La mayor apuesta del PRI en Quintana Roo es resurgir en Cozumel…

La mayor apuesta del PRI en Quintana Roo es resurgir en Cozumel…

59
0
Compartir

En Quintana Roo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ve desahuciado para la actual contienda electoral que deberá culminar el próximo día 1 de julio con las elecciones concurrentes federales y municipales. En la elección presidencial, dadas las tendencias que se registran, no parece que se pueda hacer algo para levantar del tercer sitio a su candidato José Antonio Meade; menos si se toma en cuenta la derrota que ha sufrido el priismo en ese renglón desde la elección de 2000.

Pero que el PRI esté encaminado a perder la elección presidencial entre el electorado quintanarroense, no es novedad. Lo grave para el PRI es que no se le ven muchas posibilidades ni siquiera de conservar sus posiciones en el Senado de la República ni todas las que alcanzó para la Cámara de Diputados hace tres años.

De las presidencias municipales, lo que más se puede asegurar es que el priismo quintanarroense las perdió en la mesa mucho antes de jugar, así como perdió la candidatura presidencial, por las negociaciones e intereses de su cúpula dirigente que le entregó las de mayor peso político-electoral a quien se convirtió en su aliado incondicional desde la campaña de Enrique Peña Nieto por la Presidencia de la República, el polémico senador con licencia, Jorge Emilio González Martínez, más conocido como “El Niño Verde” y por ser dueño de la franquicia política del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Las otras se las cedió al Partido Nueva Alianza (Panal), no obstante la traición que sufrió de parte de su diputado local en el Congreso del Estado en septiembre de 2016, cuando le arrebataron el control del Legislativo por los partidos que le fueron opositores en la elección estatal y que lo sacaron también de Palacio de Gobierno.

De esa manera, el PRI sólo tiene para la pelear en la presente elección su permanencia en las presidencias municipales de Felipe Carrillo Puerto, Isla Mujeres, José María Morelos y Tulum. En el resto de los municipios que no entregó anticipadamente al PVEM y al Panal, están en manos de sus opositores históricos que ahora son Gobierno en Quintana Roo.

En Othón P. Blanco, municipio capitalino que los priistas perdieron frente a uno de los suyos que se pasó a la coalición que formaron los partidos Acción Nacional (PAN) y el de la Revolución Democrática(PRD) para llevar a la gubernatura estatal al gobernador Carlos Joaquín González, no parecen tener mucha oportunidad con una candidata como Mary Hadad Castillo, que tiene simpatía y carisma, pero a la que no se le ve fuerza política y económica detrás de su candidatura para enfrentar a un panismo que se ha consolidado en la capital del Estado y que se entiende que tiene todo el respaldo gubernamental que antes tuvo el priismo. Eso sin contar la fuerza que puede alcanzar el candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Hernán Pastrana Pastrana, quien ya fue presidente municipal en esta demarcación, aunque la mayoría de los electores de la misma no lo recuerden, pero tiene a su favor el arrastre del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Qué decir de Solidaridad, en donde la contienda tiende a polarizarse entre la actual alcaldesa Cristina Torres Gómez, que intentará reelegirse por la alianza “Por México al Frente” del PAN-PRD y Movimiento Ciudadano (MC), y la candidata de Morena, Laura Beristain Navarrete, que en la pasada elección fue su aliada como candidata a diputada local, pero que ahora le dará la batalla hasta por la principal bandera electoral en que se ha convertido la revocación de la concesión de Aguakan en Playa del Carmen. Aquí el PRI con su candidato, pudiera convertirse en un convidado de piedra de no variar una tendencia que parece irreversible hacia la polarización entre morenistas y frentistas.

Cozumel es el otro Municipio que está en manos de un Gobierno de extracción panista, en donde todo parece indicar que su actual presidenta municipal Perla Tun Pech intentará reelegirse con la alianza “Por México al Frente”, casi la misma que la llevó a ganar en 2016, pero con la suma de Movimiento Ciudadano, que no cuenta mucho en una ínsula donde las cuestiones electorales habían estado siempre polarizadas entre el PRI y el PAN, con la hegemonía del primero hasta que un expriista como Gustavo Ortega Joaquín la rompió en 2005 al convertirse en el primer presidente municipal de oposición.

El priísmo por su parte, le está echando toda la carne al asador en Cozumel, en donde no sólo quiere recuperar la presidencia municipal, sino gestar su proyecto gubernamental para la sucesión de 2022 con Pedro Joaquín Delbouis, junior del secretario de Energía del Gobierno federal peñista, Pedro Joaquín Coldwell.

La de Cozumel, es por eso tal vez la mayor apuesta que está haciendo el priismo para esta elección que viene, porque no sólo está detrás de la misma el apellido Joaquín, que lleva uno de los políticos quintanarroenses que mayores alturas ha alcanzado en el poder público nacional, sino que también lo han portado presidentes municipales, diputados locales y federales, senadores, además del actual gobernador del Estado, sino que también están la fuerza y los intereses en esa isla, del exgobernador y actual senador Félix González Canto.

De ahí la dimensión y la importancia de la elección municipal cozumeleña, donde el pueblo representado por la alcaldesa Tun Pech se enfrentará al poderío oligárquico del priismo quintanarroense…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta