No mueve a Cancún y a Quintana Roo; ¿la trampa de Uber?,...

No mueve a Cancún y a Quintana Roo; ¿la trampa de Uber?, fingir no ser negocio, sino “intercambiador de contactos”

36
0
Compartir

Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión del Congreso de Quintana Roo, no puede evitar su debilidad por las “grandes tecnológicas” y “el derecho al libre tránsito, la forma en que debemos interconectarnos, acercar distancias y contar con servicios de transporte seguros y eficientes”. Sus declaraciones coinciden con la suspensión de la licencia a la multinacional de San Francisco para operar en Londres, por plantear “riesgos para la seguridad pública”. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictamina a su vez que hay que proteger al taxi y estimar al conductor profesional. El diputado panista asegura que la Ley de Movilidad goza de un gran consenso, al venir firmada por todas las bancadas, salvo la del Partido Verde, y que existe una apertura a escuchar a todos los sectores. “Tomaremos la decisión que más beneficie a Quintana Roo. Esta ley será causa de una mayor eficiencia, pues la falta de competencia genera incompetencia”

No mueve a Cancún y a Quintana Roo; ¿la trampa de Uber?, fingir no ser negocio, sino “intercambiador de contactos”

 “La Ley de Movilidad tal vez no se deje contento a todos, pero se tomará la decisión que más beneficie a Quintana Roo”, afirmó Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, quien indicó que “la falta de competencia genera incompetencia”. Al ser cuestionado sobre esta iniciativa, ahora en Comisiones, y la polémica que generó entre taxistas, indicó que se trata de una ley que va mucho más allá del tema Uber, pues pone al centro del debate el derecho al libre tránsito, la forma en que debemos interconectarnos, acercar distancias y contar con servicios de transporte seguros y eficientes.“El primer paso ya se dio: existe la iniciativa”, destacó. “En los próximos días estaremos intercambiando puntos de vista con quienes quieran realizar un debate propositivo”. El diputado panista indicó que la iniciativa goza de un gran consenso al venir firmada por todas las bancadas del Congreso del Estado, salvo la del Partido Verde, y que existe una apertura a escuchar a todos los sectores. “Tomaremos la decisión que más beneficie a Quintana Roo”, declaró. “Tal vez no deje contentos a todos, porque cada quien defiende su sector y su ramo y quiere el 100% de lo que plantea, pero cuando se tienen diferentes intereses se toma la decisión que más beneficie al ciudadano”. También destacó que con la creación del Instituto de Movilidad se cambiarán los criterios políticos por criterios técnicos para la entrega de concesiones y planificación del transporte, ya que todas sus decisiones serán sustentadas en estudios. El legislador confirmó que, una vez que esta ley entre en vigor, desaparecerá la de Comunicaciones y Transportes, en tanto que la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra) quedará con facultades únicamente para infraestructura. La iniciativa de Ley de Movilidad ha dividido opiniones entre los principales protagonistas del negocio del transporte en Quintana Roo, ya que por un lado los taxistas rechazan la regularización de Uber y, por el otro, esta empresa estadounidense, con sede en la ciudad de San Francisco, considera que la iniciativa se quedó corta al incluir condicionantes que se vuelven restrictivas y discriminatorias para los cancunenses.

“Uber se apasiona por mejorar tu ciudad. Por eso nos asociamos con miles de habitantes que se preocupan porque Cancún siga en movimiento. Juntos impulsamos la economía local, ayudamos a que las calles sean más seguras al reducir la cantidad de conductores ebrios y distraídos, y fomentamos un medio ambiente más conectado y menos congestionado.Buscamos mejorar la manera en que las ciudades se mueven, trabajan y prosperan. Una ciudad con Uber invita a nuevas y flexibles oportunidades para que todos sus residentes generen ganancias. Más de la mitad de los conductores en Estados Unidos optan por trabajar 10 horas a la semana o menos. De esta forma, estudiantes, jubilados, o cualquier persona que busca ingresos adicionales, podrán trabajar cuando quieran.No todos vivimos cerca de una parada de autobús o tren. Y existen lugares en la ciudad a los que los taxis no van. Uber proporciona viajes seguros, accesibles las 24 horas, sin importar dónde vives, a dónde vas, ni tu aspecto físico.Nuestra hora-punta comienza justo después del último pedido en los bares. Desde que llegamos a California en julio de 2012, se ha estimado una reducción del 6.5% en accidentes de tránsito por conducir bajo la influencia del alcohol al mes. Y los arrestos por conducir bajo su influencia cayeron 10% en Seattle. Cuando puedes conseguir un viaje con sólo tocar un botón, es fácil dejar las llaves en casa y tomar la decisión responsable al final de la noche.Gracias, a los socios conductores en la plataforma Uber, quienes se aseguran de que los usuarios tengan acceso a un viaje confiable y de contribuir para mantener nuestras calles seguras. Al encontrar compatibilidad entre personas que van en la misma dirección, uberPOOL convierte lo que por lo regular serían varios viajes en uno solo. En Los Ángeles y Chengdu, dos de nuestras ciudades con más actividad, más de un cuarto de los viajes son uberPOOL. En sólo un mes, los usuarios de uberPOOL en San Francisco ahorraron 674 mil millas, o cerca de 27 viajes alrededor del mundo. Menos millas conducidas significa menor consumo de combustible y menores emisiones de dióxido de carbono. Uber está en San Francisco y en otras 632 ciudades en todo el mundo, entre ellas Cancún…”. Estas son las ‘excelencias’ de la Arcadia de Uber. Me llama la atención que hasta pueden acabar con el calentamiento global en el mundo, ayudando a su presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Todos estábamos en la inopia, hasta que ‘convencieron’ sus gerentes de desarrollo de nuevos productos, ‘Comestics Sales Manager’ y mercadotecnia, a Eduardo Martínez Arcila, presidente del PAN de la Gran Comisión del Congreso del Estado. Otros mortales, sin embargo, no lo tienen tan claro, entre ellos la usuaria que fue violada en un coche Uber en el norte de nuestro México y otra asesinada;los familiares de las víctimas del yihadista suicida, conductor ‘uberiano’ que atropelló y mató a una decena de viandantes en Manhattan semanas atrás; el alcalde y los ediles de la ciudad de Londres, quienes han decidido suspender la licencia a Uber; y hace poco, los jueces del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dictaminaron proteger al taxi y estimar al conductor profesional.

Modelo depredador por el cual una empresa de San Francisco podía forrarse a costa del transporte de pasajeros en España

En administración, el término mercadotecnia-en inglés marketing- tiene diversas definiciones. Según Philip Kotler, considerado por algunos el padre de la mercadotecnia moderna, es “el proceso social y administrativo por el cual los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios”, mientras que para la AMA (American Marketing Association) se considera como “actividad, un conjunto de instituciones y procesos para crear, comunicar, entregar e intercambiar ofertas que tienen valor para los clientes, socios y la sociedad en general”. También se le ha definido como una filosofía de la dirección que sostiene la clave para alcanzar los objetivos de la organización, y reside en identificar las necesidades y deseos del mercado objetivo y adaptarse para ofrecer las satisfacciones deseadas por el mercado de forma más eficiente que la competencia.La mercadotecnia es también un proceso que comprende la identificación de necesidades y deseos del mercado objetivo, la formulación de objetivos orientados al consumidor, la construcción de estrategias que creen un valor superior, la implantación de relaciones con el consumidor, y la retención del valor del consumidor para alcanzar beneficios”.

Había que estar al lado de los taxistas europeos. Ellos fueron valientes al enfrentarse al nuevo modelo depredador por el cual una empresa de San Francisco podía forrarse a costa del transporte de pasajeros en España, por ejemplo, mientras condenaba a los profesionales a la precariedad laboral. Los músicos fueron incapaces tiempo antes de enfrentarse al vaciado económico del negocio discográfico, no contaron con la solidaridad colectiva que los consideraba unos privilegiados. Tampoco los jueces del Viejo Continente fueron con ellos tan protectores como lo han sido con el taxi. Una década después fue la prensa escrita la que se vio incapaz de reconducir un modelo que ha convertido a Google en una especie de monopolio de la contratación publicitaria global. Ahora reciben migajas del gigante buscador a cambio de seguir nutriendo de contenidos mal pagados la panza insaciable de la Red. Pero el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha llegado a tiempo con su dictamen de proteger al taxi y estimar al conductor profesional.

La trampa habitual de las grandes tecnológicas es fingir ante la opinión pública que no son negocios sino tan sólo “intercambiadores de contactos”,algo así como si el portero del hotel que te llama un taxi controlara la flota disponible. Más allá incluso de la conclusión sobre el verdadero modelo de negocio de Uber, que sostiene Goldman Sachs, lo fundamental es que concede a los Ayuntamientos el derecho a legislar sobre licencias y conductores autorizados. La cadena de sentencias debería proseguir por la misma senda para tratar de frenar la explotación laboral de los repartidores por cuenta propia, el alquiler de pisos ilegal que ha roto el tejido urbano de las grandes capitales europeas, y el tremendo daño al pequeño comercio que ha convertido al propietario de Amazon en el hombre más rico del planeta sin reparar en las consecuencias.

No se trata de frenar el progreso sino de exigir que cumplan reglas fiscales, laborales y sociales que cumplimos todos al montar un negocio

El Grupo Goldman Sachs (The Goldman Sachs Group, Inc.) o simplemente Goldman Sachs (GS) es uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo. Fue fundado en 1869. Durante la crisis financiera de Estados Unidos del 2008 y ante la posibilidad de afrontar la bancarrota, el 21 de septiembre de 2008, Goldman Sachs recibió autorización de la Reserva Federal (FED) para dejar de ser un banco de inversión y convertirse en un banco comercial. Entre sus antiguos empleados están tres secretarios del Tesoro de Estados Unidos, entre ellos Henry Paulson, que sirvió bajo los mandatos de Bill Clinton y George W. Bush; Fischer Black (coautor de la fórmula de Black-Scholes, trabajo con el que Merton y Scholes recibieron el Premio Nobel de Economía en 1997); Romano Prodi, dos veces primer ministro de Italia y también presidente de la Comisión Europea;y el actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

No se trata de frenar el progreso, sino de exigir, de manera firme, que los nuevos agentes empresariales cumplan reglas fiscales, laborales y sociales que cumplimos todos al montar un negocio. Los atajos que vienen utilizando han roto la convivencia al generar núcleos inmensos de población que se rebelan contra la democracia porque la consideran injusta. La Unión Europea tiene que representar el sentido común europeo, es la autoridad grupal que cerca a estos negocios depredadores y sanciona los tics autoritarios de Gobiernos como hoy el polaco o el húngaro. Es duro cuando te toca sufrir una sentencia en contra, pero es la única medicina para que todos conozcamos las reglas del juego en el que nos va la parte de vida compartida y la paz social.

¿“Una sobrerregulación que impone controles excesivos que nos vuelve inoperables en el Estado y responde a los intereses de unos pocos”?

Desde hace 14 meses, cuando Uber empezó a operar en el Estado de Quintana Roo, la compañía se ha enfrentado a todo tipo de problemas, desde la legalidad de sus servicios hasta ataques violentos contra socios conductores, algunos de los cuales han terminado de la forma más dramática posible, con la muerte. También desde hace 14 meses, Uber ha pedido que se cree una ley que regule sus operaciones en el Estado. La iniciativa de la nueva Ley de Movilidad se discute en el Congreso de Quintana Roo, pero sus particularidades han activado alarmas dentro de la empresa de origen estadounidense. “Vemos con buenos ojos una regulación en Quintana Roo, estamos a favor de un marco regulatorio que ponga en el centro a los ciudadanos comunes”, dice Álvaro Govela, director de Operaciones de Uber México, en entrevista con Expansión. “No obstante, ésta nos parece una sobrerregulación que impone controles excesivos que nos vuelve inoperables en el Estado y responde a los intereses de unos pocos”.

El descontento de Uber responde a dos cuestiones en particular: la prohibición al pago en efectivo y los requerimientos para ser socio conductor en el Estado. De los 113 mil usuarios de Uber en Cancún, 40% prefiere pagar en efectivo. De ese 40%, 82% son cancunenses, particularmente en zonas periféricas, asegura Govela. En cuanto a las restricciones para ser socio conductor, estas incluyen que los vehículos que operen en la plataforma tengan un valor por encima de los 220 mil pesos (lo que afectaría a 83% de los conductores de Uber), los vehículos no deben tener más de cuatro años de antigüedad, y si los conductores son foráneos deben llevar al menos dos años de residencia en Quintana Roo.

De ser aprobada la Ley de Movilidad -presentada por Fernando Levín Zelaya Espinoza, coordinador de la fracción del PAN; Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión; José Esquivel Vargas, coordinador del PRD; Javier Padilla Balam, coordinador del Panal; Carlos Villanueva Tenorio, coordinador del PES; Raymundo King de la Rosa, coordinador del PRI; y los diputados independientes, Juan Carlos Pereyra y Juan Ortiz Vallejo-, Uber cerraría operaciones en Quintana Roo. “Esta decisión la tomamos porque es una sobrerregulación, porque va en contra de la economía colaborativa, y porque va en contra de los usuarios. Por eso nos vemos obligados a cerrar operaciones en caso de que se apruebe con todos los artículos“, explica el director de Operaciones de Uber México. “Anticipándonos al escenario de cerrar operaciones, llamamos al Congreso y al gobernador a que posicionen a Cancún y a todo Quintana Roo como un Estado de vanguardia, para su gente pero también para el turismo nacional e internacional“, concluye Govela.

Los taxistas nos salvaron de la ‘inmovilidad’, ante las descaradas carencias de otros transportes públicos e infraestructuras viales acordes

Uber no es el único grupo que ha puesto peros a la nueva ley, también el sindicato de taxistas Andrés Quintana Roo ha expresado inconformidad. Creo que es importante oír a quienes han salvado en las últimas décadas a Cancún y otras ciudades, referencias mundiales del turismo, de la ‘inmovilidad’, ante las descaradas carencias de otros transportes públicos e infraestructuras viales acordes. Los asesores de comunicación de Eduardo Martínez Arcila debieran apoyar al panista con informaciones que están surgiendo en el exterior referentes a Uber, para tenerlas también en cuenta a la hora de dictaminar al respecto. Los problemas surgidos en Cancún no son una excepción, son similares a los que están ocurriendo en otros lares, desde donde provienen asimismo los millones de turistas que nos visitan en estos días de Navidad y Año Nuevo.

“La Justicia europea falla contra Uber y le obliga a operar con licencia”; “El Tribunal de la UE sentencia que es un servicio de transporte y no una plataforma digital colaborativa, e impide que sea operado por conductores particulares”; “El abogado de la UE da la razón a los taxistas y propina un varapalo a Uber”; “La Justicia española consulta a la UE si prohibir a Uber funcionar es legal”… Éstos son algunos de los titulares que acaparan las portadas de los ‘mass media’, con crónicas enviadas por sus corresponsales desde Bruselas.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado que Uber es una empresa de transporte y no una plataforma digital de intermediación entre viajeros, por lo que estará obligada a trabajar con licencia -como la de vehículos de alquiler con conductor (VTC) con las que actualmente trabaja en España- y no podrá ser operada por conductores particulares. Se trata de una sentencia trascendental porque tira el modelo original de Uber, denominado uberPop, consistente en que unos conductores particulares operan el servicio de transporte urbano con sus vehículos a través de una aplicación, en el marco de la llamada economía colaborativa, en el que la firma actúa de intermediación digital. La sentencia abre la posibilidad de que se pueda aplicar el mismo criterio a otras plataformas de economía colaborativa como Deliveroo (entrega de comida a domicilio) o Airbnb (alojamiento turístico), aunque la Comisión Europea ha avisado que habrá que estudiar caso por caso.

El fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea es categórico: “Uber está indisociablemente vinculado a un servicio de transporte”

La sentencia no cambia la situación actual en España, donde Uber opera bajo licencia VTC, cual otras firmas, como Cabify, pero supone un espaldarazo a las tesis de los taxistas que consiguieron precisamente la prohibición cautelar del servicio uberPop en 2014. La Justicia española estaba esperando esta sentencia de la instancia superior europea para fallar definitivamente sobre el asunto tras la denuncia de la Asociación Profesional Élite Taxi de Barcelona. Uber ha recibido la sentencia señalando que “no cambia nada con la operativa en la mayoría de los países de la UE”, donde ya operan con licencia ocultando que, como en el caso español, la plataforma sólo lanzó su servicio uberX con licencia VTC en marzo de 2016, cuando los tribunales ya habían paralizado su servicio entre particulares uberPop. “Sin embargo, todavía hay millones de europeos que no pueden usar apps como la nuestra. Como dijo recientemente nuestro nuevo consejero delegado, conviene regular servicios como Uber y por ello continuaremos el diálogo con países y ciudades en toda Europa”, indicó un portavoz de Uber.

Por su parte,los taxistas han recibido el fallo del TJUE como una victoria. Fedetaxi, la asociación mayoritaria en el sector, ha mostrado su satisfacción por el fallo europeo y ha exigido a la Comunidad de Madrid y a la Generalitat de Cataluña que inspeccionen, y en su caso sancionen, los servicios realizados por Uber desde el inicio de sus actividades en España. Según esta asociación, Uber podría tener que afrontar sanciones en España por más de 5 mil millones de euros por infracción a la normativa de transportes. Desde Elite Taxi, la asociación que puso la denuncia, aseguran que la sentencia “marcará un antes y un después”, aunque han advertido que “aún queda mucho trabajo por hacer”.  En este sentido, el secretario de Elite Taxi Barcelona, Iban Sesma, ha recordado que “el sector ya está regulado, sólo hace falta que cumplan las normas”.

Por su parte, la patronal de empresas VTC, que engloba entre otras a Uber y Cabify, ha querido dejar claro que la sentencia no tiene ningún efecto en España donde operan conductores profesionales con vehículos VTC, “a pesar de la interpretación interesada de ciertos portavoces del taxi”. Y es que el sector mantiene una guerra abierta contra estas empresas pese a que su actividad es legal y regulada. “Tampoco guarda relación con las nuevas regulaciones que se están impulsando a petición y por presión del sector del taxi, que lamentablemente siguen protegiendo sus privilegios monopolísticos”, señaló Eduardo Martín, presidente de Unauto VTC. El fallo del TJUE es categórico al indicar que Uber “está indisociablemente vinculado a un servicio de transporte y, por lo tanto, ha de calificarse de servicio en el ámbito de los transportes. Un servicio de esta índole está excluido del ámbito de aplicación de la libre prestación de servicios en general, así como del ámbito de aplicación de la directiva relativa a los servicios en el mercado interior y del de la directiva sobre el comercio electrónico”, asegura el Tribunal de Luxemburgo. Y a continuación emplaza a los Estados miembros a que “en el estado actual del Derecho de la Unión” regulen “las condiciones de prestación de estos servicios, siempre que se respeten las normas generales del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.

El sector del taxi ha visto cómo Uber le restaba negocio sin someterse a las mismas exigencias que debe cumplir este colectivo

La sentencia desmonta uno a uno los argumentos de Uber al señalar que el servicio prestado por la firma no se limita a poner en contacto, mediante una aplicación para smartphones a un conductor no profesional que utiliza su propio vehículo con una persona que desea realizar un desplazamiento urbano, “sino que crea al mismo tiempo una oferta de servicios de transporte urbano, que hace accesible concretamente mediante herramientas informáticas y cuyo funcionamiento general organiza en favor de las personas que deseen recurrir a esta oferta para realizar un desplazamiento urbano”. El fallo destaca que la app de Uber es indispensable tanto para los conductores como para los viajeros particulares y que Uber ejerce una influencia decisiva sobre las condiciones de las prestaciones efectuadas por estos conductores. Por consiguiente, estima que debe considerarse que este servicio de intermediación forma parte de un servicio global cuyo elemento principal es el transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de “servicio de la sociedad de la información”, sino a la de “servicio en el ámbito de los transportes”.

El Tribunal de Luxemburgo se pronuncia como consecuencia de una denuncia interpuesta por los taxistas de Barcelona en 2014. El juzgado que llevaba el caso decidió realizar una consulta a la máxima instancia judicial en la UE para que se pronunciara. La sentencia europea no resuelve definitivamente el caso, que regresa ahora al juzgado ordinario, pero este tiene que fallar aplicando las directrices que ha dado ya Luxemburgo. La sentencia invalida el principal argumento con el que Uber ha esquivado la regulación, presentándose como una plataforma digital y no como empresa de transportes. Aunque la situación ha cambiado desde que comenzó a operar -hoy ya requiere algún tipo de licencia en casi todos los lugares donde se ofrece el servicio-, la decisión del tribunal sitúa claramente a esta empresa en el ámbito del transporte de pasajeros. Eso habilita a los poderes públicos a exigirle toda la regulación correspondiente. El fallo confirma la opinión que emitió el pasado mayo el abogado general de la UE, cuya opinión no es vinculante pero suele ser secundada en la mayoría de los casos. “Uber no puede ser considerado un mero intermediario entre conductores y pasajeros”, concluyó el letrado.

La posición adoptada por el tribunal respalda las quejas esgrimidas por el sector del taxi, que ha visto cómo la actividad de plataformas como Uber le restaba negocio sin someterse a las mismas exigencias que debe cumplir este colectivo. Luxemburgo, que con esta decisión sienta jurisprudencia, se aparta así de la línea inicial de la Comisión Europea, mucho más favorable a dejar florecer la llamada economía colaborativa como nueva fuente de empleo y actividad. Pese a todo, Bruselas ha corregido parcialmente esa primera aproximación a medida que estos negocios crecían y se evidenciaba la precariedad que viven sus trabajadores. La Comisión ha elaborado recomendaciones para que los Estados eliminen trabas a este tipo de negocios, pero también para que fijen unos mínimos en materia fiscal, laboral y de responsabilidad ante el cliente. También el Parlamento Europeo pidió hace seis meses reglas claras contra los abusos, aunque sin aclarar si deben ser específicas para la economía colaborativa o se trata simplemente de aplicar las normas convencionales.

Llama la atención los argumentos esgrimidos por los ‘sales manager’ de Uber referentes a acabar la inseguridad en nuestras calles

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el caso Uber tiene unas consecuencias jurídicas, económicas y laborales que no deben minimizarse. El tribunal no sólo ha establecido, sin lugar a dudas y para información del juez español que solicitó la aclaración, que Uber es una empresa cuya actividad principal es el transporte y como tal debe ser regulada en los países de la Unión, sino que ha desvanecido la presunción de que a una plataforma virtual se le deben aplicar reglas diferentes de las de un servicio tradicional de taxi. A estos efectos, es irrelevante que Uber funcione ya como una empresa asociada a otras que disponen de licencias; lo que importa es la clarificación jurídica y económica de la cuestión y las decisiones judiciales y regulatorias que a partir de ahora pueden adoptarse sobre esa sentencia. La justicia europea entiende que no pueden ampararse situaciones de competencia desleal para actividades iguales que compiten en el mismo mercado. La sentencia es, además, una pauta que puede aplicarse y desarrollarse en casos similares de la llamada economía colaborativa. Aunque el tribunal precisa que los casos de otras mediadoras virtuales deben ser analizados individualmente, lo cierto es que hay un primer criterio que quizá pueda ser aplicado en casos de conflicto potencial de empresas como Deliveroo o Airbnb.

Llaman la atención los argumentos esgrimidos por los ‘sales manager’ de Uber referentes a acabar la inseguridad en nuestras calles de Cancún, Solidaridad, Chetumal… “Uber proporciona viajes seguros, accesibles las 24 horas, sin importar dónde vives, a dónde vas, ni tu aspecto físico… Los socios conductores se aseguran de que los usuarios tengan acceso a un viaje confiable y por contribuir para mantener nuestras calles seguras…”. Los diputados quintanarroenses y sus asesores de comunicación, no se han enterado de que una joven denuncia a un conductor de Uber por abuso sexual en el norte de México, en Hermosillo, la capital de Sonora, al norte de México. La mujer, de 25 años, abordó la unidad que solicitó a través de la plataforma del servicio privado de transporte, pero el chofer no la condujo a su domicilio. Sus familiares, al no tener contacto con ella durante las primeras horas del domingo, difundieron en redes sociales una imagen pidiendo apoyo para localizarla. “Hola amigos, la madrugada de este día se perdió mi hermana al subirse a un Uber”, escribió el hermano de la víctima. Horas después la familia de la joven agradeció el apoyo e informó que había sido localizada.

En un escueto comunicado, Uber no detalló si tomó alguna medida de suspensión en contra de su conductor violador

El departamento de Seguridad Pública de Hermosillo confirmó que policías locales acudieron a atender el reporte de los familiares de la joven por desaparición. Los agentes lograron ubicar al conductor de Uber de 33 años de edad. Según el parte policial al salir del centro nocturno donde había acudido la noche del sábado, se subió en un coche que solicitó a través de la aplicación con destino a su domicilio. Sin embargo, el chofer se desvió de la ruta y la llevó a un hotel, donde despertó alrededor de las 9:00 horas del domingo. En un escueto comunicado la empresa informó que “se está trabajando en el caso”, pero no detalló si tomó alguna medida de suspensión en contra de su conductor mientras se aclara lo sucedido. “En Uber condenamos cualquier tipo de abuso o agresión. Nuestro equipo especializado en seguridad ha trabajado en el caso desde el primer momento para esclarecer los hechos. Confirmamos que estamos en contacto con las partes”, se expuso.

En septiembre pasado, una joven fue violada y estrangulada tras pedir un coche en la aplicación de alquiler Cabify, competencia de Uber. El caso desató una ola de protestas en varios Estados del país, donde hubo marchas en contra de los feminicidios y las agresiones a las mujeres. Las redes sociales se incendiaron para defender a la estudiante que fue criticada por algunos usuarios de Twitter por haber subido al coche después de beber y divertirse. Uno de los lemas de la protesta fue el hashtag #Nofuetuculpa, en respuesta a las personas que aseguraban que Mara pudo haber evitado su muerte si no hubiera salido de noche y tomado un Cabify sola en la madrugada.

Críticas de los conductores de taxis negros de Londres, “Uber socava las normas de seguridad y amenaza nuestros medios de subsistencia”

Mientras esto ocurría en México, el regulador de transporte de Londres quitó a Uber su licencia para operar en la capital inglesa, afectando a más de 40 mil conductores en un duro golpe para la aplicación de taxis. Transportfor London (TfL) dijo que la conducta de Uber planteaba riesgos para la seguridad pública y que no renovará su licencia. “El enfoque y la conducta de Uber demuestran una falta de responsabilidad corporativa en relación con una serie de temas que tienen implicancias potenciales para la seguridad pública”, dijo Transportfor London (TfL). Uber, que representa un tercio de los vehículos de alquiler privados en las calles de Londres, destacó que iba a impugnar la decisión. “Transportfor London y el alcalde han cedido a un pequeño número de personas que quieren restringir la elección de los consumidores”, dijo Tom Elvidge, gerente general de Uber en Londres. “Tenemos la intención de desafiar de inmediato esto en los tribunales”.

Uber ha sido criticado por los conductores de taxis negros de Londres que dicen que la empresa ha socavado las normas de seguridad y amenazado sus medios de subsistencia. La firma estadounidense también ha sido criticada por sindicatos y legisladores y ha estado involucrada en batallas legales por los derechos de los trabajadores. Uber ha sufrido meses tumultuosos después de una serie de escándalos que implican acusaciones de sexismo y acoso laboral, lo que forzó la salida del expresidente ejecutivo y cofundador de la empresa, TravisKalanick.

El alcalde de Londres, SadiqKhan, dijo que respaldaba la decisión. “Todas las empresas en Londres deben cumplir con las normas y con los altos estándares que esperamos, particularmente cuando se trata de la seguridad de los clientes”, sostuvo. “Estaría mal si la TfL extendiera la licencia de Uber si existe alguna forma de que esto pudiera representar una amenaza para la seguridad de los londinenses”, agregó.

¿Hasta qué punto los nuevos modelos de negocio basados en aplicaciones móviles dinamizan la economía?

Uzbekistán, país de origen de Saipov, es una exrepública soviética de Asia Central con 33 millones de habitantes de mayoría musulmana y Estado laico. No es uno de los países musulmanes a los que Estados Unidos, por orden de su presidente Donald Trump, ha incluido en una lista que pretende vetar la entrada a territorio estadounidense de sus ciudadanos por razones de seguridad nacional ante el terrorismo.

2017 será recordado como el año en el que conductores, repartidores y otros trabajadores que se han ido precarizando al calor del boom de la economía digital decidieron levantarse para defender sus derechos. Las ciclistas que surcan las ciudades con llamativos logos de Glovo o Deliveroo y los choferes de Uber, han logrado importantes victorias judiciales o sindicales frente a las empresas para las que trabajan, pese a que éstas prefieren considerarlos como meros suministradores de servicios. Pero la pregunta de fondo sigue ahí: ¿hasta qué punto los nuevos modelos de negocio basados en aplicaciones móviles dinamizan la economía,y hasta dónde se puede precarizar un mercado laboral que ya partía de un elevado grado de polarización y desigualdad?

Mientras los expertos no se ponen de acuerdo sobre el número de empleos que destruirá un futuro dominado por los robots y la digitalización, diversos colectivos han logrado en las últimas semanas pequeños logros que parecen querer parar los pies a los gigantes de la nueva economía. Así, el Tribunal de Justicia de la UE acaba de dictaminar que Uber es una empresa de transporte y no una plataforma de intermediación entre viajeros. Lo que parece una discusión semántica es en realidad una victoria de los taxistas, que obligan así a que sus competidores trabajen siempre con licencia, algo que en España ya ocurría desde 2014.

Más interesante aún resulta la decisión de noviembre de un tribunal británico que forzó a Uber a considerar a sus choferes como asalariados, con consecuencias directas sobre su derecho a un salario mínimo y a vacaciones pagadas. La Comisión Europea también acaba de presentar una directiva con la que pretende dar más garantías a los cerca de seis millones de trabajadores irregulares -todos aquellos que no se rigen por un contrato laboral clásico- que hay en los 28 países del club.

En España, los precarios de la nueva economía digital también han recibido buenas noticias últimamente. La Inspección de Trabajo de Valencia acaba de dictaminar que los riders -es decir, los chicos y chicas que con la fuerza de sus piernas reparten la comida de infinidad de restaurantes bajo el paraguas de Deliveroo- son en realidad asalariados; y acusó a la empresa de querer disfrazar su actividad como falsos autónomos. “La relación civil que pretenden crear esconde, en realidad, una verdadera relación laboral”, aseguraba la Inspección. UGT también ha denunciado a empresas como Deliveroo, Glovo, UberEats y Stuart por “relación laboral encubierta”. En ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia estos riders comenzaron a organizarse desde el verano en combativas asociaciones.

Si esta actividad ‘uberiana’ se encuentra en un sector regulado, habrá que cumplir con los requisitos normativos de dicho sector

Es pronto aún para abordar en toda su magnitud el impacto que la llamada gigeconomy tendrá en los empleos del futuro. Pero 2017 ha servido al menos para dibujar un contorno del panorama. Según un estudio reciente de la Fundación Europea de Estudios Progresistas, 5.7 millones de ciudadanos de siete países -Austria, Alemania, Italia, Holanda, Suecia, Suiza y Reino Unido- obtienen más de la mitad de sus ingresos de plataformas tecnológicas con escasa cobertura de derechos laborales,una cifra que refuerza la idea de que el problema de los precarios digitales ha llegado para quedarse.

A la vista de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el caso Uber, parece que han saltado todas las alarmas en el sector de la economía colaborativa. Antes que nada, conviene explicar que dicha sentencia se dicta a la vista de una controversia concreta.También es importante aclarar que la situación en la que operan actualmente Uber o Cabify en España, regularizada bajo las llamadas licencias VTC (para vehículos de alquiler con conductor), se considera lícita por las administraciones correspondientes, por lo que el usuario español de estos servicios no va a notar ningún cambio a corto plazo.

En cualquier caso, sí que es cierto que la sentencia establece unas pautas importantes para poder dilucidar en cada modelo de negocio si estamos realmente hablando de servicios de mera intermediación entre particulares para que sean los usuarios los que lleven a cabo la actividad de economía colaborativa o, por el contrario, dichos operadores realizan una actividad económica propia. De esta circunstancia va a depender que la empresa esté obligada, o no, a disponer de una autorización administrativa previa en aquellos sectores regulados en los que sea necesaria.

Así, a futuro, podremos tomar como referencia la sentencia en el caso concreto de Uber para dictaminar si la actividad de una plataforma tecnológica se limita a poner en contacto a particulares o, por el contrario, es imprescindible para que se lleve a cabo el servicio, dado que la misma interviene en aspectos como el precio del producto o servicio, la calidad del producto o servicio, la idoneidad de los medios o el comportamiento del prestador del servicio, aspectos que destaca la sentencia en este caso concreto para concluir que la actividad de Uber incide directamente en estas cuestiones y, por tanto, se encuadra en un “servicio en el ámbito de los transportes” y no en un mero “servicio de la sociedad de la información”.

En conclusión, ha quedado establecido que en aquellos casos en los que la empresa prestadora del servicio tenga capacidad de condicionar la relación entre los particulares o su intervención se entienda indisolublemente ligada a la prestación del servicio por la capacidad de decisión en su ejecución, no estaremos ante una mera intermediación; y, por tanto, si esta actividad se encuentra en un sector regulado, habrá que cumplir con los requisitos normativos de dicho sector.

El taxi tradicional ha logrado una importante victoria judicial. Pero no va a poder eliminar la competencia de Uber y otras plataformas. Tendrá que aceptar el desafío de dar un mejor servicio a los clientes. Esto deben tenerlo muy en cuenta los poseedores de más de 7 mil placas de taxis -muchos de ellos no profesionales del volante, quienes las recibieron como ‘regalo’ de los gobernadores de turno por favores realizados desde la política, los medios de comunicación, el mundo empresarial, el amiguismo y el entorno familiar…-, cuyos vehículos trabajan en dos turnos de doce horas al día, con más de 10 mil choferes, en su mayoría contratados por los titulares de las concesiones. No estaría mal que se realizara un estudio sobre la realidad laboral de esos miles de taxistas que dan servicio a diario a miles de ciudadanos residentes y turistas de otros Estados de México y del resto del mundo.

www.elbestiariocancun.mx

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta