensa que policías federales y militares habían detenido en Chihuahua a Arturo Vázquez Terrazas, uno de los líderes del Cártel de Juárez y el objetivo 96 que había logrado ser “neutralizado”. “Se le ubica como presunto responsable de diversos enfrentamientos y de la violencia generada en dichas entidades”, declaró a los medios. Las autoridades intentaron acusarlo de delincuencia organizada, pero el 27 de septiembre de 2016, el Juzgado Cuarto de Distrito en Procesos Penales Federales de Jalisco, ordenó su libertad por falta de elementos para procesarlo por ese ilícito (en la modalidad de delitos contra la salud). En el expediente judicial diversos testimonios referían que ‘El Cachorro’ era jefe de plaza en Chihuahua y se dedicaba a secuestrar y extorsionar, pero el juez dijo que algunos de ellos relataban hechos que no les constaban, es decir, que los habían escuchado, por ello resultaban insuficientes para fincar el ilícito. El mismo día que lo absolvieron de delincuencia organizada, el juez dictó prisión por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército. En el parte policial, que forma parte del expediente penal, se lee que el hombre de entonces 24 años fue detenido en una agencia automotriz por policías federales que llevaban una orden de localización. Al revisar su chamarra deportiva encontraron en el bolsillo derecho una granada de fragmentación artesanal (hechiza) color verde, artefacto que le valió la sentencia condenatoria. En la resolución se expone que se le concedió el beneficio de la sustitución de la pena y el de la condena condicional. “Se procede conceder al encausado el sustitutivo de la pena de prisión por trabajo a favor de la comunidad o semilibertad”, se precisa.

Francisco Centeno Vela fue detenido el 3 de abril de 2013 y fue identificado por la PGR como miembro del Cártel del Poniente, un grupo delictivo que se formó de una fractura en la organización criminal de Sinaloa. A mediados de 2016, la Fiscalía logró que el Juzgado Sexto de Jalisco le dictara una sentencia de 6 años y diez meses por los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y sin licencia y por delitos contra la salud en la modalidad de narcomenudeo tras encontrársele marihuana. La Fiscalía intentó fincarle cargos por delincuencia organizada, pero en esa causa penal no se ha Omar Javier Llamas dictado sentencia.

Omar Javier Llamas, apodado ‘El Harry Potter’, fue detenido en el Estado de México en junio de 2014. Diarios locales de Chihuahua lo señalan como exagente de la Policía Ministerial en ese fronterizo Estado y uno de los líderes de La Línea, una célula del Cártel de Juárez. La Fiscalía logró que un juez lo sentenciara a 18 años y cinco meses de prisión por la portación de ocho cartuchos y dos armas de uso exclusivo del Ejército y por delitos contra la salud tras habérsele encontrado dos kilos de cocaína con fines de comercio. En las declaraciones vertidas en el expediente hay contradicción sobre el lugar y el modo de la detención. Una vecina asegura que vio cuando los policías federales entraron a la casa de Llamas, mientras que los policías afirman haberlo aprehendido en el cruce de dos calles, es decir, en la vía pública. En el expediente judicial la Fiscalía destaca que la detención fue producto de trabajos de inteligencia, pero en las declaraciones la esposa del detenido afirma que uno de los agentes le dijo que llegaron a su domicilio por una llamada anónima. También, declaró, los policías revolotearon su casa sin orden de cateo.

La PGR informó el 24 de enero de 2017 que había obtenido una sentencia de 25 años de prisión en contra de Melvin Gutiérrez Quiroz, ‘N’, quien se desempeñaba como administrador del operador financiero de una organización criminal que opera en Baja California. “El ahora sentenciado administraba los recursos financieros de quien era el responsable de la logística operativa para el trasiego de droga hacia los Estados Unidos, además de coordinar las acciones de lavado de dinero para esa estructura criminal”, se lee en el boletín informativo. Pese a que la Fiscalía destacó su participación en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, la sentencia fue por el delito contra la salud y no por lavado de dinero. Además, en el comunicado oficial se destaca que la condena fue por 25 años de prisión, pero en el documento obtenido por este medio a través de la ley de transparencia, la sentencia es de 20 años.

“Yo pisaré las calles nuevamente de lo que fue Santiago ensangrentada, y en una hermosa plaza liberada me detendré a llorar por los ausentes”

Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, España, 14 de junio de 1939-Bangkok, Tailandia, 18 de octubre de 2003) fue un escritor español conocido sobre todo por sus novelas protagonizadas por el detective Pepe Carvalho. Personalidad casi inabarcable, se definió a sí mismo como “periodista, novelista, poeta, ensayista, antólogo, prologuista, humorista, crítico, gastrónomo, culé y prolífico en general”, campos todos en los que destacó. Su libro ‘Historia y Comunicación Social’ era de obligada lectura en la Facultad de Ciencias de la Información de Lejona, en la Universidad del País Vasco. Columnista de la revista ‘Triunfo’, referencia ideológica en la última etapa de la dictadura de Francisco Franco y en los comienzos de la ‘Transición Democrática Española’, denunció en la Unión Europea la política de Estados Unidos en su ‘guerra contra el comunismo’ en América Latina. En mi hemeroteca guardo varios de sus escritos… Uno lo titula ‘El Cóndor de Henry Kissinger’.

“No hubo acuerdo previo, pero cuando los miembros de la delegación española en el encuentro Chile crea nos encontramos por la noche en el hotel Tipahue, todos, de uno en uno, habíamos dado el mismo destino a nuestra primeras horas en Santiago de Chile. Nuestros pasos se habían encaminado casi automáticamente al Palacio de la Moneda como quien remonta el curso de su memoria en busca de las fuentes. Y allí estaba aquel caserón de dimensiones impropias para su grandeza histórica, con los orificios de las balas taponados: repintados; pero la nueva pintura se limitaba a acentuar las cicatrices ocultas, y los guardias, de catadura prusiana, parecían limitarse a guardar una cripta inevitable para un turismo tan político como furtivo. Sólo los más jóvenes de la delegación, la juventud ya se sabe, habían osado hacerse una fotografía en la puerta, a lado de los guardias. Los ‘seniors’ pasamos ante el Palacio de la Moneda con el corazón lleno de estampidos y los ojos velados ante la rotundidad de una ausencia. El horizonte de nuestro mundo moral sigue ocupado por el cadáver de Allende, no en balde Chile es estrecho y largo como un horizonte. Por la noche, la televisión dio abundante información sobre las idas y venidas de un nuevo Pinochet. Viste de civil y acaricia a los niños. Viajaba por el país para vender su candidatura como futuro presidente democrático, porque, al decir de sus ministros más parlanchines, “… el proceso hacia la democracia chilena es irreversible”. Pinochet se limita a marchar, todos juntos, él primero, por la senda de una democracia hecha a su medida. Quiere sucederse a sí mismo. La sangre ya está seca y los balazos fundamentales taponados y repintados y hasta es posible que, mientras se afeita, el dictador tararee la balada de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Joan Manuel Serrat: ‘Yo volveré a las calles nuevamente, de lo que fue Santiago ensangrentada…’.

La vía chilena al socialismo se convirtió de repente en la vía chilena hacia el golpe de Estado. Pocos procesos contemporáneos de cambio generaron tanta literatura apologética y explicativa mientras se urdieron y tanta literatura sancionadora y analística cuando se frustraron. El Chile de Allende mereció la expectativa de la inteligencia de la izquierda universal, y el fracaso traumático de la experiencia del Gobierno de la Unidad Popular ha sido piedra de toque no sólo para el replanteamiento de la política latinoamericana, sino incluso para el de la política europea. Enrico Berlinguer, el político izquierdista italiano, lanzó su propuesta del compromiso histórico con la dialéctica acongojada por el golpe chileno: los procesos de transformación en profundidad no pueden depender de una mayoría parlamentaria, necesitan un consenso político y social más amplio que impida la respuesta salvaje de la reacción. Y aun así, en la era de las multinacionales y de los cotos de caza imperial perfectamente delimitados, ni siquiera un amplio consenso nacional transformador hubiera impedido o disuadido al bloqueo político y económico internacional conducido por el Departamento de Estado y las empresas agraviadas por la nacionalización del cobre chileno. El Gobierno de la Unidad Popular condujo ese proceso de transformación por el filo de la navaja y hostigado por todo tipo de acosos: bloqueos de poderes económicos, sociales, culturales, militares y judiciales vinculados a la reacción nacional; bloqueo del Departamento de Estado; bloqueo internacional teledirigido por las multinacionales y por el propio Henri Kissinger, supremo estratega de la guerra y la paz, al que le faltaba el golpe de Estado en su colección casi completa de cálculos de probabilidades materializadas. Si estos bloqueos pertenecían a la categoría de lo previsible, el Gobierno de Allende padeció también el acoso constante de una izquierda maximalista, que iba desde el sector socialista, encabezado por Carlos Altamirano Orrego, hasta el MIR, el primero convertido en Pepito Grillo constante de las insuficiencias transformadoras, y el MIR, con su acoso amado al sistema.

El modelo es el PSOE español, socialdemocracia latinoamericana de la II Internacional, y que los norteamericanos asuman como un mal menor

Hoy día, Altamirano se alinea en los sectores más moderados del socialismo chileno, aunque no ejerza un liderazgo que le discutirían quienes le recuerdan como el gran flagelador del prudente Allende. El modelo de estos socialistas moderados es el PSOE español, dentro de una amplia operación de crear de la noche a la mañana una socialdemocracia latinoamericana a la medida de la estrategia de la II Internacional, y que los norteamericanos asuman como un mal menor, como una alternativa al caos revolucionario cuando las dictaduras se gastan o están tan recosidas que son un puro remiendo. El papel de las multinacionales con intereses comprometidos en Chile, y el de Estados Unidos, sigue siendo determinante de esta transición como de todas las transiciones, y, aunque todavía no se disponga de documentación precisa sobre su punto de vista ante la nueva situación, bastará recordar aquel documento secreto de la ITT fechado en 1970, en el que se establecía un cuadro de la situación chilena y una manifestación expresa de intervención, para comprender que las actitudes siguen donde estaban los mismos intereses: ‘En este momento parece difícil que se derrote a Allende en el Congreso. El candidato democristiano derrotado, Radomiro Tomic, todavía apoya a Allende, y puede llevarse consigo un sector importante del voto PDC. A pesar del pesimismo, continúan los esfuerzos para mover a Frei y/o a los militares a actuar para detener a Allende. También continúan los esfuerzos para provocar a la extrema izquierda a una reacción violenta que produciría el clima requerido para una intervención militar. Aunque sus posibilidades de éxito son débiles, no debe desestimarse un bloqueo de la asunción del poder por Allende a través de un colapso económico’.

Radomiro Tomic sigue teniendo una espléndida planta de político noble. La utiliza para leernos unas estremecidas cuartillas en la puerta de la casa de Pablo Neruda que las delegaciones extranjeras de Chile crea hemos visitado a hurtadillas, como si temiéramos desordenar la invisible arqueología sentimental de este ámbito. Tampoco ha sido un acto plenamente legal. Casi todo lo que hacen las delegaciones convocadas por Chile crea estaba en la ilegalidad del estado de excepción que la Junta Militar no levantaría hasta finales de agosto; pero, como en todos los procesos maduros de transición, las libertades se toman y se toleran, sin que exista un posible medidor imparcial de la tensión de la cuerda. Si la visita a la casa de Neruda ha sido un acto casi furtivo guiado por los actores chilenos que forman parte del comité convocante de Chile crea, el acto de homenaje en la calle es totalmente clandestino. La dictadura ha prohibido expresamente todo acto callejero y los actores que han preparado una escenificación del Joaquín Murrieta de Neruda o el propio Tomic como orador y clausurador del acto, nos refugian en el cul-de-sac de la calle empinada para tomarse la libertad de homenajear al poeta.

Mientras escucho las tiernas, claras y duras palabras de Tomic (tiernas con Neruda, claras sobre la situación política chilena y duras contra Pinochet) valoro una vez más este perfume de transición que empapa la vida chilena. Se parece y no se parece al de la transición española, pero indudablemente tienen en común esa excitación que se produce cuando lo reprimido accede a espacios de libertad, ese reencuentro de la propia identidad prohibida, ese principio de reconciliación entre la memoria y el deseo. Aquel que no haya vivido tiempos de transición del fascismo a la democracia jamás tendrá elementos suficientes para descifrar la profunda verdad que se esconde en los versos de algunos boleros: ‘No quiero arrepentirme después, de lo que pudo haber sido y no fue…’. Tomic declama el lenguaje de la memoria reivindicativa, y horas después, en la sede de la Democracia Cristiana, la plana mayor del partido nos da una lección de posibilismo orientado hacia el inmediato futuro: hay que tratar de ganar el referéndum contra Pinochet, pero hay que temer la victoria del sí por el miedo social al vacío o por el pucherazo directo de la Junta Militar. En cualquier caso, la dictadura está tocada y la transición es irreversible: ‘Como en España…’, nos dicen. Pero cualquier especialista en transiciones comparadas sabe que hay factores diferenciales importantes, por más adorador mimético del franquismo que sea el general Pinochet. El franquismo dispuso de 40 años para barrer su genocidio bajo las alfombras, tiempo suficiente para que se jubilaran o murieran verdugos fundamentales, tan fundamentales como el propio Franco. En España se había constituido un tejido socioeconómico, y por tanto cultural, abocado a una transición democrática autocontrolada y disuadida. El Partido Comunista de España se pasó de la ruptura a la reforma en un abrir y cerrar de ojos, sobre todo en un cerrar de ojos, ante la insuficiente convocatoria rupturista de una sociedad con la memoria disuadida y los deseos pequeño burgueses.

Pero en Chile los cadáveres aún están frescos, recién degollados por los incontrolados, o quemados vivos; o se asesina al anterior director de Análisis en un sorprendente contexto de libertad de expresión que permite a muchas revistas y periódicos impugnar directamente a Pinochet, pero que obliga a Juan Pablo Cárdenas, el actual director de Análisis, a pasarse todas las noches en la cárcel. En un fascículo editado por el Comando por la Libertad de Juan Pablo Cárdenas puede leerse: ‘Nos preocupa, además, la situación de un crecido número de periodistas que están siendo sometidos a proceso, la mayoría de ellos a través de la justicia militar. Protestamos una vez más por esta situación. No es posible que tribunales castrenses enjuicien a profesionales de la Prensa que simplemente han cumplido con su deber ético de informar, orientar y, cuando es el caso, opinar. Reclamamos enérgicamente contra un procedimiento que más parece un ejército de represión que una reforma de justicia. Reiteramos también nuestra preocupación por el escaso avance de la investigación por el asesinato del periodista José Carrasco…’.

Andrés Manuel López Obrador pone en marcha su estrategia para pacificar México, “en tres años el Ejército volverá a los cuarteles”

Cinco días, apenas, después de confirmarse su victoria electoral, Andrés Manuel López Obrador mantiene su intensa agenda de anuncios y nombramientos. A los conocidos en cancillería, donde Marcelo Ebrard encabezará la cartera, se suman los de materia de seguridad. El virtual presidente electo se reunió con su equipo a quienes instruyó a elaborar una iniciativa que conduzca a la pacificación del país, en el que se incluye una propuesta de Ley de Amnistía que se presentaría en el Congreso. Alfonso Durazo, quien sería el secretario de Seguridad Pública (SSP) y Olga Sánchez Cordero, quien previsiblemente ocupará la Secretaría de Gobernación, detallaron que lanzarán la convocatoria para la creación de distintos foros. En ellos participarán organismos, personalidades, defensores de derechos humanos, líderes religiosos (como el papa Francisco), políticos y sociedad civil nacional e internacional parar que elaboren una “receta mexicana” para la pacificación del país. Los foros estarán en marcha desde mediados de julio hasta su toma de posesión en diciembre. Entre las personalidades que formarán parte del equipo de seguridad que pretende reducir los casi 29,000 muertos anuales que deja la violencia entre y contra los cárteles de la droga, estará un viejo conocido de Obrador, Manuel Mondragón, quien ejerció de jefe de la Policía durante su etapa como alcalde de la capital (2000-2005).

“Estamos invitando a todos los que tienen experiencia a participar y sí, el doctor Mondragón está invitado a esta reunión y otros… Todavía no se definen los cargos; lo que estamos haciendo primero es el programa, primero el programa de acción”, dijo López Obrador a las puertas de su oficina en la colonia Roma de Ciudad de México. Entre otras iniciativas que se deberán discutir estará la despenalización de las drogas y la extinción de dominio del crimen organizado. Alfonso Durazo, el hombre a quien López Obrador quiere encargar la Seguridad Pública, consideró que la única manera responsable de retirar al Ejército de las calles será capacitando a los cuerpos policiales, un proceso que será paulatino, y estimó que en el transcurso de tres años se podría retirar a los militares a los cuarteles de forma relevante. “Estimo que en el transcurso de tres años pudiéramos tener ya un retiro relevante de los militares a los cuarteles”, dijo durante una entrevista en el programa matinal de Televisa. Durazo consideró que la inseguridad no se puede ver como un asunto policial, sino que es necesario abordarla con una visión más amplia. “Mientras sigamos viendo la cuestión de la seguridad como una cuestión de fuerza, vamos a fracasar. Tenemos que ampliar la visión e ir a las causas profundas que generan la inseguridad y eso obliga al diseño de políticas públicas que trascienden la capacidad de una formación policial”, dijo. Definió además la búsqueda de paz como una “receta mexicana” cuyo objetivo es construir una nueva cultura que permita librar a las futuras generaciones del odio y la violencia. Según detalló el equipo de López Obrador, la ley de amnistía se someterá a la aprobación del Congreso ya que no se trata de una facultad del presidente. No obstante, se explicó que el nuevo mandatario será quien la presente, además se aseguró que su contenido estará sujeto a los acuerdos internacionales de los que México forma parte. López Obrador, quien asumirá el cargo como presidente de México 1 de diciembre tras arrasar en las presidenciales de este pasado 1-J, ha propuesto un enfoque distinto para acabar con una guerra que hizo perder al país un 21% de su Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado, según cálculos privados.

Acribillado a balazos Rubén Pat, el séptimo periodista en lo que va de año en México; hace 26 días fue asesinado otro reportero de ‘Playa News’

En la madrugada del martes 24 de julio, coincidente en el tiempo con el anuncio de un nuevo Modelo para la Prevención de la Violencia en Quintana Roo por parte del gobernador Carlos Joaquín, ha sido asesinado a balazos un periodista. El séptimo en lo que va de año en México. Rubén Pat, director del semanario ‘Playa News’, murió acribillado a tiros -al menos seis- en la puerta de un bar en el centro de Playa del Carmen. “La joya de la corona del Caribe mexicano, destino turístico por excelencia en el país, se vuelve a teñir de sangre solo 26 días después de que asesinaran a otro compañero, José Guadalupe Chan Dzib, que trabajaba en el mismo medio que Pat…”, escribían los medios internacionales. Las autoridades de Quintana Roo -entidad a la que pertenece Playa del Carmen- y del municipio han asegurado que harán todo lo posible para que “se lleven a cabo las investigaciones pertinentes y llegar hasta las últimas consecuencias”. Una frase que se repite con cada asesinato a un reportero, con cada feminicidio, con cada candidato a una alcaldía municipal, con cada secuestro. No hay ni un detenido. Y la mayoría de las veces nunca se llega hasta las últimas consecuencias. Muy pocos, alrededor de un 10% de los casos, recibe una sentencia condenatoria, según las cifras oficiales.

Pat había denunciado amenazas el año pasado, después de una investigación en la que estaban vinculados funcionarios públicos con el crimen organizado. El 25 de junio de 2017, el periodista fue detenido y torturado por policías municipales, según informó la organización más importante de defensa de los derechos de los periodistas, Artículo 19. “Me detuvieron, me esposaron y subieron a la batea boca abajo, me taparon la cara con mi playera”, dijo el periodista en su denuncia a la ONG. Regresaba de una fiesta con otros compañeros de profesión. Eran las 1:30 de la madrugada. La patrulla circuló durante aproximadamente 40 minutos. En el trayecto, los policías lo golpearon y amenazaron, según su testimonio: “Esto es sólo el principio, si no le bajas a tus notas contra el jefe”, recordó que le dijeron. Semanas previas a aquella detención arbitraria, Pat había publicado en su semanario una información sobre una ‘narcomanta’ en la que se mencionaba que el director de la Policía Municipal Preventiva, Joaquín Morales Hernández, protegía a un grupo de la delincuencia organizada. En la denuncia que interpuso advirtió de que otros compañeros de profesión estaban en riesgo y que las agresiones venían por parte de los propios policías municipales.

Un reportero del mismo semanario, José Guadalupe Chan Dzib, compañero de Pat, fue asesinado a tiros el pasado 29 de junio también en Quintana Roo, en el Municipio de Felipe Carrillo Puerto. Pat denunció entonces que el periodista también había recibido amenazas en 2017 y que había solicitado sin éxito la protección de las autoridades. Chan Dzib era un reportero de sucesos que colaboraba en varios medios digitales de la Península de Yucatán, entre ellos el portal ‘Playa News’ y ‘El Tábano’, especializado en información policiaca. Como periodista local, había escrito sobre la violenta campaña electoral que dejó más de 130 políticos asesinados. Una de sus últimas notas fue sobre el homicidio de un militante del PRI en un pueblo vecino, Daniel Dzib Canul. En 2017 mataron a 12 periodistas y en lo que va de este año ya han muerto siete más. La violencia contra los reporteros supone uno asesinado al mes. Según Artículo 19 en México, el terror no siempre procede de los miembros del crimen organizado. Sus cifras registran que, de las 1.986 agresiones a reporteros desde 2012 hasta este año, el 48% provenían directamente de funcionarios públicos. La directora de la oficina de México, Ana Cristina Ruelas, señaló en una entrevista que “hoy por hoy la mayoría de delitos cometidos contra periodistas permanecen impunes, no sólo por falta de sentencias, sino porque también las investigaciones se cierran cuando identifican a los autores materiales y no llegan a la verdad de los hechos. Así por lo menos sus compañeros sabrían a qué atenerse”.

En  la última década se perdió una importante ‘batalla’ a favor de la integración de los jóvenes pandilleros. No se hizo, prácticamente nada

El tema del combate a la violencia y la inseguridad es de interés prioritario de los tres órdenes de Gobierno en conjunto, resaltó el presidente municipal Remberto Estrada Barba, durante su participación en la presentación del Modelo de Prevención Quintana Roo. Durante el evento, encabezado por el gobernador Carlos Joaquín González, y al que asistieron los gobernadores de Coahuila, Colima, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Sinaloa y Yucatán, así como representantes de instancias federales, Remberto señaló que, en la Estrategia Integral de Seguridad para Cancún, se consideró que, junto con mejorar las capacidades institucionales, era necesario poner en marcha políticas públicas de desarrollo y acciones enfocadas a niños y jóvenes. “Pusimos especial atención a la construcción de infraestructura deportiva, con 11 domos, 10 canchas y más de 120 gimnasios al aire libres, porque tenemos la certeza que el deporte ayuda a niños y jóvenes a adquirir disciplina, compromiso, respeto a las normas, fomenta la convivencia”, dijo. El alcalde puntualizó que el hecho que niños y jóvenes permanezcan en la escuela reduce el riesgo de ver a la delincuencia como una alternativa de vida. Por ello, afirmó, se impulsaron los programas de becas, de ayudas económicas, de desayunos, uniformes y útiles escolares. Aseguró que mejorar la calidad de vida de las personas contribuye a la atención de las causas violencia, de ahí que se puso especial interés en optimizar la infraestructura urbana, para acentuar el sentido de pertenencia y de comunidad.

Remberto Estrada coincidió con la premisa del Gobierno del Estado, en que el aporte de la sociedad y de la iniciativa privada es fundamental para el éxito de cualquier plan de seguridad y de prevención. “Desde luego que nos sumamos a este programa, tenemos siempre la mejor disposición para lo que represente bienestar para los cancunenses. Aportaremos todo lo que nos competa para el éxito del mismo. Enhorabuena por los quintanarroenses, y por todo México”, finalizó. Todo esto suena a ‘música celestial’. La realidad es que en la última década se perdió una importante ‘batalla’ a favor de la integración de los jóvenes pandilleros de las ‘regiones’ y ‘colonias’ de la ciudad más poblada de Quintana  Roo, Cancún. No se hizo, prácticamente nada.

Cancún y sus 135 pandillas, ‘Los Olvidados’ del film de Luis Buñuel; la seguridad es un problema de todos los ciudadanos, incluidas élites

Un peligroso ‘ejército’ de miles de jóvenes maniobra en las regiones 233, 234, 235, 75, 76 y 101. Marisol Vanegas, la actual secretaria de Turismo del Gobierno de Carlos Joaquín, en el verano del 2012, advertía en una investigación que las políticas gubernamentales ignoraban este fenómeno social que nos está pasando factura. La inseguridad es el principal problema para los ciudadanos. Andrés Manuel López Obrador lo sabe muy bien. En plenas vacaciones de verano cunde la ¿alarma en las ‘Joyas de la Corona’ y sus ‘Tesoros del Caribe’. “Debemos convertir a nuestros adolescentes en actores de la paz y evitar su vinculación e incorporación al crimen organizado”, recalcaba Marisol Vanegas. Meses atrás escribimos esta columna El Bestiario. Las muertes relacionadas al crimen organizado se han duplicado con respecto al año pasado. El problema de la inseguridad no es un problema a resolver tan solo por los cargos políticos y los diferentes cuerpos de seguridad, sino que considero que es un problema de toda la ciudadanía. Desde los padres inculcando a sus hijos una serie de principios; los maestros aportando su granito de arena; los gobernadores demostrando que son servidores públicos, respetando los valores cívicos de un Estado de Derecho, no creando alarmas internacionales como el veracruzano Jesús Duarte; los ediles y otros funcionarios ejerciendo sus labores con transparencia; los policías, como garantes del orden, cumpliendo estrictamente su labor bajo los parámetros de los derechos humanos universales; los abogados, agentes judiciales, auxiliares, secretario, jueces, magistrados, defendiendo la aplicación de la leyes sin olvidarse que las víctimas e inculpados son ciudadanos; los empresarios cumpliendo con sus obligaciones fiscales, para que pueda haber una mayor inversión pública en atender a sectores desprotegidos de la sociedad y en mejorar las condiciones de vida de nuestros agentes de la autoridad, sin olvidarse, tampoco, de pagar a sus trabajadores, para que estos no tengan que estar pensando en ‘mochadas’, ‘chayotes’, ‘inventos’… para poder subsistir con sus familias, después de largas horas de jornada laboral…

‘El Gobierno de Quintana Roo reconoce la existencia de un Cártel de Cancún, organizaciones criminales locales politizadas’, titulábamos en la portada de El Bestiario, nuestro magazine online diario. Los grupos del crimen organizado de alcance nacional tienen presencia limitada en el Caribe mexicano. Los existentes se dedican al “tráfico de mercancías, personas (trata), piratería, comercio informal (ambulante) y narcomenudeo”. En un informe de Lantia Consultores entregado al Gobernador  Carlos Joaquín, se recalca que el Cártel del Pacífico (Cártel de Sinaloa) y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) operan en los municipios de Benito Juárez y Othón P. Blanco, sobre todo en Chetumal y Cancún, hay también células en otras localidades. El Cártel del Golfo y Los Zetas tienen dos grupos afines, Los Sureños y Los Pelones, respectivamente. Lantia Consultores se fundó en 2008 por tres socios que combinan de modo singular una sólida formación académica y una amplia experiencia directiva. “En Lantia nos esforzamos por brindar resultados sobresalientes. Nuestra formación y experiencia nos permiten ofrecerle recomendaciones que conducen a soluciones concretas. Como principio, nos aproximamos a los problemas desde una perspectiva multidisciplinaria e impulsamos soluciones innovadoras a partir de las mejores prácticas internacionales…”, se presentan Leonardo Álvarez Córdova, Eduardo Guerrero Gutiérrez, y Hugo Martínez McNaught. “Los socios fundadores nos formamos en universidades de excelencia internacional, como la Universidad de Harvard, la Universidad de Chicago, la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Duke, la Universidad de Pittsburgh y El Colegio de México. Nuestros artículos de opinión y análisis han sido publicados en las revistas Nexos, Política y Gobierno, Gestión y Política Pública, y en los diarios Reforma, El Norte, Los Angeles Times, The San Diego Union-Tribune, The San Francisco Examiner, y La Opinión de los Ángeles”.

La investigadora y académica Marisol Vanegas Pérez es la secretaría de Turismo elegida por el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González. Licenciada en Turismo con Maestría en Planeación Turística, por la Universidad Autónoma del Caribe en Barranquilla ha desarrollado más de 20 investigaciones en Desarrollo y Gestión. Presidía la Academia de Turismo de la Sociedad Andrés Quintana Roo. Cuenta con estudios de Maestría en Ciencias en el área de Planeación y Desarrollo Turístico en el Instituto Politécnico Nacional. Acumula casi dos décadas de experiencia en el desarrollo de estudios sobre turismo, economía y sociedad para organismos nacionales e internacionales, consorcios y empresas privadas. Ha desarrollado estudios de prevención social de la violencia, sistemas de información e inteligencia competitiva para destinos turísticos así como en el diseño de productos turísticos. Además de su labor como directora general de REDES Turismo, es articulista, conferencista en diversos medios nacionales e internacionales así como profesora de programas de postgrado en turismo en diversas Universidades. Hace ya cinco años atrás recuerdo un interesante diagnóstico general de las pandillas que existen en Cancún, realizado por la hoy responsable de Turismo en Quintana Roo.

“Existe una gama muy amplia de integrantes de pandillas cuyas edades oscilan entre los nueve hasta los 25 años de edad”

Marisol Vanegas, directora por entonces de Redes de Investigación para el Desarrollo, señaló que la estrategia principal para atacar los casos de los diferentes tipos de violencia que se dan en el Municipio, es partir de los factores de riesgo que la ocasionan, entre ellos la educación y la inseguridad. La investigadora explicó que de acuerdo a una serie de estudios, se observó que es la violencia escolar la que más olvidada en cuestión de programas para su prevención. “En el caso de la violencia familiar y contra la mujer, incluso en el caso de pandillas ya hay acciones pero en el de violencia escolar no, es donde más hace falta porque no está estructurado ni siquiera el modelo estaba concebido, se trabajaba sólo el bullyng pero no la violencia escolar”. Sobre el diagnóstico que se realizó en el tema de las pandillas, Marisol Vanegas reveló que actualmente en Benito Juárez existen alrededor de 135 pandillas, y se encuentran ubicadas en las zonas de mayor marginación, entre las que destacó las regiones 233, 234, 235, 75, 76 y 101. Señaló también que de acuerdo a los estudios realizados existe una gama muy amplia de integrantes de pandillas cuyas edades oscilan entre los nueve hasta los 25 años de edad y dependiendo de este factor es el número de sujetos que integran una pandilla.

Varios miles de muchachos deambulan diariamente en las empobrecidas regiones de Cancún. Sin acceso a la educación formal, ni a actividades deportivas, culturales o artísticas y con un natural espíritu de supervivencia, encuentran en las pandillas satisfactores como reconocimiento, protección, amistad, entre otros que no reciben en sus hogares ni en las políticas gubernamentales. Sin otras opciones, lo que hallan es el inicio de una vida asociada a las drogas, que pululan en las calles, al dinero fácil en actividades ilegales y la violencia en varias de sus manifestaciones. El presente para ellos es incierto, pero lo peor es que el futuro no existe…

“El diagnóstico revela la urgencia con la que debería atenderse este pendiente de las pandillas de la agenda de los rezagos sociales de Cancún”

El fenómeno del crecimiento y cada vez más violento entorno de las pandillas es visto como una amenaza para la seguridad nacional en prácticamente todo el continente americano. Y si bien Cancún es un modelo como destino turístico exitoso, su calidad de polo de atracción de migrantes, la ausencia de políticas públicas para canalizar la energía y el tiempo de los jóvenes, se suman a otros factores para presentar una inquietante realidad, que se cierne con negros nubarrones para el futuro de esta región del Estado de Quintana Roo. Marisol Vanegas Pérez realizó un estudio dirigido con precisión a este tema. Se denomina: ‘Programas dirigidos a jóvenes en riesgo que participan en pandillas, con el propósito de convertir a sus organizaciones o grupos identitarios en actores de la paz y evitar su vinculación e incorporación al crimen organizado’. El diagnóstico revela la urgencia con la que debería atenderse este pendiente de la agenda de los rezagos sociales de Cancún.

Concentrados sobre todo en las zonas más empobrecidas de la ciudad, son más de tres mil jóvenes los que forman parte de alguna de las 135 pandillas identificadas en Cancún. Realizamos un recorrido a una de las regiones citadas en el estudio por su presencia de jóvenes enlistados en las filas de alguna pandilla. Lo que encontramos fue un grupo de muchachos que nos recibieron amablemente y que nos permitieron pasar una tarde-noche con ellos para atestiguar cómo ven trascurrir el tiempo. Se trata de ‘Los Terkos’ de la 101, jóvenes de una segunda generación, pues según ellos mismos relatan, esa pandilla tiene más de 10 años en esa zona de la ciudad y muchos de sus integrantes son adultos con otras responsabilidades, que ya no merodean en las calles. Esta agrupación tiene influencia en esa zona de la ciudad, que tuvo sus inicios en los primeros años de la década de los 90, cuando se desarrolló un programa para dotar de infraestructura urbana a predios que fueron en principio ‘invasiones’ a tierras ejidales. Siendo Mario Villanueva Madrid presidente municipal y Carlos Salinas de Gortari presidente de la República, se conformó el ‘Fideicomiso Solidaridad’, con aportaciones de los Gobiernos federal, estatal y municipal. Entonces se construyeron guarniciones, banquetas y se introdujo una red de drenaje sanitario que por cierto resultó defectuosa. Las calles no se construyeron sino hasta hace unos pocos años, de manera que el paisaje fue dominado por una polvareda durante varios años.

“De ese lado están los C-1 y no nos pueden ver ni nosotros a ellos”, nos dice ‘El Bolas’ de ‘Los Terkos’

Queremos hacer un reportaje sobre los jóvenes en las regiones de Cancún, sobre la carencia de espacios deportivos y culturales, sobre cómo pasan el tiempo, lo que hacen…. Es sábado por la tarde en esa calle, ubicada entre la avenida López Portillo y la llamada Ruta 4. Sin pensarlo mucho, ‘El Bolas’ nos tiende la mano y nos hace notar que ese día empezó temprano a beber cerveza en el pequeño patio frontal de la casa con un amigo. ‘Tienen que regresar más tarde, después de las siete de la noche, porque es cuando nos juntamos más amigos, todos ‘Terkos’…. La banda es muy grande, a veces somos más de 60 cabrones los que estamos. Pasadas las horas esa fracción de ‘Los Terkos’ suma unos diez muchachos de entre 14 y 23 años. A veces, relatan, trabajan en alguna actividad, dependientes de tiendas, estibadores, repartidores, entre otras. Sin embargo, nada es fijo y prefieren pasar más tiempo libre. La escuela hace tiempo que la dejaron. ‘Yo tuve que dejar la escuela hace rato, terminé la ‘secu’ pero tenía que ayudar en la casa’, comenta ‘El Bolas’. Y mientras siguen llegando más jóvenes, la charla transcurre alegre. Los muchachos quieren mostrar sus tatuajes. En todos los casos tienen algún diseño con los nombres de dos mujeres: ‘Mi madre y mi vieja’, explican. Los Terkos’ tienen un pleito añejo con otra pandilla que tiene su radio de acción a unas cuantas cuadras, también en la Región 101, pero más al Norte, pasando la Ruta 4. “De ese lado están los C-1, y no nos pueden ver ni nosotros a ellos. Si alguno viene para acá no le garantizamos nada y si ustedes van hacia ya tampoco… pero aquí están seguros con nosotros’…”.

De acuerdo con su testimonio, es muy fácil conseguir marihuana o crack (‘piedra’), incluso cocaína, aunque es más cara. “Mira, en esa casa venden”, señala uno de ellos… Y efectivamente, es posible atestiguar que en ese inmueble llegan clientes en forma recurrente. Reciben un pequeño envoltorio y se van, sea en un auto, en bicicleta o a pie. ‘Platanito’ es uno de los más jóvenes del grupo, no tiene tatuajes aún y fuma un cigarrillo tras otro mientras transcurre la entrevista y la sesión de fotos. El más grande de ellos tiene 23 años. No estudia ni trabaja y asegura que inició con el consumo de marihuana a los 11 años. Y sin ningún tipo de pudor, saca de entre sus ropas un pequeño paquete de periódico y empieza a armar un cigarrillo de marihuana. Sus compañeros se emplazan para vigilar que no pase alguna patrulla de la Policía y una vez liado el pitillo, lo encienden para compartirlo hasta consumirlo por completo. Este contexto es el común denominador de una vasta área de la ciudad. De acuerdo con el estudio, esas 135 pandillas se ubican en poco más de 50 Regiones, principalmente en la zona norte de la ciudad, aunque también hay presencia de grupos de jóvenes en esa circunstancia en poblaciones rurales como Alfredo V. Bonfil, e incluso en pleno centro de la ciudad. En las Supermanzanas 2, 21, 22, 23, 24, 48 y 55, que se encuentran en el llamado ‘primer cuadro’ de Cancún, tienen presencia las pandillas conocidas como ‘Los Estudiantes’, ‘Chicos Crazy’, ‘Los Cuervos’, ‘Los Farios’ y ‘Los Snoopy’. Sus membresías, de acuerdo con el documento citado, van de entre 10 y hasta 30 muchachos de entre 16 y hasta 22 años, que son los rangos de edad más frecuentes en esas agrupaciones callejeras.

Los grupos del crimen organizado ven en estos jóvenes a potenciales aliados, y en alguna ocasión los han utilizado para cometer crímenes de alto impacto a cambio de unos cuantos pesos. El más sonado de esos casos ocurrió en septiembre de 2010, cuando presuntos integrantes de ‘Los Zetas’ contrató a un grupo de mozalbetes, miembros de una violenta pandilla conocida como ‘Los Sureños’, de la colonia ‘Las Pencas’, para incendiar el bar ‘Castillo del Mar’ en la Región 229. Los muchachos fueron capturados horas más tarde de esa acción, en la que murieron ocho personas; seis mujeres, una de ellas en estado de gravidez, y dos hombres. Según sus declaraciones ministeriales, fueron reclutados para ese ‘trabajo’ por dos mil pesos en total. Llegaron en vehículos de los presuntos ‘zetas’, quienes amagaron a parroquianos y trabajadores del bar con armas de alto poder, mientras los mozalbetes rociaron con gasolina y prendieron el inmueble. Las víctimas murieron por asfixia. Cinco muchachos fueron arrestados y uno de ellos murió en circunstancias extrañas dentro de la cárcel, al parecer ejecutado por sus propios compañeros.

El estudio realizado por Marisol Vanegas no omite esa proclividad para que los miembros de las pandillas se integren en algún momento en las filas del crimen organizado. Es un factor inquietante, indica el estudio: “… es la facilidad con la que niños y jóvenes pueden adquirir alcohol y drogas. El número de expendios legales e ilegales y el poco control sobre ellos presenta un factor de riesgo de que las pandillas, antes grupos de referencia no delictivos, se acerquen a consumos nocivos que, una vez consumidores se conviertan en tiradores o brazos de grupos del crimen organizado’. Las características de este destino turístico, la movilidad de sus habitantes y los flujos migratorios dinámicos, añaden complejidad a este tema. Las influencias que reciben y que suelen aceptar como referentes estos muchachos, está directamente relacionada con las expresiones de las pandillas más conocidas en los extremos del país: De los ‘cholos’ en el norte y de los ‘maras’ en el sur”.

“Reconocen consumir alcohol (40 por ciento), tabaco (36 por ciento), y drogas un 24 por ciento, iniciándose desde la adolescencia”

Dice el estudio:… “Las diferencias de costumbres han dado caso a la aceptación de estereotipos mediáticos como símbolos a imitar; en el caso de las bandas, ‘los cholos’, ‘la mara’, la influencia de grupos de pandillas o bandas de ambas fronteras son la nueva ‘identidad’ que se construye con las pandillas’. Estas son las consecuencias de este fenómeno social en el primer destino turístico del país: ‘Vinculación de las pandillas con la delincuencia organizada y más recientemente con grupos del narcotráfico y crimen organizado; consumo de drogas y alcohol a temprana edad y los riesgos sobre sus vidas y sobre su futuro; deterioro de mobiliario urbano, espacios públicos deteriorados y ambiente de inseguridad generalizado; efecto imitación de otros niños y adolescentes a las conductas delictivas; y estigmatización de las pandillas como productores de delincuentes en la sociedad y desencanto en los mismos sobre su propio futuro’. ‘En esta ciudad, que todavía no alcanza los 50 años de vida, los jóvenes en pandilla representan en su mayoría (67 por ciento), a nacidos en el estado, específicamente en Cancún (60 por ciento), que comparten mayoritariamente un contexto racial, lingüístico y cultural de raíz peninsular, cuando no del sureste mexicano’. ‘De estos jóvenes la mitad trabaja y en menor proporción estudia, con sólo un 9 por ciento que hace las dos cosas y un preocupante 14 por ciento que no hace nada. Y , semejante a indicadores de otras ciudades, la mitad de esta población juvenil en pandilla desertó o dejó sus estudios en algún grado de nivel secundaria, con un 29 por ciento que reconoce haber llegado y abandonado la preparatoria”.

El estudio hace una interesante observación acerca de las ausencias que registran estos muchachos en su vida cotidiana. Y esto es que una mayoría no tiene ninguna actividad relacionada con las artes. El reporte señala que el 75 por ciento de los jóvenes envueltos en alguna pandilla no tienen acceso a expresiones artísticas de ningún tipo. “En contraste, las drogas están al alcance de la mano. ‘Reconocen consumir alcohol (40 por ciento), tabaco (36 por ciento), y drogas un 24 por ciento’. Entre las drogas que consumen la marihuana ocupa el primer lugar (55 por ciento), crack o ‘piedra’ 19 por ciento y un 15 por ciento cocaína. La mayor parte inició con su relación con estupefacientes en la adolescencia”.

“La carencia de redes constituye un factor de inestabilidad y expresa un área de oportunidad para las estrategias públicas de prevención”

“De acuerdo con el estudio, un factor agravante lo constituye lo que se denomina ‘ausencia de redes’. Esto es la ausencia de relaciones familiares directas en la misma ciudad. Y es que si bien es cierto que una gran parte de los miembros de las pandillas nació en Cancún, otro segmento también importante (30 por ciento), forma parte de las migraciones recientes. ‘La carencia de redes constituye un factor de inestabilidad y expresa un área de oportunidad para las estrategias de prevención, donde el Estado en conjunto con otros actores deben proveer de espacios de redes sociales alternas’. Contrariamente a lo que se supone de los miembros de las pandillas, un 33 por ciento estudian y trabajan. Esta característica, aun suponiendo que el 14 por ciento ni estudia ni trabaja, nos aleja de esa idea de que los jóvenes pandilleros son “vagos” o ‘ninis’. Estados Unidos, el principal socio comercial de México y también el principal mercado emisor de visitantes para esta región turística, ya identificó al fenómeno de las pandillas como un problema de seguridad nacional, y advierte de una dinámica donde esos grupos se fortalecen con los flujos migratorios en el Continente, desde Latinoamérica, a través de nuestro país”.

‘Los olvidados’ cuenta una historia trágica y ‘neorrealista mexicana’ sobre la vida de unos niños en un barrio marginal del entonces DF

‘Los olvidados’ es una película mexicana filmada del 6 de febrero al 9 de marzo de 1950 en los estudios Tepeyac y en locaciones de la capital mexicana. Escrita y dirigida por Luis Buñuel, obtuvo el premio al mejor director en el Festival de Cannes y ha sido nombrada Memoria del Mundo por la Unesco. ‘Los olvidados’ cuenta una historia trágica y ‘neorrealista mexicana’ sobre la vida de unos niños en un barrio marginal del entonces DF. Muchas de aquellas escenas de ficción son una realidad todavía en nuestros Cancún y Riviera Maya…, líderes mundiales del turismo caribeño. ‘Los olvidados’ es la obra más relevante desde que Buñuel comenzó su etapa mexicana. Tras el éxito comercial que le proporcionó ‘El gran Calavera’, el productor Óscar Dancigers le propuso que dirigiese una nueva película sobre los niños pobres de México. La película se sitúa en la línea del neorrealismo italiano, al que Buñuel aporta su toque surrealista como se puede observar en la secuencia del sueño de Pedro, la obsesión por las gallinas o el huevo lanzado hacia la cámara. Tras un prólogo inmerso en imágenes de Nueva York, París y Londres, se advierte de la universalidad de la tragedia que va a producirse, la cámara localiza enclaves reconocibles de la Ciudad de México. En uno de sus barrios marginales, Jaibo (Roberto Cobo) es un adolescente que escapa de un correccional para reunirse con Pedro (Alfonso Mejía). En presencia de él, Jaibo mata a Julián, el muchacho que supuestamente le delató. También intenta robar a un ciego al que finalmente maltrata en un descampado. Cuando Pedro llega a su casa su madre no quiere darle de comer, lo que origina la secuencia onírica y surrealista en que la madre le ofrece unas vísceras que Jaibo le arrebata saliendo debajo de la cama donde yace el cadáver de Julián.

Otro niño, que ha sido abandonado por su padre en la ciudad, Ojitos, entra al servicio del ciego como lazarillo, que ejerce de curandero en casa de Meche, una turbadora adolescente de la que el ciego se quiere aprovechar. Pedro intenta recobrar la estima de su madre comenzando a trabajar, pero sus buenas intenciones son frustradas por el comportamiento de Jaibo que comete un robo del que acusan a Pedro, que es arrestado por ello en una granja escuela. El director de la institución, confiando en el chico, le da cincuenta pesos y le manda a un recado, pero Jaibo le roba el dinero. Pedro entonces le denuncia como asesino de Julián, y Jaibo se venga matándolo en el gallinero de la casa de Meche. Esta y su abuelo arrojan su cadáver a un muladar. Entretanto, Jaibo es abatido por disparos de la Policía, y su agonía se ve sobreimpresionada por un perro que avanza y la madre de Pedro diciendo “buenas noches” dirigiendo una mirada a Meche y su abuelo, que llevan el cadáver de su hijo en un saco, a lomos de una burra…

Aparentemente, la película es un drama o tragedia neorrealista, documentada en los bajos fondos de la gran urbe y que tiene una intención marcadamente social. Sin embargo, el trazado subliminal, crea todo un flujo subconsciente en que los temas son la ausencia del padre, el complejo de Edipo, la orfandad, la maldad y la muerte. Todo esto está subrayado por secuencias oníricas, por la extraña y constante presencia de las gallinas, la rítmica repetición de brazos que se alzan cada diez minutos para golpear y matar cruelmente y, no menos importante, la vanguardista música, atormentada e inquietante, de Rodolfo Halffter sobre temas de Gustavo Pittaluga. Ello crea un clima de malestar que lleva al filme a la característica poética surrealista y tortuosa del aragonés. Como recordaba Octavio Paz, Buñuel muestra la evolución del surrealismo, que se inserta ahora en las formas tradicionales del relato, en este caso una tragedia sin coturno, integrando “las imágenes irracionales que brotan de la mitad oscura del hombre”. Los dos grandes temas son la sexualidad y la muerte, sin olvidarnos de la pobreza, la marginación y la miseria, que recorren el primero los componentes surrealistas y profundos de la psique humana y el segundo la dura lucha por la vida de la realidad social. Desde este punto de vista, ‘olvidados’ son todos sus personajes.

@BestiarioCancun

www.elbestiariocancun.mx

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta