La política de los débiles

La política de los débiles

86
0
Compartir

Los líderes del Frente Ciudadano por México (FCM) deben verse muy pequeños entre sí, para optar por la unificación de sus partidos e ir en alianza por la presidencia de México. Deben estar apostando a que solo así tendrán posibilidades reales de alcanzar el tan anhelado sueño.

                Es un error utilizar estas ampulosidades mercadológicasal nombrarse “ciudadano” y “por México”, cuando la gente sabe que estos líderes han estado muy alejados de los ciudadanos, muy ocupados por conservar las canonjías del poder elitista y de la buena vida que se dan con dineros públicos.

                Tan alejados están que el mismo Anaya prefiere que sus hijos sean educados con los valores de la bandera de las barras y las estrellas, en un colegio privado gringo y a un costo altísimo, sí claro, altísimo para la economía de esa familia tan dignamente mexicana.

                Por su lado la Barrales, tan mexicana ella, posee un lujoso apartamento en Miami, pero qué son tan solo un millón de dólares para una propiedad de una ejemplar ciudadana que se la ha rifado por México y sus brillantes designios.

 Si la idea de esa grandilocuencia es que nos sintamos representados por alguna de esas facciones, como si se tratara del llamado a ponernos la verde por el tricolor, y le gritemos “eeehhh…, puto” a López Obrador, creo que únicamente sus huestes les van a seguir la porra y el jueguito.

Quitando al Movimiento Ciudadano que históricamente solo ha hecho el ridículo papel de ‘patiño’, los otros dos partidos han ido perdiendo credibilidad al unirse en diversas ocasiones y para numerosos fines al otrora poderoso PRI.

De ahí que no les cueste ningún trabajo unirse entre ellos, aunque las desuniones parezcan más fuertes, más sólidas, más reales.

                A partir de la definición de sus propios candidatos, los partidos aliados se verán forzados a vivir un proceso de desgarre interno, desgaste que traerá puntual el debilitamiento, las escisiones, los reacomodos y podrá mostrar al ciudadano las entrañas nada sanas de esos partidos.

                El PRD y el PAN, de súbditos a súbitos millonarios, ya han hecho alianzas previas. El caso de Quintana Roo nos revela un reacomodo de intereses de un PRD que ha repudiado los principios que le dieron vida y creación para mimetizar sus objetivos en utilidades y beneficios de derecha.

                Así también el PAN, mucho más fuerte que su contraparte de “izquierda”, ha tenido que dejar de lado aquellos claros principios de sus fundadores para convertirse en una argamasa lóbrega y a veces pestilente, gracias a las desmedidas acciones de sus voraces dirigentes.

                Y los viables candidatos, Mancera o Anaya, no serían muy confiables para un electorado que está harto de violencias, pobreza, mentiras y falta de oportunidades aunque le hayan subido 8 pesos y centavos su salario. Al electorado,claro.

                La CDMX desprestigia o levanta famas y Mancera ha ido a la baja en el sentimiento popular, en tanto que sus intereses están más cerca de los grandes capitales -mismos que construyeron los edificios caídos- y confía en su apoyo mientras que la ciudadanía, la que vota, le reclama sus olvidos, pifias y transas.

                Que no olvide que AMLO sigue cobrando regalías en la CDMX por sus acciones y, según dicen millones de defeños, por su buen gobierno. Lecciones que el joven Mancerita, como le llaman las multitudes en las redes, no ha tomado en cuenta.

                Pero para sorpresa de muchos, Mancera ha cabildeado con MC y Dante parece dispuesto a salirse del Frente para apoyarlo. No pierde nada el político menor y puede ganar mucho en las loterías de la política a la mexicana. Sobre todo, mucho dinero y está sentadito oyendo propuestas.

                Mancera ha estado midiendo los alcances de la Barrales, quien lo descalificó cuando aquel afirmó que su partido podría salirse del FCM. De inmediato la doña salió al paso señalando que la alianza de los tres partidos iba marchando, “prefiero quedarme con los hechos contundentes: tres presidentes, de tres partidos democráticos ratificaron que el Frente va”.

                Mancera respondió que el FCM fracasaría si la elección del candidato no es transparente, en palabras que todos entienden dijo que el bueno era él y que su único contendiente, Anaya, es mimado y favorecido por el voto cupular del PAN. Y adiós democracia interna de los partidos.

                Anaya y sus asociados señalan que su partido gobierna a 41 millones de mexicanos en 10 Estados y que el PRD ni siquiera sueña con esas cifras y esa es la democracia imperante, la que debe contar a la hora de los votos.

Y en esta feria luminosa de unos cuantos, al final del carrusel, montadita en su macho, va doña Margarita pegándole con el fuete a todo el que se pone en frente. Ha mermado el prestigio de Anaya, echa pestes en contra del PAN, no le cree al FCM, se burla de AMLO.

Prende veladoras, se encomienda a sus santitos y sigue con el fuete desenvainado.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta