Lo que la elección se llevó…

Lo que la elección se llevó…

19
0
Compartir

Además del triunfo anunciado, en Quintana Roo, de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales y de su partido Movimiento Regeneración Nacional(Morena) en las cuatro diputaciones federales y las dos senadurías de mayoría relativa, aunque las ganó de manera absoluta, la elección del pasado domingo 1º de julio, se llevó entre las patas al despeñadero político a varios aspirantes a grandes ligas y a proyectos de futuro que tendrán que esforzarse mucho para bregar en la marea arisca de por medio que les dejó a su paso la ola morenista.

Los resultados de las elecciones pasadas, despejaron incluso del panorama político estatal a los fantasmas de los exgobernadores Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, que los asesores y operadores políticos iniciales del gobernador Carlos Joaquín González le vendieron como los agentes de mayor riesgo que intervendrían en el proceso electoral pasado.

En Palacio de Gobierno, los hombres del gobernador Carlos Joaquín nunca midieron el riesgo que representaba Morena hasta que ya fue demasiado tarde para hacerlo. Por eso los principales de ellos se lanzaron al abordaje de las candidaturas de los partidos que conformaron la coalición “Por México al frente”, Acción Nacional(PAN), el de la Revolución Democrática(PRD) y Movimiento Ciudadano(MC).

Miguel Ramón Martín Azueta, flamante Jefe de la Oficina del Gobernador que aseguraba que en su regreso a la política ya nadie lo bajaría, hizo todo lo que tuvo a su alcance para apoderarse y aferrarse de la candidatura a la diputación federal correspondiente al Distrito I, del que en su momento salieron como candidatos priistas a la gubernatura González Canto y Borge Angulo. El Distrito I es el más amplio de la entidad, pues contiene en su demarcación a cinco de los once municipios quintanarroenses: Cozumel, Isla Mujeres, Lázaro Cárdenas, Solidaridad y Tulum.

La miope visión de Martín Azueta, quien ya había sido presidente municipal de Solidaridad, vio en el Distrito I sólo la posibilidad de llegar a ser candidato a suceder al gobernador Carlos Joaquín; el único riesgo que miró fue al exgobernador priista González Canto, quien sonó para encabezar la candidatura de su partido en esa demarcación distrital, pero cauto como es el cozumeleño se hizo a un lado.

Martín Azueta, sin González Canto como adversario, sintió el panorama despejado. Creyó, como siempre le vendió al gobernador Carlos Joaquín esa idea, que el mayor riesgo político estaba en los exgobernadores priistas y menospreció la fuerza creciente de Morena. Así le fue…

En el Distrito II, el expriista Luis Torres Llanes, quien no había hecho un mal papel en el ayuntamiento Othón P. Blanco, tampoco bueno, inició la campaña temiendo a la presencia y la trayectoria política de su ex correligionaria Cora Amalia Castilla Madrid, que encabezó la candidatura del PRI como su adversaria.

No obstante, ni Torres Llanes como candidato de “Por México al frente”, ni quien pensó que sería su sucesor en el ayuntamiento capitalino, Fernando Zelaya Espinoza, vieron de inicio a Morena como riesgo para su triunfo. No fue sino hasta el final de la campaña, cuando ya la ola se había convertido en tsunami. Ambos le ganaron por mucho a sus contrincantes del PRI, pero fueron derrotados por los candidatos de “Juntos haremos historia”.

En la elección para senadores, aunque la coalición “Por México al frente” perdió ante “Juntos haremos historia”, la candidata del PAN, Mayuly Martínez Simón, aliada política del diputado presidente de la Gran Comisión, Eduardo Martínez Arcila, obtuvo sin problemas su acceso a la Cámara de Senadores al obtener el segundo lugar en los resultados de la contienda.

De esa manera y en término de posiciones obtenidas durante la pasada contienda electoral, al PAN no le fue tan mal como se puede pensar observando de manera superficial el panorama general dominado por Morena en Quintana Roo. Para reafirmar esto, sólo hay que precisar que de los candidatos al Congreso de la Unión que postuló la coalición “Por México al frente”, sólo Martínez Simón era una militante original del panismo, los otros, desde Julián Ricalde Magaña que fue su compañero de fórmula, Martín Azueta, que perdió en el Distrito I; Torres Llanes, en el Distrito II; Karla Romero que lo hizo en el Distrito III; y Gabriela López Pallares, que fue derrotada en el IV, no eran militantes albiazules.

Las derrotas de panistas de origen sólo se dieron en Othón P. Blanco, con Zelaya Espinoza y en Cozumel, con Perla Tun.

Por eso Martínez Arcila se apresta muy orondo a clausurar la Gran Comisión en el Congreso del Estado, a sabiendas de que será el último que la haya presidido con plenitud de funciones y presupuesto, para irse como acompañante de su aliada Martínez Simón al Congreso de la Unión, aunque él como diputado federal plurinominal…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta