¿La ruptura del PES y el Morena pondría en aprietos al partido...

¿La ruptura del PES y el Morena pondría en aprietos al partido de López Obrador en los espacios locales de Quintana Roo?

81
0
Compartir

Por agandallarse los espacios que le correspondían a sus aliados, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) perdió a un importante socio de cara a las elecciones del próximo 1 de julio: el Partido Encuentro Social (PES); partido fundado por los evangelistas hidalguenses (no por nada y a pesar de su pésimo prestigio de mafioso, el pastor grupero Greg Sánchez lo preside en Quintana Roo) del grupo de los exgobernadores priistas de esa entidad, Jesús Murillo Karam y Miguel Ángel Osorio Chong –secretario de Gobernación y frustrado exaspirante presidencial-, y el segundo con mayor crecimiento a nivel nacional y local gracias a los financiamientos y los impulsos logísticos procedentes del señalado grupo de poder del PRI como su proyecto alterno de posicionamiento de intereses. Incluso en varios Municipios, la votación del PES supera con creces a la del Morena, al menos en lo que a las candidaturas locales se refiere. Si bien este rompimiento a quien más le duele es al dirigente estatal de Encuentro Social, Gregorio Sánchez Martínez-quien, como es su costumbre, ya se había colgado de la alianza para obtener espacios importantes (para él mismo y su familia, incluida su cubana esposa) en un intento de allanarse el camino rumbo a la gubernatura en el 2022-, para la coalición Morena-PT también significaría menos votos, principalmente en los Municipios, toda vez que los últimos procesos electorales han demostrado que los quintanarroenses tienden a votar por candidatos y no por partidos.

¿La ruptura del PES y el Morena pondría en aprietos al partido de López Obrador en los espacios locales de Quintana Roo?

Armando Galera

Siguiendo una tendencia nacional, el Partido Encuentro Social (PES) en Quintana Roo rompió parcialmente su coalición con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido del Trabajo (PT), al argumentar que el instituto político creado por Andrés Manuel López Obrador se ‘agandalló’ los espacios que le correspondían, dejando al PES como un simple espectador.

Los tres partidos habían firmado un acuerdo dondeel Morena tendría el 60 por ciento de las candidaturas, al PT el 15 por ciento y al PES el 25.

Sin embargo, tanto en Quintana Roo como en otros Estados del país, los morenistas se adelantaron a sus aliados y comenzaron a registrar a sus candidatos en los espacios que les correspondían a los partidos del Trabajo y Encuentro Social, aprovechando que eran el único partido facultado para realizar las inscripciones de la Coalición Juntos Haremos Historia.

¿Quién pierde más? Lo cierto es que el Partido Encuentro Social, al menos en Quintana Roo, representa una fuerza creciente en lo que se refiere a candidaturas locales. En 2016, obtuvo más votos que el Morena en los Ayuntamientos de Benito Juárez, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas, mientras que en Solidaridad una alianza entre ambos partidos hubiera sido más que suficiente para ganar ese Municipio hace dos años.

El partido de Greg Sánchez representa casi 50 mil votos en el Estado, que el Morena no debió darse el lujo de perder.

Si bien ganar en esas demarcaciones para el PES es casi imposible, excepto quizás en Benito Juárez, ir solo podría serle más redituable al obtener varias regidurías que estaban siendo acaparados por los ‘morenos’.

Una unión despechada

Si la unión entre el PRD y el PAN es considerada como ‘inconsistente’ ante sus supuestas diferencias ideológicas (aunque cualquiera sabe que las ideologías no existen en México y se extinguen raudas en la mayoría de las democracias del mundo entero bajo el peso de las decisiones financieras globales, los compromisos pragmáticos de los partidos y el oportunismo de temporada puro y simple), la unión entre el PES y el Morena fue duramente criticada desde sus inicios, pues mientras que el movimiento de López Obrador es vendido como ‘la verdadera izquierda’, los dirigentes del PES están relacionados con dirigentes cristianos y miembros del Frente Por la Familia, con temas de derecha como la exclusividad del matrimonio heterosexual, la penalización del aborto, etcétera, además de que el partido es un proyecto nacional apuntalado por priistas hidalguenses de alta influencia como los exgobernadores Jesús Murillo Karam y Miguel Ángel Osorio Chong.

Tan criticada fue la alianza entre ambos partidos por los morenistas, que el propio López Obrador tuvo que salir a defenderla argumentando que su unión tiene “un fundamento moral e independiente de la política, que tiene que ver con que en Morena hay respeto a la libertad de creencias”.

Sin embargo, no tardó mucho para que la alianza comenzara a resquebrajarse, y no fue por temas ideológicos sino ‘pragmáticos’, por decirlo así: un reparto inequitativo en la repartición de las candidaturas pactadas.

En Veracruz, por ejemplo, el PES rompió la coalición luego de que el Morena sólo le dejara una candidatura a la diputación local, de las siete que le correspondían.

En Tlaxcala, al PES le correspondía registrar candidatos a la diputación local en los distritos 01, 02, 03, 10, 12 y 14, pero al final sólo le permitieron inscribir a uno, en el 06, el cual corresponde a un cónclave priista casi exclusivo.

En Sonora, el Partido Encuentro Social también rompió relaciones con el Movimiento de Regeneración Nacional al ser excluido de los espacios que por acuerdo eran suyos, para ingresar a personajes ligados al multimillonario y eximputadoexgobernador Guillermo Padrés Elías.

En la Ciudad de México, al menos 30 mil integrantes del Partido Encuentro Social manifestaron de manera pública su adhesión a la campaña del candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, en virtud de supuestas irregularidades cometidas por la dirigencia local del Morena, que impidió a los militantes del PES una participación plena en dicho proceso electoral.

En ese lugar aún se encuentran en los trámites necesarios para que el convenio con el Morena se declare nulo y puedan postular a sus propios candidatos.

En Aguascalientes, fueron los morenos quienes rompieron con el PES, luego de que los candidatos de ese partido firmaran una agenda política junto con el Frente Por la Familia que incluía, entre otros temas, el matrimonio sólo para parejas heterosexuales, la prohibición a cambiar su nombre a los transexuales yla penalización del aborto, entre otros.

Se rompe la alianza

En Quintana Roo, los primeros signos de rompimiento entre el PES y el Morena se vislumbraron en el inicio formal de la repartición de candidaturas, luego de que el representante de Encuentro Social ante el Instituto Electoral del Estado, Octavio González Ramos, revelara que los morenos estaban inscribiendo a sus militantes como si fueran del PES.

En Solidaridad, por ejemplo, la representación del Morena inscribió a Laura Beristáin Navarrete como candidata del Partido Encuentro Social, siendo que ella es morenista. Lo mismo hicieron en Puerto Morelos y José María Morelos, donde registraron a Juan Pablo Aguilera Negrón y a José Domingo Flota Castillo como militantes del PES, cuando en realidad ellos pertenecen a las filas del partido de López Obrador, todo para simular que su partido está respetando los espacios y el convenio de coalición.

“El Morena actuó con alevosía y ventaja al ser el único partido facultado para realizar los registros de la coalición Juntos Haremos Historia, inscribiendo a personajes ajenos al PES y sin las firmas de la coordinación nacional de la alianza.Una vez que revisamos los registros, encontramos inconsistencias contrarias a lo que el Morena promueve, que son el no robarás y no mentirás”, dijo Octavio González.

La peor mordida se la llevó el exalcaldecancunense y dirigente estatal del PES, Greg Sánchez. Primero lo excluyeron de la fórmula al Senado, postulando en su lugar a Marybel Villegas; luego le arrebataron la candidatura a la Presidencia Municipal de Benito Juárez, donde fue impuesta Mara Lezama.

Como premio de consolación le fue prometida la candidatura a diputado federal, tanto por el principio de mayoría como por el de representación proporcional, pero hasta esos espacios le fueron quitados, lo que lo llevó a romper la coalición.

El Instituto Electoral de Quintana Roo en tres ocasiones negó la solicitud del PES de abandonar la alianza Juntos Haremos Historia. Pero el 24 de abril, el Tribunal Electoral local emitió una sentencia que les permite postular candidatos en los 11 Municipios del Estado sin el apoyo de la coalición Morena-PT.

De esta manera, en Bacalar, el PES postuló a María Trinidad Guillén; en Benito Juárez contenderá la esposa cubana de Greg Sánchez, Niurka Sáliva; en Cozumel, Salvador Rocha; en Felipe Carrillo Puerto, Francisco Poot; Julio Osorio en Isla Mujeres, Martha Eugenia Canul en José María Morelos; en Lázaro Cárdenas, Malena Ruiz Molina; Manuel Valencia en Othón P. Blanco, Eloísa Cetina en Puerto Morelos, Luis Roldán en Solidaridad y Wendy Ruiz en Tulum.

Lo que pierde Morena

¿Cuánto pierde Morena con la salida del PES? De acuerdo con el estudio “Análisis nacional del comportamiento electoral 2012-2016”,el Morena es el partido que mayor crecimiento ha registrado en los últimos cinco años, pero seguido muy de cerca por el Partido Encuentro Social.

De acuerdo con el estudio, elaborado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM,la elección del 7 de junio de 2015 arrojó a nivel nacional una votación de 40 millones 80 mil votos, de los cuales 11 millones 691 mil fueron al PRI, 8 millones 387 mil para el PAN, 4 millones 426 mil 566 para el PRD, 2 millones 744 mil para el PVEM, 3 millones 365 mil para Morena y 2 millones 450 para el Partido Encuentro Social (el resto de los votos se dividen entre los demás partidos y candidatos independientes).

Para 2016, el PRI perdió casi 15 millones de votos, en tanto que el PAN tuvo 1.2 millones de votos menos. El Morena ganó 5 millones 300 mil votos y el PES 4 millones 300 mil.

En Quintana Roo existe una tendencia entre el electorado por ‘cruzar su voto’, lo cual ha quedado demostrado en varios procesos electorales. En 2016, por ejemplo, el candidato del PES a la gubernatura sólo obtuvo 16 mil 243 votos, mientras que el del Morena alcanzó 54 mil 744 votantes (la alianza ganadora del PAN-PRD tuvo 228 mil 703 votos, y la del PRI el PVEM y el Panal 178 mil 677).

Pero en la contienda por los Ayuntamientos la historia fue diferente: El PES rebasó al Morena al obtener 32 mil 914 votos contra 24 mil 97 de los morenos, rebasando incluso al PRI que consiguió 30 mil 673, al PRD con 11 mil 489, y al PT, el Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza que no rebasaron los 4 mil votos. De hecho, sólo fue superado por el PAN (33 mil 181) y el PVEM (40 mil 912).

En Felipe Carrillo Puerto, el PES logró 2 mil 781 votos contra mil 924 del Morena; en José María Morelos el PES se agendó el segundo lugar con 3 mil 623 votos contra 6 mil 410 del PRI y sólo 217 de Morena.

En Lázaro Cárdenas, mil 29 personas votaron por el PES y sólo 432 por el partido de López Obrador. En Tulum, el PES obtuvo mil 13 votos contra 235 de los morenos,y, en Solidaridad, una alianza entre el Morena (con 11 mil 859 votos) y Encuentro Social (2 mil 80) hubiera significado una victoria sobre la alianza del PAN y el PRD.

En total, el PES logró 44 mil 749 votos en lo que se refiere a las candidaturas por las Presidencias Municipales, siguiendo muy de cerca al Morena que tuvo 50 mil 509.

Es casi un hecho que la candidatura de Andrés Manuel López Obrador obtendrá un 70 por ciento de las preferencias electorales el próximo 1 de julio en el Estado, pero el rompimiento con el Partido Encuentro Social podría significarle la derrota de sus candidatos en los espacios locales, aunque, claro: poco significan de cualquier manera esos candidatos sin el empuje del liderazgo nacional y estatal del tabasqueño.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta