Los parquímetros de Cristina, otro intento por obtener una parte del botín...

Los parquímetros de Cristina, otro intento por obtener una parte del botín que representa Solidaridad

45
0
Compartir

La presidenta municipal de Solidaridad, Cristina Torres Gómez, basó toda su campaña en el 2016 en la denuncia de corrupción de los gobiernos municipales priístas. Y una vez en el poder, continuó con su estrategia de denunciar a exfuncionarios de administraciones pasadas por desvío de recursos. Y al parecer le ha resultado exitosa, pues a casi dos años de gobierno mantiene altos índices de aceptación entre la ciudadanía, lo que le otorga la suficiente confianza para buscar la reelección. Sin embargo, no está exenta de los pecados de sus predecesores, pues logró que el Cabildo aprobara la instalación de parquímetros (por medio de un reglamento y no como un nuevo derecho, lo que hace innecesario el aval del Congreso local) que significa un millonario negocio de casi 200 millones de pesos anuales durante los siguientes 15 años y de los cuales no necesitan rendir cuentas, pues se manejará como un ‘fideicomiso’. Asociaciones civiles y opositores denuncian que se trata de una artimaña de la alcaldesa para obtener recursos que le permitan financiar su propia campaña en los próximos meses, además de ser una fuente de dinero ‘limpia’ para ella si lograr ganar.

Los parquímetros de Cristina, otro intento por obtener una parte del botín que representa Solidaridad

Armando Galera

Mientras la alcaldesa Cristina Torres Gómez presenta denuncias contra exfuncionarios y fomenta campañas con el hashtag de “Yo amo playa” para minimizar los golpes de la delincuencia, su gobierno aprobó la instalación de parquímetros en el primer cuadro de la capital del Municipio: un millonario negocio que pretende ser utilizado como la ‘caja chica’ de la presidenta municipal.

Desde que tomó posesión en septiembre del 2016, Cristina Torres ya había adelantado su intención de que Playa del Carmen contara con parquímetros desde inicios del 2017, como una supuesta solución al creciente problema de movilidad del centro, que en temporada vacacional recibe a más de 70 mil vehículos en las horas pico.

De acuerdo con el primer anteproyecto presentado ante algunos miembros del Cabildo (el cual no se dio a conocer de manera público, pero al que Estosdías tuvo acceso), la tarifa que pagarían los automóviles, que estaría regulada por el Ayuntamiento, sería de cinco pesos por cada 10 minutos desde las seis de la mañana hasta la una de la madrugada, con cinco horas de ‘gracia’.

En una primera etapa serían instalados casi 350 parquímetros, luego 250 en una segunda y 300 en una tercera, todo en un periodo de menos de un año.

En total, son más de 513 mil pesos los que se recaudarían diariamente en la última etapa de los parquímetros, es decir 15 millones 390 mil pesos al mes; casi 200 millones de pesos al año.

La empresa que consiga la licitación de estos ordenamientos viales deberá otorgarle una contraprestación al Ayuntamiento del 12 por ciento de lo recaudado al mes, aproximadamente 1.8 millones de pesos mensuales (21.6 millones de pesos al año).

Sin embargo, esta propuesta de inmediato fue duramente criticada por la ciudadanía y sectores empresariales, así que se optó por retrasarse unos meses.

Los parquímetros

En julio del año pasado, la alcaldesa anunció una consulta ciudadana, con el objetivo de que sea la población la que decida si debían instalarse los parquímetros a lo largo de la Avenida Juárez, y de oriente a poniente de la Calle Primera hasta la Avenida 30 del primer cuadro de Playa del Carmen.

Pero dicha consulta nunca se realizó, al menos no de manera pública. Cuatro meses después, en la Sesión del Cabildo de Solidaridad del 10 de noviembre, autorizó su implementación de una manera ‘inusual’.

“No lo aprobaron como si fuera un nuevo derecho, sino a través de un reglamento. De esta manera no tendría que ser avalado por el Congreso local, por lo que no tendrían ninguna traba”, dice a Estosdías Hugo González Reyes, secretario de Acción Política de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM), y quien interpuso un juicio de amparo ante tribunales federales en contra de esta medida.

La concesión es por 15 años, lo que significaría ingresos al Ayuntamiento por más de 324 millones de pesos por concepto de contraprestaciones.

“Casualmente esta recaudación se da en tiempos electorales, justo cuando la presidenta busca la reelección. Si llega a ganar, tendría acceso a casi 30 millones de pesos en los siguientes 20 meses y cuyo destino será incierto, pues no hay un calendario formal de entrega del dinero al Ayuntamiento, ni se especifica qué dirección va a recibirlo”.

“Y como los contratos a donde va a dar el dinero de los parquímetros se tratan como fideicomisos, no son sujetos obligados de la Ley de Transparencia, pues no son recursos públicos. Es decir, son 350 millones de pesos que durante su gobierno (si es que llega a reelegirse) no está obligado a rendir cuentas, dar información sobre sus actividades, gastos, utilidades, etcétera”, puntualiza.

Si bien aún no se ha realizado la licitación de los parquímetros, fuentes consultadas por Estosdías señalan que los interesados son las empresas “Nueva Generación de Estacionamientos” y “Parquímetros Nuevo Siglo”, aunque todo parece indicar que la ganadora será “Operadora de Estacionamientos Bicentenario”, empresa que está relacionada con casos de corrupción en la Ciudad de México, al ganar los concursos de la instalación de estos instrumentos viales ofreciendo mayores contraprestaciones que sus competidores a las autoridades en turno, así como ‘ocultar’ parte de las ganancias recaudadas para que éstas terminen en los bolsillos de los funcionarios y no de las arcas del Gobierno.

Un millonario negocio, ¿para quién?

¿Y cómo podemos estar seguros de que el dinero recaudado por los parquímetros no ingresará a la Tesorería del Ayuntamiento de Solidaridad? Fácil: porque en su Ley de Ingresos de este año previeron una disminución del 13 por ciento en la recaudación por Servicios de Tránsito, al pasar de 18 millones en el 2017 a 16 millones proyectados para el 2018.

Incluso este hecho fue cuestionado por la diputada local, Laura Beristain, durante la comparecencia del tesorero municipal del Ayuntamiento de Solidaridad, Asunción Ramírez Castillo, en la presentación de su presupuesto de ingresos en diciembre pasado.

Lo anterior aún y cuando éste reconoció que entrarían ingresos por concepto de parquímetros en el rubro de Servicios de Tránsito. Y tal como explicamos anteriormente, de instalarse en el primer semestre del 2018 como se tiene planeado, significaría al menos 12 millones de pesos más de recaudación, por lo que no se explica por qué se contrajo dos millones, en lugar de incrementarse.

“Sólo puede haber una explicación: el gobierno de Cristina Torres no tiene planeado que el dinero de los parquímetros ingrese a las arcas municipal, sino que va a terminar muy probablemente en la campaña de este año”, dice por su parte la legisladora ahora independiente (pero que busca la candidatura del Morena a la alcaldía de Solidaridad).

¿Y el dinero de las multas?

Pero el de los parquímetros no es el único tema que ‘no cuadra’ en la recaudación de los servicios de tránsito. Al día se registran entre 40 y 70 infracciones. Sin embargo, los fines de semana alcanzan las 150 infracciones, cuyo costo promedio es de 5 mil pesos (según información proporcionada por el extitular de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito de Solidaridad, Martín Estrada Sánchez.

Significa que a la semana recaudan 750 mil pesos por este concepto; casi 3 millones de pesos al año; lo que son más de 36 millones de pesos al año.

Y estas son cifras del 2015. El aumento en el parque vehicular significa mayor número de infractores, lo que se traduce en más multas y más dinero que ingresa al Ayuntamiento.

Es decir, se desconoce el destino de más de la mitad de lo que se recauda por infracciones, aunque se trata de una práctica común en las direcciones de Tránsito de los Municipios. Y claro, no se está considerando lo que se obtiene por las infames ‘mordidas’.

Sí, Cristina Torres ha logrado mantener una gran aceptación entre la población de Solidaridad gracias a su campaña en contra de la corrupción de los exfuncionarios, pero la alcaldesa no está exenta de los mismos pecados de sus predecesores.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta