Krugman

Krugman

6
0
Compartir

El premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, fue invitado a un simposio organizado por el New York Times y Cultura UNAM en el Auditorio Alfonso Caso de la misma Universidad Nacional. Ahí, detalló la política económica de nuestro país y habló sobre la posibilidad de que López Obrador gane la presidencia de México.

                De manera hábil y con absoluto conocimiento de causa –ha estudiado nuestro país durante largo tiempo- Krugman afirmó que el rezago económico de nuestro país se debe a la corrupción, la violencia, los monopolios y la falta de acceso a la educación.

                El estadounidense es economista, profesor de Economía y Asuntos Internacionales de la Universidad de Princeton y columnista del mismo New York Times, además, es reconocido por ser un crítico de las teorías neoliberales y del monetarismo.

                En otras palabras, se ha opuesto y ha criticado duramente las posturas económicas radicales del presidente gringo, por considerarlas extravagantes, monopólicas y faltas de juicio.

                En la charla que sostuvo con Jorge Castañeda, candidato independiente a la presidencia y ex Secretario de Relaciones Exteriores con Fox, sostuvo que el TLCAN sólo tuvo un éxito parcial ya que no llegó al crecimiento económico que se esperaba.

                “Sólo era conveniente para unas cuantas personas en Washington”, afirmó el economista quien ganó el Nobel por sus estudios sobre la concentración de la riqueza en pocas manos. Sin embargo, dijo, sería disruptivo y muy doloroso para México si se terminara.

                Habló sobre la difícil situación que viven los obreros y trabajadores norteamericanos debido al comercio internacional y al desarrollo tecnológico que ha venido a sustituir la mano de obra. Esa es la razón por la que votaron desesperadamente por la xenofobia de Trump.

                Culpar a los mexicanos de usurpar sus fuentes de trabajo fue la conclusión natural.

                Por otra parte, Krugman afirmó que la prensa norteamericana presenta a López Obrador como un “populista peligroso y que amedrenta”. Lo mismo decían del brasileñoLuiz Inácio Lula da Silva, quien a su juicio resultó un buen presidente.

                Conocedor de México, consideró que los grandes emporios mexicanos establecidos hace décadas, no van a entrar en pánico si gana AMLO la elección para presidente.

                Señaló que aquí en México la gente está “más relajada y menos preocupada por el político, que lleva meses encabezando las encuestas de preferencia electoral a escala nacional”.

                E hizo memoria de cómo fue retratado Lula da Silva por la prensa estadounidense, “asustaba y era un radical”, cosa que fue completamente falsa. De cualquier manera, si López Obrador gana la presidencia de la República, “los medios y los políticos estadounidenses tratarán de presentarlo como la reencarnación de Hugo Chávez”.

                Y sentenció  que no va a importar si AMLO se muestra razonable, de todas maneras vendrán problemas reales sobre cómo va a gestionar y sin duda afectará la relación bilateral.

                Sobre el Tratado de Libre Comercio, calculó en 25% las posibilidades de que se cancele debido a que las “píldoras venenosas” no son otra cosa que las demandas del gobierno de Trump.

                Le parece que la alternativa menos probable es acabar con el Tratado y en caso de que se cancele, el premio Nobel prevé dos escenarios: Uno ‘suave’, en el que terminaría el Tratado pero se seguirían aplicando las reglas de la Organización Mundial de Comercio, lo que reduciría  en 2% el PIB, Producto Interno Bruto, lo que generaría mucha incertidumbre.

                El otro escenario sería el ‘duro’, en el que el presidente gringo impondría aranceles de 30% a los productos mexicanos, lo que golpearía aún más a la economía mexicana.

                Y afirmó: “De cualquier manera, México va a sobrevivir, tiene fuerza de trabajo y ha adquirido posibilidades de manufactura”.

                Trump puede finalizar el Tratado “como un acto de venganza, ira o por inseguridad”, pero confía en que el Congreso de su país no va a respaldar al presidente en esa medida específica.

                Krugman hizo pronósticos. Cree que las negociaciones del TLCAN –que deben cerrar en el primer trimestre de 2018- pueden concluir con cambios “cosméticos” que le permitan a Trumpsalir airoso y gritar victoria, proclamar que se salió con la suya.

                Vamos, que él fue el ganón, aunque la clase trabajadora que votó por él siga sin ver los resultados que les prometió.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta