Tierra de mentiras, y mentirosos

Tierra de mentiras, y mentirosos

16
0
Compartir

Ríos literales de rumores y noticias falsas ahogan las elecciones a lo largo y ancho del país, lo que representa un mayor encono entre las partes y entre los mexicanos votantes.

                El respetable se las traga todas y las repite y las agranda, creando una atmósfera violenta, en palabras y hechos, que puede dividir familias, amigos e incluso parejas.

                Esa división ha pasado en Venezuela a raíz de las posturas extremas que ha adoptado el gobierno de Maduro, aprovechadas por agentes de la CIA que han ayudado a desestabilizar al país, según han acusado diversas organizaciones y el propio gobierno venezolano.

                Y que López Obrador quiere hacer de México otra Venezuela o que Anaya quiere construir el muro junto a Trump, y otras múltiples historias, son falsedades repetidas una y otra vez en las redes para generar miedo y desconfianza en un momento sumamente delicado.

                Son una pequeña muestra del caudal de información tergiversada o falsa que los mexicanos tenemos que soportar y que desune desde los cimientos a familias y amistades.

                Es tal el desahucio de normas jurídicas electorales que se permite maquilar mentiras y es tan grande el desahucio de convivencia ética y cívica entre nosotros, que nos indignamos por la farsa y dejamos que nuestra ignorancia flote tranquila sobre los verdaderos problemas de la Nación.

                Tiburón a la vista, bañista. Del gran Mike Laure y sus Cometas.

                Si el presidente habló el jueves pasado acerca de “un mexicano más educado e informado”, gracias a la Reforma Educativa, aquella andanada de simulaciones contradice el discurso, se vuelve débil y Peña queda muy mal parado; se pensaría que sólo es demagogia al servicio de su candidato que se dice apartidista.

                México no va a mejorar con el enroque del bufonesco y mentiroso Ochoa Reza por el duro René Juárez; tampoco habrá mejoras cuando El Financiero publica que Anaya, según el SAT, recibió 54 millones de pesos de una empresa fantasma por la venta de una nave industrial, y nada va a pasar con las acusaciones en contra de López Obrador.

                En un país en que la regla que lo mide todo es la mentira, comenzando con la política, habrá memes y chistes de cantina, esperaremos la final del futbol y el mundial de Rusia con ansias locas, nos vamos a indignar entre amigos y cervezas, seguiremos domados por las violencias crecientes y enfrentaremos el palenque de las urnas con la fe ciega puesta en el gallo de cada quien.

                Sabemos que no será un pleito “a talón desnudo”, ya que estos gallos y sus equipos han sido provistos de espolones artificiales para que la sangre corra, al fin que nuestra escatología lo aguanta todo, lo festeja todo y se revuelca gustosa, morbosa. Según parece.

                La oleada de desinformación que estamos soportando, ilustra de muchas maneras el álgido momento de las redes sociales, en donde las falsas noticias han llegado a ser un problema global que puede afectar a cualquier país en cualquier momento.

                En la aberración enferma por aventajar a los adversarios, se publicó en Facebook que el periódico New York Times –del cual Slim es socio capitalista- había hecho una encuesta en la que Meade estaba en primer lugar. De inmediato el NYT desmintió la versión y divulgó la encuesta de Bloomberg que situaba al priista en tercer lugar.

                Esta misma calificadora, da como líder a López Obrador con más de 18 puntos porcentuales, más allá de sus tres casas, de sus recursos económicos o del supuesto Lamborghini del hijo, que, por cierto, son las acusaciones más graves que se le imputan.

                El influyente sitio norteamericano ‘Mother Jones’, libre e independiente, identificó cuatro sitios web sospechosos, diseñados para parecer sitios tradicionales e inocuos que han estado atacando de manera coordinada al candidato de Juntos Haremos Historia.

                La coalición Por México, al Frente, también ha sufrido embates y embustes cuando en marzo pasado el sitio BuzzFeedNews publicó una foto truqueada en la que se aprecia a su candidato en tremenda francachela con hombres y mujeres y un cintillo que dice “Dudan de su sexualidad”.

                Doblemente grave, ya que al mismo tiempo se pone en duda la capacidad de un homosexual para gobernar esta tierra de gallos y machos.

                Un intento admirable para combatir las noticias falsas lo está dando un grupo reciente llamado Verificado 2018 que investiga si los reportes son falsos y publica en internet el disimulo.

                Dos últimas reflexiones. Por un lado, es necesario llamar a un esfuerzo social para que las nuevas generaciones sean educadas en el uso de las redes sociales.

                Por otro lado, México necesita propuestas, no protestas para que podamos ser partícipes de un debate permanente y respetuoso que no nos divida.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta