Turbios tratos contra Cancún

Turbios tratos contra Cancún

20
0
Compartir

ARTURO ESCAIP, DE LA UNICARIBE Y RAFAEL ELVIRA, DE LA SEMARNAT

El conteo de cuartos en la Zona Hotelera de Cancún realizado por la Universidad del Caribe, sólo dejó satisfechos a los hoteleros y al secretario de Medio Ambiente, Rafael Elvira Quezada. Fuera de ellos nadie se tragó el cuento de que el sitio no tiene problemas de sobredensificación. Sin embargo, el autor del primer conteo de habitaciones realizado en 2009 por la Profepa y descalificado por la Semarnat, Raziel Villegas Núñez, asegura que la casa de estudios se prestó a realizar un trabajo a modo del funcionario federal debido a que con eso garantizó la liberación de los permisos para ampliar su infraestructura en terrenos con humedales y manglares.

El segundo Cuenta Cuartos es un estudio amañado por la Universidad del Caribe a cambio de un millón de pesos y de autorizaciones para destruir manglares y humedales con el fin de ampliar sobre esos terrenos sus instalaciones.

Por Javier Ugalde

La Universidad del Caribe (Unicaribe) se prestó a realizar un estudio a la medida de las necesidades del titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan Rafael Elvira Quezada, a cambio de un millón de pesos y de los permisos para que esa casa de estudios de Cancún pueda seguir con la proyección del crecimiento de su infraestructura, porque el proceso lleva detenido un par de años debido a que los predios del campus universitario –al norte de la ciudad– tienen un uso de suelo forestal y parte de ellos son humedales y manglares.

La semana pasada, el titular de la Semarnat y el rector de la Universidad del Caribe, Arturo Escaip Manzur, dieron a conocer en conferencia de prensa los resultados del segundo conteo de cuartos de la Zona Hotelera de Cancún, mejor conocido como Cuenta Cuartos. Tal y como se preveía ofrecieron cifras que se ubican por debajo del límite establecido por los ordenamientos y planes de desarrollo urbano de esa parte de la ciudad, de tal suerte que se dejó abierta la posibilidad para la construcción de al menos 2 mil cuartos más, aunque la cifra podría elevarse hasta cerca de 7 mil.

Los datos representan una diferencia de casi 9 mil cuartos entre los resultados de este segundo trabajo y el que a principios de 2009 realizó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que refería lo que ya desde hace varios años suponían y calculaban autoridades, algunos empresarios y varios académicos: la Zona Hotelera de Cancún está sobredensificada.

Sin embargo los datos obtenidos en el primer Cuenta Cuartos, que fue coordinado por el ahora exdirector de Riesgo e Impacto Ambiental de la Zona Federal Marítimo-Terrestre de la Profepa, Raziel Villegas Núñez, fueron descalificados de forma virulenta por el propio titular de la Semarnat, quien desde finales de agosto de 2009 anunció la realización de un segundo estudio para contar, “ahora sí bien”, los cuartos existentes en la Zona Hotelera de Cancún porque la Profepa simplemente “no supo contar”.

Conteo a modo

El segundo trabajo –que le fue encargado a la Universidad del Caribe, a fin de que fuera un ente académico, externo e “independiente” de las autoridades ambientales- sí dejó conforme al titular de la Semarnat. Elvira y Escaip estuvieron juntos en Cancún para anunciar los resultados que ahora brindan el aval legal para permitir la construcción de más proyectos hoteleros o condominales en la Zona Hotelera.

Villegas Núñez, exfuncionario de la Profepa, lamenta que la Universidad del Caribe se haya prestado a realizar este trabajo que considera que ha quedado a la medida de las necesidades y los intereses del titular de la Semarnat y de los inversionistas a los que supone que debe apoyar.

Asegura que la Semarnat le pagó a la Unicaribe un millón de pesos por el trabajo y además, a cambio de tal servicio, le dejará libre el camino para destrabar los permisos que hasta ahora han impedido que continúe el proyecto de expansión del campus de la universidad, el cual lleva alrededor de dos años detenido.

Este impedimento obedece, explica Villegas, a que los predios de la universidad necesarios para su expansión tienen un uso de suelo forestal y no es posible construir ahí. Además se tiene conocimiento de que los terrenos son en su mayoría humedales en los que hay manglares, especies protegidas por la ley correspondiente. Eso es simplemente lo que ha frenado la proyección de crecimiento del campus universitario.

La Universidad del Caribe se ubica al norte de Cancún, en terrenos que colindan con los límites continentales del vecino Municipio de Isla Mujeres. De hecho se consideran dentro de la llamada “zona de amortiguamiento” del proyecto de conurbación entre ambos Municipios.

Sin embargo cuando se planteó la creación de la Universidad del Caribe, al arranque de la administración de Joaquín Hendricks Díaz, el campus de la entonces futura institución de estudios superiores se proyectó para que se estableciera en pleno corazón de Cancún, en un amplio predio entre las avenidas Kabah, Andrés Quintana Roo y Kohunlich, que pertenecía al Infonavit.

Las autoridades municipales de entonces, encabezadas por Magaly Achach, acordaron una permuta de tierras con el Infonavit, a fin de que se dispusiera de esa amplia zona para establecer la sede de la Universidad del Caribe.

Sin embargo, en una operación poco clara, los predios que debieron destinarse para la casa de estudios superiores pasaron a manos privadas y se determinó su traslado a los terrenos en donde ahora se ubican las instalaciones universitarias, al norte de Cancún, a un costado de colonias en las que abundan pandillas sanguinarias como las que operan en las regiones 76 y 77, la Unidad Los Corales.

De hecho, el primer rector de la universidad, Fernando Espinosa de los Reyes, antes de dejar el cargo advirtió que ante la creación de la ley de protección a los manglares el proyecto de crecimiento de su campus podría verse afectado.

En los terrenos que debieron albergar a la institución ahora hay una plaza comercial, la Outlet Cancún –antes Paseo Cancún– del Grupo Gicsa, manejado por judíos que tienen en Cancún varios proyectos inmobiliarios y otro gran centro comercial, Plaza La Isla, en la Zona Hotelera. También hay varios conjuntos residenciales y dos grandes tiendas de autoservicio: una de Soriana y la otra de la cadena estadounidense Home Depot.

El primer Cuenta Cuartos

El primer Cuenta Cuartos, efectuado a principios de 2009 por la Profepa, bajo la coordinación de Raziel Villegas Núñez –el mismo que tuvo enfrentamientos con el hotelero Fernando García Zalvidea y con el actor Roberto Palazuelos- arrojó datos que confirmaron la sobrendensificación en la Zona Hotelera de Cancún.

En septiembre de 2009 Estosdías publicó los resultados de ese estudio realizado mediante 132 visitas hechas por inspectores de la Profepa a inmuebles de la Zona Hotelera, las que determinaron la existencia de 36 mil 852 cuartos, cifra que supera en 5 mil 862 habitaciones el tope máximo establecido por el Programa de Desarrollo Urbano (PDU) y el Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) de Benito Juárez, vigentes desde 2005, y que determinan un máximo de 30 mil 990 cuartos.

De acuerdo al oficio PFPA/1.1/11C.141/0579, emitido el 28 de julio del 2009, y con el cual se notificó al titular de la Semarnat el resultado del primer Cuenta Cuartos, se estableció que la Semarnat no podrá otorgar ninguna autorización en materia de impacto ambiental en la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) 09, que es la correspondiente a la Zona Hotelera, “porque se contravendrían tanto el PDU, como el POEL, en atención a lo establecido por el artículo 35 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (Legeepa)”.

El oficio, cuya copia fue girada en julio de 2009 al gobierno municipal de Benito Juárez, destacó que “existe una sobredensificación de 5 mil 862 cuartos, sin incluir los que cuentan con autorización vigente y no han iniciado la construcción de sus proyectos”.

Elvira dijo tajante en agosto de ese mismo año que el trabajo realizado por la Profepa era “una recomendación mal hecha porque no supieron contar los cuartos en las Unidades de Gestión Ambiental que corresponden a lo que es el Programa Ecológico”.

En esa ocasión añadió que “hay cuartos autorizados con manifestación ambiental y cuartos no construidos; hay cuartos construidos sin manifestación de impacto ambiental, esto quiere decir que yo tengo que sentar a la Profepa para hacer un análisis serio para darle una situación real a ciudadanos y medios de comunicación”.

El segundo Cuenta Cuartos

El segundo Cuenta Cuartos, realizado por la Universidad del Caribe y presentado en conferencia de prensa el pasado martes 29 de noviembre, ofrece datos muy diferentes.

El rector, Arturo Escaip, aclaró que el conteo ha sido responsabilidad total de la casa de estudios y aseguró que sus resultados están totalmente garantizados. Dijo que el estudio se hizo con 18 equipos de trabajo integrados por estudiantes de los últimos semestres y de algunos egresados, dirigidos por siete investigadores de la escuela.

Se hizo durante seis semanas, mediante censos elaborados por los equipos en los que se evaluó la existencia de construcciones en la UGA 09, que comprende las tres etapas de la Zona Hotelera, sin incluir Puerto Cancún ni el Hotel Moon Palace.

La investigación, precisó, determinó que hay 22 mil 843 cuartos de hoteles, mil 306 nuevos cuartos autorizados y en construcción, y 4 mil 76 viviendas residenciales turísticas -es decir, casas, departamentos y condominios-, lo que da un gran total de 28 mil 225 unidades.

La  cifra de cuartos junto con sus equivalentes habitacionales en el nuevo estudio es 2 mil 765 habitaciones, inferior al tope establecido por las disposiciones legales vigentes en el PDU y el POEL de 2005, que es de 30 mil 990.

Sin embargo, si sólo se consideran las habitaciones hoteleras, el total es de es de 24 mil 149 cuartos –incluidos los mil 306 autorizados o en proceso de construcción-, cifra que es 6 mil 841 habitaciones inferior al máximo permitido ahora.

Si se comparan los resultados entre el primer Cuenta Cuartos, que registró un total de 36 mil 852, contra el segundo, que alcanzó una cifra de 28 mil 225, la diferencia entre uno y otro es de 8 mil 627 habitaciones.

Las discrepancias y las sospechas

Ante los resultados del segundo conteo de cuartos, que deja un margen para autorizar más proyectos turísticos y hoteleros en la zona de playas de Cancún, el titular de la Semarnat precisó que se requiere la integración de un instrumento de política pública entre la Federación y los Gobiernos estatal y municipal, “para evaluar las condiciones del ecosistema y conocer la capacidad que tiene el destino para soportar un mayor o menor número de cuartos de hotel. Esto es lo que tenemos que poner en la balanza para asegurar el desarrollo sustentable de Cancún”.

En tanto, el rector de la Universidad del Caribe argumentó que el estudio puede ser la base para análisis serios de una programación integral que permita definir las necesidades de servicios básicos en el desarrollo de Cancún.

Sin embargo la discrepancia en cifras ha sembrado muchas dudas, aunque los organismos empresariales de Cancún se han volcado a favor del segundo estudio y lo han arropado y protegido, como es el caso del presidente de la Asociación de Hoteles, Rodrigo de la Peña, quien afirmó que este estudio sólo difiere en 100 cuartos con la cantidad que ellos manejan en su organismo, que es de 22 mil 843, sin contar los autorizados y en proceso de construcción.

Junto con la presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa, capitulo Cancún, Sandra Hannon, el líder hotelero considera que los resultados deben ser oficiales e integrados a los ordenamientos locales vigentes.

En tanto, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe, Francisco Córdova Lira, dijo que los resultados deben dar pie a decidir el tipo de desarrollo que se desea para Cancún y si se garantizará la introducción de infraestructura necesaria para soportar el ritmo de crecimiento que se plantea.

Por su parte la coordinadora regional del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Alejandra Serrano Pavón, advirtió que espera que no exista “mano negra” en las conclusiones, pues dijo confiar en la seriedad y profesionalismo de la Universidad del Caribe.

Sin embargo el diputado local del Partido Verde Ecologista de México, José de la Peña, expuso sus dudas acerca de los resultados del segundo conteo, pues supone que concluir que no hay sobredensidad en la Zona Hotelera sólo puede obedecer a que quizá hay una dedicatoria, de parte de la Semarnat y su titular, a favor de alguno o varios desarrollos o proyectos hoteleros o condominales, en particular para que sean permitidos en breve.

Cabe citar que antes de que se realizara el segundo Cuenta Cuartos, el director general de Impacto y Riesgo Ambiental (órgano desconcentrado de la Semarnat), Alfonso Flores Ramírez, admitió que en la Zona Hotelera de Cancún se estaban dando autorizaciones para construir nuevos proyectos sin que se supiera con certeza si ya se había o no rebasado el tope establecido por las disposiciones legales vigentes.

El autor del primer Cuenta Cuartos, Raziel Villegas Núñez, cree que en este segundo conteo la Universidad del Caribe se prestó para hacer un estudio con los resultados que la Semarnat necesitaba debido a que hay intereses para construir más cuartos en la Zona Hotelera de Cancún.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta