Quintana Roo, los paralelismos de su corta historia política…

Quintana Roo, los paralelismos de su corta historia política…

15
0
Compartir

Los paralelismos históricos son frecuentes en el mundo. No dejan de suceder, repitiéndose los errores que comete la humanidad una y otra vez por mucho que la horrorice en cada ocasión y atente contra su propia supervivencia.

Es en la política donde son más recurrentes estos paralelismos de la historia, lo mismo en un continente, un país, una región y hasta en algunas comunidades o ciudades.

En Quintana Roo no acabamos de pasar un paralelismo de su corta historia política en dos diferentes fases. Incluso en una de esas fases se repite hasta el apellido de dos de sus principales protagonistas, para hacer más singular el proceso histórico de sucesión gubernamental en los dos periodos ligados al fenómeno de similitud histórica que los caracteriza.

La primera fase del paralelismo histórico se registró en los procesos sucesorios de los sexenios de los gobernadores Miguel Borge Martín y Roberto Borge Angulo, tío y sobrino. El primero fue sucedido por Mario Ernesto Villanueva Madrid, preso hasta la actualidad desde hace dieciséis años bajo la acusación de haber lavado dinero del narcotráfico; mientras que el segundo fue sustituido en la gubernatura por Carlos Joaquín González, actual Gobernador del Estado.

Para el doctor Borge Martín, si bien Villanueva Madrid no fue su sucesor deseado, tampoco fue un enemigo del cuál cuidarse, no así para sus más cercanos colaboradores, como el doctor Arturo Contreras Castillo, quien fue su secretario de Gobierno, dirigente estatal del PRI y presidente municipal interino impuesto en Benito Juárez, como se acostumbraba en ese tiempo.

Villanueva Madrid, entonces Senador de la República, se impuso como candidato a gobernador al grupo cercano del doctor Borge Martín y ya como gobernador en funciones lo primero que hizo fue perseguir a los integrantes del gabinete borgista que fueron sus adversarios y los encarceló.

Eso ocurrió en 1993, hace ya 24 años, durante los que han pasado tres gobernadores y uno que está en funciones.

Lo mismo que al doctor Borge Martín, pero con rencillas más acentuadas y directas, le ocurrió a su sobrino Borge Angulo 23 años después.

A Borge Angulo las cosas en la política no le pudieron salir peor, pues no sólo no pudo imponer a su candidato a la gubernatura en la alianza que conformó su partido, el Revolucionario Institucional (PRI) con el Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), sino que el resultado de las elecciones para gobernador del 6 de junio de 1916, favorecieron al político que más hostigó durante su mandato hasta obligarlo a renunciar a su militancia priista para encabezar una candidatura opositora con el PAN y el PRD que resultó por demás exitosa.

Con Carlos Joaquín González en la gubernatura del Estado, Borge Angulo sufre ahora los procesos de investigación que han revelado innumerables desvíos y desfalcos a las arcas públicas y al patrimonio del Estado, lo cual lo mantiene preso en Panamá a la espera de ser extraditado, mientras que algunos de su colaboradores ya han sido detenidos en Quintana Roo y otros se mantienen escondidos y con la zozobra de saber si están incluidos en las decenas de órdenes de aprehensión que ha solicitado la Fiscalía General del Estado.

En la segunda fase del paralelismo histórico político que le toca vivir a Quintana Roo, los actores son los Gobiernos de Carlos Joaquín González, en funciones actualmente, y el que en su momento encabezó Joaquín Hendrícks Díaz, entre 1999 y 2005.

Ambos Gobiernos se caracterizan por ser diametralmente opuestos, tanto en conducta y actitud personal ante la sociedad de quienes lo encabezó y encabeza ahora.

Padecieron igual las críticas de los grupos políticos que les fueron antagónicos por la conformación de su gabinetes con personas no oriundas de la entidad; iniciaron enfrentados con el periódico de mayor circulación en la entidad y de mayor influencia regional. Al mismo tiempo que se enfrentaron a los grupos de poder político y económico ligados con el régimen que sucedieron: Hendricks Díaz fue confrontado recurrentemente por los villanuevistas; mientras que Carlos Joaquín lo es ahora por ese mismo grupo ligado al exgobernador Villanueva Madrid, así como por otros grupitos que se identifican con el cada vez más disminuido priismo ligado a Borge Angulo y al senador Félix González Canto.

Hendricks Díaz, al igual que hoy lo hace Carlos Joaquín, como gobernador se mostró siempre muy tolerante a las críticas y los ataques mediáticos de sus adversarios, sin embargo en los momentos coyunturales siempre hizo valer su poder como gobernante hasta el momento de sus sucesión y mucho más allá del mismo.

Eso es lo que puede esperarse del gobernador Carlos Joaquín González en su arranque de Gobierno, prudencia, tolerancia y determinación en el ejercicio del poder que tiene facultado, que no es poco ni está tan limitado como algunos creen…

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta