Las chambas del PRI y la boca de Meade

Las chambas del PRI y la boca de Meade

7
0
Compartir

Ese es el proceder de los políticos a la mexicana. Dejar inconclusa la labor prioritaria, en este caso la reconstrucción de escuelas, para irse lamiendo el hueso de la postulación presidencial.

                Unos y otros, los políticos como Nuño, los políticos del pri, van aprendiendo que las tareas nacionales no son importantes. Así llega Otto Granados Roldán a sustituirlo.

                Y el mismo Granados ha sido un peón puesto en el tablero en el momento y el lugar que se le necesite. Secretario particular de Don Jesús Reyes Heroles, oficial mayor de diversas Direcciones, director de comunicación social, vocero de presidencia, gobernador de Aguascalientes, embajador y ahora Secretario de Educación.

                El mismo camino recorrerá Nuño a la sombra de su partido, mejor dicho, de sus patrones.

                Obreros del pri, van a donde se les llame sin chistar y esa es precisamente la estructura del partido que ha reinado legal e ilegalmente en este país. La creación de esos cuadros extraídos de la clase media acomodada de México ha sido el pulso y la hegemonía del partido.

                Lo hemos visto en los gobiernos federales y, por supuesto, en los estatales.

                Todos estos cuadros medios del poder central viven del halago de sus jefes, de las mentiras del presidente en turno: “Con creatividad y capacidad de concertación, dio un nuevo impulso a la política educativa en diálogo con las maestras y maestros del país quienes han demostrado su capacidad para renovarse, su vocación docente y su amor a México”.

                Así despidió Peña al que deja trunca la labor de reconstrucción, no sólo de la infraestructura de planteles de la CDMX, sino también de la controvertida y coja Reforma Educativa.

                La concreción del nuevo modelo educativo no existe. Y no es posible en muchas localidades del país debido a la violencia como en Guerrero, a la falta de control como con la CNTE, a las políticas centralistas que no son sensibles a las necesidades de las provincias, a la imposición de un modelo extraño o a la gran corrupción que impera en el Sindicato. Entre otros factores.

                La presidencia y sus sesudos ideólogos se casan con slogans vacíos, “que los niños y jóvenes aprendan a aprender”. Demanda ciega, imposible ante el hambre, la insalubridad, las distancias o la violencia imperante que agrede a niños y jóvenes.

                Los cambios de mando y las recomposiciones no benefician a nadie, excepto a los ansiosos de poder. Que vaya Nuño a coordinar la campaña de Meade, es un regalo a esa lealtad a prueba de ridículos nacionales. Peña y los Atlacomulcos lo reconocen como uno de los suyos, y lo preparan.

                Granados Roldán, otro buen obrero del partido, no podía decir otra cosa, él va a “redoblar esfuerzos para lograr la plena instrumentación de los planes y programas de estudio del nuevo modelo educativo para el ciclo escolar 2018-2019”. Bostezo del pueblo.

                Qué desgaste de discurso, que palabras tan necias e idiotas, que cínicos actos tan lustrosos, tan desaseados, tan sin importancia.

                Y ahora Nuño piensa en grande. Si Meade llega–vía INE y Tribunales Electorales, quién lo duda- a la presidencia, estará en el círculo dorado, en ese compartimento cerrado a unos cuantos como Videgaray, Ernesto Cordero, “Pepe Toño” González Anaya, Abraham Zamora,Mikel Arreola y Roberto Gil Zuarth.

                Los amigos, algunos de ellos de la “generación dorada” del ITAM, se hacen en las escuelas y en los sueños compartidos. Pero recordemos a Salinas y Camacho.

                Militantes o no, Meade y su padre le deben al pri su vida pública. Pero los tiempos cambian y la codicia acerca contendientes, de manera que en este círculo cerrado hay panistas y muy amigos. Estas dos ideologías han hecho un solo cuerpo y se ha adelgazado hasta quedar en los huesos.

                Dudo que a todos estos les importen o recuerden siquiera aquellos cuadros políticos, esos estadistas del pri y del pan que le dieron sentido y lógica a la vida partidista mexicana.

                El pri sabe que es un partido impopular, que las bases se rebelan, que la rabia domina el escenario electoral, que ha tenido que ceder terreno al Verde y por tanto, en una jugada maestra, según sus ideólogos, promueven el ‘no priismo’ de su candidato. Pero nadie les cree.

                De acuerdo, no ha militado, no ha hecho vida partidaria, no ha tenido cargos de elección popular, la brega política no lo ha ensuciado. Como decían en el cuadrilátero boxístico, él es técnico, no fajador.

Y tal vez el partido crea que el hecho de no madrearse por el hueso o los ideales, lo hace diferente, creíble, digno de todas nuestras confianzas.

Pero la boca traiciona a Meade cuando la lisonja es obligada:

1.- “México tiene mejor presente y futuro gracias a Peña”, twiteó después de su registro.

2.- “Háganme suyo”, suplicó a los sectores priistas después de su destape.

3.- “México, en deuda con el pri”, dijo ante parlamentarios del tricolor.

4.- “Voté por Peña”, mientras trabajaba para el presidente Calderón.

5.- Y Dionisio Meade y García de León, su papi, es priista de hueso colorado.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta