La renuncia de Juan Díaz de la Torre como líder del SNTE...

La renuncia de Juan Díaz de la Torre como líder del SNTE abre el camino para el regreso de Elba Esther Gordillo, quien más fuerte que nunca buscaría devolverle al magisterio el poder que le arrebató Peña Nieto con su Reforma Educativa

61
0
Compartir
Foto: Cuartoscuro

Tras el revuelo que causó el anuncio de su liberación en agosto pasado, Elba Esther Gordillo sólo hizo una aparición pública varios días después, pero la misma fue suficiente para dejar ver cuál sería su siguiente paso: recuperar la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). En medio de su discurso, en el que presumió haber sido víctima de “perversas acusaciones”, aseguró que el sindicato más grande de América Latina había enfrentado una crisis debido a la autodestrucción a la que había sido sometida durante el tiempo que estuvo en prisión. No dio nombres, pero se trató de una clara referencia a la persona que había tomado su lugar dentro del gremio, su otrora ‘ahijado político’ Juan Díaz de la Torre, quien a principios de este año estuvo a punto de quedar suspendido de sus funciones luego de que se presentaron decenas de amparos para tratar de invalidar su mandato argumentando que su designación como líder y secretario general del SNTE fue ilegal. Al final no sólo recibió el reconocimiento oficial como presidente del sindicato, sino también consiguió modificar los estatutos del sindicato para que se le autorizara seguir al frente del mismo y desempeñar al mismo tiempo un cargo de elección popular. De esta manera aprovechó la alianza que el partido Nueva Alianza (Panal) había formado con el Revolucionario Institucional (PRI) para impulsar la candidatura de José Antonio Meade y obtuvo el primer lugar dentro de la lista de diputados plurinominales. Sin embargo, sus aspiraciones políticas se frustraron cuando la victoria del Morena el 1 de julio impidió que alcanzara la curul. Tras la excarcelación de Gordillo, Díaz de la Torre dijo estar tranquilo y expresó que los maestros sindicalistas estaban trabajando en paz, pero unas semanas después más de 30 mil profesores lo denunciaron ante la Procuraduría General de la República por supuesto mal uso de recursos del Fondo de Retiro Magisterial y exigieron su inmediata salida del gremio. El hecho fue aprovechado por Elba Esther para hacer una reaparición mediante un video enviado a medios de comunicación, en el que aseveró que quienes representaron la farsa deben irse, y afirmó estar lista para que se garanticen las mejores condiciones para los maestros. Al día siguiente, Díaz de la Torre convocó a una sesión extraordinaria del Consejo Nacional del SNTE para pedir licencia para dejar la presidencia, convencido de que “los nuevos tiempos que vive el país requieren de nuevos sacrificios”.  Así, las condiciones están dadas para que ‘la maestra’ vuelva a tomar las riendas del sindicato, justo a tiempo para la entrada del nuevo Gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien está determinado en cancelar la Reforma Educativa de Peña Nieto para dar paso a un nueva etapa en la educación del país.

Javier Ramírez

El pasado 7 de agosto, Elba Esther Gordillo Morales quedó en completa libertad luego de que el titular del Primer Tribunal Unitario Penal con sede en la Ciudad de México, Miguel Ángel Aguilar López, declaró como procedente un incidente de sobreseimiento o cancelación del proceso que se le seguía, al considerar que las pruebas acumuladas durante los cinco años que estuvo en prisión no acreditaron su responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y el lavado de mil 978 millones de pesos.

Su liberación coincidió con el inicio de los Foros nacionales de pacificación en los que Andrés Manuel López Obrador y su equipo presentaron sus propuestas para acabar con la violencia en el país, entre éstas un pacto de amnistía, lo que levantó la sospecha de que el Gobierno de Enrique Peña Nieto había ordenado excarcelar a la maestra para tratar de involucrar al futuro presidente en su liberación y que la gente creyera que se trató de un pago de favores por el apoyo que recibió de los maestros durante su campaña a la Presidencia.

Nada más alejado de la realidad, ya que tanto Andrés Manuel como Elba Esther habían mantenido un ‘pique’ en 2012, cuando ésta apoyó a Peña Nieto en su candidatura a la Presidencia y la acusara de formar parte de la ‘mafia del poder’.

La advertencia de Elba Esther

Diecinueve días después, el día del arranque del ciclo escolar 2018-2019, Elba Esther hizo su primera aparición en una conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México, en la que tras mostrar la resolución judicial que acreditaba su inocencia afirmó que acusaciones falsas la habían llevado a prisión durante cinco años y once meses y que debido a ellos los maestros habían sido traicionados y perseguidos por quienes debían defenderlos. Sin embargo, dijo, con su liberación también se derrumbaba la Reforma Educativa y dejaban de ser los chivos expiatorios a los que se les acusaba de todo.

Al hablar sobre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), indicó que el gremio enfrentó una crisis derivada de la autodestrucción al que fue sometido como resultado de la abyección, por ello, comentó, es preciso que vuelva a ser una organización fuerte y se acabe con la crisis que se vive en las escuelas públicas del país.

Sin embargo, no mencionó nombres de quienes habían traicionado al sindicato, y sobre su futuro sólo mencionó que seguiría del lado de los maestros y de la defensa de la educación pública.

Cabe recordar que fue durante la administración de Felipe Calderón cuando la maestra vivió sus mejores días, siendo lideresa del magisterio y pieza fundamental del partido Nueva Alianza, además de que su yerno Fernando González Sánchez fue nombrado subsecretario de Educación Básica, y uno de sus colaboradores más cercanos, Miguel Ángel Jiménez Godínez, fue designado director de la Lotería Nacional.

Sin embargo, en el proceso electoral de 2012 apoyó al candidato priista Enrique Peña Nieto, lo que le valió que López Obrador la acusara de formar parte de la ‘mafia del poder’.  Nunca contó con que Peña Nieto le pagaría el favor poniendo en marcha la Reforma Educativa para restar poder a los sindicatos de maestros y quitar las prebendas que por décadas tuvieron, como la venta de plazas, las “comisiones”, entre otros, aunque para llevarlo a cabo su plan debía ‘retirar’ a la maestra de la jugada.

Así, el 26 de febrero de 2013 el entonces procurador de la República, Jesús Murillo Karam, anunció su detención por incurrir en los delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal por recursos del SNTE que ascendían a dos mil millones de pesos. Elba Esther estuvo presa en varios hospitales particulares debido a su problema de salud, hasta que sus abogados consiguieron en diciembre pasado que fuera llevada a su residencia de Polanco, en la Ciudad de México, en donde se mantuvo en prisión domiciliaria hasta agosto pasado.

Liderazgo de papel

Los maestros nunca perdonaron al sucesor de la maestra, Juan Díaz de la Torre, el no haberlos defendido de la Reforma Educativa de Peña Nieto y de las evaluaciones que dejaron a cientos de maestros fuera de las aulas, por lo que presentaron diversos amparos para desconocerlo como representante legal de la SNTE.

El 10 de febrero de este año un juez federal de Distrito, con sede en Baja California, determinó suspenderlo provisionalmente de sus funciones por considerar que su designación como líder magisterial no se dio conforme los estatutos legales del gremio, por lo que comenzó a correr el rumor de que Elba Esther podría recuperar el control del sindicato incluso aún estando en prisión.

Sin embargo, unos días después, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil y del Trabajo dejó sin efecto la suspensión provisional.

Además, durante el Congreso Nacional Extraordinario celebrado en Puerto Vallarta, Jalisco, no sólo fue reelegido como líder del magisterio, sino también modificó los estatutos para que pudiera desempeñarse en un cargo de elección popular y mantenerse al mismo tiempo como dirigente de los maestros, argumentando que de esta manera los trabajadores de la educación tendrían un defensor ya sea en la Cámara de Diputados o en la Senadores.

Esto no fue bien visto por los maestros disidentes, quienes aseguraron que Díaz de la Torre tomó la medida ante el temor de que se emprendieran acciones legales en su contra por la ilegitimidad de su designación como líder del magisterio.

Aprovechando la alianza que el partido Nueva Alianza (Panal) había formado con el PRI y su entonces candidato presidencial José Antonio Meade, Díaz de la Torre consiguió en abril pasado ingresar a la lista de candidatos plurinominales del Panal, como el número uno de la lista por la primera circunscripción.

Pero la aplastante victoria del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ocasionó que el ingreso de los candidatos a senadores y diputados por el principio de representación proporcional se “recorriera” varios espacios, lo que dejó al dirigente de los maestros sin la ansiada curul en la Cámara de Diputados.

Díaz de la Torre, denunciado

Tras el primer mensaje de Elba Esther y sus acusaciones de haber sido traicionada, Díaz de la Torre dijo sentirse “tranquilo y en paz”, asegurando que el sindicato seguía trabajando en unidad, al lado de la sociedad y los alumnos, negándose a hablar de su antigua mentora. Semanas después, durante un evento público, reiteró su compromiso de trabajar para mejorar la calidad de vida de todos sus sindicalizados. Sin embargo, advirtió a aquellos maestros que “atentan contra la unidad” del SNTE, que no sólo traicionan la causa del magisterio sino también la causa de la educación pública, por lo que los exhortó a no fracturar al sindicato.

Ante la sutil amenaza, los agremiados disidentes respondieron denunciándolo ante la Procuraduría General de la República (PGR) por el presunto manejo irregular de 20 mil millones de pesos derivados del Fondo de Retiro de los Trabajadores.

De acuerdo con las denuncias presentadas por Luis Pérez Pasten y Venancio Zúñiga, los montos y créditos fueron controlados discrecionalmente por uno de los allegados más cercanos de Díaz de la Torre, identificado como Isaac Chertorivski, sin que se diese información puntual a los beneficiarios de dicho fondo. Asimismo, pidieron al Ministerio Público del Fuero Común que se investigue a Bernardo Quezada por su presunta participación en la empresa de créditos Etesa, S.A. de C.V., de la cual es propietaria Jéssica Pereda, pues en contubernio con Díaz de la Torre otorgaron créditos con intereses excesivos a integrantes del SNTE y que mediante fuertes comisiones mantienen una cobranza de 50 millones de pesos al mes en detrimento del patrimonio de unos 300 mil acreditados, quienes representan el 20 por ciento de los trabajadores de la educación en activo.

La SNTE respondió acudiendo a la PGR para interponer una demanda contra Pérez Pasten y Morales Zúñiga por el delito de falsedad de declaraciones judiciales en informes dados a una autoridad.

La renuncia

El 21 de noviembre pasado, a unos días del cambio de administración federal, Elba Esther Gordillo envió a los medios de comunicación un video en el que mencionó que, frente al cambio de régimen en el poder, el sindicato de maestros debe buscar nuevos representantes en beneficio de la educación del país, así como de los agremiados, anteponiendo los intereses del gremio sobre sus intereses personales.

Tras destacar que el cambio de poder en México representa la forma de hacer y entender la política, indicó que “quienes representaron la farsa y la disimulación han agotado su tiempo: deben irse”, y reiteró que “ante los acontecimientos por venir, en el SNTE, mi posición es la de contribuir a que le momento garantice las mejores condiciones para los agremiados. El futuro del SNTE está más allá de protagonismos personales. Vamos unidos. Vamos sin miedo”.

Al día siguiente Díaz de la Torre convocó a una reunión del Consejo Nacional para dar a conocer lo que todo mundo veía venir: debido a la presión que los simpatizantes de la maestra estaban ejerciendo pidió licencia para dejar la presidencia del SNTE.

En su mensaje, dijo estar convencido que no se deben repetir las experiencias pasadas de enquistar líderes fuertes, carismáticos o morales que obstruyen la vida democrática, que terminan asumiendo por sí mismos las decisiones del Sindicato, así como el manejo patrimonial de sus recursos, y que las oportunidades los obligan a desplegar nuevos esfuerzos y realizar sacrificios. “Personalmente estoy dispuesto a dar los primeros pasos para contribuir a esos objetivos bajo el signo de lo que hoy se llama la cuarta transformación nacional”, afirmó.

De acuerdo con los estatutos del SNTE, el secretario general Alfonso Cepeda Salas queda al frente de dicho sindicato en tanto se convoca a una elección del que saldrá el nuevo dirigente sindical.

Y es que tras el mensaje de Elba Esther, el próximo secretario de Educación, Esteban Moctezuma, indicó que si ésta busca retomar el control del sindicato deberá hacerlo mediante una elección libre y secreta. En ese sentido, garantizó que el Gobierno del presidente Andrés Manuel será respetuoso de la autonomía de los sindicatos.

El inminente regreso de Elba Esther al SNTE coincidiría también con la presentación del paquete de reformas que el próximo Gobierno federal presentará en diciembre, en el que se mantendrá la evaluación a los maestros, pero con un enfoque acorde con la educación y no como se ha venido haciendo hasta ahora y que ha dejado a cientos de maestros despedidos.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta