La Unicaribe, al servicio de la política ambiental que hunde a Cancún

La Unicaribe, al servicio de la política ambiental que hunde a Cancún

21
0
Compartir

A pesar de que el secretario Rafael Elvira Quezada descalificó los datos del conteo de cuartos en la Zona Hotelera de Cancún, realizado en 2009 por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el organismo a su cargo utilizó las conclusiones del estudio para negar la ejecución de proyectos hoteleros, y ahora, con los nuevos resultados a modo inventados por la Universidad del Caribe, pretende seguir autorizando edificaciones. Un ejemplo de las arbitrariedades lo constituye el argumento que sustentó la negativa para construir el hotel del Centro de Convenciones, proyecto impulsado por Mauricio Hamui Hilwani. Al promotor la Semarnat le notificó la “infactibilidad del proyecto” porque “existe un exceso de cuartos hoteleros dentro de la Zona Hotelera de Cancún, de acuerdo a lo previsto por el Programa de Desarrollo Urbano del Municipio de Benito Juárez y confirmado a través del programa Cuenta Cuartos, realizado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. Por lo tanto, el desarrollo del proyecto no es coherente con la justificación que hace el promovente para su realización”.

Claro, si se cuenta un condominio habitacional como un cuarto de hotel quedan muchas habitaciones por hacer en la Zona Hotelera. Si los parámetros de conteo son tan discrecionales y arbitrarios como los programas municipales de ordenamiento, contratar universidades para legitimar las trampas de los burócratas ambientales revuelve más la porquería ¿Por qué la Semarnat compra esos diagnósticos universitarios de pacotilla y desecha los que hizo en 2009 la Profepa, del mismo Gobierno federal? Porque se hacen bolas entre su obligación reguladora y los negocios presidenciales. ¿No? Pues eso parece.

Por Héctor Sosa

El secretario federal de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Elvira Quezada, celebró los resultados del último conteo de cuartos de hotel elaborado por la Universidad del Caribe, que estableció que no se ha rebasado lo previsto en los programas de Ordenamiento Urbano y de Equilibrio Ecológico de Cancún.

Presentados el pasado 29 de noviembre, los datos señalaron que en la Zona Hotelera de Cancún existen 28 mil 225 habitaciones entre hoteleras y condominales. De acuerdo con el estudio se encuentran en funcionamiento 22 mil 843 cuartos de hotel, que sumados a los mil 306 en construcción y autorizados, dan un total de 24 mil 149 unidades. Hay que agregarles 4 mil 076 habitaciones bajo el régimen de condominio y residencial turístico.

Elvira Quezada dijo que no se rebasa lo considerado en los ordenamientos urbanos y ecológicos, y el nuevo censo dio paso a la autorización para la edificación de más instalaciones hoteleras. El funcionario federal, quien en 2009 descalificó los resultados del primer Cuenta Cuartos realizado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), esta vez no puso objeciones.

Sin embargo, a pesar de las inconformidades públicamente ventiladas ante la prensa por los resultados del primer conteo de habitaciones realizado por la Profepa y que cuantificó la sobredensificación de la Zona Hotelera, la oficina encabezada por Elvira utilizó durante dos años las conclusiones de la Procuraduría para impedir la edificación de nuevos complejos hoteleros.

Un ejemplo es el de la empresa promotora TIIM S.A. de C.V., que pretendía construir el hotel Centro de Convenciones de Cancún, y que constaría de 180 habitaciones en una superficie de 9 mil 479 metros cuadrados. La Semarnat determinó la “infactibilidad  del  proyecto” basada en que “existe un exceso de cuartos hoteleros dentro de la Zona Hotelera de Cancún, de acuerdo a lo previsto por el Programa de Desarrollo Urbano del Municipio de Benito Juárez y confirmado a través del programa ‘Cuenta Cuartos’ realizado en por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. Por lo tanto, el desarrollo del proyecto no es coherente con la justificación que hace el promovente para su realización”.

El proyecto, promovido por Mauricio Hamui Hilwani, pretendía justificar la edificación del inmueble porque de las 7 mil convenciones anuales que se registran en México a Cancún sólo llega un máximo de 12, y una de las razones por las que cada vez son menos convenciones las que se realizan en la ciudad es que el Centro de Convenciones “carece de instalaciones hoteleras que puedan dar hospedaje”.

La Semarnat la reviró y dijo que “a pesar de los motivos expuestos por el promovente, éstos no son suficientes para justificar la realización del proyecto, ya que en la zona conocida como Punta Cancún existen aproximadamente 18 hoteles con 4 mil 500 habitaciones, mil departamentos, 14 centros comerciales y 700 establecimientos, en su mayoría restaurantes”.

El organismo federal fue más atrevido: criticó la expedición de la licencia de construcción que el Ayuntamiento de Benito Juárez le otorgó a Hamui el 12 de noviembre de 2009. Dijo que a pesar de que el Cabildo le había dado el aval a la licencia de construcción, “claramente se expidió de manera ilegal, sin apego al programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de la ciudad de Cancún y claramente no debe otorgársele valor jurídico, ya que el propio Ayuntamiento, a través de la dirección de Desarrollo Urbano y el Instituto Municipal de Planeación, conoce perfectamente que a la presente fecha [febrero de 2010], el numero de cuartos en la Zona Hotelera de Cancún se encuentra rebasado en exceso.

Esfuerzo infructuoso

Para el coordinador del Fondo Mundial para la Naturaleza en Quintana Roo (WWF por sus siglas en inglés), Vicente Ferreyra Acosta, el esfuerzo que hizo la Universidad del Caribe es valioso al ir y recabar datos. Sin embargo la información, como fue presentada, no sirve para nada. Finalmente el objetivo del Cuenta Cuartos era tener un instrumento para tomar decisiones y determinar qué sigue para Cancún, y lamentablemente estamos en las mismas y peor, señala, porque ahora resulta que hay menos cuartos de los que autoriza el Programa de Ordenamiento Ecológico Local, (POEL).

“No dijeron específicamente que se pueden construir más cuartos hoteleros, pero el hecho de que existan menos cuartos de los permitidos en el POEL quiere decir que se permitirán más habitaciones. Me parece que la universidad no tomó el rol que debería tener como una institución que se dedica a hacer investigación para tomar decisiones. Los resultados no sirven”.

El objetivo era tener un conteo homologado a los instrumentos legales, en este caso al POEL. Pero los resultados expuestos estuvieron llenos de trampas. Ferreyra, especialista en planeación turística y gestión ambiental por el Instituto Politécnico Nacional, sostiene que no se aplicaron los valores de conversión del POEL durante el censo. La metodológica que aplicó la Universidad del Caribe estaba amañada, porque al existir condominios y espacios residenciales en la Zona éstos debieron ser considerados, según sus características, como dos o más habitaciones de hotel.

Es ilógico, dice, que consideren como una sola habitación de hotel un área que está diseñada para que la gente viva ahí, por eso se llama residencial. “Si bien la palabra condominio no está en el POEL, porque es un régimen, sí está físicamente y cuenta como unidad; entonces hay que hacer la conversión de las unidades y, si se hace, hay más de 35 mil cuartos. Es claro que hay más de 5 mil cuartos de lo permitido por la ley”.

Estas arbitrariedades de la autoridad ambiental es lo que lleva a Cancún a perder competitividad como destino turístico, lo satura y abarata; es por ello que el 70 por ciento de los desarrollos hoteleros operan bajo la modalidad “Todo incluido”. Los pocos hoteles que mantienen el plan europeo están convirtiéndose en all inclusive, apunta. Además, como ya no hay turistas, se están haciendo conversiones de cuartos hoteleros a condominios.

“Me parece que si seguimos por el camino en el que hemos andado vamos a seguir saturando, construyendo, obstruyendo vialidades y perdiendo competitividad. Otra de las cosas que es bien importante es que el turismo que llega se la pase bien y no lo va a hacer si llega a un destino  sobredensificado, sin playas, con tráfico, y con toda la problemática que tiene Cancún”.

– Hay algunos que opinan que el destino se está abaratando -se le observa.

– Creo que el destino está en un punto en que se debe tomar una decisión. El día de la presentación de los resultados del nuevo conteo las autoridades presumieron que los hoteleros están tomando acciones en materia de buenas prácticas ambientales. Pero otros indicadores señalan disminución de las tarifas por aquello del “Todo incluido” y el nivel de los hoteles que están en la Zona Hotelera no son de un nivel alto. Hay cambios que están haciendo que los precios vayan hacia abajo. Sin embargo creo que hay posibilidades de hacer que las cosas mejoren, como pasa en Mayorca, en las Baleares. Se debe poner un alto a la irresponsabilidad en Cancún y reposicionar el destino porque aún hay buenos atractivos. Si los empresarios, las oficinas de visitantes y los Gobiernos entienden que el tema ambiental es un asunto de competitividad, hay buenas posibilidades.

– ¿Los parámetros considerados en el Programa de Desarrollo Urbano y en el Programa de Ordenamiento Ecológico Local son los adecuados para la zona?

– Finalmente el POEL considera una serie de parámetros en cuanto a cuartos y la conversión sobre el equivalente del número de cuartos por condominio. Sin embargo probablemente no sean los ideales y en este proceso de revisión hay que trabajar sobre ese asunto. Dijeron que hay casi 23 mil cuartos de hotel en operación, a las que se debe sumar otro tanto en construcción. Pero hay más de 4 mil condominios, y si a éstos les haces la conversión nos darían como 8 mil habitaciones, y por supuesto que esa simple operación indica que ya se rebasó el POEL.

“La única justificación para no hacer las conversiones en el nuevo conteo fue que la palabra condominio no está considerada en el POEL. Pero si se hace la conversión hay casi 36 mil unidades hoteleras en la UGA 9, la de la Zona Hotelera. El POEL nada más autoriza 30 mil 900”.

– ¿Qué objetivo percibe en la presentación de los datos del nuevo estudio?

– El objetivo fue que la Semarnart criticó a la Profepa por el estudio que se hizo en 2009 y eso ha sido motivo de interpretaciones. El único motivo fue darle a una institución independiente, como la Unicaribe, la posibilidad de que hicieran un estudio. Si la Semarnat invirtió un millón de pesos en eso como para tener ese dato no le veo la utilidad.

Nuevas descalificaciones, “consideraciones sin sentido”

El procurador ambiental federal, Hernando Guerrero Cáceres, descalificó el factor de conversión contenido en el POEL y en el PDU, que define la equivalencia entre unidades hoteleras, condominales y viviendas, para refutar que los resultados del censo de cuartos que indican que los 28 mil 225 cuartos hoteleros y condominales operando se incrementan a más de 36 mil 135 si se les aplican los factores de conversión que van de 2 a 2.5 cuartos de hotel por condominio. El funcionario dijo que el parámetro “es absurdo”.

“Para mí lo importante es contar con una política pública de hasta dónde aguanta el ecosistema; y el otro asunto, esos datos de conversión, para mí son absurdos”, manifestó al día siguiente de que se presentaron los resultados y que fueron motivo de controversia y críticas, sobre todo de las organizaciones ambientalistas.

Las consideraciones del POEL del 2005 no han servido para nada, a pesar de que fueron fijadas, avaladas y aprobadas por los tres órdenes de Gobierno, en un proceso conducido por la propia Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales federal y en el que participó la Profepa.

Los factores de conversión se mantienen vigentes y debieran ser respetados y aplicados, según lo estipulado en el Artículo 35 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

Guerrero Cáceres también sostuvo que si se aplica la conversión sólo existen 27 mil 093 cuartos de hotel, por lo que el límite de habitaciones autorizables en la Zona Hotelera –que marcan el POEL y el PDU que es de 30 mil 990 cuartos– no se ha rebasado. Ambos instrumentos no mencionan la palabra “condominios” y sólo se refieren a cuartos de hotel.

La Tabla 32 del PDU vigente, que es vinculante con el POEL, dice que “El número total de cuartos autorizables en la Zona Hotelera de Cancún es de 30 mil 990”, es decir, no específica si son hoteleros o condominales. Además la tabla expone una descripción de parámetros aplicables a hoteles, residencias unifamiliares y condominios, en cuanto a los usos del suelo, densidades, alturas, coeficientes de ocupación y uso del suelo.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta