‘Vuelven’, la película que atrapó a Stephen King

‘Vuelven’, la película que atrapó a Stephen King

33
0
Compartir

Los niños están de moda en el terror. Lo vemos en el éxito de la nueva adaptación cinematográfica de “It”, de Stephen King, hasta la serie de Netflix “StrangerThings”. Son proyectos que buscan asustar, pero que tienen en el centro de su corazón la historia de amistad entre un grupo de niños. Da la casualidad de que la nueva película de la directora mexicana Issa López, “Vuelven”, también es así. Antes ella sólo había dirigido las comedias “Efectos Secundarios” (2006) y “Casi Divas” (2008), pero siempre se ha considerado una fanática de terror. Además, el asunto de los niños está directamente relacionado con sus influencias, que son las mismas que inspiraron las populares producciones antes mencionadas. Filmes como “TheGoonies” (1985), “E.T.” (1982) y “Stand By Me” (1986).

López traslada esto a un México enmarcado en el tono de un cuento de hadas oscuro, donde un grupo de niños intentan sobrevivir en medio de ciudades fantasmas, las cuales se han quedado abandonadas tras las numerosas desapariciones que se viven en el país. “Personalmente el tipo de terror que me gusta tiene que tener un lado más conectado con la experiencia humana y con la historia humana. El cine que me sacude de terror, es el cine donde hay una historia que es espectral y que es sobrenatural, pero que está conectando con un nivel humano”, explica.

“Vuelven” ganó el premio a Mejor Director en el FantasticFest de Austin, Texas, así como cinco galardones en el Screamfest Horror Film Festival de Hollywood, California, incluyendo Mejor Película. El mismísimo Stephen King la recomendó en su cuenta de Twitter: “‘Vuelven’, dirigida por Issa López: este es un filme fabuloso, tanto duro como conmovedor. A los dos minutos ya estaba bajo su hechizo”.

¿Qué te llevó a explorar el género de terror?
“He sido toda mi vida una apasionada del género, el terror me fascina. Soy una fan loca que ha visto las buenas, las malas, las medianas, todas, lo amo. En literatura, en cómics, en juegos de video. Lo que pasa conmigo es que se me abrió muy fácil el camino con la comedia, porque me tocó estar al principio de la reactivación de una industria del cine comercial mexicano. Pero había una parte mía que necesitaba absolutamente volcarse sobre un género con el que crecí obsesionada. La gente que me conoce personalmente no se sorprendió ni tantito de que esto pasara. La gente que me conoce sólo profesionalmente se sorprendió mucho, porque mi trabajo directorial había sido de comedia”.

Fue diferente dirigir una comedia a una película de terror?
“Absolutamente y no. Lo que sucede es que son dos disciplinas completamente diferentes. Lo que fue muy diferente fue el dirigir actores entrenados contra dirigir niños, que tenían o muy poca experiencia actoral o nula. Eso fue muy distinto. Ahora, en cuanto a dirigir los dos géneros curiosamente no fue muy diferente, porque lo que tú estás tratando de obtener, la reacción que estás buscando en el espectador, en la comedia y en el terror, es casi fisiológica. La carcajada y el escalofrío son una reacción que viene de una combinación muy curiosa de lo que sucede en la pantalla y cómo editas el tempo. Si le das más cuadros o menos cuadros, consigues la carcajada, si se los quitas ya no. Y pasa lo mismo con el escalofrío y el susto. Se vio demasiado ya no dio miedo, se vio muy poco ya no dio miedo. Tú lo escribes en papel, porque yo escribo lo que dirijo, y el papel pues literariamente queda increíble. Pero la imagen es inclemente. Llegas a experimentarla al set y luego a rexperimentarla en la edición. Lo estás haciendo a partir de tu sensación de cómo va reaccionar el otro. Es un experimento muy intuitivo y lo hay en los dos géneros”.

¿Cómo pueden competir las películas mexicanas contra las grandes producciones de terror extranjeras? 
“Es muy complejo, pero las películas mexicanas que conectan y funcionan es porque tocan una fibra que es nuestra. Cuando consigues eso, cuando consigues poner en la pantalla una historia que está compitiendo, ya sea de terror, comedias, lo que sea, que está compitiendo con producto internacional, con un presupuesto mucho más alto, que tienen una distribución mucho más masiva y de todas maneras conecta la mexicana, es porque está tocando una fibra muy honesta. Responde la parte mexicana nuestra, es lo que en inglés le llaman el ‘insidejoke’, que no necesariamente es un chiste, es un lenguaje, personajes que son nuestros y los reconocemos. Y cuando están puestos en el entorno de una historia que nos importa y con la que conectamos emocionalmente, sucede esa magia y eso es a lo que le tenemos que apostar”.

¡Error! Nombre de archivo no especificado.

¿Cómo ves el apoyo al cine nacional y al talento joven en México?
“Estamos en el camino. Hace 15 años era nulo, ahora hay un interés, porque resulta que las películas mexicanas cuando conectan, conectan muy fuerte y se convierten en hits tremendos. Está empezando a mejorar. Hay un camino larguísimo para poder competir con el cine internacional en un terreno justo, porque no lo es. Ni el número de salas, ni la oportunidad que te da de quedarte. Un amigo muy inteligente mío, compañero, productor de ‘Vuelven’ justamente, siempre lo ha dicho: ‘si la gente está entrando a la sala, la película se va a mantener ahí’. Es una lucha doble, sí tenemos que pedir términos de igualdad, pero absoluta y totalmente tenemos que trabajar en tener contenidos de una calidad y de una solidez que cuando nos sentemos a tener estas negociaciones, nuestra defensa sea ‘mi película es tan efectiva y tan poderosa como las otras’. Si no es absurdo, porque se convierte en una protección de un cine que no tiene la calidad para estar ahí. Desde luego siempre pedir igualdad de trato, pero al mismo tiempo estar produciendo y cuidando los contenidos”.

¿Por qué crees que la gente busca asustarse en el cine?
“Creo que lo que acaba de pasar en la Ciudad de México y en otros lugares de país, es un ejemplo muy claro de que en el momento que enfrentas el terror real, te sientes más vivo que nunca. Creo que durante el temblor lo vivimos. Entras en modo sobrevivencia, todos tus sentidos se abren y es un ‘rush’ de absoluta vivencia extrema. Lo que es terrible de una tragedia así o de pasar por un peligro así o de un susto así, es que no estás seguro que vas a salir bien del otro lado de la experiencia. Lo que pasa en el cine de terror, que es el mismo principio de estar alrededor de un fuego, en un campamento y contarnos historias de fantasmas, es que podemos acceder y tocar ese ‘rush’ sabiendo que al final nos sacudimos, nos levantamos y salimos caminando. Claro que buscamos esa experiencia de tener ese momento de absoluta vitalidad en un ambiente controlado. Por la misma razón que nos subimos a la montaña rusa. Es una emoción, sientes que te vas a morir, pero traes el cinturón de seguridad y al final te bajas, te secas las lágrimas y sigues con tu vida. Es peligro controlado, es una experiencia extrema y todos nos hacemos muy adictos a ello. Es una respuesta orgánica”.

¿A ti qué te da miedo?
“Creo que cuando te vuelves adulto te dan miedo muchas cosas. Te da miedo que lo que haces no tenga un efecto en el mundo real, pasar por este mundo sin dejar nada, sin haber cambiado nada, eso me da pánico. Pero creo que siguen los temas basados en los miedos infantiles y esos miedos son los que nos conectan con las historias de fantasmas, con el cine de terror. Creo que están conectados en el sentido de cuando eres niño tienes miedo a la oscuridad, tienes miedo a lo que se esconde ahí, porque finalmente a lo que tienes miedo es ser devorado por una fiera y desaparecer. Creo que mi miedo adulto es una manifestación racional de ese mismo miedo infantil de que te trague la oscuridad y desaparezcas”.

¿Querías retratar la realidad de México para imprimirle algún mensaje social?
“Desde luego. Sin dejar de lado nunca el cuento y la historia sobrenatural. Creo que es esa combinación, la importancia de las dos cosas. La película se trata de las ciudades que se van quedando vacías y se convierten en ciudades fantasmas y se trata de los niños que se quedan en las orillas abandonados y solos cuando la gente desaparece, y cómo tienen que sobrevivir, ese es un mensaje vital. ‘Vuelven’ es una aventura de sobrevivencia, es un cuento de fantasmas y de terror y de huir de nuestros muertos, que no puedes escaparte de ellos al fin, siempre los traes contigo, siempre están acompañándote, no puedes escapar. Pero al mismo tiempo, está hablando de cómo estamos olvidando a los más indefensos en este momento que estamos viviendo en el país”.

¿Asusta más la realidad de México o la ficción?
“Yo creo que la ficción debe de servir como vehículo para darnos la posibilidad de voltear y contemplar el terror real. El terror está ahí, estamos cansados de escuchar sobre él. Estamos cansados como nación de la repetición y la repetición y la repetición sobre él. Creo que, sin embargo, sabemos que necesitamos contemplarlo y verlo. ‘Vuelven’ es una manera de mirar ese terror real, a través de la fábula y de un cuento. Nos permite volverlo a ver, al contarlo con otras herramientas narrativas”.

¿Cómo crees que apreciaría esta película alguna persona que tenga un familiar desaparecido?
“Mira, yo siendo una persona que perdió a su madre, como el personaje central de la película, muy joven, desde luego mi caso no fue de la manera espantosa y violenta que está sucediendo ahora con tantos niños, pero de todas maneras la película es un viaje para poder decir adiós a los que se fueron y dejar ir a los fantasmas. Creo, tratando de ser humilde al respecto, creo que es una herramienta para que puedas soltar y dejar ir y poder continuar con tu camino”.

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

No hay comentarios

Dejar una respuesta