“Poesía sin fin”, el viaje fílmico hacia lo desconocido de Alejandro Jodorowsky

“Poesía sin fin”, el viaje fílmico hacia lo desconocido de Alejandro Jodorowsky

132
0
Compartir

La película se ubica en los años de juventud del artista, en Chile de los años 40, cuando le dijo a su familia que quería ser poeta. La cinta, dice él, le permite liberarse del yugo del padre quien fue su mayor problema.

Alejandro Jodorowsky es un artista franco-chileno, es escritor y director de cine. Su más reciente largometraje es “Poesía sin fin”, estrenado en 2016 en el Festival de Cine de Cannes, y este año se estrena en salas de cine colombianas, pues es bien difícil concretar la distribución de las películas iberoamericanas fuera de su país de origen, e inclusive en su país de origen.

“Poesía sin fin” es de esas películas que vale la pena ver en pantalla grande. Más allá de la historia, la narración visual es lo suficientemente atractiva para llevar a los espectadores a cine, tanto a los seguidores del artista, como a quienes quieran conocerlo, pues él es reconocido por conocido por el cine poético y la psicomagia.

“Poesía sin fin” es una película biográfica que se centra en la juventud de Jodorowsky, época en la que le dijo a su familia que quería ser poeta. El filme se ubica en Santiago de Chile de los años 40 y 50 y sigue los pasos de su incursión en la bohemia artística e intelectual a la que pertenecían Enrique Lihn, Stella Díaz, Nicanor Parra, entre tantos otros poetas jóvenes, prometedores y anónimos que se convertirán en los maestros de la Literatura Moderna de Latinoamérica.

‘Alejandrito’, como se le conoce, se sumergió en ese universo de experimentación poética. La película habla de amor, sexo y liberación; nociones que comprende todo el mundo. “Poesía sin fin” se rodó en el barrio Matucana de Santiago, así que todas las locaciones corresponden al recuerdo exacto del escritor y director, quien hacía 60 años no visitaba el lugar.

Por eso, él dice que la película es una liberación y el inicio de una cura personal, pues logró volver a aquel lugar como un dios donde un día fue víctima; regresó como un realizador internacional para embellecer y dignificar lugares sórdidos, no solo en la pantalla, sino en la memoria. Posteriormente, a nivel familiar, “Poesía sin fin”, le permite liberarse del yugo del padre quien fue su mayor problema, y de esta misma manera de su madre y de toda la familia.

Alejandro Jorodowsky comenzó a temprana edad en el teatro y luego se matriculó en la Universidad de Chile, donde desarrolló interés por los títeres y el mimo. En 1955 fue a París donde estudió el arte de la mímica con Marcel Marceau, colaborando en algunas de sus coreografías más famosas. Trabajó en teatro convencional (dirigiendo a Maurice Chevalier) y producciones fuera de lo común, desarrollando su interés en los dramaturgos de vanguardia y puesta en escena como Samuel Beckett, Ionesco y August Strindberg.

El trabajo de Jodorowsky con el artista Roland Topor, el campeón del Teatro de la Crueldad Antonin Artaud y el dramaturgo Fernando Arrabal, los llevaron a la formación del conocido Movimiento o Grupo Pánico, que a mediados de los 60 estaba escenificando “happenings” completos.

En 1967 dirigió su primer largometraje “Fando Y Lis” en México, sobre la obra de Fernando Arrabal. La película provocó disturbios cuando se estrenó en el Festival de Cine de Acapulco de 1968. Su siguiente película, el clásico de culto “EI Topo”, se presentó en 1971 en el Teatro Elgin de Nueva York. Aclamada por John Lennon como una obra maestra, catapultó la carrera de Jodorowsky y comenzó el fenómeno conocido como “Película de medianoche”.

“La montaña sagrada”, la siguiente película de Jodorowsky, se estrenó en el Festival de Cannes en 1973 y es considerada por muchos como su película más atrevida. La filmografía de Jodorowsky también incluye “Tusk” (1979), la aclamada por la crítica “Santa Sangre” (1989) y “El ladrón del arcoíris” (1990) protagonizada por Omar Sharif, Christopher Lee y Peter O’Toole. Además, su legendario intento fallido de hacer una película sobre el libro de Frank Herbert DUNE que fue el tema del documental aclamado por la crítica “Duna de Jodorowski” (2013).

“Poesía sin fin” logró terminarla gracias al crowdfounding -financiación colectiva- en la que participaron unas 7.000 personas para apoyar el deseo de hacer un cine honesto. El filme fue estrenado en 2016 en La Quincena de Realizadores del Festival de Cannes 2016 y luego giró en los festivales de Locarno, San Francisco y Múnich, entre otros.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta