Nace en Quintana Roo el grupo de las tres G

Félix González-Jorge Emilio González-Carlos Joaquín González

La última palabra

Por: Jorge A. Martínez Lugo

En víspera del inicio de la campaña electoral que culminará el próximo 6 de junio y después del reguero de cadáveres políticos que dejó el proceso de selección de candidaturas, podemos avizorar el nacimiento de una nueva élite de poder económico y político en Quintana Roo.

Se trata del Grupo de las tres G o Élite económico-política GGG o simplemente Grupo GGG.

Estaría integrada por Félix González Canto, Jorge Emilio González Martínez y Carlos Joaquín González.

Más que una nueva élite política, es una recomposición de poderes, un reagrupamiento político y económico, que busca mantener el control de Quintana Roo, jugando en alianza y en oposición a la 4T.

Apuestan a jugar con AMLO en su propio terreno, darle la vuelta al proyecto de transformación, para consolidar sus poderes fácticos en la mina de oro que representa para el Grupo GGG controlar los negocios multimillonarios en el polo turístico más importante de México. Jorge Emilio se ve como candidato a gobernador en 2022 o 2028.

EL FRENAA DE QUINTANA ROO

Este reagrupamiento político-empresarial es la versión local de “Va por México” o FRENAA, pero desde dentro de los partidos que integran la Alianza Juntos Haremos Historia.

Es decir, infiltrando a Morena, PV y PT, logrando que sus candidatos y candidatas, casi todos tienen carreras políticas ligadas a las cabezas mencionadas.

Las dos candidaturas del Verde: Juan Carrillo y Laura Fernández, se formaron en el sexenio de 12 años de saqueo de Félix-Borge. Las dos candidaturas de Morena: Alberto Batún y Anahí González, se identifican con Mara Lezama, pero el proyecto Mara, es del grupo verde, a través de Gastón Alegre y el niño Jorge Emilio.

La relación del PVEM con el presidente Andrés Manuel López Obrador, es jugar a la 4T, para defender los intereses del grupo, a través de un aliado fundamental: Mario Delgado, dirigente nacional de Morena.

MARIO DELGADO, ES NIÑO VERDE

No olvidemos que el dirigente nacional de Morena, ex diputado federal por el Partido Verde, tiene su corazoncito bajo la jefatura de Jorge Emilio González.

A su vez, Mario Delgado tiene un segundo jefe, Marcelo Ebrard, impulsor del PVEM original, en 1991, como parte del equipo de Manuel Camacho Solís, padre intelectual del partido verde mexicano.

La furtiva visita de Mario Delgado a Cancún el fin de semana antepasado, adquiere lógica. Se filtró que sostuvo reuniones con Jorge Emilio González y Mara Lezama. Los resultados de sospechosa visita, los estamos empezando a ver.

Además, es importante que Morena haya cedido dos de las cuatro candidaturas a diputaciones federales al Partido Verde y haya dejado sin ninguna a su otro aliado PT, cuando ambos tienen porcentajes electorales similares. El PT no dijo ni pío ante tamaño despojo, pero de eso se encargó el gobernador, el tercer González.

LA DIPUTACION DEL SUR

La designación de Anahí González (otra vez el apellido González) como candidata de Morena en el Distrito 2 (Chetumal), fue la gota que derramó el vaso.

El Grupo GGG se repartió las candidaturas al margen de la legalidad del proceso de selección y en medio de sus negociaciones internas, no les importó burlarse del electorado e imponer a una candidata que nada tiene que ver con el sur, a pesar de la queja reiterada del abandono en que mantienen a la capital los últimos gobiernos estatales.

El grupo GGG no solamente expresó una vez más su desprecio a la zona sur, sino que fue acompañado de una humillación, la cual seguramente se superará con la “operación cicatriz”, calculando que de todos modos el Distrito 2 lo tiene seguro Morena, sea quien sea el candidato o candidata.

MAXIMATO EN QUINTANA ROO

Como resultado del Pacto de Impunidad entre el actual gobernador, Carlos Joaquín González y su primo exgobernador, Félix González Canto, se sepultó la promesa castigar a quienes saquearon a Quintana Roo en el sexenio de 12 años 2005-2016.

Y no solamente se traicionó la promesa “Quien la hace la paga” sino que han formado una alianza con el niño verde, Jorge Emilio González, para continuar en el poder político y económico, evidentemente, con fines de saqueo, no del desarrollo de Quintana Roo.

Las señales políticas que se observan, la conducta como grupo de élite que demuestran, es que pretenden consolidar el control político y económico en los próximos 30 años.

Estas elecciones de 2021 y las de gobernador en 2022, serán decisivas para que logren ese objetivo. Por lo pronto han logrado acomodar a sus candidatos afines al proyecto. Un Presidente AMLO débil en la segunda mitad de su mandato, facilitaría sus planes.

Tienen a su favor el poder económico acumulado desde 2005. Además, la tercera pieza del grupo, Carlos Joaquín González, tiene a su favor que aún es el gobernador y en el año electoral tendrá el control de una cuantiosa fuente de financiamiento.

ELECCIONES, CORTINA DE HUMO PARA 5.5 MMDP

En un año realizará un ejercicio discrecional de 820 millones de pesos del nuevo endeudamiento, además, otros 4 mil 600 millones de pesos en la obra del puente Nichupté, otra deuda disfrazada de inversión por Asociación Público Privada (APP).

Son recursos que ascienden a casi 5 mil 500 millones de pesos, cuyas licitaciones se realizarán bajo el manto protector de la cortina de humo de las elecciones, que le permitirá operar en la opacidad, en favor de sus empresas favoritas casi todas de Yucatán.

El Grupo GGG actúa, hasta el momento, sin ningún contrapeso político, por lo que su consolidación dependerá del curso que tomen estas elecciones en Quintana Roo, del resultado de las mismas a nivel nacional, y si el presidente AMLO mantiene o no, la mayoría en la Cámara de Diputados.

Dependerá también del estado que guarde el país en los próximos años, ya que un clima de desestabilización favorecerá al Grupo GGG.

También dependerá si emergen otros liderazgos que busquen cambios y de la capacidad que tengan de movilizar a la sociedad y el voto en un sentido u otro. Seguiremos abordando este tema, pero mientras tanto, el lector tiene la última palabra.

Chetumal, 28 de marzo 2021.

Te puede interesar

Minería de votos

La última palabra Cuando los valores se cambian por el precio Jorge A. Martínez Lugo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *