La campaña presidencial inicia con el candidato más fuerte en los últimos...

La campaña presidencial inicia con el candidato más fuerte en los últimos sexenios, pero con adversarios cínicos que están listos para ganar por todos los medios posibles

79
0
Compartir

En el primer minuto del 30 de marzo inició formalmente la campaña electoral en la que se elegirá no sólo al próximo presidente de la República, sino también a nueve gobernadores, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, 128 senadores, 500 diputados federales, 972 diputados locales y mil 596 presidentes municipales. Por supuesto, la atención está centrada en los, hasta ahora -y si el INE no decide otra cosa- cuatro candidatos presidenciales. Andrés Manuel López Obrador arrancó como el sembrado número uno en las preferencias del electorado, gracias principalmente a la exposición que ha recibido en los últimos años tras la derrota sufrida en 2012. Su ideología y legítimas ganas de un cambio en la manera de dirigir al país, es compartida por millones de mexicanos que están cansados de la administración de Enrique Peña Nieto, cuyas reformas impulsadas para elevar la competitividad han sido fuertemente criticadas, principalmente porque el mismo presidente aseguró que con ellas mejoraría la calidad de vida de los ciudadanos, como la energética y la fiscal, pero que en realidad terminaron por incrementar los costos de las gasolinas y el Impuesto sobre la Renta. La caída del poder adquisitivo provocó que otras reformas que sí representaron un cambio para bien, como la de telecomunicaciones, pasaran inadvertidas o no se les diera el justo reconocimiento. Todo ese historial peñista ha terminando afectando al candidato del PRI-PVEM-Panal, José Antonio Meade Kuribreña, probablemente el candidato mejor preparado, profesionalmente hablando, gracias a su paso por diversas secretarías federales en los últimos seis años, pero quien simplemente no ha podido repuntar en las encuestas. Realizó un buen papel como secretario de Hacienda de Peña al ayudar a estabilizar las finanzas del país y reducir el endeudamiento, pero la gente ha terminado viéndolo como el ‘padre del gasolinazo’. Con esa mala fama, difícilmente podrá superar al hasta ahora número dos, Ricardo Anaya, un hombre obsesionado por el poder, quien hoy es investigado por la PGR por presunto enriquecimiento ilícito. Un ‘empresario que utilizó su posición de líder nacional del PAN para sacar del camino a todos los aspirantes de la coalición con el PRD-MC a la candidatura presidencial, incluidos el exgobernador Rafael Moreno Valle y el exjefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera. Es el único candidato con menos experiencia política, lo que lo hace más peligroso. La última aspirante, la ‘independiente’ Margarita Zavala, fue otra de las víctimas de Anaya, al verse forzada a renunciar al PAN para poder participar en la contienda electoral. Y aunque cuenta con el apoyo de un amplio sector panista que no está contento con las acciones del queretano, el paso de Zavala por el proceso no sólo podría resulta anecdótico sino incluso corto, pues el Instituto Nacional Electoral aú revisa las presuntas irregularidades cometidas durante el proceso de recolección de firmas para conseguir la candidatura. Así, en los próximos tres meses, de nueva cuenta la gente será bombardeada día y noche no sólo por los clásicos spots en radio y televisión sino también por la desinformación en las redes sociales, donde no existe regulación alguna. Pero los ciudadanos parecen ya haber tomado una decisión, hartos ya de los pérfidos, simuladores y mentirosos políticos que en los últimos años han robado descaradamente al pueblo y empobrecido más a la Nación.

La campaña presidencial inicia con el candidato más fuerte en los últimos sexenios, pero con adversarios cínicos que están listos para ganar por todos los medios posibles

Javier Ramírez

Como hay plazo que no se cumpla, en el primer minuto del 30 de marzo comenzó el periodo para que los candidatos a alguno de los cargos de elección popular puedan efectuar su campaña rumbo al 1 de julio. Se espera entonces una de los procesos electorales más peleados de las últimas décadas, ante la posibilidad de que se dé una verdadera alternancia en la silla presidencial y en el Congreso de la Unión.

La atención, por supuesto, está en los cuatro candidatos presidenciales: Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia; Ricardo Anaya Cortés, de Por México al Frente; José Antonio Meade Kuribreña, de Todos por México, y la independiente Margarita Zavala, ésta última aún en la cuerda floja, al continuar las investigaciones por presuntas irregularidades en el proceso de reunión de firmas de apoyo.

Este arranque sirvió para exhibir las personalidades de los aspirantes. Así, Ricardo Anaya y Margarita Zavala no pudieron esperar ni un minuto más para iniciar campaña con eventos efectuados la madrugada del mismo viernes en la capital del país, mientras que Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade Kuribreña, mostrándose respetuosos con el asueto y la conmemoración religiosa, optaron por esperar hasta el domingo 1 de abril y realizarlo en otras entidades.

Ricardo Anaya

El evento del panista comenzó a la medianoche del viernes en la Expo Santa Fe de la Ciudad de México, acompañado de los dirigentes de PAN, Damián Zepeda; del PRD, Manuel Granados, y de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, así como candidatos de la coalición a distintos puestos de elección popular, como Alejandra Barrales, Josefina Vázquez Mota y Emilio Álvarez Icaza.

Frente a cientos de jóvenes que iniciaron el llamado Hackaton MX de Frente al Futuro, afirmó que su campaña no será de “discursos huecos, será una campaña de propuestas. No nos vamos a resignar a tener un Gobierno corrupto y que haya 11 millones de personas en pobreza extrema”.

“Este evento no es un mitin político nacional o una tradicional concentración partidista. Es un Hackton, un maratón de 12 horas ininterrumpidas, sin descanso, de trabajo en equipo para encontrar soluciones a los problemas del país”, aseguró.

Comentó que en su campaña remontarán las críticas que hay en su contra, al afirmar que “mientras más viento en contra recibamos, con más fuerza vamos a despegar”.

El referido maratón sirvió a Anaya para explicar los tres ejes en que se desarrollaron sus propuestas: acabar con la corrupción para tener un Gobierno honesto, terminar con la violencia para recuperar la paz y acabar con la desigualdad para que haya oportunidades para todos.

Margarita Zavala

Por su parte, la candidata independiente arrancó su campaña en un deslucido evento efectuado en el Ángel de la Independencia, también en la capital del país. En compañía de sus coordinadores estatales, de su esposo Felipe Calderón y de sus hijos, hizo un llamado a los ciudadanos para que con valentía “derroten a la maquinaria de los partidos políticos y apuesten por un gobierno con rumbo, valores y liderazgo ético”.

En un discurso corto, de apenas 16 minutos, afirmó que es candidata “no por imposición o por dedazo, sino por voluntad directa de ciudadanos como ustedes, que con alegría y amor me han dado su confianza”. Advirtió que los mexicanos tendrán ante sí a otros tres candidatos que representan la política de las trampas y el dinero: “la política de la corrupción que navega con bandera de honestidad; la política de la demagogia que polariza, que divide, que genera agresiones pero no soluciones. Sí esa política gana, nuestro país pierde, y yo quiero que México gane”, mencionó.

Señaló que lo que el país requiere es una Presidencia digna, con rumbo, con valores, con liderazgo ético, y que refleje en su conducta los verdaderos valores de nuestra gente. “Confío en la capacidad y en la grandeza del pueblo de México, en su honestidad, en su honorabilidad y en su dignidad, y por eso sé muy bien que México no necesita ningún iluminado que cree que todo lo sabe o que crea que todo lo puede”, aseveró.

Andrés Manuel López Obrador

El candidato puntero informó previamente que no iniciaría campaña sino hasta el domingo 1 de abril, en Ciudad Juárez, Chihuahua, en una concentración masiva que iniciará en punto de las 11:00 horas. Horas después acudirá a Ciudad Cuauhtémoc para efectuar un acto en La Tarahumara.

La campaña de Andrés Manuel no podrá iniciar de mejor manera: no sólo es el rival a vencer en la contienda presidencial, sino porque además, una semana antes, se agenció una victoria mediática durante un debate que sostuvo con los periodistas Carlos Marín, Héctor Aguilar Camín, Carlos Puig, Jesús Silva, Azucena Uresti y Juan Pablo Becerra. El tabasqueño evadió los intentos por sacarlo de quicio y presentó alguna de sus propuestas, recordando que el movimiento que encabeza es plural, amplio e incluyente en varios aspectos, pues es la representación del pueblo de México, en el que se respeta la opinión de todos.

Apuntó que la reforma energética no solo no mejoró la situación en el sector, sino que precipitó la crisis en Pemex y en la CFE, por lo que se tiene que revisar este aspecto. En este sentido, apuntó que si la reforma o conviene a los intereses del pueblo de México y de la Nación, se iniciará un proceso de modificación a las leyes. De igual manera dijo que se someterá a la revocación del mandato cada dos años, pues “es el pueblo es el que pone y el pueblo es el que quita”.

Recordó que  cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México se redujo la incidencia delictiva en 30%. Afirmó que, de llegar a la Presidencia, el problema de la inseguridad en el país se atenderá todos los días, coordinándose con todas las corporaciones policíacas, el Ejército, la Marina y la Policía Federal, que actualmente actúan por su cuenta al no haber mando único.

Sin embargo, su compromiso de ‘echar para atrás’ la obra del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México habría provocado temor entre empresarios y autoridades, al grado de que el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, aseguró que cancelar los trabajos significaría la perdición de al menos 300 empresas.

José Meade Kuribreña

El candidato del PRI-PVEM-Panal apostó por iniciar actividades, también el 1 de abril, en Mérida, Yucatán, otrora bastión del PAN. Sin embargo, desde el primer minuto del viernes comenzó una fuerte campaña en redes sociales, con un video de 30 segundos en el que se muestra con una persona honesta.

“¿Qué gobierno quiero? Uno que esté encabezado por gente decente. Yo he combatido la corrupción toda mi vida. Por mi trabajo muchos políticos corruptos hoy están en la cárcel. Tú sabes quiénes son. Nunca he vivido por arriba de mis ingresos, nunca”, expresa en el video, refiriéndose a Ricardo Anaya y Andrés Manuel. “Yo te ofrezco un gobierno que combata, con todo, la corrupción y donde el único privilegio sea ser mexicano. Soy José Antonio Meade”.

Horas después cinco spots fueron subidos a sus cuentas de Facebook y YouTube,en los que destaca su experiencia en el campo, en relaciones exteriores, desarrollo social, hacienda y energía. También invitó a sus simpatizantes a utilizar un ‘marco’ especial en Facebook para demostrar su apoyo. La campaña de Meade parece apostar al trabajo de los ‘genios’ de la mercadotecnia, con el tradicional uso de mensajes dinámicos y colores llamativos, en un muy gastado intento por llamar la atención del electorado.

Al contrario de López Obrador, quien en su primera semana visitará los Estados más ‘abandonados del Norte del país, Meade recorrerá primero Sonora, Sinaloa, Durango, Querétaro, Veracruz, Estado de México y la Ciudad de México.

El presupuesto

Para estas elecciones, las autoridades autorizaron un presupuesto total de 29 mil 306 millones 738 mil 444 pesos, comprendidos de la siguiente manera: los institutos electorales locales dispondrán de 10 mil 44 millones dos mil 496 pesos; el INE, de siete mil 144 millones 961 mil 645 pesos; los tribunales electorales estatales, de mil 273 millones 934 mil 948 pesos; el Tribunal Federal Electoral, de tres mil 893 millones 200 mil pesos, y la fiscalía electoral, de 161 millones 739 mil 355 pesos.

A esta cantidad hay que sumar los seis mil 788 millones 900 mil pesos que el INE entregará a los partidos este año como prerrogativas para financiar actividades específicas relativas a la educación, capacitación, investigación socioeconómica y política, así como a las tareas editoriales y para el liderazgo político de las mujeres; financiamiento público por concepto de franquicias postales en año electoral y pago de franquicias telegráficas.

Los topes de gastos de campaña son, para presidente 429 millones 633 mil pesos, para diputado federal un millón 432 mil pesos y para senador entre dos millones 864 mil y 28 millones 642 mil pesos.

Foto: Cuartoscuro

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta