¿Por qué carcajea ‘El Chapo’ en la cárcel de Brooklyn, Nueva York?

¿Por qué carcajea ‘El Chapo’ en la cárcel de Brooklyn, Nueva York?

87
0
Compartir

Policías argentinos acusan a las ratas de comerse media tonelada de marihuana, una historia para Torrente, veraneante en Cancún. La Justicia investiga la desaparición de droga incautada en un depósito de la provincia de Buenos Aires. Le entiendo al director de cine Santiago Segura cuando decidió romper el último guión que tenía para su “Torrente 5. Operación Eurovegas” -disponible en Netflix-, y las nuevas aventuras de José Luis Torrente, un policía machista, racista, franquista, zafio, aficionado a las prostitutas, bebedor, consumidor de un poco de droga tomada con rigurosa mesura según él, fan de El Fary, y fanático del equipo de fútbol Atlético de Madrid. Decidió centrarse en los titulares de prensa, pues la vida política y el acontecer social español y de otros lugares como Quintana Roo y México, eran mucho más ricos en humor grueso y caricaturesco…

¿Por qué carcajea ‘El Chapo’ en la cárcel de Brooklyn, Nueva York?

Santiago J. Santamaría

Tuvo una gran acogida del público y también de la crítica, entrando Torrente y sus sketches a formar parte del imaginario popular español contemporáneo. Las bromas de mal gusto, el lenguaje soez y las escenas escatológicas parecen ser las claves de su éxito en España. Si el cineasta amigo de nuestro Guillermo del Toro, en el último Oscar con su obra ‘La forma del agua’, una historia de amor con un monstruo, una protagonista muda y una ambientación siniestra, pasara una temporada en Cancún o en Playa del Carmen o en cualquier rincón de nuestro paraíso del Caribe mexicano, le sobrarían historias para otro ‘brazo tonto de la ley’, pero esta vez no sería madrileño. Me imagino que uno de sus escenarios sería el perturbador muelle donde explosionó una bomba en el ferri de Barcos Caribe, que traslada a vecinos y turistas entre Solidaridad e Isla Cozumel.  Nunca más se supo de su autor o autores, a pesar de la presencia de agentes del mismísimo FBI de Christopher Wray, hombre de confianza de Donald Trump, en las eternas investigaciones del  procurador de Carlos Joaquín, Miguel Ángel Pech Cen. La noticia que más engancha y coloca para ayudarnos a regresar al trabajo y al estudio tras las vacaciones de Semana Santa no está en Quintana Roo sino en la localidad bonaerense de Pilar. Santiago Segura delira que veranea en Cancún, tras el durísimo reciente invierno en España.

Unos 6 mil kilos de marihuana decomisados por policías argentinos se almacenaban en el depósito judicial. Pero en el último recuento habían desaparecido 540 kilos. Los policías a cargo negaron cualquier responsabilidad y señalaron que la marihuana podía haber sido “comida por las ratas”. La hipótesis no ha convencido a la Justicia, que acaba de imputar a tres comisarios por infringir la ley de estupefacientes. Los policías son investigados también por Asuntos Internos, aunque no se han tomado por ahora medidas disciplinarias contra ellos “a la espera de que presten declaración en la causa”, según informaron a El País desde el Ministerio de Seguridad, donde todo el mundo carcajea, amén de los afortunados roedores.

“Las pericias judiciales están aún en proceso, así que no ha sido posible determinar si efectivamente fueron las ratas las que comieron los más de 500 kilos de marihuana desaparecidos. La droga llevaba dos años guardada en los depósitos. Si fuese cierta la versión de los policías investigados, los peritos encontrarán pruebas suficientes, porque la marihuana ingerida es tóxica para las ratas…”.  Yo creo, sin riesgo alguno a equivocarme, que los periodistas que escriben estas líneas están involucrados también con las ratas acusadas de ladronas por los ‘segurosos’, con los policías tildados de rateros por los ‘togueros’… Los jueces no salen indemnes de la que pudiera ser una mayor ‘Fumata’ que la que le llevó a Jorge Bergoglio a ser nombrado Papa en Roma, pues en La Boca de la capital argentina hay un tango dedicado a ellos ‘Sus señorías son también porreros’.

Los tangos cuentan las historias más tristes de amor y desarraigo. Sus letras evocan las calles y esquinas de un Buenos Aires lejano, pero ahora los visitantes tienen la posibilidad de recorrer una ruta magistral para rememorar esos viejos tiempos. Ya que venir a la capital argentina y no visitar un club de tango puede resultar imperdonable para el turista, recomendamos un recorrido por algunos de los muchísimos puntos que nos transportan a ese tiempo donde todo Buenos Aires respiraba Tango. La emblemática esquina de San Juan y Boedo inmortalizada en el tango “Sur” ha sido cuidadosamente remodelada y funciona todo el día como bar. El local construido en esa esquina en el año 1927, se convirtió en el símbolo de la cultura urbana de la década del cuarenta. Por sus mesas pasaron los músicos que hicieron del tango la expresión artística más representativa de la ciudad, entre ellos Homero Manzi.

El Museo Carlos Gardel está ubicado en pleno barrio del Abasto, en la casa que el cantante compró a su madre en 1927. La construcción está cuidadosamente ambientada con reliquias, antiguos discos, tapas de diarios y revistas de época con la sonrisa del “Zorzal Criollo”. El patio, el piletón para lavar la ropa, la cocina, el cuarto de planchado remonta al visitante a la vida porteña de principios del siglo XX. El Museo abrió sus puertas al público en marzo de 2003, en la casa donde vivieron Carlos Gardel y su madre. La vivienda fue reconstruida por el Gobierno de la ciudad basados en documentos de la época. Aunque el espíritu de Gardel se respira en todos estos sitios, otros puntos de interés reviven la historia y la obra de más autores y cantantes que deleitaron a los tangueros de bar e intelectuales durante más de medio siglo.

En el Viejo Almacén (Balcarce e Independencia), construido en 1780, se revive la huella del inolvidable Edmundo Rivero, el “Polaco” Goyeneche, Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese y Horacio Salgán, entre otros. La antigua casona fue también hospital, bodega y restaurante hasta que a finales de los 60 fue transformado en la tanguería más famosa de Buenos Aires. A la sombra del Obelisco, el viajero que vaya tras las huellas del tango puede disfrutar del club Tango Porteño, emplazado en el salón del antiguo cine-teatro Metro, propiedad de la compañía Metro Goldwyng Mayer. La antigua pantalla de cine sirve para evocar al Buenos Aires color sepia de la década del 40, época en la que el tango “reinó” sobre las calles porteñas. Las revividas grandes orquestas de Canaro, Fresedo, Piazzolla, De Caro, Gobbi, Biagi, De Angelis… y los inolvidables Troilo y Pugliese, junto al despliegue escenográfico y el impresionante vestuario, transportan al espectador a otros tiempos.

Sobre la mítica esquina de Rivadavia y Rincón existe el Café de los Angelitos, por el que alguna vez pasaron Gardel, Razzano o Florencio Parravicini. Es posible tomar un café y disfrutar de un cuidado show de tango con talentosas parejas de baile, músicos y cantantes. El vestuario y la puesta en escena transitan distintas épocas y suelen culminar con una entrañable versión de “Adiós Nonino”, en la que se lucen las virtudes del bandoneonista Lautaro Greco. Es en San Telmo, lugar de compadritos y conventillos, donde se dan cita una gran variedad de Casas de Tango para ver bailar y escuchar a los exponentes de ayer y hoy. En su Plaza Dorrego, por ejemplo, existe una milonga solidaria a cielo abierto, la preferida de los jóvenes cuya entrada es “a la gorra” y se aceptan alimentos no perecederos para comedores comunitarios. Más al sur, en La Boca, el imperdible paseo “Caminito” es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, con sus casas de colores, cantinas, artesanías, muestras de pinturas y, por supuesto, mucho 2 x 4. La Boca fue uno de los barrios donde se originó este baile, junto a los burdeles del puerto, y todavía está presente con parejas bailando en la calle. La toma fotográfica es infaltable.

Volvamos a nuestro abril del 2018 y a ese titular en los principales ‘mass media’. Este es el destacado en su edición impresa por el periódico español El País: “Policías argentinos acusan a las ratas de comerse 540 kilos de marihuana”. Desde el Ministerio de Seguridad aclararon que la investigación de Asuntos Internos no ha podido avanzar “debido a un pedido de las autoridades del juzgado interviniente, que preferían continuar con la investigación”. “Hasta el momento, desde Asuntos Internos no se tomaron medidas disciplinarias contra los policías responsables a la espera de los resultados de las pericias correspondientes y de que presten declaración ante en el juzgado de la causa”, aclaró el ministerio a través de un comunicado. ¿Cómo van a declarar todavía si están disfrutando de esa sensación de frescor en las extremidades y una gran debilidad, descritas por el poeta maldito parisino Charles Pierre Baudelaire en sus ‘Paraísos artificiales’? El francés escritor de vida bohemia y excesos, describe sus experiencias personales con el hachís…

“Primero se apodera de vosotros una cierta hilaridad absurda e irresistible. Las palabras más vulgares, las ideas más simples cobran una fisonomía extraña y nueva… A veces, ciertas personas totalmente ineptas para los juegos de palabras improvisan series interminables de tales juegos, de combinaciones de ideas absolutamente improbables, que desconcertarían a los maestros más duchos de este arte absurdo… La segunda fase se anuncia por una sensación de frescor en las extremidades y una gran debilidad… Los sentidos adquieren una finura y una agudeza extraordinarias. Los ojos descubren el infinito. El oído percibe los sonidos más tenues e medio de los más agudos ruidos. Comienzan las alucinaciones. Los objetos exteriores cobran apariencias monstruosas Se os revelan bajo formas desconocidas hasta entonces. Luego se deforman, se transforman y finalmente entran en vuestro ser o vosotros entráis en ellos. Se dan los equívocos más singulares, las transposiciones de ideas más inexplicables. Los sonidos tienen color, los colores tienen música. Las notas musicales son números y resolvéis con vertiginosa rapidez prodigiosos cálculos aritméticos a medida que la música se desarrolla en vuestro oído. Estáis sentados y fumáis; pero os creéis sentados en vuestra pipa y que es a vosotros a quien la pipa fuma; sois vosotros los que os exhaláis en forma de nubes azuladas… Las proporciones del tiempo y del ser se hallan descompuestas por la innumerable multitud y la intensidad de las sensaciones y de las ideas. En el espacio de una hora se viven varias vidas de hombre… De vez en cuando la personalidad desaparece. La objetividad… llega a ser tan fuerte que os confundís con los seres exteriores… La tercera fase… es algo indescriptible. Se trata de lo que los orientales llaman ‘kief’, la felicidad absoluta. Ya no es algo turbulento y tumultuoso. Es una beatitud tranquila e inmóvil. Todos los problemas filosóficos están resueltos. Todas las cuestiones arduas con las que luchan los teólogos y que desesperan a la humanidad razonante son ahora límpidas y claras. Toda contradicción se ha convertido en unidad. El hombre recibe un ascenso y se hace Dios…”

Si decide darse una vuelta por Fez, el viaje de esta ciudad marroquí hasta Ketama en un autobús de línea, un viejo, destartalado y casi fundido “Mercedes”, le permite adentrarse en el Marruecos profundo y ver unos paisajes apasionantes: valles semidesérticos que se convierten, en cuestión de minutos de lenta marcha, en interminables bosques, con mil y un verdes, con árboles más propios de otros lares mucho más septentrionales, y donde los pájaros no paran de cantar. Hace más de treinta años eso me llamó la atención. Los trinos no pueden disimular cierta dosis de “kief”, la felicidad absoluta, a la que hacía referencia el maldito Baudelaire. En Ketama, hoy, también, los pájaros no paran de cantar y en Buenos Aires, las ratas hacen lo propio entonando del tango ‘Cambalache’, denunciando los males de su sociedad de cloacas, la transforman en un tema universal y aplicable a cualquier país del mundo, incluido nuestro México electoral. En la letra se menciona junto a los próceres San Martín y Napoleón a algunos personajes reales y otros ficticios: Stavisky fue un financista y estafador que se suicidó en 1934, don Bosco fue un sacerdote, educador y escritor italiano del siglo XIX que fundó la Congregación Salesiana, don Chicho era el apodo de Juan Galiffi, fue un conocido mafioso de Argentina y Carnera alude al boxeador italiano consagrado campeón mundial el 29 de junio de 1933…

Las alarmas saltaron hace un año, cuando hubo un relevo en la cúpula de la delegación departamental de Pilar, una ciudad a 50 kilómetros de Buenos Aires. Por protocolo, con el traspaso de mando se firma el recibo del cargo, en el que se deja constancia de todo lo que queda en manos del sucesor. El nuevo comisario, Emilio Portero, detectó inconsistencias entre la cantidad de droga incautada y la que estaba en el depósito y lo denunció al juzgado y a la división de Asuntos Internos de la Policía, según reveló el diario Ámbito Financiero. El juez ordenó a la Gendarmería allanar el edificio y se confirmaron las sospechas del comisario: de los 6 mil kilogramos de marihuana incautados había sólo 5 mil 460. El anterior jefe policial, Javier Specia, permaneció tan sólo un mes al frente de la delegación Departamental que traspasó a Portero. Los imputados deben presentarse a declarar ante el juez el próximo 4 de mayo. Hasta ahora siguen en sus puestos. Las risas de ‘Los Porreros’ no pueden disimular cierta dosis de “kief”, la felicidad absoluta, a la que hacía referencia el maldito ‘motero’ Baudelaire.

Este 14 de abril, un ‘fake new’, hace mención a la instalación de una sospechosa conservera de jalapeños en la capital argentina. El juez Brian Cogan del distrito de Brooklyn, en Nueva York, quien lleva la causa de Joaquín Guzmán Loera ‘El Chapo’, está obsesionado desde hace dos años en que su reo no ‘trabaje’. El abogado del sinaloense, Eduardo Balarezo, ha logrado que el juicio contra su cliente se posponga hasta el próximo mes de septiembre. Ha argumentado durante varios meses –sin mucho éxito– que Guzmán Loera no enfrentará un juicio justo debido a las restricciones severas que se le impusieron con el arresto y por la publicidad que rodea al caso. La pasada semana presentó  ante el tribunal documentos para pedirle al Gobierno estadounidense de Donald Trump, centrado en estas horas en atacar y lanzar misiles a Siria, que le entregara los antecedentes penales de todos los capos, mensajeros, exintegrantes de cárteles y contadores que los procuradores quieren presentar como testigos; alrededor de cuarenta personas, algunas a quienes se les permitirá rendir testimonio con seudónimos. Tienen imágenes satelitales de Guzmán Loera y su operación, libros de contabilidad del cártel que fueron confiscados, decenas de videos, miles de llamadas y correos interceptados y más de 300 mil páginas de diversos documentos. Puede que incluso tengan evidencia de pagos que hizo ‘El Chapo’  a sus abogados como “prueba de la riqueza inexplicable y los ingresos sustanciales del acusado”.

No obstante, el memorando también muestra que hay algunas cosas que el Gobierno no quiere que escuche el jurado. Eso incluye cualquier mención de que Guzmán Loera realizó posibles obras caritativas en México o anuncios vinculados a la sugerencia hecha por el abogado de ‘El Chapo’ de que éste planea hacer campaña –desde su celda en Nueva York– para un escaño en el Senado de México. Las autoridades estadounidenses también le pidieron al juez Brian Cogan que excluya menciones de la entrevista que el actor Sean Penn le hizo a Guzmán Loera para la revista Rolling Stone en 2015, cuando ‘El Chapo’ estaba escondido después de una fuga. Les disgusta la entrevista aparentemente por la indicación que hace Penny la actriz mexicana, un caso de bilocación, Kate del Castillo, de que Guzmán Loera es una “figura parecida a Robin Hood” y su señalamiento de que el público norteamericano que compra drogas es cómplice de los delitos del capo.

Bilocación es el término utilizado para describir un fenómeno paranormal, sobrenatural o divino, según el cual una persona u objeto estaría ubicado en dos lugares diferentes al mismo tiempo. Se efectuaría de dos maneras, o bien como bilocación del espíritu, también denominada viaje astral o experiencia extracorporal, o bien de cuerpo y alma. En el segundo caso las personas serían capaces de interactuar de forma normal en cada uno de los dos entornos, con posibilidad de experimentar sensaciones y manipular objetos físicos. La Iglesia Católica reconoce el fenómeno de la bilocación como una manifestación de la espiritualidad del ser humano y como un término acuñado en el ámbito de la literatura eclesiástica con clara orientación mística. En cuanto a la posibilidad de que la materia u organismo pueda estar presente en más de un lugar a la vez, Santo Tomás de Aquino y muchos otros teólogos de diferentes épocas han negado tal posibilidad. Los casos de bilocación narrados en la vida de los santos pueden explicarse como metáforas o materializaciones aéreas.

Fuera de la Iglesia de Roma, este fenómeno es conocido en el budismo esotérico como Dzogchen. Mencionan casos en los cuales altos clérigos tibetanos “aparecieron, al igual que algunos de los santos, en diferentes lugares al mismo tiempo”. El Dzogchen es practicado regularmente por los monjes de la escuela del budismo tibetano llamada Vajrayana, o ‘Vehículo de diamante’. Según la tradición Vajrayana, Dzogchen es la transferencia de la conciencia de lo mundano a un mundo postexistencial de manera lúcida. Esta meditación se realiza con la intención de alcanzar un estado superior de conciencia. El punto de vista escéptico no niega la experiencia en sí, solo le da una explicación distinta a la causa. Las experiencias fuera del cuerpo se pueden presentar como alucinaciones hipnagógicas (visiones fugaces en la transición vigilia-sueño) o alucinación hipnopómpica (transición sueño-vigilia) que perciben con mucha frecuencia individuos con narcolepsia… Un tanto paranoico, el magistrado Brain Goganha ha ordenado que se abran todas las latas de chiles cuaresmeños que lleguen a Estados Unidos desde Argentina. ¿Por qué carcajea ‘El Chapo’…?

@BestiarioCancun

www.elbestiarocancun.mx

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta