En Edomex se consolidó López Obrador como el rival a vencer en...

En Edomex se consolidó López Obrador como el rival a vencer en 2018…

21
0
Compartir

El PRI ya no lo era, ni lo será aun cuando Del Mazo quedara en la gubernatura;

El PAN fracasó en el intento con Vázquez Mota…
Pase lo que pase en la elección por la gubernatura del Estado de México, lo que la misma va definir además del ganador, por supuesto, es qué partido político va a ser el principal contendiente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la elección presidencial del próximo año. Sin conocer los resultados definitivos de dicha contienda, se sabe ya que será el Movimiento de Regeneración Nacional(Morena), de Andrés Manuel López Obrador, el rival con quien el priismo perdería la Presidencia de la República; a menos que orqueste una alianza formal o de facto con el PAN y los partidos satélites que le han servido en las últimas elecciones: el PVEM y el Panal.

Un probable triunfo del candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México no le garantiza al tricolor mejores resultados de los que se le auguran para la elección presidencial de 2018; pero una derrota en esa misma entidad ante su acérrimo rival Morena, prácticamente lo desahucian como opción partidista para la Presidencia de la República en 2018, dejando al PAN y su candidato como la competencia más seria para el proyecto izquierdista que encabeza hasta ahora López Obrador.

Sin haberse contado los votos en el Estado de México al momento del cierre de La cosa pública, ya era evidente el fracaso del Partido Acción Nacional (PAN) y su candidata a la gubernatura Josefina Vázquez Mota en esa entidad, así como triunfo político parcial de Morena y López Obrador en la percepción de la opinión pública nacional.

López Obrador y Morena después de la campaña en el Estado de México y sin importar si el PRI es desbancado de la gubernatura, se ha consolidado como la opción más competente para evitar que el priismo continúe en la Presidencia de la República en 2018.

De ahí que la apuesta en la lucha por la gubernatura del Estado de México no era entre el PRI y el PAN, como se quiso hacer creer al inicio de la campaña en que se le dio una importancia superlativa a la candidatura opositora de la panista Vázquez Mota, minimizando el perfil modesto de la profesora Delfina Gómez Álvarez como candidata de Morena.

Tampoco la apuesta política real era entre el PRI y el lopezobradorismo, que ha dejado sentada la gran fuerza que tiene en una entidad tan emblemática del poderío económico y político del priísmo más arcaico y corrupto del país, pues se esperaba que ahí se concentraría toda la fuerza del Estado mexicano para evitar que la tierra del Presidente Enrique Peña Nieto sea tomada por quien fue su principal adversario en 2012 y su mayor rival político durante lo que va de su ejercicio presidencial.

Difícilmente van a dejar que el tabasqueño tome con la maestra Delfina Gómez el Estado de México, aún cuando el tabasqueño haya ganado la batalla política, pues todo el Estado con sus instituciones, partidos políticos y organismos empresariales se han coludido en su contra.

De ahí pues que la verdadera apuesta de la campaña por la gubernatura del Estado de México era entre el PAN y Morena, para ver cuál de los dos partidos se perfilaría para sacar al PRI de Los Pinos por segunda ocasión; el Partido de la Revolución Democrática (PRD), tras la salida de López Obrador y la creación de Morena quedó muy distante de esa opción. Así es que el panismo se la rifó con una candidata como Vázquez Mota que nunca ha ganado una elección y que por segunda vez llevó al blanquiazul a una posición irrelevante como ocurrió en la elección presidencial de 2012, que se fue hasta el tercer lugar de los resultados electorales, en tanto que en la elección mexiquense hasta antes del cierre de la votación se le veía en el cuarto sitio, debajo incluso del candidato perredista Juan Zepeda.

No es exagerado decir por eso que el mayor perdedor en el Estado de México, es el panismo y sus expectativas que se había formado para llegar a la elección presidencial de 2018 como la fuerza opositora más competente para sacar al PRI de la Presidencia de la República como lo hizo en 2000; expectativa que se fortaleció a partir del triunfo de las candidatos a las gubernaturas de Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo, Puebla y otras entidades en las que promovió coaliciones con el PRD.

Hoy por hoy, esa fuerza política capaz de sacar al PRI de la Presidencia de la República la encabeza López Obrador y el PAN tendrá que trabajar mucho en la construcción de una candidatura presidencial fuerte entre su dirigente nacional Ricardo Anaya, la esposa del ex Presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala y un disperso Rafael Moreno Valle, entre otros aspirantes panistas que han levantado la mano ya.

Por lo pronto, en el Estado de México se definió ya, y muy bien, que hasta ahora el rival real del priismo para las elecciones presidenciales del próximo año es López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta