The Washington Post acusa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de...

The Washington Post acusa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de realizar más de 10 mil ‘fakenews’ en sus 827 días en el cargo

49
0
Compartir

El mayor y más antiguo periódico de Washington ganó fama mundial a principios de los 70 por su investigación sobre el caso Watergate, conducida por Bob Woodward y Carl Bernstein, que desempeñó un papel importante en la caída de Richard Nixon como presidente. Es generalmente considerado uno de los mejores diarios estadounidenses, junto con el New York Times, conocido por su reportaje general y cobertura internacional, y el Wall Street Journal, famoso en el área financiera. El Post se ha distinguido por sus reportajes sobre la Casa Blanca, el Congreso y otros aspectos del Estado estadounidense.Asimismo, el rotativo asegura que Trump acumuló 171 declaraciones engañosas en sólo tres días, en plena ‘Guerra de la Información’ contra la Venezuela de Nicolás Maduro. Las ‘fakenews’, o noticias falsas,son un tipo de bulo que consiste en un contenido seudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales, y cuyo objetivo es la desinformación. Las ‘fakenews’ se emiten con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona, u obtener ganancias económicas o rédito político. La noticia falsa o noticia bulo tiene relación con la propaganda y la posverdad. Las noticias falsas, al presentar hechos falsos como si fueran reales, son consideradas una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas profesionales. La difusión de noticias falsas con el objeto de influir en las conductas de una comunidad tiene antecedentes desde la antigüedad, pero dado que su alcance está relacionado directamente con los medios de reproducción de información propios de cada etapa histórica, su área y velocidad de propagación resultaba escasa en las etapas históricas previas a la aparición de los medios de comunicación de masas. El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación permitió que la dispersión de noticias falsas y su utilización para fines políticos se transformara en una preocupación global. Las noticias ficticias publicadas en medios satíricos, si bien son formas de desinformación, no son consideradas ‘fakenews’ en sentido estricto, ya que su objetivo humorístico, su evidente falsedad y el contexto del medio en que se emiten, no llevan a confusión a los lectores. Las notas de las publicaciones TheOnion, Charlie Hebdo, Barcelona, El Jueves, El Mundo Today, o Actualidad Panamericana, son ejemplo de este tipo de noticias ficticias.

Los primeros cristianos fueron perseguidos debido a que circulaban rumores según los cuales ejecutaban prácticas repugnantes como el incesto, el infanticidio y el canibalismo. Siglos después, estas mismas acusaciones pesarían sobre paganos, judíos y supuestos herejes. El ‘Gran incendio de Roma’, sobre cuyo origen aún existen dudas, derivó en julio de 64 en una de las más recordadas persecuciones a los cristianos. Según la versión más difundida, entre el pueblo romano corrieron rumores que afirmaban que el emperador Nerón había ordenado que se provocara el incendio que destruyó una buena parte de la ciudad, a fin de desviar las sospechas que caían sobre él. Nerón acusó a los cristianos. Durante la Edad Media se produjeron en Europa varios episodios violentos originados en las acusaciones conocidas genéricamente como ‘libelos de sangre’. En 1475 se difundió en Trento la acusación de un supuesto crimen ritual practicado por judíos, del cual resultó víctima un niño de dos años llamado Simón. Varios miembros de la comunidad judía fueron condenados a muerte y el niño fue canonizado como mártir. En 1965, revisado el caso se comprobó que los judíos condenados eran inocentes y se suprimió el culto del niño. Pese a la revisión del caso, algunos grupos antisemitas o de posturas radicales aún sostienen en la actualidad que Simón de Trento fue efectivamente un niño martirizado por los judíos. Luego del Descubrimiento de América se difundieron en Europa relatos acerca de sitios de inmensa riqueza, como los que dieron forma a la leyenda del ‘País de Jauja’, la ‘Ciudad de los Césares’ o ‘El Dorado’. Estos relatos, en ocasiones en forma de romance, se difundían en forma oral en las ferias y mercados, con el objeto de impulsar a los hombres a unirse a las tripulaciones que viajaban a América. Ya avanzada la etapa de la colonización, se produjeron informes y escritos que describían a los habitantes originarios como seres sin ningún tipo de valor, depositarios de todos los vicios, con lo cual quedaban justificadas todas las acciones de los conquistadores contra ellos. Hacia el siglo XVII, era frecuente en Francia la distribución de panfletos impresos en hojas pequeñas con el objeto de difundir falsedades. Los más ampliamente conocidos fueron los libelos dirigidos a atacar al cardenal Mazarino y sus políticas. Ya en el siglo XX, la propaganda nazi incorporó las técnicas de comunicación de masas más avanzadas de su tiempo, como la radio, para distribuir sus mensajes atrayendo amplias capas sociales. Medios de prensa escrita como Der Stürmer y Der Angriff afirmaban que los enemigos políticos del régimen, especialmente los judíos, eran responsables del malestar y las dificultades que enfrentaba la sociedad alemana en el período de entreguerras, logrando así el consenso, la aprobación y la colaboración de miles de personas. En 2001, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó en secreto la Oficina de Influencia Estratégica (OIE) con la misión de difundir información falsa que sirviera a la causa de Estados Unidos en la guerra de Afganistán. Se permitió que la OIE deliberadamente difundiera información falsa, dirigida en particular a los medios de comunicación extranjeros. Oficialmente, el OIE se disolvió después de que los periodistas revelaran su existencia.

Cuando comenzaron los acontecimientos en Venezuela, en vísperas del 1 de Mayo, estaban colocados encima de la mesa todos los elementos de una gran tragedia. Juan Guaidó volvió a apelar a una insurrección del Ejército venezolano, lo que implicaría el inicio de una guerra civil, y a una intervención del Ejército estadounidense, lo que pudiera derivar en una guerra internacional. “¡Pónganse al lado correcto de la historia!”, vociferó Guaidó con dos megáfonos en sus manos. Él sabe perfectamente que cuando una contienda civil se desata -y lo sabemos muy bien en España- ya no hay lados correctos de la historia. Se impone una negociación a la que está dispuesto el Gobierno con mediación internacional.El Gobierno de México, de Andrés Manuel López Obrador, pudiera jugar un papel protagonista por su neutralidad en este proceso de proclamación de ‘presidente encargado’, en un inicio, y rebautizado como ‘presidente interino’ por Donald Trump. Para unos, estamos ante una ‘transición democrática’, y para otros, ante un ‘golpe de Estado’. ‘Tirios y troyanos’ es un tópico literario que se refiere a dos enemigos o adversarios irreconciliables. La forma más habitual de su uso es para denotar algo que es aceptado o elogiado por personas o grupos de ideas muy diferentes. En ‘Don Quijote de la Mancha’, Cervantes usa la expresión “Callaron todos, tirios y troyanos”, en clara alusión a la Eneida de Virgilio. En los primeros libros de la Eneida, el relato se desarrolla en torno a la llegada de los troyanos dirigidos por Eneas, que habían escapado del saqueo de Troya, a Cartago, donde reinaba Dido, que los recibe de forma hospitalaria. En este relato, los habitantes de Cartago son denominados ‘tirios’, puesto que su origen estaba en la ciudad fenicia de Tiro. Al principio tuvo lugar una excelente acogida que los tirios dispensaron a los troyanos. La reina Dido se enamoró de Eneas, y planearon la construcción de una gran ciudad que compartirían los tirios y los troyanos, pero los acontecimientos dieron un giro, puesto que los dioses recordaron a Eneas que su destino decretaba que los huidos de Troya debían fundar Roma, así que los troyanos planearon en secreto partir de Cartago con sus naves. Cuando Dido se enteró, antes de suicidarse lanzó una maldición suplicando a los tirios venganza contra los troyanos y sus descendientes…

Santiago J. Santamaría Gurtubay

Nicolás Maduro ha encabezado el jueves2 de mayouna marcha desde el Fuerte Tiuna, en Caracas, junto a 4,500 miembros del ejército venezolano y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, según la agencia oficial AVN. En los choques del miércoles 1 en Caracas al menos una persona murió y más de 50 resultaron heridas (130 en todo el país), según el Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social. Es la segunda víctima mortal por la nueva ola de manifestaciones antigubernamentales desde la liberación del líder opositor Leopoldo López. Juan Guaidó, presidente ‘encargado’ -la opinión pública internacional da por hecho que por mandato de la propia Casa Blanca-, ha llamado a “paros escalonados” hasta lograr una huelga general. En apenas tres días los medios escritos y ‘onlines’ han dedicado largos espacios a lo que estaba aconteciendo en Caracas, principalmente. La ‘misión imposible’ volvió a ser la salida del poder del presidente constitucional Nicolás Maduro, para los ‘halcones’ de Washington, quienes lanzaron a diestra y siniestra primicias informativas típicas de la ‘Guerra Fría’, con dos escenarios clásicos: Moscú y La Habana… Los modos nos evocabanla película de ‘Topaz’, una película estadounidense de 1969 del llamado género del suspenso, dirigida por Alfred Hitchcock. El film está basado en la novela homónima escrita por LeonUris. La trama comienza en 1962, en el ámbito de la ‘Guerra Fría’, con un imponente desfile militar del Ejército Rojo en la Plaza Roja. Mientras, en Copenhague, un oficial de los servicios de espionaje soviéticos, Boris Kusenov, con la ayuda de los agentes de la CIA, deserta a Estados Unidos junto con su esposa e hija. El desertor del KGB revela dos datos fundamentales: Cuba va a recibir misiles de la Unión Soviética y existe dentro de los servicios de inteligencia franceses una organización llamada ‘Topaz’, que traspasa información de la OTAN a la Unión Soviética mediante un “topo”.

El agente estadounidense Nordstrom que había sido el interrogador de Kusenov, informa a su colega y amigo André Devereaux, del Servicio de Documentación Exterior y Contraespionaje francés, de la existencia de un documento firmado por los gobiernos de Cuba y la Unión Soviética en el que se establecían las bases de las relaciones militares y todo lo concerniente a los misiles soviéticos en Cuba. Dicho documento estaba en poder de Enrique Parra, delegado de Cuba ante la Organización de las Naciones Unidas que estaba en Nueva York para asistir a una asamblea, por lo que le pide a Devereaux que intente hacerse con una copia de dicho documento. Andre acompañó a su hija Michèley su hijo François en su viaje de luna de miel a Nueva York. En Nueva York, André contacta a uno de sus agentes, PhilippeDubois, que consigue una entrevista con Parra bajo el pretexto de escribir un reportaje para la revista ‘Ebony’. Aprovechando el barullo en la embajada de Cuba (ubicada en Harlem), la venalidad de un secretario y la soberbia de Parra que acepta saludar desde el balcón a las masas, Dubois consigue sacar unas fotos del texto del acuerdo. Pero al ser descubierto, debe darse a la fuga perseguido por los guardias de la embajada. Ya en la calle, finge atropellar a André para pasarle la cámara y desaparece entre la muchedumbre. Un guardaespaldas de Parra llega, pone a André de pie, lo observa de arriba a abajo y finalmente le suelta. Ahora a los agentes de la CIA solo les faltan fotos de los misiles en Cuba y Nordstrom propone a André ir a Cuba para conseguirlas…

Putin niega que Maduro estuviera preparándose para salir de Venezuela hasta que el Kremlin le persuadió que no lo hiciera

Rusia acusa a Estados Unidos de “interferencia” en Venezuela. La Administración de Vladímir Putin ha negado este miércoles que Nicolás Maduro estuviera preparándose para salir de Venezuela hasta que el Kremlin le persuadió de que no lo hiciera, como aseguró el martes, 30 de abril, el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo. Moscú, uno de los principales apoyos del régimen de Maduro y segundo acreedor del país después de China, ha acusado a Washington de usar “falsedades” en una guerra informativa para desalentar al Ejército venezolano y ha cargado contra las “interferencias” estadounidenses en el país latinoamericano. Más “pasos agresivos” de la Administración Trumpen Venezuela pueden derivar en “consecuencia más serias”, ha advertido el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a su homólogo Pompeo, que ha llegado a decir que la intervención militar “es una posibilidad”. “Washington está haciendo todo lo posible por desmoralizar al Ejército venezolano y ahora usó falsedades [sobre los supuestos preparativos para huir de Maduro] como parte de la guerra de información”, ha criticado la portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, en una conversación con la CNN. El martes a última hora, cuando quedó claro que los intentos del autoproclamado presidente ‘encargado’ de Venezuela Juan Guaidó y del opositor Leopoldo López para forzar a Maduro a abandonar el poder no tendrían éxito inmediato, Pompeo aseguró a esa misma cadena que Rusia había desempeñado un papel destacado animando a Maduro a no ceder. Oficiales venezolanos fieles al régimen chavista también han negado que el presidente constitucional tuviese planes de huir hacia Cuba. “Él [Maduro] tenía un avión en la pista, estaba listo para partir esta mañana, tal como lo entendemos, y los rusos indicaron que debía quedarse”, dijo Pompeo a CNN. “Se dirigía a La Habana”, añadió.

Moscú en sus últimas declaraciones acusa a Washington de alimentar a la oposición venezolana y ha afirmado que el movimiento de Guaidó y López es un golpe de Estado tras el que está Estados Unidos. Este miércoles, en una conversación telefónica sobre el país latinoamericano -iniciativa de EE UU, ha precisado Rusia-Lavrov ha exigido a Pompeo que dé marcha atrás. “La interferencia de Washington en los asuntos internos de un Estado soberano, la amenaza contra su liderazgo, es una grave violación del derecho internacional”, ha dicho, según la nota hecha pública por su Gabinete. “Una influencia externa destructiva especialmente poderosa no tiene nada que ver con el proceso democrático”, reclama Moscú, que pide diálogo entre “todas las fuerzas políticas en el país”. La versión sobre la conversación de la Administración Trump difiere un poco. Aseguran que han exigido a Rusia que deje de apoyar a Maduro y se una a los países que reconocen a Guaidó como presidente de Venezuela. Rusia tiene militares en Venezuela, pero aseguró que estos no intervendrán. El Gobierno ruso envió hace unas semanas al menos un centenar de soldados “especialistas” al país latinoamericano. Nunca ha aclarado cuál es su misión, simplemente ha asegurado que están allí en virtud de acuerdos previos. “Si Washington sigue interfiriendo en los asuntos de Venezuela provocará el colapso de la situación”, criticó Zajárova. La presencia de estos uniformados en Venezuela ha generado una gran desconfianza en la comunidad internacional, que se ha sumado a las sospechas de que contratistas militares rusos de la oscura empresa Wagner, vinculada a personas cercanas al presidente Vladímir Putin, también están en el país, según investigaciones periodísticas, entre ellas la del periódico español El País. El Gobierno ruso lo ha negado.

Moscú pide a los vecinos más próximos de Venezuela, adhesión a la Carta de la ONU, normas y principios del derecho internacional

“El Ejército ruso, por supuesto, no participa en estos sucesos porque se trata de personal de mantenimiento que llegó aquí [Venezuela] en virtud de contratos de cooperación técnico militar firmados anteriormente, para proporcionar mantenimiento, reparación de equipos y capacitación del personal”, dijo la Embajada rusa a las agencias Tass e Interfax. “No son militares que participen en acciones de combate”, afirmó un portavoz de la legación diplomática, que añadió que los militares venezolanos “siguen del lado de Maduro”. Rusia y Venezuela tienen estrechos vínculos desde hace años. Y mantienen distintos acuerdos de cooperación económicos, energéticos y de defensa. En diciembre, Moscú envió a Caracas dos cazas rusos con capacidad nuclear. Y el Kremlin, aunque en las últimas semanas ha espaciado sus intervenciones para defender al régimen de Maduro, ha seguido firmando acuerdos de colaboración con el Gobierno chavista; los últimos el pasado 2 de marzo, cuando Caracas anunció además que trasladaría las oficinas europeas de la petrolera estatal PDVSA de su sede actual en Lisboa a Moscú. Hoy Venezuela debe a Rusia un mínimo de 6,500 millones de dólares (5,600 millones de euros). La mitad es deuda soberana a pagar al Estado ruso; la otra parte, a la petrolera estatal, Rosneft, según datos oficiales.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores ruso ha llamado a “un proceso de negociación responsable sin condiciones previas”. “Confirmamos la posición de principios a favor de formas políticas y civilizadas para resolver las diferencias internas de los ciudadanos de Venezuela. Hacemos un llamamiento a todos los miembros de la comunidad internacional, incluidos sus vecinos más cercanos, para reafirmar la adhesión a la Carta de la ONU, las normas y los principios del derecho internacional, para apoyar el regreso de Venezuela al camino del desarrollo estable y progresivo a través del diálogo de todas las fuerzas políticas responsables del país”, ha dicho el departamento dirigido por Lavrov.

“No hay operaciones militares ni tropas cubanas en Venezuela”, subraya el presidente Miguel Díaz-Canel en Twitter

Cuba ha rechazado enérgicamente las amenazas de Donald Trump de un “embargo total” a la isla por su supuesto apoyo militar a Venezuela. “No hay operaciones militares, ni tropas cubanas en Venezuela. Llamamos a la comunidad internacional a detener esta peligrosa escalada agresiva y a preservar la paz. Basta ya de mentiras”, escribió el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su cuenta de Twitter. Por la misma vía, el canciller Bruno Rodríguez respondió al asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, que acusó a “los cubanos” de tener “un rol muy significativo en apuntalar a Maduro” durante los sucesos del martes, y también de participar en operaciones de inteligencia y asesoría para controlar al Ejército y blindar al Gobierno venezolano. “Bolton es un mentiroso patológico que desinforma al presidente Trump. No hay tropas de Cuba en Venezuela, ni cubanos participan en operaciones militares ni de seguridad. Solo personal médico en misión humanitaria”.

“Rechazo enérgicamente la amenaza de bloqueo total de Trump”, dijo Rodríguez, que en numerosas ocasiones ha emplazado a la Administración norteamericana a presentar “una sola prueba” que corrobore sus denuncias. De nuevo, La Habana expresó su apoyo total al presidente venezolano Nicolás Maduro, y consideró lo ocurrido un intento de golpe de Estado instigado por Bolton, el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el senador de origen cubano Marco Rubio, quien, señaló el diario oficial Granma, “no se esconde para demostrar su papel principal”. Los sucesos en Venezuela tienen lugar al mismo tiempo que EE UU endurece su presión sobre Cuba, restringe el envío de remesas y los viajes a la isla y comenzará a aplicar -a partir de este jueves, 2 de mayo- el título III de la ley Helms-Burton, que permite interponer demandas contra empresas extranjeras que tengan negocios en la isla que impliquen bienes o activos nacionalizados después del triunfo de la revolución, legislación que ha provocado un amplio rechazo internacional. Para La Habana, todo es parte del mismo plan esbozado por Bolton cuando habló de una “troika de la tiranía” -Cuba, Venezuela y Nicaragua- a la que había que borrar del hemisferio. “El mundo no puede permitirse permanecer impasible mientras se convoca a destrozar países impunemente debe actuarse antes de que sea demasiado tarde”, advirtió recientemente el canciller cubano, que ha cifrado la presencia de cubanos en Venezuela en 20,000 profesionales, en su mayoría médicos y enfermeras.

En los tiempos de mayor colaboración, cuando estaba vivo Hugo Chávez, Cuba llegó a tener 40,000 colaboradores en Venezuela -sobre todo personal de salud, maestros y entrenadores deportivos-. Entonces Caracas compraba anualmente servicios profesionales cubanos por más de 5,000 millones de dólares anuales, y la isla recibía aproximadamente 105,000 barriles diarios de petróleo a precios preferenciales, que cubrían el 60% de las necesidades de la isla. En ese momento Caracas llegó a concentrar el 44% del volumen total de comercio externo de la isla. Con la crisis y la inestabilidad en Venezuela el volumen de los intercambios se ha reducido a menos de la mitad, aunque Caracas sigue siendo el primer socio económico de Cuba, con un intercambio comercial superior a los 2,000 millones de dólares, cerca del 12% del PIB de la isla, pero lejos del 20% que llegó a representar años atrás. En la ecuación de Washington, está por ver cuál es el verdadero objetivo: si asfixiar a Venezuela es el camino para cercar a Cuba, o viceversa. Cualquiera de los dos, dice La Habana, conseguirá el mismo resultado que 60 años de embargo: fracasar. En la multitudinaria marcha de este 1 de Mayo en La Habana, con Raúl Castro y Díaz-Canel en la tribuna, la consigna era muy clara: defensa de Venezuela sin fisuras y rechazo frontal a la ley Helms-Burton y a la agresividad de Trump, que no solo ha fulminado la normalización promovida por el expresidente Obama, sino que ha vuelto a los peores tiempos de la ‘Guerra Fría’.

Trump utiliza reiteradamente la expresión ‘fakenews’ como respuesta a todas las críticas, desprestigiando a los medios de prensa tradicionales

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación permitió en el lapso 2000-2019 un incremento del 976.4% en el número de personas en el mundo con acceso a Internet. Más de la mitad de la población mundial es usuaria de Internet en la actualidad.En 2008 se publicaron los resultados de un estudio que analizó las afirmaciones que George W. Bush y los más altos funcionarios de su administración realizaron a lo largo de dos años a partir del 11 de septiembre de 2001, en relación con la amenaza que representaba Irak para la seguridad nacional. Los investigadores encontraron 935 declaraciones con información falsa, propagadas por los principales medios de comunicación masiva, que en su momento afirmaban haber realizado una validación independiente de la información. La conclusión del estudio afirma que la administración Bush impulsó a su país a la guerra de Irak “sobre la base de información errónea que propagó metódicamente”. Durante la campaña que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, se divulgó un supuesto informe producido por el FBI según el cual existiría un acuerdo secreto entre Vladimir Putin y Trump, quien habría recibido ayuda y apoyo del Kremlin durante los últimos años. Meses después, el Comité de Seguridad del Senado inició una investigación sobre el caso, ante lo cual el presidente Trump solicitó se investigara acerca de las noticias falsas producidas por los medios estadounidenses. La campaña de Trump había utilizado las redes sociales como instrumento de divulgación, a diferencia de Clinton, que se había basado en anuncios televisivos y en otros medios tradicionales. Los mensajes políticos distribuidos mediante Facebook, Instagram o Twitter llegaron a unos 126 millones de personas en Estados Unidos. Un procedimiento de minería de datos aplicado a los perfiles de los usuarios, permitió la difusión de mensajes diferentes, diseñados según los intereses y preocupaciones de los destinatarios, dirigidos de modo específico a las personas preocupadas por la inmigración -especialmente de personas provenientes del mundo islámico-, el control de las fronteras, la legislación sobre las armas, etcétera.

Donald Trump utiliza reiteradamente la expresión ‘fakenews’ como respuesta a todas las críticas a su gestión, desprestigiando a los medios de prensa tradicionales y cancelando la discusión abierta y argumentada sobre sus políticas. Esta actitud prontamente fue adoptada por diversos líderes mundiales, que encontraron que la deslegitimación de los medios de prensa o las instituciones que informan sobre hechos que les son adversos, es un recurso inmediato y efectivo para acallar las críticas. El actual mandatario norteamericano anunció la creación de los Fake News Awards, premios que finalmente fueron otorgados en enero de 2018 a los medios de prensa que, en su opinión, fueron los “más deshonestos, corruptos y/o distorsionados en su cobertura política”, especialmente The New York Times y un artículo del premio Nobel de Economía, Paul Krugman.

Con el  fin de detectar las ‘fakenews’ y evitar su divulgación, Facebook distribuyó un decálogo de claves “contra el contenido falso”

Las redes sociales fueron el medio para la propagación de información distorsionada en relación con el plebiscito de Colombia, el referéndum Cataluña en España, y el brexit de Gran Bretaña en la Unión Europea. En julio de 2018 se dio a conocer un informe emitido por un comité de expertos bajo la órbita de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, en el que se mencionan campañas de análisis de audiencia objetivo, desinformación o manipulación de la opinión pública que a partir de 2013 habrían tenido relación en mayor o menor grado con los procesos eleccionarios o referéndum de Kenia, Ghana, México, Brasil, Australia, Tailandia, Malasia, Indonesia, India, Nigeria, Pakistán, Filipinas, Alemania, Inglaterra, Eslovaquia, Perú, Francia, Italia, Guyana y Argentina, entre otros. En este último caso, el informe se basa en las declaraciones de Alexander Nix, ex CEO de Cambridge Analytica, acerca de una “Campaña anti-Kirchner”, previa a las elecciones presidenciales de 2015.

El concepto de posverdad, que se refiere a “toda información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”, forma parte del “ecosistema de información” o “infraestructura de información” que habilita la propagación de información falsa. Según el filósofo Anthony C. Grayling, “Todo el fenómeno de la posverdad es sobre: ‘Mi opinión vale más que los hechos’. Es sobre cómo me siento respecto de algo”.En este contexto, el entonces portavoz de la Casa Blanca expresó que “la comunidad mundial considera al líder iraquí, Saddam Hussein, como una amenaza” frente a la evidencia de las falsedades que la administración Bush divulgó para conducir a su nación a la Guerra de Irak. Donald Trump opinó que “El concepto de calentamiento global fue inventado por los chinos” para justificar la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París. Y la asesora de la Casa Blanca,KellyanneConway, habló de “hechos alternativos” para referirse al discutido número de asistentes a la asunción de Trump. La preocupación por la influencia de ‘fakenews’ en algunos momentos políticos clave, como los procesos electorales por ejemplo, ha llevado a varios líderes mundiales a impulsar legislación para el control de la difusión de información falsa en las redes sociales. Entre otros, AngelaMerkel, en Alemania, impulsó una ley que aplica altas multas a las plataformas que no eliminen en un plazo de 24 horas mensajes de odio, xenofobia o noticias falsas, y Emmanuel Macron, en Francia, anunció recientemente una ley que se aplicará sobre los contenidos emitidos por medios audiovisuales y redes sociales. Este problema se discutió en una sesión plenaria del Parlamento Europeo. El debate se desarrolló entre quienes sostienen que deben implementarse controles y supervisión estrictos, considerando los riesgos que los contenidos falsos implican para las democracias liberales, y quienes sostienen que estos controles representan una forma de censura, los que representaría un retroceso en cuanto a los derechos a la libre expresión. Una tercera argumentación apunta a la autorregulación y al desarrollo de acciones para que los lectores puedan detectar la información verdadera de aquella que no lo es. En los últimos tiempos se han desarrollado numerosas acciones que buscan que las personas incrementen su nivel de atención y discernimiento sobre las noticias que reciben, a fin de detectar las ‘fakenews’ y evitar su divulgación. Facebook distribuyó un decálogo de claves que permitirían identificar contenido falso, y en algunos medios de prensa se publicaron las direcciones de portales web especializados en detectar contenido falso.

Las cinco veces que la oposición anunció la “ofensiva final” contra el sucesor de Hugo Chávez, y por qué no tuvo éxito hasta ahora

Desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de Venezuela en 2013, líderes opositores se turnaron para convocar a multitudinarias movilizaciones similares a la que encabeza Juan Guaidó durante estos días anunciando la “ofensiva final” contra el chavismo.Aquellas protestas desembocaron en violentos y prolongados enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que terminaron con cientos de muertes pero sin conseguir su gran objetivo: que el actual mandatario venezolano abandone el Palacio de Miraflores. Las razones por las que la oposición no logró derrotar al gobierno desde las calles son varias y relacionadas con defectos y virtudes de ambas partes, según analistas internacionales. La opinión pública internacional está saturada e incluso aburrida ante el ‘polvorín venezolano’, reflejo de la incapacidad de sus fuerzas políticas de negociar y sentar las bases para una convivencia democrática. Recordemos las mayores protestas vividas en Venezuela en los últimos cinco años…

‘El Cacerolazo’. El 14 de abril de 2013, Nicolás Maduro derrotó a Henrique Capriles, entonces candidato de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD). La diferencia porcentual entre uno y otro candidato fue mínima: 50.61% del chavismo frente al 49.12% de la oposición. Un día después, el líder de la MUD anunció que exigiría un conteo total de los votos y convocó a la población realizar un cacerolazo para desconocer la victoria de Maduro. “Que se oiga en todo el mundo”, dijo Capriles frente a miles de personas, en su mayoría estudiantes, que salieron a las calles. En respuesta, el oficialismo llamó a sus seguidores a realizar un “cohetazo” para celebrar con pirotecnia un nuevo triunfo electoral de la Revolución Bolivariana. Días después, las protestas bajaron de intensidad y Capriles optó por presentar impugnaciones contra la elección de ese 14 de abril ante la Justicia venezolana y organismos internacionales. Después del cacerolazo contra Maduro, el liderazgo del opositor comenzó a disminuir dando paso al exalcalde de Chacao (municipio de Caracas), Leopoldo López, considerado más radical que Capriles.

‘La Salida’. Con López como uno de los principales líderes, la MUD hizo un llamado a principios de 2014 para una nueva ofensiva contra el chavismo. Fue bautizada como ‘La salida’, en referencia a que la solución a los problemas que atravesaba Venezuela estaba en las movilizaciones. Es usual que el chavismo responda a la oposición con masivas concentraciones de seguidores. “La salida está en la calle”, afirmaba López en enero de 2014, cuando comenzaron las protestas en diferentes puntos del país.En febrero se multiplicaron las manifestaciones después de conocerse que un juzgado venezolano había emitido orden de arresto contra el opositor por los cargos de instigación a delinquir, asociación ilícita y otros delitos. Tras varios días y en medio de un duro cruce de acusaciones con Maduro, Leopoldo López reapareció acompañado de una multitud y se entregó a miembros de la Guardia Nacional Bolivariana. “Si mi arresto sirve para despertar a la gente, para despertar a Venezuela, entonces habrá valido la pena este infame encarcelamiento impuesto con cobardía”, afirmó entonces con un megáfono. Diferentes tipos de protestas se registraron desde ese momento hasta casi mediados de año, con bloqueos de carreteras, manifestaciones universitarias, marchas y paros de diferentes sectores. Maduro asegura en cadena nacional que saldrán victoriosos del levantamiento “promovido por el imperialismo de Estados Unidos”. El chavismo respondió convocando a multitudinarias concentraciones de apoyo por parte de sus seguidores. Como consecuencia de estos enfrentamientos, 43 personas fallecieron entre febrero y junio de 2014. Hubo además casi 500 heridos y alrededor de 2,000 detenciones. López fue declarado culpable de los cargos y permaneció detenido en una cárcel militar hasta mediados de 2017. Después recibió el beneficio del arresto domiciliario, situación en la que permanecía hasta el pasado 30 de abril, cuando abandonó su lugar de residencia en la madrugada para ingresar finalmente en la embajada de España.

Tras el Cacerolazo y la Salida, llegó la Toma de Venezuela, las ‘Guarimbas’ del 2017, llegamos ahora a la Operación Libertad/Fase Final

‘La Toma de Venezuela’. A finales de 2015, la oposición logró su mayor victoria desde que comenzó la Revolución Bolivariana al imponerse por amplio margen en las elecciones parlamentarias y así tomar el control de la Asamblea Nacional (Congreso). 112 de 167 escaños quedaron bajo el control de la MUD. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia declaró en desacato a la entidad legislativa y el gobierno de Maduro no reconoce las atribuciones de la Asamblea desde entonces. Ante tal situación, la oposición inició una gran recolección de firmas para pedir la realización de un referéndum revocatorio para Maduro. Cuando en octubre de 2016 el Consejo Nacional Electoral (CNE) descartó la posibilidad de llevar a cabo aquel plebiscito, una nueva ofensiva en las calles fue organizada. Fue bautizada como ‘La toma de Venezuela’ y logró movilizar a cientos de miles de personas en Caracas. El entonces corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel García Marco, explicaba que las movilizaciones de finales de 2016 exigían al CNE reponer la posibilidad de convocar a un revocatorio.Los dirigentes opositores de ese entonces, con Henrique Capriles como el gran protagonista, hablaban de una “ruptura del estado de derecho” por la decisión del ente electoral. “O restituyen el orden constitucional y cesa el golpe de Estado en Venezuela y se restituyen los derechos fundamentales, o el día 3 de noviembre todo el todo el pueblo venezolano se viene para Caracas y vamos para el Palacio de Miraflores”, dijo Capriles. Finalmente, la movilización fue suspendida.

Las ‘Guarimbas’ de 2017. Con la opción del referendo revocatorio desahuciada, la oposición venezolana organizó algunas movilizaciones no muy masivas en los primeros meses de 2017. Pero la mecha se volvió a encender a finales de marzo con dos polémicas sentencias del Tribunal Supremo de Justicia en las que la entidad judicial se atribuía las funciones de la Asamblea Nacional y quitaba la inmunidad a sus parlamentarios. Nicolás Maduro se encuentra en su segundo mandato presidencial. Pese a que esas decisiones fueron revocadas pocos días después, los grupos opositores salieron de nuevo a las calles de manera masiva multiplicando las ‘guarimbas’ (barricadas con resistencia callejera) en varias ciudades del país. Durante semanas, se vieron duros enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad tras los que se registraron 127 muertes y más de 3,000 personas heridas. “Marchas, cierres de carreteras y actos de rechazo al oficialismo se realizaron en ese país prácticamente a diario”, destacó el periodista de BBC Mundo Daniel García Marco en aquel momento. Gracias a la puesta en vigencia del Plan Zamora, un esquema de seguridad implementado por el Gobierno de Maduro, las fuerzas de seguridad de ese país contaron con el apoyo de las milicias civiles chavistas conocidas como “los colectivos” y definidos como “paramilitares” por la oposición. En el medio de todo, el oficialismo jugó una carta más: instaló una Asamblea Nacional Constituyente con poder plenipotenciario controlada por representantes chavistas en su integridad.

Operación Libertad/Fase final. El último episodio de los múltiples esfuerzos que realizan los opositores por derrotar a Maduro comenzó el pasado 23 de enero, cuando Juan Guaidó se juramentó como “presidente encargado” de Venezuela en base a su cargo de máxima autoridad de la Asamblea Nacional. Desde entonces se convirtió en el rostro de la oposición y llegó a ser reconocido como jefe de Estado por cerca de 50 países.El 23 de febrero, con cientos de toneladas de donaciones internacionales y un convoy de camiones esperando cruzar la frontera venezolana desde Colombia y Brasil, Guaidó realizó su primera gran acción contra Maduro. Intentó romper el cerco fronterizo con la esperanza de que los militares se pusieran de su lado y así continuar con su desafío al Gobierno desde las fronteras, y no desde Caracas. El líder de la oposición Juan Guaidó llamó a los venezolanos a seguir en las calles. Finalmente, ningún camión logró pasar la línea y las fuerzas armadas no se quebrantaron, como esperaba la oposición. Se estima sin embargo que un millar de soldados dejaron el país buscando refugio en Colombia. Dos meses después de aquel episodio, dio comienzo lo que en palabras de Guaidó es la “fase final” de la Operación Libertad. Comenzó este 29 de abril con un nuevo llamado a civiles y militares a sumarse a una gran movilización sostenida que termine con el gobierno de Nicolás Maduro.

“La derecha no tiene el apoyo de las fuerzas armadas venezolanas ni el popular como la prensa internacional quiere creer”

Aún no se sabe cómo terminará este ‘final’ promovida por Guaidó, pero analistas encuentran que los anteriores cuatro episodios no tuvieron éxito por diferentes motivos. Las razones van desde los defectos propios de los liderazgos de oposición hasta la férrea manera con la que el gobierno venezolano impone orden en sus calles. El analista y asesor político brasileño Amauri Chamorro indica que no se puede ignorar que el chavismo tiene experiencia acumulada tras sobrevivir “al golpe de 2002, la huelga petrolera y guarimbas muy violentas”. “La derecha no tiene el apoyo de las fuerzas armadas venezolanas como la prensa internacional quiere creer. Lo mismo ocurre con el apoyo popular”, sostiene Chamorro, quien fue asesor del expresidente ecuatoriano Rafael Correa. Normalmente se confunden lo deseos con la realidad. El entrevistado señaló a BBC Mundo que Guaidó comete los mismos errores del pasado al cambiar en los últimos días su “llamado a la familia” para volver a la “máxima violencia” protagonizada por la oposición en anteriores años. “Ha perdido mucho de los sectores que inicialmente pensaron que él podría avanzar en una agenda opositora”, afirma.

Maduro garantiza que tiene el pleno respaldo de los militares de su país. Por su parte, la analista política colombiana Sandra Borda indica que uno de los factores ineludibles para entender lo que sucedió en todos estos años es la violencia que es capaz de desplegar el gobierno bolivariano. “Ha mostrado que no tiene ni siquiera la intención de guardar las apariencias en este aspecto”, afirmó la experta a BBC Mundo tras los enfrentamientos vistos en la frontera entre Colombia y Venezuela el pasado febrero. Durante todos estos años, políticos contrarios a la línea chavista denunciaron intensas persecuciones políticas, detenciones arbitrarias, torturas y censura a los medios, entre otras acusaciones. Entre los factores que se pueden atribuir a la oposición, Borda destaca que no haya logrado en ningún momento fracturar o hacer tambalear la lealtad del grueso de las fuerzas armadas durante todo este tiempo. Pese a numerosos llamados de Guaidó y otros líderes opositores, hasta ahora no se logró el que parece ser uno de los puntos clave para el triunfo de la Operación Libertad: que los militares se cambien de bando.

Juan Guaidó no ha podido sumar apoyos significativos en las Fuerzas Armadas, cuyos altos mandos siguen leales a Nicolás Maduro

Con cintas azules atadas en el brazo, un grupo reducido de militares se presentó con Leopoldo López y Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, cerca de la base aérea de La Carlota, en Caracas, para ignorar la legitimidad de Nicolás Maduro y abrir paso a la llamada Operación Libertad, la hoja de ruta de la oposición para destronar al chavismo del poder.La insubordinación fue encabezada por los tenientes coroneles Ilich Sánchez Farías, jefe de custodia del Palacio Federal Legislativo, y Rafael Pablo Soto Manzanares, comandante del Destacamento 432 de la Guardia Nacional, que acompañaron a los dirigentes políticos en las protestas antigubernamentales de la víspera del Primero de Mayo. Fue un gesto simbólico de unos soldados que evidenció el descontento en las filas castrenses y que tenía como objetivo alentar a las tropas a desobedecer las órdenes del sucesor de Hugo Chávez, pero no hubo rastro de fractura en los uniformados, indispensable en un auténtico golpe de Estado. El alto mando exhibió su lealtad al régimen, aunque su fidelidad fue cuestionada por John Bolton, asesor de seguridad de la Casa Blanca, al afirmar que Iván Hernández Dala, comandante de la Guardia de Honor Presidencial, y Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, negociaron la salida de Maduro.

Los chavistas atribuyeron el divorcio de los soldados a un ardid de la oposición. Como prueba han difundido un vídeo, en los canales gubernamentales, con el testimonio de varios militares que aseguran haber sido engañados por los opositores. “El 80% de todos los efectivos que acudieron a ese distribuidor, en Altamira, fueron engañados. Es parte de un formato, una conducta mitómana, para confundir, para llevar al desastre, al caos, a la muerte, a un grupo de hombres que están cumpliendo su misión”, aseguró Padrino López. El caos se apoderó del este de Caracas cuando una tanqueta de la Guardia Nacional atropelló a varios jóvenes en la protesta y decenas de soldados se enfrentaron a los opositores. Fue una jornada que dejó 60 personas heridas en la capital, entre ellas cinco oficiales.

El paradero de Sánchez Farías y Soto Manzanares sigue siendo una incógnita, aunque unos 25 soldados de baja graduación pidieron asilo en la Embajada de Brasil para protegerse de las represalias. YonathanMustiola, abogado y director de la ONG Justicia Venezolana, considera que las deserciones y las fugas debilitan a Maduro, aunque resalta que muchos se abstienen por temor a los castigos del régimen. “Los efectivos se piensan dos veces separarse de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana), especialmente por las torturas. Los funcionarios de contrainteligencia suelen ser maquiavélicos con los disidentes”, explica. Su organización registra un aumento de las detenciones de militares por motivos políticos desde 2017.La aparición de Guaidó en la escena política abrió una posibilidad para los descontentos. El líder, nieto de dos oficiales, prometió conceder una amnistía a los que se desvincularan de la revolución bolivariana. La propuesta, aunada a la crisis económica, empujó a más de mil militares a abandonar la FANB desde febrero. Pero las fugas no son suficientes para resquebrajar al alto mando. Hernán Castillo, profesor de la Universidad Simón Bolívar, dice que la influencia extranjera es determinante en las actuaciones de la cúpula. “Los cubanos reciben beneficios socioeconómicos a cambio de imponer en Venezuela un sistema policial y totalitario, como el establecido en Cuba desde hace 60 años. No solo se trata de su presencia en la institución militar, sino en toda la estructura de la sociedad y del Estado venezolano (…) Eso dificulta las salidas a la crisis, obstaculiza una solución pacífica, electoral”, dice.

“México reitera su preocupación por los eventos de violencia y exhorta a ambas partes a respetar cabalmente los derechos humanos”

México pide a Gobierno y oposición venezolanos que se respeten los derechos humanos. El Ejecutivo de México instó este jueves tanto al Gobierno como a la oposición de Venezuela a “respetar cabalmente” los derechos humanos, tras los actos de “violencia” ocurridos esta semana. “México reitera su preocupación por los eventos de violencia que acontecieron en Venezuela estos últimos días y exhorta a ambas partes a respetar cabalmente los derechos humanos”, según un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores. La Cancillería recordó que México actúa bajo los principios constitucionales de “la no intervención, la solución pacífica de controversias, la prescripción del uso de la fuerza y el respeto, promoción y protección de los derechos humanos”. Tras la proclamación de Guaidó, el Gobierno mexicano se desmarcó de la mayoría de países americanos y apostó por una posición neutral ante la crisis venezolana, pidiendo una solución política al conflicto. En la práctica, esto implicó mantener el reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. Urge una salida pacífica a la crisis venezolana, el inicio de negociaciones políticas que terminen en la convocatoria de elecciones.

Esta semana de la fiesta de los trabajadores volvimos a sobresaltarnos por las noticias que nos llegaban desde Venezuela. Estábamos ante lo que se denomina una ‘tormenta perfecta’, Juan Guaidó parecía unos cabreados Changó y Chaac, haciendo llamamientos al derrocamiento de Nicolás Maduro. Decía tener el apoyo del Ejército bolivariano. Sus mensajes llenos de temeridad volvieron a quedar en la nada. “No hay marcha atrás”. Estábamos, una vez, ante otra chapuza del ‘presidente encargado’, al mentir con su respaldo militar. Dos presidentes, uno constitucional y otro interino. Llamando ambos al alzamiento, el primero contra la insurrección y el segundo contra el usurpador. No podemos olvidar que Maduro armó a un millón de venezolanos para defender su mandato. Por si fuera poco, desde el exterior, Estados Unidos, Brasil y Colombia, apoyando una guerra civil y la llegada de marines, sin ningún tipo de dudas. Por otro lado, Rusia, China, Turquía y Cuba, incondicionales con quien sucediera a Hugo Chávez. La Unión Europea y España apostando por Juan Guaidó como líder de una ‘transición democrática’, pero sin guerras… El presidente ‘encargado’ sigue con sus ‘fases finales’, que no llegan a su fin. No entiende lo que le está sucediendo, con un ‘padrino’ como Donald Trump. El mundo ha comenzado a temer y hablar en público de una inevitable ‘guerra civil’ en Venezuela, lo que supondría la muerte de miles de ciudadanos. Se impone una negociación y dejar de decir idioteces como la que estamos oyéndole a Guaidó: “Cada uno debe tomar un lugar correcto en la historia”. Si es inevitable un estallido civil similar al ocurrido en la España tras el golpe de estado de Francisco Franco en 1936, ni los partidarios de Nicolás Maduro ni los de Juan Guaidó van a ocupar un lugar correcto de la historia.

¿Se han olvidado del Caracazo o Sacudón, una serie de fuertes protestas y disturbios en Venezuela relacionados con medidas económicas anunciadas durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, que comenzaron el 27 de febrero en Guarenas y finalizaron el 8 de marzo de 1989 en la ciudad de Caracas? El nombre proviene de Caracas, la ciudad donde acontecieron parte de los hechos. El saldo de muertes empezó el 27 de febrero cuando fuerzas de seguridad de la Policía Metropolitana, Fuerzas Armadas del Ejército y de la Guardia Nacional salieron a las calles a controlar la situación. Aunque las cifras oficiales reportan 276 muertos y numerosos heridos, algunos reportes extraoficiales hablan de más de 3000 desaparecidos.La economía venezolana entró en crisis a raíz del endeudamiento en el que incurrió el país después del ‘boom’ petrolero en los 70. A partir de la caída del precio del petróleo comenzó una ralentización económica paulatina mientras el Estado venezolano aumentaba su recaudación y gastos. Esto causó una devaluación de la moneda en 1983. A partir de entonces las políticas económicas de los gobiernos de Luis Herrera Campíns y Jaime Lusinchi no fueron capaces de frenar las espirales inflacionarias, generando desconfianza en las inversiones y pérdida de credibilidad en la moneda nacional. Algunas de las políticas que emplearon estos gobernantes para frenar los efectos estructurales fueron controles de cambio a través de RECADI (Luis Herrera Campins) y un control de precios (Jaime Lusinchi), medidas que devinieron en corrupción administrativa y mercados negros de divisas y bienes. Sin embargo, la quiebra estructural del mercado interno generó una escasez gradual.

En 1988 resulta electo Carlos Andrés Pérez en los comicios del 4 de diciembre con 3,879,024 votos, 52.91 % de los sufragantes. Con este gran respaldo electoral, el gobierno de Pérez planteó una serie de medidas económicas liberalizadoras, tanto de la producción como en los precios de los bienes, proponiendo una progresiva desregulación a través del programa de ajustes macroeconómicos preconizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que se le llamó “Paquete Económico”, también conocido como ‘El Gran Viraje’. Se anunciaron medidas de aplicación inmediata y otras de aplicación gradual en plazos breves. El paquete comprendía decisiones sobre política cambiaria, deuda externa, comercio exterior, sistema financiero, política fiscal, servicios públicos y política social… ¿Por quién doblarán las campanas en Caracas?

Nicolás Maduro, Juan Guaidó, déjense de hostias, negocien y logren ocupar un lugar correcto en la historia de Venezuela

A lo largo de la historia, algunas batallas memorables por su crueldad se han realizado en verdes prados llenos de flores silvestres, bajo un sol de primavera, mientras en los árboles cantaban los pájaros. Si la matanza se celebraba en la jungla, simios de todas clases, macacos, chimpancés y orangutanes, o nuestros changos araña y saraguato de Quintana Roo, sentados en las ramas con sus crías en brazos contemplaban la carnicería que estaban ejecutando sus primos los humanos y todos aplaudían. Algunas batallas navales memorables por la cantidad de sangre vertida se desarrollaron sobre un mar de dulzura mientras a su alrededor saltaban felices los delfines tratando de participar en la fiesta. Esa delgada línea roja entre la crueldad humana y la armonía de la naturaleza será también una opción inexorable a lo largo del año que empieza. Tras el invierno llegó la primavera y el geranio en el balcón obtendrá el mismo color de la sangre que emitan los noticieros, donde destacan esos 160 asesinados, baleados, impunemente, en un escenario de inoperancia de nuestras autoridades, en las calles ensangrentadas, muchas ellas sin pavimentar, principalmente en las colonias y regiones más miserables. Si la naturaleza abre sus entrañas y se traga nuestras ciudades enteras, sobre los escombros, antes de que se pongan en pie los templos y palacios, se levantarán primero los mercadillos de frutas y verduras bajo la maraña de los gritos alegres de los tenderos. La luz va abriendo día a día el compás, y dentro de ese cono luminoso en el que estamos condenados a bailar ¿a cuántos idiotas tendrás que soportar? No importa. La muerte y la gloria se las llevará el viento hasta el corazón del verano y cuando llegue el otoño y el invierno nada deberás agradecer salvo la dicha de sobrevivir al milagro de estar vivo. Nicolás Maduro, Juan Guaidó, déjense de hostias, negocien y logren ocupar un lugar correcto en la historia de Venezuela.

@bestiariocancun

www.elbestiariocancun.mx

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta