La extinción del PRI en Quintana Roo…

La extinción del PRI en Quintana Roo…

144
0
Compartir

La confirmación de la alianza del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para contender por la Presidencia de la República con José Antonio Meade como su candidato, es un anuncio ominoso para el priismo quintanarroense que tendrá que seguir bajo el mando de Jorge Emilio González Martínez “El Niño Verde”, dueño de la franquicia verdeecologista y concesionario exclusivo de la plaza priísta en Quintana Roo desde hace más de un año.

Aunque desde el proceso electoral de 2012, el Presidente Enrique Peña Nieto le concedió la plaza priísta de Quintana Roo, junto con la de Chiapas, a “El Niño Verde” para amarrar el apoyo del PVEM a su candidatura presidencial, la presencia y la influencia de este polémico personaje de la política nacional no era muy notoria en la entidad, no obstante que fue candidato de la alianza PRI-PVEM al Senado de la República y es senador con licencia por nuestro Estado.

González Martínez demostró su influencia política sobre el priismo quintanarroense cuando se reveló como la opinión más decisiva ante el Presidente Peña Nieto para la designación del candidato del PRI que favoreció a Mauricio Góngora Escalante y no al “Delfín” del entonces Gobernador Roberto Borge Ángulo, el diputado José Luis Toledo Medina.

El propio Borge Angulo hizo notoria la intromisión de “El Niño Verde” en la designación del candidato priísta mediante uno de sus exabruptos textuales cuando casi de inmediato al destape de Góngora Escalante publicó en el estado de su BlackBerry “…ya hasta se cree que es el dueño del estado el hp” y no en referencia al candidato priísta que perdió frente al actual Gobernador Carlos Joaquin González, sino al dueño de la franquicia del PVEM.

Pero el priismo de Quintana Roo no sólo perdió el control sobre la designación de su candidato a Gobernador en 2016, sino que tuvo que ir a una elección en forzada coalición con el PVEM que le exigió los municipios de Benito Juárez y Puerto Morelos, que actualmente gobierna, y con Nueva Alianza(Panal) al que le entregó los municipios de Bacalar y Lázaro Cárdenas.

De tal suerte que al perder la gubernatura en unas elecciones en las que también fue derrotado en los municipios de mayor influencia política que le dejó la coalición (Cozumel, Othón P. Blanco y Solidaridad), el PRI en Quintana Roo se quedó con una presencia política muy reducida y supeditada al mando que ejerce sobre la misma “El Niño Verde”, quien con el respaldo presidencial asumió la jefatura política que los gobernadores priistas ejercieron sobre su partido en el estado.

Y ahora que el PRI y su candidato presidencial Meade Kuribreña están urgidos de aliados para intentar retener la Presidencia de la República el próximo año, las concesiones mínimas que le darán al dueño del PVEM, que no es Carlos Puente, su dirigente nacional protocolario, serán las plazas priistas que ya tienen tanto en Chiapas como en Quintana Roo.

De ahí que el planteamiento que recientemente hizo el diputado José De la Peña, dirigente del PVEM, sobre las candidaturas en los 11 municipios del Estado, debe ser tomado en serio por el priismo quintanarroense, tan diluido que se encuentra ahora y sin liderazgos que den la cara frente a una debacle que lo dirige a su extinción…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta