Ombudsman y derechos humanos ciudadanizados

Ombudsman y derechos humanos ciudadanizados

48
0
Compartir

Signos

Este mes habrá relevo en la Comisión estatal de los Derechos Humanos.

Y tampoco habrá ninguna novedad en ese frente.

Porque en México, como sabemos e insistimos tanto, los organismos defensores de los derechos humanos, como la mayoría de las causas civilistas, son presas de la politiquería, la demagogia y el protagonismo mediático.

Las llamadas ‘instituciones ciudadanizadas’, como las de derechos humanos, las electorales y las anticorrupción (auditorías, fiscalías, órganos reguladores y de transparencia, etcétera), no pasan de ser meros formalismos democráticos y enteléquicos, legitimadores de ejercicios legislativos espurios, de estricto beneficio partidista y falsamente representativos de la pluralidad popular.

Y por eso tan vastas y onerosas burocracias no sólo no reducen la corrupción ni contribuyen a exhibir y a castigar a los culpables mayores de la malversación del erario y los patrimonios públicos, ni sirven más a las víctimas que a sus victimarios, sino que la limitación de sus facultades constitucionales, su insolvencia ética y su ineficacia operativa son factores estimulantes del delito y la reincidencia criminal.

Es el caso, en la entidad, de la Auditoría Superior del Estado y de la Comisión estatal de los Derechos Humanos, entre todas las instituciones de Estado ‘ciudadanizadas’ y autónomas.

Son productos de la corrupción partidista y la ilegitimidad política, y tapaderas oficiales de crímenes de Estado como los cometidos por delincuentes tan representativos de la fallida democracia nacional como Roberto Borge, que como gobernador hizo de la autonomía electoral y de la institucionalidad para la transparencia y la rendición de cuentas una grotesca parodia legal e institucional a su absoluto servicio, y que será beneficiado ahora con la mar de impunidad que prodigan a criminales como él las politizadas y partidizadas reformas constitucionales que producen sistemas penales y anticorrupción para el beneplácito y la salvación oportuna de los más corruptos y poderosos criminales de México, que son los más impunes y felices del mundo entero, y los que más se multiplican a medida que el analfabetismo funcional y la incivilidad ganan también campeonatos planetarios que producen mandatarios y sicarios con niveles similares de cultura y de servicio a la nación como la Barbie, Fox, Peña Nieto y Beto Borge.

Tal es el potencial de productividad y beneficio de los activismos civilistas y del enorme y criminal fraude presupuestario que suponen todas las instituciones autónomas de Estado (electorales, anticorrupción, fiscalizadoras del erario y el servicio públicos, defensoras de los derechos humanos y reguladoras de todo) y los astronómicos ingresos de sus consejeros y dirigentes, que cobran a menudo como ejecutivos de los más rentables corporativos financieros globales.

SM
estosdias@gmail.com

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta