En el Revolucionario Institucional llegan a las 9 décadas viviendo el peor...

En el Revolucionario Institucional llegan a las 9 décadas viviendo el peor momento de su historia, preparándose para otra ‘reconstrucción’ que los ayude a no terminar convertidos en rémoras de la política, como sus antiguos aliados verdeecologistas

61
0
Compartir

Convertido en la tercera fuerza política del país  y con los números más bajos de su existencia en cuanto a votos, curules y prerrogativas, el Partido Revolucionario Institucional tuvo poco o nada que festejar en su Consejo Político Nacional llevado a cabo en honor a su 90 aniversario. En un evento muy diferente al del año pasado, cuando echaron la casa por la ventana en un último intento por elevar la candidatura de José Antonio Meade –quien irónicamente nunca fue miembro del PRI-, esta vez se trató de un evento austero, sin los acarreados de siempre, y con una dirigente nacional, Claudia Ruiz Massieu, quien apenas y tuvo algo que resaltar en el tradicional discurso. Hoy el PRI vive su peor momento al no poder hacerle contrapeso al Morena y sus aliados en el Congreso de la Unión –como sí hizo muy bien durante las administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, a quienes les dejaron poco o nulo espacio para trabajar-. Desesperados, hoy no sólo buscan lavarse las manos y pedir la expulsión del expresidente Enrique Peña Nieto de las filas del tricolor, acusándolo de la debacle en la que ahora están, sino también se han vuelto defensores a ultranza de las instituciones “que durante décadas han llevado al país a buen rumbo”, como el Instituto Nacional Electoral, al que esta vez le han pedido organizar su próxima elección interna. Lo peor es que tampoco han podido hacerse de cuadros nuevos que atraigan votantes o que inspiren confianza. Así, son los mismos de siempre quienes buscan la dirigencia nacional. Alejandro Moreno e Ivonne Ortega fueron los primeros en alzar la mano, pero no se descarta que José Narro y Ulises Ruiz intenten alcanzar el cargo. Sin embargo, aún gobiernan 14 Estados y tienen al mandatario mexiquense Alfredo del Mazo como uno de sus principales figuras para 2024. El PRI aún no está muerto –con todo y que luchan por que no les reduzcan el presupuesto y dejen de abuchear a sus mandatarios-, pero es muy difícil que logre recuperar el nivel que tenía antes, sobre todo si, para empezar, son muchos los que están renunciando a él para integrarse al Movimiento de Regeneración Nacional.

Javier Ramírez

El 4 de marzo pasado el Consejo Político Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebró su 90 aniversario con una sesión solemne efectuada en su sede nacional, en la Ciudad de México, a la que asistieron la líder nacional Claudia Ruiz Massieu, legisladores, gobernadores, así como posibles candidatos a la dirigencia.

El evento fue menos aparatoso, en comparación con el realizado el año pasado, cuando la plana mayor del PRI y sindicatos y otros grupos de acarreados, encabezados entonces por Enrique Ochoa Reza, apostaron todo por alguien que, irónicamente, no era priista. José Antonio Meade, candidato a la Presidencia, fue esa vez la figura central del festejo, pero hasta él resultó opacado en ese momento por la alta desaprobación de la gestión de Enrique Peña Nieto, así como las noticias –que llegaban una tras otra- sobre los exgobernadores del tricolor que eran acusados o detenidos por corrupción.

Hoy el PRI es prácticamente un cero a la izquierda, pero Ruiz Massieu intentó dar un mensaje que inspirara a los militantes que siguen fieles al partido.

En proceso de renovación

El mensaje de la dirigente nacional fue corto, de poco menos de 16 minutos, en el auditorio Plutarco Elías Calles. La exsecretaria de Turismo y de Relaciones Exteriores en la administración de Peña Nieto se mostró confiada en que con la fórmula de la unidad y la firmeza el PRI  podrá enfrentar a “la división que destruye y la debilidad que sacrifica los principios y valores”.

Indicó que “como oposición debemos hacer crítica con propuesta. Asumamos que la revolución es un proceso, siempre inacabado”, al tiempo que reconoció que se procuró “la democracia hacia afuera, pero no lo hicimos hacia dentro, lo que nos alejó de la militancia”, y que la falta de democracia interna fue uno de los factores que alejaron al partido de la militancia.

Manifestó que en el PRI están “arropados bajo el nuevo consenso democrático que nos hemos dado. Orgullosos de nuestro pasado y con la frente en alto. Unidos y en proceso de renovación profunda. Así llegamos los priistas a los 90 años. Listos para recuperar la confianza ciudadana, para seguir sirviendo con pasión y amor a México”.

La senadora no pudo evitar referirse al nuevo partido en el poder, aunque sin mencionar su nombre, al expresar que el PRI se presenta como la alternativa del equilibrio y la gobernabilidad, frente a quienes plantean desmantelar las instituciones y obviar las instancias de representación, de aquellos que tienen una visión conservadora de la realidad, apegada a sus principios religiosos.

El PRI, aseguró, “representa la certeza de un gobierno que construye acuerdos políticos desde la fuerza de las razones, no que avasalle desde la fuerza de los números”.

Poco antes del discurso se presentó un video en el que se escuchó que en el PRI se tuvieron aciertos, pero también errores que no se volverán a cometer, pues, aseguran, el PRI tiene historia y porvenir.

Asimismo, fue anunciada la construcción de un edificio en la sede nacional que servirá como biblioteca con la historia del tricolor y que llevará por nombre “90 años”.

Al final, uno de los principales consensos tomados en el Consejo Político fue que el Instituto Nacional Electoral (INE) se encargue de organizar el próximo proceso interno del PRI, convocando a los interesados en participar a evitar las confrontaciones para salir unidos.

Aceptan su realidad

La celebración también sirvió como pasarela de algunas de las principales y últimas figuras del PRI, como Miguel Ángel Osorio Chong, Ulises Ruiz, Dulce María Sauri Riancho, Ivonne Ortega Pacheco, Alfredo del Mazo, Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones, Roberto Madrazo y José Narro, entre otros.

Una de las primeras en llegar fue Ivonne Ortega, quien minutos antes subió a sus redes sociales un video en el dijo que la mejor forma de celebrar al PRI es con la militancia, recordando que “el priismo no son sus dirigentes, somos todos. Regresemos al PRI que nos hizo triunfar. Retomemos los valores y los principios que lo hicieron grande para volver a ser competitivos”.

Al igual que Ruiz Massieu, comentó que el PRI perdió el camino cuando “algunos políticos priistas se alejaron de la base y se olvidaron de la gente. Por ello en 2018 fuimos derrotados”, pero que en el 90 aniversario debían adaptarse a los nuevos tiempos de la sociedad, corregir errores y cambiar el rumbo del partido.

Como se recordará, la yucateca buscó meses atrás la candidatura presidencial del PRI y ahora intenta postularse como la dirigente nacional.

Humberto Roque Villanueva, otrora presidente del PRI, aceptó que llegó a la celebración con un ánimo “muy tristón”, debido a que ahora el partido tiene las bancadas más pequeñas en su historia. “Aún para las elecciones de junio de este año nos va a tocar el coletazo del tsunami; pero va a empezar la recuperación. El PRI necesita un poquito más de tiempo para recomponerse. Y lo que sí, no tengo a menor duda, es que vamos a dar una agradable sorpresa en la elección intermedia”, dijo optimista.

Aseguró que esa recuperación ya comenzó con dos notables casos en Nuevo León, “con los dos principales municipios: Monterrey y Guadalupe, con dos cuadros de primera. Ya hay síntomas de recuperación”, repitió.

El exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por su parte, apuntó que el PRI ya aceptó su papel de oposición, con el que defenderá a las instituciones que fundaron en estos 90 años y que han dado rumbo y vialidad al país. Expresó que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca desaparecerlas, porque “quiere regresar a la época donde una persona tomaba todas las decisiones”.

Mencionó que el PRI, desde su nacimiento, dio estabilidad y paz a este país, y aunque hoy vive una circunstancia compleja, está convencido de que se podrá salir adelante y dar resultados. Como el resto, aceptó que en el partido se cometió un error al pensar en verse solo como gobierno y alejarse de su militancia.

Al cuestionarlo sobre sus aspiraciones, indicó que la primera meta será 2021 y que el tiempo y los ciudadanos dirán si es merecedor de buscar la presidencia.

Por lo pronto, el primer paso del PRI tras el festejo será elegir a su próximo líder nacional, cargo para que el que ya se apuntaron el gobernador de Campeche Alejandro Moreno y la exgobernadora yucateca Ivonne Ortega, aunque también suenan los nombres del extitular de Salud José Narro y el exmandatario de Oaxaca, Ulises Ruiz.

Exigen la expulsión de Peña

Fue precisamente este último quien, en el marco del 90 aniversario del partido por medio de una carta a la presidenta nacional, pidió la expulsión de Enrique Peña Nieto del tricolor. En la misiva, los priistas que integran la corriente Democracia Interna, encabezada por Ulises Ruiz, reclamaron a Claudia Ruiz por la inclusión del expresidente en el Consejo Político Nacional.

Aseguraron que Peña Nieto no sólo no puede ser consejero político, sino que debe ser expulsado  del partido debido al “inmenso daño” que le causó. Indicaron que el desprestigio del PRI vino de la corrupción de destacados militantes, como el mismo Peña, integrantes de su gabinete y gobernadores a quienes impulsó y que hoy están tras la rejas, prófugos o incluso todavía al frente de sus respectivos Estados.

Señalaron que Peña Nieto impulsó contrarreformas al interior del partido que afectaron los procesos democráticos y privilegiaron a los externos sobre los militantes, en obvia referencia a la postulación de Meade Kuribreña en la candidatura presidencial pasada.

En respuesta, Claudia Ruiz comentó que Peña Nieto tiene vigente todos sus derechos políticos, es integrante del Consejo Político Nacional, junto a 750 integrantes más, con los mismos derechos y obligaciones de cualquier consejero, de cualquier priista que milita en nuestro partido, y que quien desee expulsarlo tienen la libertad de acudir  a las instancias correspondientes.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta