#MeToo, Donald

#MeToo, Donald

82
0
Compartir

“¿Cómo es que dejamos entrar a tanta gente que ha venido de países de mierda?”, gritó el narcisista en una reunión la semana pasada, según reportó el periódico Washington Post.

Año de zozobras, el 2017, aciago, incierto, se caracterizó por cambios profundos que, con mucho, alteraron la vida y la perspectiva de millones de personas en todo el mundo, no solo de mexicanos o latinoamericanos.

                El actual gobierno de Estados Unidos envió en tropel asaltos, injusticias, abusos, las grandes ‘fake news’ con las que Trumpel narcisista, se hizo del poder y lo entregó a supremacistas blancos que, envalentonados, han agredido latinos, negros, judíos y otras minorías.

                Los derechos civiles de millones de personas que han construido la grandeza del Imperio, han sido atropellados y ahora enfrentan la deportación masiva. Es el caso de 200 mil salvadoreños, es el caso de los ‘dreamers’. Es el caso….

                El egocéntrico no está solo, se encuentra rodeado de una cúpula de poder, arropado por el germen de la derecha más recalcitrante, intolerante y proclive a la guerra, sin que exista una inteligencia organizada y propositiva que pueda enfrentársele. Pero ahí están las mujeres.

Los demócratas, confundidos piensan que Oprah Winfrey, rutilante estrella de la televisión, puede ser la indicada para sacarlos del atolladero, gracias a un apasionado discurso que dio en la entrega de los Globos de Oro.

Al recibir un premio honorífico, habló de la pobreza, la raza, la igualdad de géneros y anunció un “nuevo amanecer” para las mujeres y las niñas abusadas por los hombres. Hizo llorar a muchos y aplaudir a todos.

Los ideólogos del Partido Demócrata han visto con sorpresa cómo se ha posicionado Trump y tal vez piensan que esta mujer negra, creadora de un imperio mediático, venerada por millones de mujeres lastimadas, puede ser exitosa dirigiendo los destinos de aquel país.

El narcisista afirmó que le gusta Oprah pero que no cree que vaya a ser candidata y se refiere constantemente a los 7 años que aún le faltan en la presidencia.

El implacable perseguidor de latinos en Arizona, el ex sheriff Joe Arpaio de 85 años, a quien Trump sacó de la cárcel por ejercer prácticas discriminatorias, va a buscar un asiento en el Senado ya que se siente completamente respaldado por el narcisista.

Y dice Arpaio que va a apoyar al presidente en su misión de hacer grande a Estados Unidos, otra vez. Cantaleta que repiten millones de gringos que tienen complejo de inferioridad. Y miedo.

Estos hechos que parecen aislados, demuestran la putrefacción en la que se encuentra el aparato político del Imperio. El Donald, Oprah y Arpaio son señales del decaimiento de este sistema que ha perdido todas las virtudes, todos los valores y los ha cambiado por el precio de las cosas de este mundo. Por el puro relumbrón.

La gente en todos lados se sigue preguntando ¿cómo es posible que un payaso egocéntrico haya llegado a ocupar el puesto con mayores responsabilidades que existe en todo el planeta?

Y compartimos la opinión del director de la prestigiosa revista The New Yorker, David Remnick, “el presidente de Estados Unidos se ha convertido en una de las principales amenazas a la seguridad de Estados Unidos”. ¿De Estados Unidos, nada más?

Esa nación que desde sus inicios se postuló como el paraíso de la democracia y la libertad, que plasmó la creencia en dios en sus billetes y se autoproclamó como el regulador de la riqueza mundial, hoy se sostiene en fascismos raciales y violencias.

Esa higiene blanca y pura como marca de la casa, promulgada por Hitler y retomada por los republicanos gringos, entra al basurero de la historia al chocar con una ciudadanía multirracial, con una juventud que repudia al capitalismo y que ve con buenos ojos una cosa llamada socialismo.

Pero el narcisista no sabe todavía que tiene un enemigo formidable enfrente, una hidra de mil cabezas, articulada y enfocada en contra de los abusos. Esa hidra se llama mujer y su arma más potente en las redes es el movimiento #MeToo, Yo También, que fundó Tarana Burke.

Movimiento mundial que acusa y denuncia el abuso, el hostigamiento e  intimidación sexual que sufren millones de mujeres en todo el mundo y que hace temblar a millones de hombres que se han escudado en su dinero y su poder.

El narcisista mismo ha sido acusado de hostigamiento sexual por varias mujeres.

Miles de mujeres anti Trump están entrando a la política en aquel país y están ganado posiciones en las contiendas electorales, federales y estatales, generando lo que ya muchos críticos consideran un “cambio sísmico”. Las mujeres ya representan el 20% del Congreso federal.

No hay duda, las mujeres serán un factor decisivo para debilitar al engreído y para que se vaya a esconder a su Trump Tower dentro de sólo tres años.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta