Seguridad y política contrapuestas en Cancún…

Seguridad y política contrapuestas en Cancún…

29
0
Compartir

En Cancún la política y la seguridad pública están contrapuestas pese a la ola de violencia que no ceja un solo día. Los intereses políticos, si es que no hay otros más oscuros, de quien manda en el Ayuntamiento Benito Juárez que preside formalmente Remberto Estrada Barba venían impidiendo, hasta el pasado viernes por la noche, el cumplimiento de los acuerdos signados para establecer el mando único en las corporaciones policiacas estatales y municipales que operan en el principal polo turístico del país, así como en Solidaridad y Othón P. Blanco.

Finalmente, tras una férrea resistencia a acatar lo acordado por el alcalde Estrada Barba con autoridades estatales y federales, lo que ya estaba colmando la paciencia de los militares que están involucrados en los planes trazados hace algunos meses para combatir al crimen organizado y a la inseguridad que provoca en las calles de Cancún, a regañadientes el viernes por la noche se anunció el nombramiento de un militar, el teniente coronel Darwin Puc Acosta, como titular de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (SMSPyT) de Benito Juárez.

El alcalde Estrada Barba, quien desde hace días no da la cara para aclarar su postura frente a las constantes acciones del crimen organizado en las plazas públicas de Cancún ni para explicarle a sus gobernados lo que pretende hacer para intentar retornar a la sociedad cancunense la tranquilidad que se perdió años atrás y que en los últimos meses se ha convertido en zozobra y temor constante de ser víctima indirecta de un fuego cruzado, ni siquiera tuvo el tacto político de ser él personalmente quien anunciara el nombramiento del militar que le envió la Secretaría de la Defensa Nacional(Sedena) a hacerse cargo de la seguridad pública de los benitojuarenses.

Tal vez en lo personal, Estrada Barba quiso hacerlo, aparecer en el nombramiento del teniente coronel Puc Acosta; pero seguramente no lo dejaron por el jefe de su partido, el Verde Ecologista de México, para dejar manifiesta con su ausencia la inconformidad de que no le hayan aceptado la propuesta de mantener al polémico teniente en retiro Julián Leyzaola Pérez, como jefe la policía municipal benitojuarense, disfrazado de “asesor” de la SMSPyT.

Es grave para el alcalde cancunense Estrada Barba que le asignen un jefe policiaco municipal con el que no parece estar de acuerdo el que manda en el ayuntamiento que preside. Pero más grave es para los cancunenses contar con un presidente municipal omiso, bajo las circunstancias en que se encuentra la ciudad de Cancún con un crimen organizado retador y abiertamente activo en los principales espacios públicos citadinos.

Desde una visión política personal es entendible que el alcalde Estrada Barba se resista a ceder el mando de la policía municipal al Gobierno del Estado, pues quien lo preside, el gobernador Carlos Joaquín González, si bien no pertenece formalmente a alguno de los partidos que lo llevaron a la gubernatura, sus intereses políticos están más cercanos al PAN o al PRD, que al PVEM y al PRI, que en Quintana Roo están bajo el control de Jorge Emilio González Martínez quien además es la mano que “mece la cuna” en el Ayuntamiento benitojuarense.

De alguna manera pues, representan fuerzas políticas confrontadas: la del gobernador Carlos Joaquín y a la que pertenece Remberto Estrada, como alfil de González Martínez, a quien se le conoce mejor como ‘El niño verde’.

Sin embargo, tal y como están las cosas en Cancún en materia de seguridad pública, las diferencias políticas debieron dejarse de lado para combatir conjuntamente el mal que aqueja a los cancunenses, pues tanto responsabilidad es de uno como de otro retornar a la tranquilidad y a la paz a las plazas y calles del polo turístico.

La resistencia del alcalde Estrada Barba para respetar lo acordado con las autoridades estatales, militares y federales, por no asumir su condición de gobernante en el municipio Benito Juárez y someterse a los intereses del jefe de su partido lo dejan en una situación precaria frente a la Policía Municipal que será comandada por alguien que sabe que él no lo aceptaba y ante una sociedad cancunense que lo eligió como su presidente municipal, pero que ya se dio cuenta que el mando en el Ayuntamiento lo tienen otros.

Ahora Remberto Estrada, quien ha estado sujeto al dueño del PVEM para garantizar su futuro político, tendrá muy poco de que presumir de alcanzarse el éxito esperado en el combate al crimen organizado por parte de quienes asumieron el mando en su policía municipal; así como mucho que perder si las cosas no cambian en esa materia para los cancunenses.

Habrá que ver hasta donde le alcanzan las despensas pues, para enderezar el rumbo que tiene trazado hacia la gubernatura de 2022…

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta