Muy al estilo mexicano se intensifica la batalla electorera en torno al...

Muy al estilo mexicano se intensifica la batalla electorera en torno al proceso de reconstrucción en el DF

5
0
Compartir

En los primeros días posteriores al sismo del 19 de septiembre pasado, los Gobiernos federal y de la Ciudad de México, compitiendo por ganar opinión pública en tiempos electorales, anunciaron la puesta en marcha del proceso de reconstrucción y apoyo a damnificados. Sin embargo, a casi dos meses del suceso, la única ayuda que reciben las familias que viven en la calle es la proporcionada por la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales. El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, denunció la presunta lentitud con que la Federación trabaja para entregar los recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), mientras que el titular de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña –hoy día el aspirante presidencial con mejor perfil ético y político entre los posibles elegidos del presidente Enrique Peña y de la alianza electoral de su partido, el PRI-, aseguró que el Gobierno federal los ha apoyado desde la contingencia, y que si había un retraso era porque las autoridades locales no habían terminado los censos de los edificios afectados. Finalmente, ambas partes se reunieron y acordaron la entrega de tres mil 371 millones de pesos del Fonden para los trabajos de reconstrucción, pero muchos de los afectados, cansados de la lentitud de los Gobiernos, han comenzado a bloquear avenidas de la capital para exigir que se aceleren los trabajos. Mientras tanto, en la Cámara de Diputados, los legisladores del llamado Frente Ciudadano (PAN, PRD, MC) y hasta del Morena, han pretendido convertir en capital electoral propio a los damnificados mediante la creación de un fondo especial para la reconstrucción que tenga reglas que impidan el reparto, justamente electoral, dicen, de los recursos, debido al obvio desacuerdo con el PRI, y amenazan con frenar la aprobación del Presupuesto de Egresos 2018.

Muy al estilo mexicano se intensifica la batalla electorera en torno al proceso de reconstrucción en el DF

Javier Ramírez

A unas semanas de que se presente el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, los diputados federales han entrado en una discusión por el dinero que se destinaráa la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos de septiembre pasado. Mientras la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pretende inyectar más dinero al Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) buscan crear un fondo específico para la reconstrucción de viviendas dañadas, ante el temor de que el dinero del Fonden sea utilizado con propósitos ‘electoreros’ en el proceso que arranca en diciembre próximo.

Por su parte, dos de los principales aspirantes a la Presidencia de la República -el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el perredista Miguel Ángel Mancera, y el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio MeadeKuribreña-  se enfrascaron en una discusión, cuando el primero de ellos denunció la lentitud con la que trabaja el Gobierno federal para la entrega de recursos del Fonden, asegurando que el dinero que se pretende designar para cada uno de los dos mil inmuebles afectados en la capital del país es menor al que han recibido otras entidades.

Por su parte, el funcionario federal le recordó a Mancera que el Gobierno de la República apoyó al de la capital durante toda la contingencia,y que además los recursos del Fonden son entregados directamente a los proveedores de servicios, no a los Gobiernos ni a las dependencias.

Mientras tanto, cientos de familias que perdieron sus viviendas, ya sea por derrumbes o porque quedaron inhabitables, permanecen desde hace casi dos meses literalmente en la calle, en espera de que las autoridades se pongan de acuerdo para ayudarlosa recuperar su vida normal.

 Gobierno del DF exige acelerar la ayuda

El terremoto registrado el pasado 19 de septiembre en el centro del país dejó más de 350 muertos, 200 de ellos al menos en la Ciudad de México, en donde edificios construidos a mediados del siglo pasado colapsaron. Así, cientos de familias quedaron sin un hogar y viven ahora en vecindarios improvisados en plena calle, con el consecuente daño físico y psicológico que implica el no tener los servicios básicos y estar a merced de las condiciones climatológicas.

Desde entonces, están a la espera de que las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México finalicen la verificación de las estructuras que se mantienen en pie, para saber de qué manera serán apoyadas.

Asociaciones humanitarias, sociedad civil y hasta partidos políticos han aportado millones para ayudar en la reconstrucción, mientras que el Gobierno de la ciudad avanzaba lentamente con los estudios técnicos y la Federación aún no entregaba los recursos anunciados.

A finales de octubre pasado, la secretaria de Gobierno capitalina, Patricia Mercado, informó que habían contabilizado al menos 13 mil inmuebles dañados, cifra que podría elevarse debido a que los Gobiernos de las Delegaciones de Xochimilco, Tláhuac e Iztapalapa, entre otros, habían entregado información sin los estudios realizados tras el sismo. Dijo estar consciente de que la ciudadanía requiere apoyo lo más pronto posible, por lo que anunció que la Secretaría de Hacienda local permitiría que las Delegaciones redirigieran recursos del Fondo de Aportaciones para acelerar la reconstrucción y fortalecer su capacidad operativa.

Por su parte, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, arremetió contra el Gobierno federal, al señalar que a más de un mes de haberse emitido la Declaratoria de Desastres para la Ciudad de México, los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales no habían sido entregados debido a la burocracia. “Es un entramado jurídico, normativo y administrativo. Está diseñado para que tarde una eternidad en llegar, para eso lo diseñaron”, aseveró.

Comentó que si bien el Gobierno capitalino tiene la capacidad financiera para seguir apoyando a la población afectada, se requiere de los recursos federales para tener un soporte durante la etapa de reconstrucción.

De igual manera, dijo confiar en que a más tardar en la segunda quincena de noviembre el Pleno de la Asamblea Legislativa apruebe la Ley del Programa para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México, la cual prevé otorgar créditos para los afectados.

Sin embargo, también propuso la creación de un fondo nacional para la reconstrucción, al cual se podría destinar cada año al menos el 10 por ciento de los remanentes del presupuesto federal, recordando que así opera desde el 2014 el Fondo de Contingencia de la capital, aunque se le asigna un porcentaje de 30 por ciento de los remanentes de cada ejercicio fiscal.

Apuntó que este fondo nacional, el cual puso a consideración de los diputados del denominado Frente Ciudadano por México –conformado por el PAN, el PRD y el Movimiento Ciudadano- sería distinto al Fonden, pues sería utilizado para la reconstrucción de las comunidades después de que la fase de emergencia fuese superada.

Por lo pronto, dijo, la Ciudad de México requiere 360 millones del Fonden.

Responde la Federación

El titular de la SHCP, José Antonio Meade Kuribreña, respondió días después a las críticas de Mancera, indicando que el Gobierno capitalino había sido apoyado por el Gobierno federal durante toda la contingencia y que éste último estaba a la espera de que las autoridades locales entregaran los censos a fin de tener una reunión para formalizar cómo sería entregado el dinero.

Informó que la Federación había entregado ya más de tres mil millones de pesos directamente a los beneficiarios, en apoyos para la reconstrucción de vivienda, recordando que los recursos del Fonden son enviados directamente a los proveedores de los servicios, no a las entidades ni a las dependencias. “El Fonden es un fideicomiso pagado con el cual se van liquidando las deudas que se asoman con los proveedores durante la contingencia y la reconstrucción”.

Amenaza del Morena

Mientras tanto, en la Cámara de Diputados, el tema ya se había politizado. Tras la propuesta de Mancera para crear el Fondo Nacional para la Reconstrucción, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Jorge Estefan, aseguró que es mejor inyectar más recursos al Fonden que crear otro fondo, pues implicaría elaborar otras reglas de operación.

En respuesta, la coordinadora del Morena, Rocío Nahle, quien cuenta con el respaldo de los legisladores por la Ciudad de México y de la secretaria general del partido, Yeidkol Polevnsky, advirtió que irían por un proyecto de reconstrucción que tenga reglas claras, no electorero, y que cuente con una supervisión adecuada. En ese sentido, dijo que no permitirán que se vote de manera discrecional, por lo que buscarán frenar la votación del Presupuesto de Egresos del próximo año.

Acuerdan entrega del Fonden

 Finalmente, el pasado  7 de noviembre, Miguel Ángel Mancera y José Antonio Meade sostuvieron una reunión privada para analizar la manera en que serían destinados tres mil 371 millones de pesos del Fonden para los trabajos de reconstrucción.

En conferencia de prensa conjunta, informaron que mil 669 millones de pesos serán invertidos en la reconstrucción de áreas educativas, forestales, de salud, de deportes y de infraestructura hidráulica. Además, se atenderán tres mil 624 viviendas con daños parciales, para cada una de las cuales se otorgarán 15 mil pesos. Otros dos mil 350 inmuebles con daño total recibirán 120 mil pesos, de los cuales 90 mil serán federales y el resto del Gobierno capitalino.

El dinero, apuntó Mancera, será depositado por la Federación en tarjetas que serán entregadas directamente a los beneficiarios, a fin de que puedan ocuparlo en varias disposiciones.

Por su parte, Meade comentó que también suscribieron un acuerdo para el apoyo de vivienda mediante la hipotecaria federal, con el que los beneficiarios tendrán acceso a un apoyo del que solamente pagarán los intereses y no el capital.

Surge el hartazgo de la gente

Cansados de vivir en la calle, cientos de personas bloquearon al menos cinco puntos de la Ciudad de México para exigir que se aceleren los trabajos de reconstrucción. Pidieron que los estudios de mecánica de suelo y de seguridad estructural, así como el dictamen de seguridad estructural, que tienen un costo de por lo menos 300 mil y 150 mil pesos por cada edificio multifamiliar, sean pagados con recursos públicos.

De igual manera solicitaron la ampliación del apoyo que algunos están recibiendo para renta, debido a que las reparaciones durarán más de un año.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta