El número de robos se ha incrementado en el Estado tanto por...

El número de robos se ha incrementado en el Estado tanto por la ineficiencia de las autoridades policiacas para investigar y castigar a los responsables, como por la alta demanda de artículos hurtados que existe en la ‘tierra de nadie’ de las redes sociales

75
0
Compartir

El delito de robo, ya sea a transeúnte, casa-habitación o comercio, continúa a la alza en Quintana Roo, una tendencia imparable en los últimos años. Y es que aunque cada vez se registran más denuncias de este tipo de delitos, sobre todo en las ciudades de Cancún y Playa del Carmen,hay menos agentes para investigarlos y resolverlos. Lo cierto es que este aumento también se debe a que en las redes sociales, principalmente Facebook, existe una fuerte demanda de objetos robados, por lo que los delincuentes las utilizan para deshacerse rápidamente de sus botines. El vacío legal que existe en ese tipo de bazares virtuales ha sido el causante también de que las casas de empeño –otroras favoritas de los bandidos para mover lo robado- estén en declive. Los criminales entonces se han adaptado a la tecnología, mientras que las autoridades policiacas siguen sufriendo la falta de recursos y de personal para atender las miles de carpetas de investigación que se abren al año en la entidad.

Javier Ramírez

En sólo dos años, Quintana Roo pasó del sexto al primer lugar en incremento porcentual de los delitos de robos en sus distintas modalidades: asalto con violencia, a casa-habitación y comercios, al pasar de 225 denuncias diarias en 2016, a cerca de 586 en el primer bimestre de 2019, un aumento de casi 226 por ciento.

De acuerdo con los últimos datos del Secretariado Nacional de Seguridad Pública, este tipo de delincuencia creció más en Quintana Roo que en Estados como Hidalgo, Campeche, Ciudad de México y Oaxaca, que en el mismo periodo reportaron cifras de 120, 105, 93, 87 y 69 por ciento, respectivamente.

Lo peor es que cada vez las autoridades son menos eficientes a la hora de encontrar a los ladrones: en los últimos dos meses de 2016, la Fiscalía General del Estado abrió 12 mil 370 carpetas de investigación por robo, de las cuales el 27 por ciento concluyeron con el arresto de los sospechosos.

Pero en lo que va de este año, apenas el 13 por ciento de las 21 mil carpetas de investigación fueron resueltos. Claro que hace dos años se contaba con un agente para investigar 16 casos diarios. Hoy, la relación es de uno por cada 53, lo que ocasiona que la mayoría de los expedientes terminen en el olvido y los delincuentes se mantengan impunes.

Apenas el pasado 28 de febrero, el titular de la Fiscalía General del Estado, Oscar Montes de Oca, reconoció que Quintana Roo se encuentra en los últimos lugares del país en impartición de justicia, por la gran cantidad de rezago en materia de carpetas de investigación, la mayoría relacionadas con los delitos de robo.

Incluso, reconoció que entre el personal encargado de la investigación e impartición de justicia se encuentran jóvenes que realizan sus prácticas de la universidad, o personas con nivel de estudios de bachillerato o alguna carrera que no está relacionada con la seguridad pública, como ingenieros, arquitectos y hasta chefs, lo que los convierte en no aptos para desempeñar tales funciones.

El robo, delito imparable

El 75 por ciento de los asaltos a mano armada a comercios y transeúntes, así como robos a casa-habitación que se cometen en el Estado, se concentran en las ciudades de Playa del Carmen y Cancún.

La “joya turística” de Quintana Roo cerró 2018 con un incremento del 250 por ciento en cuanto al robo con violencia a comercios, comparado con el año anterior, cuando se cometieron 930 de estos delitos.

Por su parte, Playa del Carmen registró mil 380 asaltos con violencia a comercios en todo el año pasado, siendo que en 2017 fueron 670.

El robo de vehículos también aumentó en los últimos dos años en ambas ciudades, pasando de 168 denuncias en 2016, a cerca de 490 en 2018.

El automóvil Nissan Tsuru fue el objetivo favorito de estos delincuentes, al protagonizar el 65 por ciento de las denuncias. Cinco de cada 10 vehículos robados fueron sustraídos en los domicilios de sus dueños, principalmente en los fraccionamientos Villas del Mar, Villas Otoch Paraíso, Talleres y Tres Reyes.

Por otra parte, los asaltos a transeúntes aumentaron un 320 por ciento en Cancúny un 182 por ciento en Playa del Carmen. Lo más preocupante es que los delincuentes cada vez son más atrevidos, y ahora cometen atracos a plena luz del día, cerca de lugares concurridos, como plazas comerciales e incluso en las avenidas del primer cuadro de la ciudad, donde supuestamente existe más vigilancia por parte de las autoridades policiacas.

Durante el mes de marzo pasado, se reportaron 45 asaltos a pasajeros de combis colectivas en Playa del Carmen, y 78 en Cancún.

Los robos a casas-habitación también se triplicaron en los últimos dos años. Y en seis de cada 10 denuncias presentadas por este hecho las víctimas comentaron que los delincuentes ingresaron a sus viviendas cuando ellos estaban al interior, amagándolas o amenazándolas con armas blanca y hasta de fuego.

La demanda de lo robado

Hasta hace tres años, las casas de empeño eran el lugar favorito de los delincuentes para obtener ganancias por los artículos robados.

En 2005, el número de estos establecimientos era de 45 en todo el Estado. Para 2012, la cifra había aumentado a 268.

De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado, en el 28 por ciento de los casos, los artículos reportados como robados eran encontrados en estos lugares.

Sin embargo, el aumento en la regulación estatal para evitar que continúen siendo el principal objetivo de los malvivientes (como la obligación de que toda aquella persona que acuda a presentar un artículo debe mostrar su credencial de elector, además de que el establecimiento debe contar con un reporte de todos los artículos que ingresan, así como un listado de los pignorantes), ocasionó que los delincuentes volteen a otros lugares, encontrando en las redes sociales una nueva alternativa.

Por medio de cuentas falsas, ofrecen en los grupos de venta de las redes sociales objetos como celulares y pantallas de televisión, entre otros electrodomésticos robados, que tienen alta demanda aún con el conocimiento de su ilícita procedencia.

De acuerdo con las autoridades, en tanto que la actividad en las casas de empeño ha disminuido un 37 por ciento en los últimos dos años (comenzando una tendencia al cierre de estos negocios), el número de transacciones de artículos robados por medio de las redes sociales, principalmente Facebook, aumentó un 450 por ciento.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta