Un nuevo atractivo turístico, el Float Fun Cancún, amenaza con acabar con...

Un nuevo atractivo turístico, el Float Fun Cancún, amenaza con acabar con la flora y fauna acuática en Playa Langosta con el permiso de las autoridades, las cuales, una vez más, hacen oídos sordos ante las denuncias de agrupaciones ambientales y ciudadanos

288
0
Compartir

La instalación de un parque acuático inflable en la zona de Cancún conocida como Playa Langosta ha inconformado a grupos ambientalistas y ciudadanos en general -encabezados por la presidenta de la asociación Movimiento Social en Pro de los Derechos del Pueblo, Katerine Ender Córdova-, quienes alegan que se han invadido los estacionamientos del lugar, además de acaparar un espacio en el mar que era de disfrute público y de posiblemente dañar el pasto marino con los anclajes de la estructura. Representantes del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desmintieron a los quejosos al asegurar que la Manifestación de Impacto Ambiental promovida por la empresa encargada del parque, denominada Float Fun Entertainment, estaba en orden y que ninguna especie sería afectada. Sin embargo, las evidencias presentadas por los ambientalistas demuestran que la flora y fauna de la zona fue prácticamente “sepultada” por las mallas de la estructura de la atracción acuática, y por esa razón procedieron a interponer la denuncia correspondiente ante las procuradurías General de la República (PGR) y Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Ahora la Semarnat dice que analizará el caso, y mientras tanto cerró el acceso al parque, pero sólo por unos días. Como siempre, cada nueva atracción divide opiniones entre los que están a favor de nuevos desarrollos que atraigan a más turistas, y los que denuncian que por esta ambición se está acabando con la gallina de los huevos de oro.

Armando Galera

A finales de abril pasado fue anunciada la instalación de un parque acuático en Cancún, bajo el nombre de Float Fun,en Playa Langosta, una de las últimas zonas con acceso público al mar.

Esta atracción marina está presente en otros 80 países y consiste básicamente en obstáculos inflables sobre el mar, mismos que los visitantes deben recorrer de principio a fin.

En ese entonces se afirmó que este proyecto iba a realizarse con plataformas inflables portátiles semifijas y ancladas mediante “mantas”, las cuales supuestamente no generarían impactos negativos al medio ambiente.

Incluso la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para la colocación de este atractivo turístico, el primero de su tipo en el Estado.

Sin embargo, de inmediato surgieron voces de protesta. Ambientalistas y visitantes asiduos al lugar evidenciaron con fotos y videos que el parque “mató” cientos de hectáreas de pasto y fauna marina, al prácticamente sepultarlos con la “manta” de anclaje.

Además, el impacto sobre la zona era mucho mayor al que afirmaba la empresa en su Manifestación de Impacto Ambiental.

Existe también el temor de que esta playa deje de ser pública, pues se ha denunciado en varias ocasiones que los trabajadores de la empresa niegan el acceso a los visitantes al estacionamiento y baños públicos, construidos por Fonatur hace varios años.

Por ello, expusieron que se debe dar marcha atrás con el tema de los juegos, porque eso reducirá el espacio y libre tránsito en la zona.

Otra MIA falsa

Katerine Ender Córdova, ambientalista y una de las promotoras de la campaña #SalvemosPlayaLangosta, afirma que el parque Float Cancún incumplió varios puntos de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que presentó ante la Semarnat.

“En su MIA mencionan que el proceso de anclaje de los inflables que utilizarían iban a ser unos dispositivos ‘modernos’, versátiles, y que pueden instalarse sin afectar a las plantas marinas que pudieran encontrarse en el sitio, por lo que la alteración al suelo sería mínimo”, dice Katerine.

“También afirmaban que en el área donde se instalaron no existía ningún tipo de flora o fauna marina. Sin embargo, todo esto es falso. Con videos y fotografías hemos demostrado que en toda esa zona existe pasto marino, así como diversas especies de mantarrayas, peces, estrellas de mar, caracoles, etcétera”.

Añade que toda esa fauna y flora fue afectada con la instalación del parque acuático, pues contrario a lo que señalan en la MIA utilizaron un sistema de anclaje rústico, por medio de vigas y mallas, que cubrió toda el área (tres mil metros cuadrados) del suelo marino.

En la Manifestación de Impacto Ambiental se asegura que se iba a llevar a cabo el rescate de organismos marinos que pudieran encontrarse en los sitios del proyecto, para ser reubicados en áreas alejadas de la dicha zona. Sin embargo, en la evidencia fotográfica proporcionada a Estosdías se puede observar que varias especies yacen muertas debajo de la malla de anclaje, lo que demuestra que jamás fue llevada a cabo su reubicación, sino que simplemente se les cubrió con la lona.

En el oficio de la MIA, número SGPA/DGIRA/DG/01978, se señala también que el proceso de inflado funciona empleando un compresor eléctrico de gasolina ‘amigable con el ambiente’, pero en sus primeros días de funcionamiento se encontró residuos de aceite tanto en la zona de playa como en el mar donde fue instalado el parque acuático.

Por esta razón, Katerine y otros miembros de la campaña #SalvemosPlayaLangosta han interpuesto una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) y la Semarnat por el daño que Float Fun Entertainment ha producido al pasto y fauna marina.

La empresa encargada, por su parte, no ha realizado algún pronunciamiento al respecto. La Semarnat afirmó en un principio que fue verificado por ellos mismos que no existía ni pasto marino ni especies acuáticas en el área, pero ante la nueva evidencia presentada por las asociaciones civileshan mantenido un relativo hermetismo sobre el tema, evitando dar cualquier declaración.

Saturan la zona de playa

Yerald Corona, ingeniero ambientalista, explica que los juegos inflables deben ser retirados de Playa Langosta por varios puntos, empezando por su capacidad.

“Playa Langosta apenas puede recibir mil visitantes al día. Sin embargo, la empresa Float Fun Cancún le apuesta a tener más de 5 mil visitantes al día en temporada alta. Esto se traduce en saturación de daños y generación de basura, afectación del pasto y fauna marina por la llegada de los turistas, incluyendo el ruido, sus residuos y aquellas personas que tienden a molestar a la fauna”, dice el entrevistado.

“Otro punto es que no han considerado cómo será el acceso. Es decir, ¿cómo diferenciarán a las personas que sólo quieren estar en el mar, y a las que quieren estar en los juegos? El estacionamiento de Playa Langosta apenas tiene capacidad para 50 vehículos. ¿Y cuando sea temporada alta? ¿Construirán más estacionamientos? Si de por sí la zona ya está saturada”, puntualiza.

Sara Meneses, nadadora semi-profesional y quien pertenece a un grupo de deportistas que desde hace años se dedican a las actividades de nado y canotaje en el área de Playa Langosta, refiere por su parte que la empresa del parque acuático sí intentó privatizar la zona, aunque las denuncias ciudadanas lo impidieron.

“Hace aproximadamente un mes, cuando comenzaron a instalar el sistema de anclaje del parque acuático y los stand donde iban a cobrar, trabajadores de la empresa comenzaron a prohibir el acceso a los baños públicos, argumentando que toda la zona ahora le pertenecía a Float Fun Cancún. Todo lo grabamos en video”, dijo Sara.

“De inmediato acudimos a quejarnos ante la Fonatur, pues fue esta dependencia la que construyó todas las instalaciones en Playa Langosta. Sin embargo, no quisieron darnos respuesta, argumentando que no era un asunto de su competencia”.

La entrevistada señala que a razón de estose convocó por medio de las redes sociales a manifestar su inconformidad por el intento de los empleados de Float Fun de apropiarse de los baños y estacionamiento públicos del lugar.

Presionados por las protestas sociales, Fonatur se apresuró a emitir un comunicado en el que asegura que las instalaciones continuarán siendo de acceso gratuito, y que en los días previos habían sido clausurados de manera provisional para solucionar un problema de drenaje.

Cabe destacar que a pesar de lo dicho por la Fonatur, los baños estuvieron funcionando todo el tiempo, aunque restringidos para los usuarios del parque acuático.

Por medio de videos y un boletín oficial de prensa, la empresa Float Fun anunció sus puertas abiertas al público el pasado 7 de julio. Sin embargo, tres días después suspendió actividades debido a las protestas que realizaron ambientalistas y ciudadanos.

Se espera que este 15 de julio el parque acuático inflable vuelva a funcionar para el público.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta